images

“La educación no debe ser un arma política, sino una estrategia de competitividad de nuestra sociedad.”

Mariano Ballesteros (Director corporativo de RRHH en GRI).

A los nuevos profesionales que se incorporaran al mercado de trabajo, bien sean universitarios o provengan de ciclos de formación profesional, los conocimientos técnicos y específicos de sus estudios se les supone. Pero ¿qué otras características esperan encontrar las empresas en los nuevos candidatos?

Una de ellas es el dominio de idiomas distintos al materno y otra el dominio de la tecnología, es decir, aquello de los “nativos digitales” aunque el serlo no implica el entender las mecánicas y estrategias asociadas a aquella. En estos terrenos nuestro sistema educativo, aunque con dificultades, va avanzando. Sin embargo hay otras habilidades en las que nada se hace para que los futuros profesionales dispongan de ellas y las ejerciten. Capacidad de comunicación, de negociación, liderazgo, trabajo en equipo gestionando la diversidad, gestionar la contradicción que representa el competir y colaborar a un mismo tiempo, compromiso con los valores y objetivos del grupo y de la empresa, la transparencia, la imaginación (que es fuente de la innovación), capacidad para trabajar por proyectos, es decir, planificación de tareas, diseño del orden y orientación a resultados. la paciencia, la humildad, estar abiertos al aprendizaje continuo.

Si todo esto es cierto, y no hay duda que lo es por lo que se desprende del informe fuente de esta contribución, entonces ¿bajo qué perspectivas, con qué metodologías, debemos formar a nuestros alumnos de hoy para satisfacer sus necesidades del mañana y, por supuesto, las necesidades de la sociedad futura? ¿Están los formadores preparados? ¿Sirven los contenidos y metodologías educativas del Siglo XX?

Y ello me lleva a la pregunta inicial: ¿tiene nuestra sociedad, nuestro país, la estrategia educativa adecuada?

Fuente: “Encuesta Global de Empleabilidad”. Informe elaborado por la consultora francesa Emerging y el instituto de estadística alemán Trendence.