Archivos para el mes de: noviembre, 2015

images

Yo no enseño a mis alumnos, sólo les proporciono las condiciones en las que puedan aprender.
Albert Einstein (1879-1955).

En el año 2005 la generación Z (los nacidos después de 1995) ya habían cumplido los diez años y en el 2025 tendrán alrededor de 35. Pero a partir del 2020 desempeñarán un papel relevante en las empresas de todo el mundo. La llamada generación de Internet se caracteriza con frecuencia por su conectividad. Es la primera generación del siglo XXI.

Dicen que esta generación crece con unos factores clave que definirán su papel como profesionales: la tecnología, la crisis económica, los nuevos modelos de crecimiento y los nuevos métodos de aprendizaje. Es una generación permanentemente conectada, que son autónomos en su aprendizaje, que buscará nuevas formas de hacer las cosas a través de la tecnología y de los contenidos que comparten. Para ellos la información ya no representa el poder sino que lo más importante es compartirla.

Es una generación que primará antes al trabajo que le guste que a la seguridad y la estabilidad. A esta generación les motiva que las empresas creen escenarios que ofrezcan oportunidad de emprender. Están acostumbrados a formar parte de las decisiones que se toman en su entorno. No tienen aversión a trabajar por proyectos.

Es fácil observar que con estas premisas las empresas deberán adecuar sus estrategias a esas nuevas incorporaciones al mercado laboral e intentar “cazar” y retener el talento que aportaran.

Si todo esto es así, y parece que la tendencia lo corrobora, entonces ¿bajo qué perspectivas, con qué metodologías, debemos formar a nuestros alumnos de hoy para satisfacer sus necesidades del mañana y, por supuesto, las necesidades de la sociedad futura? ¿Sirven los contenidos y metodologías educativas del Siglo XX?

Y ello me lleva a la pregunta inicial: ¿tiene nuestra sociedad, nuestro país, la estrategia educativa adecuada?

 

Anuncios

Unknown

Lo realmente importante no es llegar a la cima; sino saber mantenerse en ella.
(Alfred de Musset (1810-1857) Poeta francés)

No. Por supuesto que no son un milagro. Las finanzas de Apple son el resultado de una buena gestión empresarial. Y con ello se confirma aquello que comentábamos en marzo del 2014, la clave está en la gestión del margen. Una empresa no vive de las ventas, una empresa vive y sobrevive gracias al beneficio.

https://valoradicional.wordpress.com/2014/03/30/atencion-no-nos-olvidemos-del-margen/

Cupertino (California, USA) 27 de Octubre de 2015, Apple presenta los resultados de su último ejercicio fiscal (que finaliza en Septiembre de 2015). Si echamos un vistazo a los números vemos la grandeza de la empresa. El beneficio neto se sitúa en los 53.394 millones de dólares, lo que significa un 38% más que en el ejercicio anterior. Sus ingresos crecen un 28% gracias a que se han incrementado el número de unidades vendidas, sobre todo de los productos con mayor margen como el iPhone, y a unos precios más altos. Por su parte, el coste de las ventas aumenta en una proporción inferior que los ingresos, un 24,7%, con un componente fijo apenas sin variación. Así el margen bruto se incrementa aún más que los ingresos, en un 32%.

Entonces la pregunta es: ¿cómo se alcanzan esas cotas en un mercado tan maduro y competitivo como el tecnológico? A la vista de los números la respuesta, a mi juicio, es clara. En primer lugar, es evidente que incrementando la cifra de ingresos. Y en segundo lugar, y muy importante, Apple realiza un estricto control de los gastos operativos, que sólo consumen un 23% del margen bruto y que vuelven a crecer menos que los ingresos operativos, provocando que el beneficio aumente cada vez más a medida que nos acercamos a la bottom line (35% resultado operativo y 35,1% beneficio neto).

Si prestamos atención al balance comprobamos que sus activos están en los 290.000 millones de dólares de los que aproximadamente un 70% están en cash y equivalentes, que cubren en sobremanera las obligaciones. Más observando que tiene un bajo endeudamiento, de poco más de 50.000 millones de dólares.

Es claro que no hay milagro, sólo una buena gestión empresarial.

Fuente: http://www.apple.com/pr/library/2015/10/27Apple-Reports-Record-Fourth-Quarter-Results.html