Archivos para el mes de: agosto, 2015

Unknown

 Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo.

(Abraham Lincoln)

En el mes de Septiembre de 2013 el Gobierno español aprobó la Ley 14/2013 de Apoyo a los Emprendedores. Esta Ley tiene por objeto apoyar al emprendedor y la actividad empresarial, favorecer su desarrollo, crecimiento e internacionalización y fomentar la cultura emprendedora y un entorno favorable a la actividad económica, tanto en los momentos iniciales al comenzar la actividad, como en su posterior desarrollo, crecimiento e internacionalización. Magnífica iniciativa en todo aquello que tiene que ver con el emprendimiento y el desarrollo de proyectos empresariales.

Pero no es oro todo lo que reluce. Esta Ley tiene una trampa. Una gran trampa. En su Sección 2ª Capítulo I se encuentra la “Facilitación de entrada y permanencia” en la que se describe la forma en la que los extranjeros que se propongan entrar o residir, o que ya residan, en España verán facilitada su entrada y permanencia en territorio español por “razones de interés económico”. Aunque se contemplan situaciones de creación o participación de empresas lo cierto es que la realidad pone de manifiesto una vergonzosa vía de conceder permisos de residencia que muy poco valor añadido aportaran a la llamada España. Ejemplo de ello es la obtención de residencia por el simple hecho de adquirir una vivienda por un mínimo de 500.000 euros. Las cifras son elocuentes: los rusos en casi un cuarenta por ciento y los chinos en más de un treinta acaparan la mayoría de ‘visas exprés’ haciéndose con casas en ciudades como Madrid, Barcelona o Málaga. Nada que decir sobre los rusos o los chinos pero, a la vista de estas cifras uno debe preguntarse ¿cuál es el valor añadido que aportan? ¿cuál es el montante de transferencia tecnológica logrado? ¿cuál es el impacto en el desarrollo de sectores punteros de la economía? ¿cuantas empresas de alto potencial de futuro se han creado? …

En definitiva, una chapuza más a las que nos tienen acostumbrados las lumbreras de gobernantes españoles a los que, no lo olvidemos, entre todos elegimos.

Fuente:

  • B.O.E., núm. 233, de 28/09/2013.
  • Euronews-Economía de 17/07/2015.
Anuncios

 

LlibExpressió

En la bandera de la libertad bordé el amor más grande de mi vida.
(Federico García Lorca)

La libertad de expresión es un derecho fundamental recogido en el artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. El derecho a la libertad de expresión es definido como un medio para la libre difusión de las ideas. Para filósofos como Montesquieu, Voltaire o Rousseau la posibilidad del disenso fomenta el avance de las artes, de las ciencias y el progreso social. La libertad de expresión, el respeto a las opiniones y creencias de los demás,  son características que identifican a las sociedades avanzadas, libres y democráticas. También en el ámbito de la empresa representa un hecho diferencial. En la empresa la libertad de expresión, la libertad de opinión y de participación, abren el camino hacia la innovación.

Es claro que, como cualquier derecho, debe ejercerse con responsabilidad y conlleva ciertas obligaciones. Las opiniones expresadas deben respetar el honor y la dignidad, y no pueden vulnerar la intimidad ajena. Como tampoco pueden vulnerar el secreto profesional ni el secreto empresarial. Por contra, es cierto que hay muchas formas sibilinas de intentar vetar la libertad de opinión, de expresión o la diversidad cultural e identitaria, sin necesidad del uso de la fuerza bruta represiva. El descrédito sistemático, el insulto y la amenaza constante, el intento de imposición del pensamiento único (la imposición del “opinas lo mismo que yo y estás conmigo, o estás contra mi“), son medios que el insensato utilizará para intentar silenciar a aquellos que aspiran a construir un entorno mejor. Son en definitiva diversas formas de añoranza del totalitarismo ideológico, del fundamentalismo de otros tiempos que, lamentablemente, no son tan lejanos.

En la diversidad de opiniones, en el diálogo, en el debate sensato, se encuentra la grandeza del progreso.