images

pensionistas 8

“A veces es difícil saber si la jubilación es un premio a toda una vida de trabajo duro o más bien un castigo”

(Terri Guillemets / U.S. Quotation Anthologist (b.1973))

El sistema español de pensiones es lo que se llama un “sistema de reparto“. Es decir es un impuesto y un sistema de transferencias. El impuesto se recauda sobre los que trabajan y se transfiere a los jubilados en forma de pensiones. Los sistemas de reparto no están invertidos en ningún tipo de activos pero, a cambio, cuenta con las “garantías” que ofrece la “capacidad recaudatoria” del Estado. (A modo de ejemplo en Noruega, país rico en petróleo, esas garantías recaen en los beneficios por las ventas de crudo. En países pobres como España esas garantías recaen simplemente en los impuestos que se puedan recaudar). Las pensiones españolas se concentran excesivamente en el sistema de reparto, lo que hace que este sistema sea especialmente vulnerable a las perturbaciones demográficas y económicas.

Y ahi está precisamente el quid de la cuestión. Dado que en épocas como las actuales de bajo empleo, de empleo temporal, de alta tasa de paro y de salarios a la baja el sistema sufre enormemente.

De hecho recientemente, en Noviembre de 2017, el Banco de España ha avisado de que sólo un fuerte crecimiento de la ocupación y una importante caída del paro pueden compensar la presión demográfica sobre las pensiones. Y aún ha sido más contundente: el futuro del sistema de pensiones precisa de “reformas económicas y laborales cruciales” que contribuyan a crear empleo y a mejorar la productividad. En caso contrario, o se suben las cotizaciones sociales o se reduce la “generosidad del sistema” (léase se reducen las prestaciones).

Un dato curioso: Ya en la década de los 1990s el profesor José Barea (q.e.p.d.), Director de la Oficina Presupuestaria del Gobierno nombrado por José Maria Aznar, emitió duras críticas al sistema de pensiones español. Y en un informe público, de Marzo de 1998, puso en duda “el saneado estado oficial” de las cuentas públicas españolas. Sus reflexiones sobre la eficacia en la asignación de los recursos del Estado aparecían sistemáticamente en sus informes en los que periódicamente ponía en duda la evolución de las cuentas del Gobierno. Informes y recomendaciones que no merecieron la más mínima atención por parte de los gobiernos del Partido Popular (PP) y del Partido Socialista Obrero Español (PSOE)

Hoy, la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) indica que, en España, las desigualdades entre personas mayores crecerán en un futuro próximo. El sistema de pensiones español va a estar sometido a una gran presión debido al envejecimiento de la población y al incremento de la esperanza de vida. Lo cual tendrá consecuencias directas en muchos aspectos y muy en especial en la financiación del sistema de pensiones.

Unos datos relevantes: En el mes de Octubre de 2017 habían en España 8.679.378 pensionistas y se pagaron 9.552.302 pensiones (cabe tener en cuenta que una misma persona puede cobrar más de una pensión dependiendo de su estado). A las que hay que sumar 3.732.000 prestaciones por desempleo (16,4% de la población activa). Todo ello con una población activa de 22.781.000 individuos de los cuales 19.049.000 están ocupados y 3.732.000 se encuentra en paro.  Si tenemos en cuenta, por un lado, que la cuantía de las prestaciones por pensión guarda relación directa con las cantidades aportadas y con el periodo de cotización.  Y por otro lado si tenemos en cuenta la “tasa de sustitución”, es decir, el porcentaje de ingresos que tiene un individuo cuando inicia su jubilación comparado con el salario que tenía cuando era un trabajador en activo (en el año 2015 ese porcentaje era en España del 82% mientras que la media de la OCDE era del 52%). Mediante estas informaciones podemos intuir que para un país pobre como la llamada España el sistema es insostenible.

Dato adicional: El Fondo (“hucha”) de Reserva de la Seguridad Social ha pasado de tener 66.815 Mns€ de en el año 2011 a tener 11.602 Mns€ en Julio de 2017. Y con una previsión, según el Gobierno español, de que durante este año se deban sacar 10.500 millones. Con lo que la “hucha” se habrá agotado para el mes de Diciembre de 2017.

¿Y como piensa el Gobierno de la llamada España solucionar el problema? Pues con una de las peores decisiones. La de otorgar a la Seguridad Social un crédito extraordinario por importe de 10.000 millones de euros. Crédito que se incluirá en los Presupuestos Generales para el ejercicio 2018. ¿Y cómo va ese Gobierno a financiar semejante crédito? Pues bien simple, mediante endeudamiento del Estado. Con lo que subyace una nueva pregunta: ¿Cuándo los compradores (léase BCE y otros) de esa deuda se darán cuenta de que ni siquiera está respaldada por el crecimiento económico la llamada España?

Además las cantidades que quedaran en la “hucha” no podrán, según el propio Gobierno, afrontar todas las mensualidades y pagas extras del 2018. Ese Gobierno ha reconocido que las cotizaciones sociales no cubrirán el gasto que van a generar las pensiones durante todo el 2018 ya que el número de puestos de trabajo basura (por días, semanas, meses, trimestres) por un lado, y por otro lado la reducción de 1/3 en los salarios (pues donde había un puesto de trabajo ahora hay tres con el sueldo de uno), todo ello hace pensar que las cotizaciones a la Seguridad Social no sean suficientes para hacer frente a los gastos.

En resumen a la vista de la situación el Gobierno de la llamada España se verá abocado a tensiones de liquidez o a seguir pidiendo préstamos, es decir, a seguir endeudándose. Y ya sabemos todos lo que significa que una empresa tenga que pedir préstamos para pagar la nómina de sus empleados. Y también sabemos en donde desembocan esas situaciones. Además crece la sospecha en los mercados de si se ha estado utilizando el dinero de la “hucha” de las pensiones para financiar otras partidas del presupuesto.

¿SERÁ ESPAÑA EL PRIMER PAÍS EN INCUMPLIR CON LAS PENSIONES DE SUS CIUDADANOS?

Seamos claros y sinceros, nos encontramos ante una más que deficiente gestión financiera de los fondos públicos españoles en el caso de las pensiones. Si ello se diese en el sector privado estaríamos hablando definitivamente de un delito.

El envejecimiento de la población y la creciente desigualdad afectará seriamente a los jóvenes de ahora y a las generaciones futuras. Que además tendrán que pagar el endeudamiento, los préstamos que Gobiernos con poca o ninguna visión tuvieron que pedir.

Y ante esta grave situación no hay ningún partido político español que hable con transparencia y que esté dispuesto a enmendarla y corregirla para evitar la quiebra del estado del bienestar.

Mas información:

https://valoradicional.wordpress.com/2017/05/30/es-sostenible-el-sistema-publico-de-pensiones/

https://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/PublicacionesSeriadas/DocumentosOcasionales/17/Fich/do1701.pdf

https://www.bbva.com/es/pasara-cuando-se-acabe-la-hucha-las-pensiones/

http://www.oecd.org/newsroom/population-ageing-and-rising-inequality-will-hit-younger-generations-hard.htm

http://diario16.com/no-dinero-las-pensiones-credito-urgente-10-000-millones/

https://elpais.com/diario/1996/07/10/economia/836949621_850215.html

http://multimedia2.coev.com/Economistes/econo179/art1.htm

https://elpais.com/economia/2014/09/07/actualidad/1410108563_000535.html

https://www.armstrongeconomics.com/world-news/pension-crisis/will-spain-be-the-first-to-default-on-pensions/

http://www.expansion.com/economia/2017/11/18/5a103f38e2704ee3148b463d.html