Archivos para el mes de: diciembre, 2013

Unknown

Hay tantas cosas en la vida más importantes que el dinero! ¡Pero cuestan tanto!.

Groucho Marx

Para tratar de ilustrar las reflexiones previas a nuestra entrada en el mercado bursátil he escogido como ejemplo el caso de Bankia,

Sólo me serviré de su vuelta al Ibex35 para tratar de ilustrar lo más elemental que un ahorrador debe tener en cuenta antes de comprar acciones de una determinada empresa, o de ceder a la presión del empleado de la Entidad que trata de vendérselas.

1. Primera pregunta que nos debemos hacer: ¿qué/quien es la empresa, en este caso qué es Bankia? Respuesta: es el nombre de la entidad financiera filial del Banco Financiero y de Ahorros (BFA), un Sistema Institucional de Protección -SIP- (fusión fría) surgido en 2011 de la fusión de los negocios bancarios de siete cajas de ahorros: Caja de Madrid, Bancaja, Caja Canarias, Caja Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja. No vamos a entrar en detalles de los nombres ilustres vinculados a una más que pésima gestión de esas entidades.

2. Así pues, en este caso se trata de un banco nacionalizado al que se han inyectado la bonita suma de 22.424 millones de euros provenientes de fondos públicos. Cantidad que se supone habrá que devolver!!

3. El que trata de venderme la operación argumenta que desde su debut en bolsa el valor ha aumentado su numero de accionistas hasta los 485.000.

4. Pero ojo! No hay que olvidar que muchos de ellos eran sufridos tenedores de participaciones preferentes que las canjearon por acciones y por lo tanto no las compraron en el mercado bursátil.

5. Nos insisten en que el valor cotizará al alza. Pero de nuevo, atención! Es previsible que ello se deba a que los fondos de inversión que repliquen al Ibex35 deberán incluir en sus carteras el valor, por lo que tendrán que comprar acciones de esa empresa y con ello meterán presión alcista de forma artificial.

6. Por otra parte se trata de un banco que tiene importantes deberes pendientes. Debe asumir un grandioso esfuerzo de reducción de costes y de desinversiones. Además de intentar ganar negocio en un entorno de marcada debilidad económica.

7, El asesor/vendedor trata de infundirme confianza agregando que el previsible éxito de la acción contribuirá a devolver parte de los fondos inyectados.

8. Pero ello me suena más a argumento político que a una realidad previsible. Ya que ese banco tiene mucho que demostrar en cuanto a la obtención de resultados recurrentes en la actividad típica de un banco (pedir prestado dinero a unos y prestarlo a otros).

9. Importante: Debo entender el modelo de negocio en el que me “sugieren” invertir. Si ojeamos las cuentas actuales vemos que las operaciones financieras (especulación) y los resultados extraordinarios (generados por la venta de patrimonio) aportan una visión positiva pero muy artificial. Más teniendo en cuenta que las provisiones de cartera se deben a las “ayudas recibidas” y no a recursos propios generados por el negocio.

10. Luego nos debemos hacer la siguiente pregunta: ¿será capaz esa Entidad de asumir su nuevo papel en el mercado, de ser más pequeña, con un mercado geográfico determinado y recuperar unas líneas de negocio que le haga más previsible en lo que se refiere a resultados? Pues en definitiva de esos resultados dependerá la remuneración al accionista.

11. Debo también preguntarme cual es mi perfil. ¿Soy un especulador o más bien un inversor? O dicho de otra forma, ¿busco la revalorización a corto para generar plusvalías o prefiero la estabilidad a largo que me den unos dividendos aceptables y una revalorización sostenible? ¿Cuál es el nivel de riesgo que soy capaz de asumir?

12. Y por último no olvidar nunca que ante las malas situaciones los primeros que sucumben son los accionistas y los bonistas.

Por todo ello debemos tener muy claro con quien nos jugamos nuestros dineros!

Anuncios

images

Si quieres conocer el valor del dinero, trata de pedirlo prestado.

(Benjamin Franklin)

Leo en la prensa (Financial Times), en Noviembre de 2013, que los principales bancos de los Estados Unidos advierten de que podrían empezar a cobrar a las empresas y a los particulares por sus depósitos si la Reserva Federal (FED) rebaja los tipos a los que remunera las reservas bancarias. Es decir, si la FED empieza a retirar los “estímulos” en los próximos meses.

Analicemos la situación. En los Estados Unidos la FED ha estado comprando mensualmente activos a la banca lo cual ha estimulado la actividad de los mercados financieros. Es decir, ha estado remunerando las reservas bancarias a tipos superiores al mercado.

En España la banca se financia a través del Banco Central Europeo a tipos muy bajos y compra, a “sugerencia” del Gobierno, deuda pública a unos tipos superiores. (Fácil comprender porqué no fluye el dinero al resto de los tejidos productivos)

El negocio bancario se basa, por el momento, en tomar prestado dinero de los clientes (sus depósitos) a un tipo de interés y conceder préstamos (hipotecas por ejemplo) a un tipo de interés superior. Sin embargo la caída de los tipos de interés sufrida durante los últimos años ha afectado seriamente, y a la baja, a esos márgenes financieros. Por ello muchos bancos han realizado grandes inversiones en tecnología a fin de mejorar su eficiencia y crear nuevos productos que ofrecer a sus clientes y por los que esperan recibir la correspondiente comisión. Pero el sector financiero está altamente regulado por lo que existe siempre incerteza sobre los precios de los servicios. Y por otra parte existe una gran presión interna por rentabilizar aquellas inversiones.

Imaginemos que la FED deja de remunerar las reservas bancarias y que los tipos de la deuda pública española dejan de ser atractivos. ¿Qué incentivo tendrá el banco para pagarnos por “guardar” nuestros ahorros o nuestra tesorería? Y si además, como en el caso de España, los políticos aplican un “revolucionario impuesto” a los depósitos bancarios que, parece ser, correrá a cargo del propio banco entonces el potaje explosivo ya está servido.

Como la probabilidad de que ello ocurra no es nula, habrá que estar ojo avizor respecto al futuro cobijo de nuestra tesorería, y de nuestros ahorros por supuesto.

Unknown

Todo lo que una persona puede imaginar, otras podrán hacerlo realidad.

Julio Verne

Pues la respuesta es afirmativa. Y ¿como? Haciendo simple la sofisticación. Cada tweet revela la identidad de su creador, la localización donde se generó, fecha y hora de lanzamiento y docenas de “pequeñas informaciones” sobre él.

De hecho los 140 caracteres “visibles” de un tweet representan menos de un 10% de su contenido. Valga decir que esa anatomía del tweet está públicamente documentada y disponible mediante la correspondiente API (Application Software Interface).

Algunas de las interioridades de cada tweet son las “coordenadas”, en valor de latitud y longitud geográficas. O el “lugar”, que incluye múltiples coordenadas que delimitan zonas en una ciudad o una región. Con esas informaciones es fácil averiguar, por ejemplo, cuan distante está un emisor de otro. Aquí ya se aprecia el valor que puede tener investigar en las tripas del microblog. Con esas informaciones ya podemos decidir cual es el mejor momento de enviar un nuevo tweet , o en que momento tendremos una mayor audiencia. Hasta tal vez descubramos que un numeroso grupo de personas emite tweets justo antes de salir de sus oficinas, lo que nos puede permitir sugerirles lugares cercanos donde comprar o tomar una copa. Ya se intuye que en las interioridades de cada tweet encontraremos mucha más información: identificación del usuario, número  de veces que el tweet fue reenviado, el número de seguidores y muchas otras más.

Con un único tweet podemos extraer información muy valiosa desde el punto de vista de influencia social: cuan potente es la influencia del emisor, el número de seguidores o el número de personas a las que llega ese tweet. Un tweet es la viva manifestación del deseo humano de comunicarse unos con otros y, a su vez, de ejercer cierta influencia sobre los demás. Y por ello Apple ha anunciado la compra de la empresa Topsy que es una de las cuatro privilegiadas empresas que tienen los derechos para “desmenuzar” los tweets. Es claro que con esta incorporación Apple logrará una ventaja competitiva al poder adelantarse al consumidor y hacerle ofertas personalizadas.

Twitter es más bien un descubrimiento que una invención. Twitter ha simplificado el fenómeno del blogging con su definición de “servicio de microblogs”, algo mucho menos costoso que mantener un blog. Pero tal vez el principal descubrimiento de Twitter ha sido el de que la telefonía móvil es una gran, inmensa, plataforma de difusión. Un simple tweet de hasta 140 caracteres es un medio extraordinario para que una celebridad desde su limusina, un político desde su oficina de campaña electoral, un activista desde cualquier lugar del mundo o un departamento de marketing pueda comunicarse con miles, millones de seguidores e intentar influir en su comportamiento.

Ahí está la esencia de la multimillonaria capitalización bursátil de una compañía no rentable nacida en el año 2006.

Fuente: Bloomberg