unknown

“Socializar las pérdidas y privatizar el beneficio sólo favorece a unos pocos, elimina las posibilidades de muchos y perjudica el bienestar social.”

(Raphael Nagel)

A raíz de mi post anterior sobre el “El libro negro“, de Ernesto Ekaizer, recupero la lectura, y mis anotaciones, sobre el libro de Raphael Nagel. Y vuelvo a reconocer la simplicidad y claridad con las que relata unas vergonzosas situaciones que todos hemos vivido, y tal vez sufrido, durante esos años de crecimiento y explosión de burbujas. Años en los que, en España, la connivencia de políticos, partidos y bancos, ha sido execrable. Con todo, Nagel apunta ideas y propone soluciones para que, como sociedad, no volvamos a caer en los mismos errores. Ahí va un resumen de esas ideas:

  • Corrupción y quiebra, las dos palabras que han marcado la economía española de los últimos años.
  • Ética, es el concepto clave que ha dejado de formar parte de nuestro día a día.
  • Comida y entretenimiento barato (tittytainment = titty + entertainment), dan como resultado una sociedad que no piensa ni causa problemas, ocupada únicamente en temas banales (frase de Zbigniew Brzezinski. Ex asesor de la Casa Blanca).
  • Se debe mantener viva la ilusión por mejorar la sociedad y ofrecer a nuestros hijos un modelo que valore más el talento que el dinero.
  • Ser gobernados por el dinero es tan peligroso como ser gobernados por el crimen organizado (Franklin D. Roosevelt).
  • El mercado se llena de fondos buitre (fondos de inversión que compran sociedades y activos cercanos a la quiebra (el caso de JB Capital Markets de Javier Botin). Muy a menudo las compras se realizan por el 10% del valor potencial.
  • Si no se pueden controlar los riesgos, hay que prohibir la actividad antes que poner en riesgo el bienestar de la sociedad.
  • La gran crisis ha servido para fortalecer, aún más, a los tres grandes: Santander, BBVA, Caixabank. Y todo el mundo sabe que la excesiva concentración representa un peligro para la competencia y para el mercado.
  • Dos devastadoras consecuencias de la gran crisis han sido, en primer lugar la drástica disminución del crédito, Y, en segundo lugar el empobrecimiento de la clase media trabajadora.
  • Connivencia de lo político y lo bancario (como el caso de Jaime Pérez-Renovales, del Banco Santander, que pasa a ser Subsecretario de Presidencia con Soraya Sáenz de Santamaria y más tarde regresa al banco después de haber prestado “ciertos servicios”).
  • Se debe desvincular el interés político del interés financiero.
  • Mala práxis en la comercialización de sofisticados y complejos productos financieros vendidos a ciudadanos sin los conocimientos suficientes.
  • El crecimiento desproporcional conlleva riesgos no asumibles.
  • Rumasa (José María Ruiz-Mateos) y la emisión, en el año 2009, de pagarés a un tipos de interés (8%) fuera de mercado. Emisión en la que no intervino ninguna entidad financiera y por lo tanto quedaron fuera de la supervisión de la CNMV. Despojando de cualquier garantía a los poseedores de los pagarés.
  • La ley no debe ser sólo para los pequeños, sino para todos.
  • En 2012 el Gobierno de Marano Rajoy pidió un rescate parcial para la economía española de 70.000 millones de euros.
  • Caja Castilla la Mancha con Juan Pedro Hernández Moltó en la presidencia. Con financiaciones mil millonarias a empresarios afines al PSOE o ligados a la Junta de Castilla-La Mancha gobernada por José Bono. Sin olvidar las condonaciones de deuda de partidos políticos (PSOE 373.000€, PP 180.000€ o IU 340.000€), o el despilfarro en la construcción del aeropuerto de Ciudad Real.
  • Miguel Blesa, persona sin preparación bancaria, fue nombrado en la época de su íntimo amigo José Maria Aznar presidente de Caja Madrid. Que luego, y producto de la crisis y las malas prácticas, pasaría a ser Bankia, una entidad rescatada con cargo al bolsillo de los contribuyentes.
  • Sólo profesionales con experiencia probada deberían llevar las riendas de una entidad bancaria.
  • El capital debe ser un recurso público que debe ayudar a impulsar la economía para el bienestar de la sociedad.

En el post anterior me preguntaba ¿para cuando se hará la luz y se conocerá todo sobre el “caso Banco Popular”? A lo que hoy añado: ¿cuando se conocerá la verdad sobre las turbias relaciones entre el BBVA, su ex-presidente Francisco González y el ex-comisario del Cuerpo Nacional de la Policía española José Manuel Villarejo?

Lo que parece lamentablemente cierto es que “comida y entretenimiento barato dan como resultado una sociedad que no piensa ni causa problemas, ocupada únicamente en temas banales.” Y así nos van las cosas en las Españas.

Más información:

Nagel, Raphael. (2016). “Turbocapitalismo: los maestros de la quiebra”. Kant Ediciones.

Anuncios