1318482547_047786_1318482599_noticia_normal

“Vota a aquel que prometa menos. Será el que menos te decepcione.”
(Bernard M. Baruch (1870-1965) Financiero y asesor presidencial estadounidense.)

Si, lo han leído bien, 1,9 billones de euros de nuestros bolsillos. Y el que lo niegue miente como un bellaco. Sin duda una cifra escalofriante, más si se tiene en cuenta que no incluye el pago de los intereses de la deuda en que se ha incurrido como consecuencia de las ayudas públicas.

La crisis financiera internacional que comenzó en 2008 ha comprometido desde su inicio un volumen cuantioso de recursos públicos como resultado de los esfuerzos de los Gobiernos de las principales economías avanzadas para estabilizar y reestructurar sus sistemas financieros.

Los países de Europa que más dinero público han destinado a sanear la banca son Alemania (224.000 millones de euros = 7,4% de su PIB), UK (131.400 millones = 5,1% de su PIB), Irlanda (58.300 millones = 22,8% de su PIB), España (51.600 millones = 4,8% de su PIB).

De acuerdo con la información de Eurostat, que difundió en octubre de 2016, el coste fiscal aproximado como el endeudamiento neto de activos asumido por el sector público se situaba, a finales de 2015, en el 1,9 % del PIB para la UEM. Esta cifra asciende al, nada despreciable,  4,2 % del PIB en el caso de España.

Por otra parte, las diferentes intervenciones con las que España rescató a su sector financiero entre 2008 y 2015 elevaron la deuda pública en un porcentaje equivalente al 4,8% de su PIB.

Pero no acaba ahí la cosa. El Banco de España ha advertido que el saneamiento del sector financiero aún no se ha cerrado. Es más, no quedará “completamente identificado” hasta que concluyan los procesos de reestructuración pendientes. Léase los seriales novelescos de Bankia, BMN y otros.

Y para muestra, un botón. En mayo del 2012 el Grupo BFA-Bankia fue nacionalizado. Casi 22.50 millones de euros de mi bolsillo,  y del suyo amable lector, fueron inyectados al banco para evitar su caída. Hoy, mayo del 2017, cinco años después de esa decisión Bankia sólo ha devuelto 1.838 millones de euros (a penas un 8% de la deuda).

Y mientras tanto el Gobierno de turno presenta unos presupuestos menguantes en cuanto a inversiones en educación, sanidad, desarrollo industrial, infraestructuras y, sorpresa-sorpresa, piensa endeudarse con 16.000 millones de euros paga poder hacer frente al pago de las pensiones.

Sin lugar a dudas alguna cosa estamos haciendo mal, muy mal !!! De entrada porque nos estamos dejando engañar continuamente.

Más información: 

http://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/InformesBoletinesRevistas/ArticulosAnaliticos/2017/T2/fich/beaa1702-art10.pdf

images-1

“Internet es positivo porque nos une, nos conecta. Incluso a las personas mayores. El estar conectados nos prolonga la vida y no solamente añade años a la vida, sino vida a los años”.

(Luis Rojas Marcos)

En contraposición a esa idea el autor del libro que al final se cita considera que Internet no es una herramienta al servicio de la humanidad. Sino que pone la humanidad a su servicio, nutriéndose de sus anhelos, de sus gustos, de sus costumbres, de sus formas de vida. Tengamos en cuenta que Google, a través de una cuidada combinación de IPs y de cookies, es capaz de conectar elementos de búsqueda para un individuo particular a través del tiempo. A este hecho, Eric Schmidt antiguo presidente de la compañía, lo denomina “vivir en un registro histórico”, razón por la que “deberíamos ser más cautos en nuestras contribuciones en la red y en lo que de nosotros ofrecemos a los demás”. Ciertamente Internet ha pasado de ser una herramienta de consulta con la que el usuario primero se hacía una pregunta y después buscaba la respuesta, a ser un elemento omnipresente en la sociedad. Un elemento en actividad permanente que es el que formula las preguntas impidiendo, a menudo, al individuo generar nuevos marcos de referencia.

Recientemente desayunaba con prisa en la barra de una cafetería cercana a mi domicilio y a ambos lados veía a otros clientes con la cabeza baja ensimismados en las pantallas de sus móviles. Poco después tomé un autobús en el que calculo que las dos terceras partes de los pasajeros estaban absortos concentrados en las pantallas de sus móviles consultando, jugando o enviando-recibiendo mensajes en lugar de disfrutar de una mañana excelente y de la vista a los fantásticos edificios modernistas de mi ciudad. (El tercio restante de los pasajeros, por su edad, tal vez estaban ya de vuelta de las redes sociales). Y me pregunté ¿qué está pasando? Seguro que usted, lector, habrá vivido situaciones semejantes.

Es evidente que no se puede caer en fundamentalismos ni a favor ni en contra de la Red y sus contenidos. A la que, con frecuencia, le dedicamos unos recursos personales muy superiores al retorno que recibimos. En cualquier caso recomiendo la lectura de este libro que invita a la reflexión personal acerca de nuestra actitud frente a la Red y frente al tiempo, valiosísimo tiempo, que le dispensamos.

Más información:

“La gran adicción. Como sobrevivir sin internet y no aislarse del mundo”.

(Enric Puig Punyet; Arpa editores; Septiembre-2016)

Unknown-2

Unknown-2

“El alma tiene ilusiones, como el pájaro alas. Eso es lo que la sostiene.”
(Victor Hugo (1802-1885) Novelista francés.)

Estos son los 10 puntos que proponen los estudiantes españoles de Harvard para cambiar de arriba abajo España o, al menos, tener una “visión ilusionante, un proyecto para transformar el país de verdad”:

1. España necesita una apuesta clara y decidida por un cambio de modelo productivo que garantice el crecimiento sostenido y la prosperidad de sus ciudadanos.

2. Para lograr ese cambio se necesita apostar decididamente por la investigación y por la ciencia, motores de la sociedad de conocimiento.

3. España necesita un plan estratégico en investigación y desarrollo donde se marquen las líneas de actuación para los próximos 10-15 años, siendo una de las prioridades estratégicas del país.

4. El plan estratégico debe ser integrador aspirando a desarrollar ecosistemas de investigación y emprendimiento geográficamente repartidos por todas las regiones de España.

5. España debe convertirse en un país atractivo para investigar y atraer talento internacional, así como interconectar los centros de investigación y la comunidad científica con las redes de investigación global.

6. Se necesitan agencias de investigación independientes con suficientes recursos que garanticen la implementación del plan estratégico en investigación y desarrollo.

7. Hay que crear una red de centros de investigación independientes y punteros, con recursos suficientes para poder alcanzar el liderazgo en distintas disciplinas en un plazo de 10-15 años.

8. España tiene que llegar a ser líder en porcentaje de dedicación del PIB en actividades de investigación y desarrollo en un plazo de 10-15 años.

9. Los ecosistemas de investigación tienen que promover y fomentar la incorporación de investigación privada, promoviendo la creación y comercialización de ideas y productos y generando empleo y empresas de alto rendimiento.

10. España necesita modernizar su sistema educativo, adaptando y desarrollando el sistema universitario a las necesidades de conocimiento e investigación y emprendimiento.

¿Quienes de nosotros no suscribe esta declaración de principios? Pero apreciados amigos, nuestros conciudadanos en Harvard tal vez por la lejanía en la que se encuentran, no son conscientes de que ese decálogo de deseos es, hoy por hoy, incompatible por completo con la casta política que calienta asientos en el Congreso de los Diputados y en el Senado españoles. Y si alguien lo duda no tiene más que echar una ojeada a los curriculum vitae de sus Señorías. Nuestros conciudadanos en Harvard no se dan cuenta de que el primer deseo a pedir al genio de la lámpara de Aladino es la regeneración absoluta de esa casta a la que, desde 1978 se ha demostrado, le importa un bledo el progreso real de la sociedad. Tal vez por que en un país ilustrado, industrializado y rico la mayoría de esa casta no tendría ninguna oportunidad de supervivencia.

Más información:

https://rcc.harvard.edu/event/public-presentation-harvard-kennedy-school-spanish-caucus

https://www.hks.harvard.edu

 

images-1

“La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo.”
(Nelson Mandela (1918-2013) Abogado y político sudafricano.)

Leo con estupor en la prensa (Abril de 2017) que el Ministerio de Educación de la llamada España tiene un nuevo proyecto para regular las condiciones para la obtención de los títulos de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) y del Bachillerato. Según ese proyecto aquellos alumnos que hallan obtenido una valoración positiva en todas las materias o bien que halla sido negativa en un máximo de dos materias (siempre que no sean lengua y literatura castellana y matemáticas), obtendrán el título de Graduado en la ESO”.

Y lo más frapante no queda ahí sino en la aceptación de que esa relajación de las condiciones para acceder al Grado de ESO permitirá que las tasas de abandono escolar (altas, altísimas, en la llamada España) no aumenten más. Pues un endurecimiento en la obtención de tan preciado Grado alejaría a la llamada España del objetivo marcado por la Unión Europea (UE) para el año 2020 y que fija para España una tasa de abandono temprano educativo en el 15%.

Repasemos algunos datos españoles:

Abandono educativo temprano: Los datos actuales nos dicen que el porcentaje de población de entre 18 y 24 años que no ha completado el nivel de Enseñanza Secundaria 2a etapa, y no sigue ningún tipo de educación-formación, es del 20% en España. Lo que representa  el peor dato de la UE.

Por otra parte el porcentaje de población española en edades entre 25 y 64 años que sólo dispone del nivel de formación de la primera etapa de la ESO  es del 42,6%, mientras que en la UE es del orden del 20%. En cuanto a la segunda etapa de la ESO sólo lo tiene el 22,4% de la población española en esa franja de edad, mientras en la UE es del orden del 45%.

Si ahora echamos un vistazo a los datos de desempleo, vemos que el 42,92% de los jóvenes menores de 25 años está en el paro. Y para la franja de edades comprendidas entre los 25 y los 64 años, el 19% se encuentra desempleado.

Muchos se llenan, nos llenamos, la boca cantando las excelencias de la digitalización, de las nuevas tecnologías, de la conectividad, de la movilidad, de los wearables, de la robótica, de la domótica, de las smart cities, y olvidamos que el progreso de la sociedad está en función del nivel de educación, de formación y de preparación de sus ciudadanos y de que el sistema les permita acceder a un puesto de trabajo digno para contribuir a la prosperidad colectiva !!!

Datos desalentadores y vergonzosos que, sin ninguna duda, nos deben hacer reflexionar la próxima vez que vayamos a las urnas.

 

Más información:

http://www.europapress.es/sociedad/educacion-00468/noticia-titulo-eso-podra-obtener-aprobar-etapa-dos-suspensos-20170418134103.html

http://www.lavanguardia.com/vida/20170418/421790752737/el-titulo-de-la-eso-se-podra-obtener-sin-aprobar-la-etapa-y-con-dos-suspensos.html

http://www.mecd.gob.es/servicios-al-ciudadano-mecd/dms/mecd/servicios-al-ciudadano-mecd/estadisticas/educacion/indicadores-publicaciones-sintesis/datos-cifras/Datosycifras1617esp.pdf

 

 

unknown

Al parecer, la dignidad de la vida humana no estaba prevista en el plan de globalización
(Ernesto Sábato (1911-2011). Escritor argentino.)

Efectivamente, no se trata del populismo sino de la globalización y de los daños colaterales que lleva asociados. Es más, el populismo es uno de esos daños colaterales.

Ya hace algún tiempo que “las autoridades económicas del mundo” (léase aquel reducido y selecto grupo que maneja los hilos del funcionamiento de la gran máquina mundial) van exhortando a sus empleados de lujo (los líderes políticos) a que mantengan un sistema de libre comercio pero que también dediquen más atención a los damnificados (aquellos pobrecillos que pierden su trabajo o que no logran acceder a él) víctimas de los procesos de globalización. Esa es una de las conclusiones que se han desprendido de la reciente reunión (Abril del 2017) en Berlín de aquél selecto grupo.

Parece que ahora se admite que la globalización se encuentra en un momento crítico debido su impacto negativo sobre el empleo de determinados grupos sociales. La globalización está dejando atrás a demasiados individuos y grupos, en especial en las economías avanzadas. Ya existen evidencias de que el libre comercio produce efectos perniciosos en los puestos de trabajo de sectores manufactureros de Europa y de los USA debido a la “competencia vía importaciones” desde zonas con salarios mucho más bajos. Aunque existen otros factores que también contribuyen a la destrucción de puestos de trabajo y a la depauperación de salarios. Factores como las tecnologías de la información y la robotización están contribuyendo a la eliminación de puestos de trabajo. Y ante estos escenarios no es casualidad que aparezcan lo que llaman “populismos” que hagan bandera de la destrucción laboral en muchas zonas de sus respectivos países y recojan el malestar de sus ciudadanos. He ahí el efecto colateral.

Y, ¿qué hacer al respecto? A mi juicio parece que el selecto grupo sólo propone medidas balsámicas. Es decir, facilitar la movilidad, aumentar las políticas de empleo (programas de formación, asistencia en la búsqueda de empleo), ofrecer prestaciones públicas de empleo, modificar los sistemas educativos para que los futuros trabajadores sean capaces de encararse a unos mercados más cambiantes. Suena a déjà vu ¿no es así?

Sin duda es bueno que el selecto grupo afronte esas realidades. Aunque por otra parte, las afronta porque de las soluciones dependerá su supervivencia y el siempre difícil equilibrio mundial. Tal vez sería mejor hacer un alto en el camino, reflexionar sobre los resultados conseguidos, reflexionar sobre los costes asociados y tomar nuevas rutas con un menor impacto social y humano.

 

Más información:

https://www.wto.org/english/news_e/news17_e/wto_imf_report_07042017.pdf

 

images.png

“Lo que preocupa es que la globalización esté produciendo países ricos con población pobre.”

(Joseph E. Stiglitz. Nobel Price on Economics/2001)

La globalización, en su conjunto, no favorece el desarrollo económico. Aunque si existe un grupo de países que son capaces de beneficiarse de la globalización. Pero no necesariamente los más ricos, sino que lo que cuenta en realidad son sus instituciones democráticas. Aquellos países en los que sus gobiernos están controlados por la justicia se benefician de la globalización. Mientras que los que tienen regímenes totalitarios resultan perjudicados. Estos resultados se desprenden de la reciente investigación del Dr. Luigi Pascali, profesor de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y de la Graduate School of Economics (GSE).

A modo de ejemplo, en USA el PIB per capita se incrementó durante la primera ola globalizadora mientras que no fue así en China, India o África. En Europa, el Reino Unido y Holanda, donde el poder ejecutivo no está por encima del poder judicial, se beneficiaron pero no lo hicieron España e Italia.

Ahora la pregunta es: ¿Cómo se explica que la globalización sólo sea beneficiosa en aquellos países que tienen instituciones democráticas maduras? La respuesta del profesor Pascali es contundente. La globalización se muestra beneficiosa allí donde hay protección del comercio y de la innovación. Lo cual requiere de un sistema legal complejo y eficiente, en el que se hagan cumplir los contratos y donde los conflictos de intereses se resuelvan con celeridad. Y estas circunstancias se dan en países con sistemas de control de los gobiernos más que en los países con mayor laxitud o autocráticos.

El profesor Pascali concluye que los resultados de su trabajo indican que la globalización no conduce necesariamente a un beneficio general para la población, que es lo que predecían la mayoría de modelos teóricos. Lo cual está en linea con la sospecha del profesor, y premio Nobel de Economía, Joseph E. Stiglitz.

En definitiva, podemos obtener grandes beneficios de la globalización, pero sólo si tenemos las instituciones adecuadas.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/ciencia/quien/20170205/414024519831/premio-vanguardia-ciencia-entrevista-luigi-pascali.html

Unknown

“El celo normativo merma la capacidad de crear valor”

En Junio de 2017 entrará en vigor la nueva regulación del roaming en Europa. Aunque sea una situación esperada por muchos usuarios, es de temer que vaya a acarrear importantes peligros (económicos) para ellos y para las compañías operadoras de telecomunicaciones.

¿Qué puede suceder? Pues que se puedan producir transferencias de rentas de los países más pobres a los países más ricos. ¿Cómo? Por la existencia de un riesgo, no nulo, de que los operadores de aquellos países que sean receptores netos de roamers entren en pérdidas económicas al prestar servicios a los ciudadanos extranjeros que visiten dichos paires a unos precios mayoristas dictados desde la Unión Europea. ¿Y qué puede pasar si eso ocurre? Fácil respuesta: pues que los operadores afectados tengan la tentación de recuperar los ingresos perdidos mediante el incremento de tarifas a sus clientes domésticos.

¿Qué otros peligros pueden darse? Pues que aparezcan prácticas anormales (¿alegales?) dentro de la Unión Europea para usar tarifas de datos de aquellos países con precios muy bajos y que se usen de forma continuada en otros países, como España, que son receptores masivos de ciudadanos extranjeros/turistas. Y también cabe mencionar el riesgo de que los operadores de países como España pierdan dinero al suministrar el servicio a los turistas procedentes de países más ricos y con mayores niveles de renta, lo cual podría producir una transferencia de renta entre países.

A la vista de todo ello deberemos estar atentos a los posibles aumentos de nuestras tarifas domésticas y a la justificación que se nos ofrezca.

Más información: 

http://www.altran.es/formularios/registro/descargue-el-informe-altran-zero-roaming.html#.WN6A28ccgvw

 

Unknown

“United Nations peacekeeping missions are mired in bureaucratic waste and scandal.”

(Clair MacDougall – Journalist based in Monrovia, Liberia)

The United Nations, as institution, rarely considers the impact of its peacekeeping missions on local economies. Even more, does little to stimulate the economy or buy from local suppliers or traders. In view of this situation it is imperative to regenerate such a high institution. It’s a matter of principles. Isn’t it?

To know more:

https://www.bloomberg.com/news/articles/2017-03-23/what-trump-got-right-about-the-un

 

Unknown-1Unknown.png

“Es bueno que la gente no conozca el sistema bancario y monetario, si no habría una revolución mañana por la mañana.”

(Henry Ford)

A pesar de la frase anterior, creo que todos debemos colaborar en la divulgación del conocimiento de los sistemas financiero, monetario y bancario. De esta forma contribuiremos a la salubridad e higiene de dichos sistemas y a la regeneración de las legiones de políticos que desinforman y levantan cortinas de humo para evitar que sus conciudadanos dispongan de criterio fundamentado.

Dicho esto, acabamos de conocer (Marzo del 2017) la intención, por parte de las autoridades económicas españolas, de fusionar Bankia y BMN (mediante la adquisición de la segunda por la primera). Pero ¿quienes son Bankia y BMN?

En julio de 2010, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid, Caja de Ahorros de Valencia, Castellón y Alicante (Bancaja), Caja Insular de Ahorros de Canarias, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Ávila, Caixa d’Estalvis Laietana, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Segovia y Caja de Ahorros de la Rioja suscribieron un Contrato de Integración para la constitución de un Grupo Contractual configurado como un Sistema Institucional de Protección (SIP). En diciembre de 2010 se creó la Sociedad Central del SIP bajo el nombre de Banco Financiero y de Ahorros, S.A. (BFA), constituyéndose como sociedad cabecera del mencionado SIP y matriz del Grupo Banco Financiero y de Ahorros en el que se integraron las Cajas y el resto de sus entidades filiales. Desde enero de 2011 Bankia, S.A. es una entidad perteneciente al Grupo Banco Financiero y de Ahorros y, a su vez, es la entidad cabecera de un grupo económico (Grupo Bankia).

Por su parte, Banco Mare Nostrum (BMN) es un banco también nacido en 2010, mediante la misma fórmula de SIP, que aunaba el negocio financiero de cuatro cajas de ahorros: Caja Murcia, Caixa Penedès, Caja Granada y Sa Nostra.

Consideración inmediata: se trata de dos entidades bancarias rescatadas con dinero público.

La primera pregunta que surge ahora es ¿porqué incentivar ahora esa fusión si la intención era la venta de BMN? La respuesta es sencilla: nadie, en sus cabales, puja por una entidad en el estado en que se encuentra BMN y con sus especiales características.

La segunda pregunta que aparece es: ¿si se trata de dos entidades rescatadas, cuanto dinero  deben a los bolsillos de los sufridos ciudadanos? Respuesta: pues la primera entidad, Bankia, nos debe aproximadamente 22.400 millones de euros y la segunda, BMN, nos adeuda 1.600 millones de euros. Es decir que la deuda total con los ciudadanos asciende a 24.000 millones de euros (céntimo más céntimo menos). Cabe decir que durante los siete años transcurridos hasta la fecha de hoy sólo se ha devuelto 1.800 millones. Un 7,5% de la deuda, ¿ridículo no?

Y si para colmo, añadimos a aquella cifra el coste aproximado (60.000 millones de euros) que para nuestros bolsillos están teniendo los muchos episodios de corrupción en España, todo ello me hace reafirmar que es urgente divulgar los conocimientos con el fin de conseguir una ciudadania instruida y con criterio fundamentado.

 

UnknownUnknown-1.jpeg

“Las personas son sus principios”

(Bárbara Streisand)

 Empresas como Uber o Airbnb se presentan como plataformas tecnológicas que se limitan a poner en contacto a particulares. Sin embargo la realidad va mucho más allá. Lo cierto es que son empresas que buscan aprovechar vacíos legales en los distintos países, y en distintos sectores de la economía (el transporte de pasajeros o la vivienda), para lucrarse. Estas empresas alardean de que su actividad está basada en unas plataformas electrónicas que se limitan a poner en contacto oferta y demanda cobrando una comisión por cada servicio. De esta forma esas empresas convierten a los usuarios en “empleados”, sin realmente serlo, y ofrecen servicios sin un solo euro de inversión en inmovilizado. (Uber no es propietaria de un solo vehículo y Airbnb no tiene ningún inmueble en propiedad). Aún más, Airbnb sostiene que su actividad no es el alquiler de apartamentos o habitaciones para turistas o foráneos, sino poner en contacto a particulares que quieren alquilar unos días toda o una parte de una vivienda a otros particulares.

Así las cosas, ¿dónde está el negocio? Pues está en lograr un volumen de operaciones suficientemente grande que a través de unas comisiones aparentemente pequeñas (del orden del 3%) permitan ingresos relevantes. Y, ¿donde está el truco? Pues está precisamente en lo dicho con anterioridad. Por una parte en buscar vacíos legales de los que aprovecharse y, por otra, en escoger la más antigua y trivial de las opciones de las técnicas de gestión de riesgos, es decir, traspasar el riesgo a un tercero. En este caso traspasar todo el riesgo a sus usuarios.

Una vez más nos encontramos ante una linea muy fina sobre la que se mueve la ética de los negocios. En cualquier caso la sociedad, a través de sus administraciones, debe actuar y actualizar la legislación y las normativas que evidencian esas actividades hasta ahora no contempladas. En definitiva, las administraciones tienen que garantizar el “juego limpio” y la salvaguarda de la sociedad. Es elemental ver que en esos modelos de negocio no se contemplan aspectos tales como la responsabilidad civil, los controles de seguridad, los controles sanitarios y de salud pública, el control de la fiscalizad (p.e.: IVA, IRPF, Impuesto de Sociedades), o el control de las ingentes cantidades de información de índole personal almacenada y utilizada por esas empresas. Responsabilidades que recaen precisamente en los usuarios, bien formen parte de la oferta o de la demanda. Es muy importante recordar que todos esos aspectos son los que forman parte de la salud del sistema, y permiten el equilibrio y el progreso social.