ZZZZ-840x600

“La tecnología, como el arte, es un ejercicio altísimo de la imaginación humana.”

(Daniel Bell (1919-2011). Profesor emérito de la Universidad de Harvard).

Cada primavera, miles de tiburones blancos comienzan una misteriosa migración de Norte a Sur de la costa oeste de Estados Unidos. Se dirigen directamente a una zona del océano Pacífico del tamaño del estado de Colorado, situada a mitad de camino entre San Diego y Hawai. Una vez allí, permanecen durante meses en lo que los biólogos marinos llaman el White Shark Cafe, nadando y sumergiéndose hasta profundidades de 500 metros. Durante décadas, poco se ha sabido acerca de las causas y del por qué de dicha migración. Pero hoy la tecnología puede llegar a aportar respuestas a esas preguntas.

Ello se debe gracias al primer dron capaz de navegar en aguas abiertas. El primer “saildrone“. Un ingenio no tripulado capaz de navegar de forma autónoma, aunque también puede ser comandado a distancia mediante un smartphone. Este dron marino es el fruto del diseño y construcción por parte de Richard Jenkins, ingeniero, marino, emprendedor y CEO de Saildrone, Inc., compañía que tiene su sede en Alameda (California). El saildrone tiene 8 metros de eslora y un mástil de 5 metros dotado de una vela rígida diseñada para soportar los vientos más violentos. Todo él está pensado y diseñado para afrontar las condiciones de navegación más adversas. Puede navegar a velocidades de entre 3 y 8 nudos. En periodos de pruebas durante el 2013 un saildrone realizó la travesía de las 2.100 millas náuticas (3.890,00 km) que separan San Francisco de Haway en 37 días, convirtiéndose en la primera nave no tripulada en realizar dicha travesía con la única energía que la procurada por el viento y el Sol. Superando olas de 12 metros en el mar de Bering o las interminables encalmadas ecuatoriales.

Hoy en dia el saildrone es una realidad. Equipado con baterías y sofisticados sistemas de proceso y transmisión de información y localización vía satélite, el saildrone está destinado a ser de gran ayuda en investigaciones oceanográficas, de biología marina, meteorológicas o prospecciones petrolíferas y de gas. Aunque es fácil pensar que el abanico de posibilidades de uso puede ser mucho más amplio.

Como señala el profesor Bell, “la tecnología es un ejercicio altísimo de la imaginación humana”.

Más información:

https://www.saildrone.com

https://www.bloomberg.com/news/features/2018-05-15/this-man-is-building-an-armada-of-saildrones-to-conquer-the-ocean

 

 

 

 

 

Anuncios