Unknown

Es la tecnología la que resuelve los problemas, no la política.

(Jacque Fresco)

La reciente gran crisis bancaria, los constantes avances tecnológicos, la demografía, los millennials y la generación Z, los cambios en el perfil y en el patrón de comportamiento de esas generaciones que viven y vivirán inmersas en la inmediatez de la respuesta y en la facilidad a la hora de realizar, sin tener que desplazarse, las gestiones que les permitan satisfacer sus necesidades financieras, todos ellos son los factores que están empujando a la banca tradicional a adaptarse a la nueva realidad.

Pero aparecen nuevos actores en el mercado. Y ¿quienes son esos nuevos actores? Pues por una parte los grandes de la tecnología (Apple, Amazon, Google, Facebook, PayPal y otros) que ya han empezado a lanzar servicios financieros propios (p.e. la tarjeta de crédito de Amazon o el servicio de financiación de compras de Apple). Por otro lado están las start up que operan en determinados nichos muy concretos de negocio (p.e. el pequeño crédito al consumo o los préstamos para financiar los estudios universitarios) y que erosionan los márgenes de la banca al no tener grandes costes fijos. Sin olvidar de mencionar el universo del shadow banking  la banca en la sombra que realiza en muchos casos una verdadera actividad bancaria. O las plataformas de crowdfunding. Los medios de pago están siendo el principal caballo de Troya con el cual esos nuevos actores están entrando en el negocio bancario. En definitiva, esos actores pertenecen a la FinTech (Financial Technology), un sector económico compuesto por empresas que utilizan la tecnología para crear un sistema financiero más eficiente.

Y ante ello, ¿qué puede hacer la banca tradicional? La banca tiene una gran baza que es la de poder ser un proveedor global de servicios financieros para sus clientes. Pero tiene que avanzar en la oferta de esos servicios utilizando la tecnología que le permita ser más eficiente, lograr abaratar dichos servicios y, muy importante, acercarlos al cliente y personalizarlos a sus perfiles.

Sin duda grandes retos se plantean y en los próximos tiempos vamos a asistir, sin ninguna duda, a grandes e insospechados cambios en el sector financiero.

Anuncios