1318482547_047786_1318482599_noticia_normal

“Vota a aquel que prometa menos. Será el que menos te decepcione.”
(Bernard M. Baruch (1870-1965) Financiero y asesor presidencial estadounidense.)

Si, lo han leído bien, 1,9 billones de euros de nuestros bolsillos. Y el que lo niegue miente como un bellaco. Sin duda una cifra escalofriante, más si se tiene en cuenta que no incluye el pago de los intereses de la deuda en que se ha incurrido como consecuencia de las ayudas públicas.

La crisis financiera internacional que comenzó en 2008 ha comprometido desde su inicio un volumen cuantioso de recursos públicos como resultado de los esfuerzos de los Gobiernos de las principales economías avanzadas para estabilizar y reestructurar sus sistemas financieros.

Los países de Europa que más dinero público han destinado a sanear la banca son Alemania (224.000 millones de euros = 7,4% de su PIB), UK (131.400 millones = 5,1% de su PIB), Irlanda (58.300 millones = 22,8% de su PIB), España (51.600 millones = 4,8% de su PIB).

De acuerdo con la información de Eurostat, que difundió en octubre de 2016, el coste fiscal aproximado como el endeudamiento neto de activos asumido por el sector público se situaba, a finales de 2015, en el 1,9 % del PIB para la UEM. Esta cifra asciende al, nada despreciable,  4,2 % del PIB en el caso de España.

Por otra parte, las diferentes intervenciones con las que España rescató a su sector financiero entre 2008 y 2015 elevaron la deuda pública en un porcentaje equivalente al 4,8% de su PIB.

Pero no acaba ahí la cosa. El Banco de España ha advertido que el saneamiento del sector financiero aún no se ha cerrado. Es más, no quedará “completamente identificado” hasta que concluyan los procesos de reestructuración pendientes. Léase los seriales novelescos de Bankia, BMN y otros.

Y para muestra, un botón. En mayo del 2012 el Grupo BFA-Bankia fue nacionalizado. Casi 22.50 millones de euros de mi bolsillo,  y del suyo amable lector, fueron inyectados al banco para evitar su caída. Hoy, mayo del 2017, cinco años después de esa decisión Bankia sólo ha devuelto 1.838 millones de euros (a penas un 8% de la deuda).

Y mientras tanto el Gobierno de turno presenta unos presupuestos menguantes en cuanto a inversiones en educación, sanidad, desarrollo industrial, infraestructuras y, sorpresa-sorpresa, piensa endeudarse con 16.000 millones de euros paga poder hacer frente al pago de las pensiones.

Sin lugar a dudas alguna cosa estamos haciendo mal, muy mal !!! De entrada porque nos estamos dejando engañar continuamente.

Más información: 

http://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/InformesBoletinesRevistas/ArticulosAnaliticos/2017/T2/fich/beaa1702-art10.pdf

Anuncios