cajero-bitcoin

Nunca inviertas en un negocio que no puedas entender por completo.

(Edward Warren Buffet)

En un gran centro comercial la ciudad de Barcelona una “misteriosa” entidad (Bbank) ha instalado el primer cajero automático de compra/venta de bitcoins. La califico de misteriosa dado que si el lector accede a su web (www.bbank.es) comprobará que no hay ninguna información acerca de su identidad corporativa, ni tan solo las clásicas informaciones de “Términos y condiciones” o de “Política de privacidad”.

Pero ¿que es el bitcoin? La definición más común lo trata como la moneda digital descentralizada basada en un sistema peer to peer sin intermediarios y gestionada en la red por una multitud de ordenadores que controlan las transacciones.  Y se añade que al no tener intermediarios se abaratan los costes y, por otra parte, que su sistema criptografico hace imposible su falsificación. Ambas aserciones suenan a falsas dado que, según la página antes mencionada, la diferencia entre el precio de compra y el de venta en el día 2 de Marzo de 2014 era de 40 euros, es decir algo más del 10% del valor de cotización del bitcoin por lo que alguien se queda con esa diferencia no despreciable. Y respecto a la seguridad, sólo hay que dar un vistazo a lo ocurrido con Mt Gox una de las principales plataformas de intermediación y rastreo de la mágica moneda.

Así pues hay que ser precavido. Las currencies normales (dólar, euro, yuan, etc.) se mueven en mercados públicos regulados lo que sin duda les proporciona un cierto aire de confianza a ojos de los actores que operan en dichos mercados. El bitcoin por su parte es el producto de un sofisticado algoritmo creado en el año 2008 por una shadowy figure que se hace llamar  Satoshi Nakamoto que nadie conoce ni sabe quien es con exactitud. El hecho de que el precio/valor de un bitcoin fuese de unos 100$ en el mes de Junio de 2013 y de más de 1000$ en el mes de Diciembre del mismo año, junto con el creciente interés de un gran número de miners dispuestos a gastarse gran cantidad de dinero en equipos informáticos que intermedien las transacciones a cambio de una comisión, y considerando también los misterios que rodean a esa moneda todo ello hace pensar que may be something smells bad in that business.