Unknown

Una gran democracia debe progresar o pronto dejará de ser o grande o democracia.
Theodore Roosevelt (1858-1919)

La llamada España se enfrenta a un año 2015 plagado de periodos electorales. Los van a haber de todo tipo. De los llamados autonómicos y municipales (en Marzo, Mayo y Septiembre). Para culminar en los llamados generales (a principios del 2016).

Durante todos esos periodos lo sufridos ciudadanos seremos bombardeados con mil y un mensajes en los que, en el mejor de los casos, los candidatos se tiraran lo trastos los unos a otros, Y, en los casos más comunes, simplemente se descalificaran entre ellos muy a menudo de forma tosca y grosera. Nos harán promesas quiméricas que no podrán cumplir. Lo que si es cierto que ninguno de ellos nos ofrecerá un plan estratégico, fundamentado, creíble y viable a largo plazo. Es decir que vaya más allá de la duración de su sillón, si es que lo consigue. Un plan estratégico que nos indique cual es su visión del municipio, de la comunidad o del estado para los próximos veinticinco o treinta años. Ya se sabe, la verdad es la enemiga número uno de todo aquél que se dedica, o quiere dedicarse, a la política.

Ahora que estamos en esa época electoral, invito a todos los lectores a realizar un ilustrador y sencillo ejercicio: indaguen el curriculum de todos y cada uno de los candidatos que nos mendigan nuestro voto. Para ello Internet les ofrece un universo de información. Háganlo de la misma forma en que indagarían acerca de cualquier candidato que desearan contratar y bajo las mismas premisas con las que definirían el perfil y las habilidades del posible candidato. O si prefieren háganlo pensando en el perfil de profesional que les gustaría como gestor de sus ahorros, de su patrimonio, defensor de sus intereses como ciudadanos. Que en definitiva es lo que elegimos, a los gestores de nuestro patrimonio social y de ellos esperamos una gestión honrada y eficiente que nos lleve a una sociedad mejor, más próspera y más justa.

Si llevan a cabo este simple ejercicio van a encontrarse con grandes sorpresas. Verán que detrás de la grandilocuencia vacía de contenido, de las descalificaciones, de la palabrería banal, de las promesas quiméricas y sin fundamento, existe en términos generales muy poca materia gris y honradez profesional. Van a encontrarse con candidatos que a duras penas han trabajado. Que no saben lo que es atender la queja de un cliente insatisfecho o una reprimenda del propio jefe. Van a encontrarse con candidatos que no han sufrido para poder pagar las nóminas a fin de mes, que no hacen los números cada día antes de levantar la persiana de su pequeño negocio para saber si la caja del día les permitirá sobrevivir y pagar sus impuestos. Van a encontrarse con candidatos que, muy lejos de estas situaciones, propagan a los cuatro vientos que siempre han sido y desean seguir siendo antisistema. Y hasta algunos de ellos ya flirtean con las corruptelas mucho antes de ser elegidos. Encontraran candidatos que llevan años calentando sillas y sillones, viviendo a cargo de nuestros bolsillos (o si prefieren del presupuesto público) sin haber presentado ningún resultado plausible. Candidatos que, muy a menudo,  tras todo ese tiempo han perdido todo tren de reinserción laboral y profesional. Candidatos que simplemente han hecho de la política su modus vivendi.

No olvidemos que los resultados de las elecciones siempre son fruto de nuestras decisiones soberanas !!!