Unknown-1

“La esperanza hace que agite el naufrago sus brazos en medio de las aguas, aún cuando no vea tierra por ningún lado.”

(Ovidio)

Prólogo: baso esta humilde contribución en el artículo de Albert Pla Nualart (ver “Más información”) del que incluyo parte de su texto. Artículo que, a mi juicio, trata el tema con gran objetividad y fuera de toda opinión tendenciosa. Al tiempo que ofrece la oportunidad de una reflexión pausada sobre el tema de la migración sin caer en los populismos de uno u otro signo.

Es el mes de Agosto de 2019. Y una vez más se reproduce la terrible situación de una embarcación (“Open Arms”), repleta de seres humanos, que busca lugar donde dejar su carga. Y también una vez más aparecen, por una parte, los activistas que se autoproclaman “el faro que marque el camino de los inmigrantes” y, por otra, aquellos que habiendo salvado en el pasado muchas de esas vidas piensan ahora que ese flujo es insostenible. “El error de aquél activismo está en situar el foco en el plano emocional lo cual enmascara la enorme complejidad social del drama migratorio, con el peligro de que ello contribuya a empeorar la situación.”

“Si cualquiera de nosotros estuviéramos a bordo de aquella embarcación no dudaríamos en tender nuestra mano a sus desesperados pasajeros. Pero es esa misma mano la que no damos a los miles de náufragos, también inmigrantes, que deambulan sin rumbo por las calles de nuestras ciudades. Inmigrantes rescatados que continúan yendo a la deriva justo al lado de nuestro estado del bienestar.” Por no mencionar a los miles de familias que, en nuestro país, se encuentran en el lindar de la pobreza y a las que a duras penas ayudamos y ofrecemos oportunidades.

“Hemos demostrado de sobras que somos incapaces de acoger a los inmigrantes que ya están aquí entre nosotros. Un ejemplo lo tenemos en la Barcelona de Ada Colau, la abanderada de los desfavorecidos, que mira hacia otro lado mientras otros le hacen el trabajo sucio de limpiar las calles de los top manta”, indocumentados que practican el comercio ilegal.

“Seamos adultos, seamos realistas y coherentes con nuestra capacidad de ser solidarios. Miremonos detenidamente al espejo, sin idealizarnos, y propongámonos objetivos asumibles. ¿Necesitamos inmigrantes? Es claro que si. ¿Estamos preparados y dispuestos a abrir nuestras puertas a todos aquellos que quieran venir y a tratarlos como ciudadanos de primera?  De ninguna manera. Para que la inmigración no acabe siendo percibida como un problema grave se hace necesario intentar regularla, asumiendo inevitables injusticias y crueldades, y procurar dar acogida real a los que finalmente lleguen destinando los recursos necesarios”. Recursos que en nuestra actual sociedad española son más bien escasos.

A la vista de todo ello, propongo al lector unos puntos de reflexión :

  • Es un error el activismo focalizado en el plano emocional.
  • No se puede obviar la complejidad social del drama migratorio.
  • Seamos claros, somos incapaces de acoger y dar la mano a los miles de migrantes que deambulan a nuestro lado cada día pidiendo limosna o recogiendo chatarra en el mejor de los casos.
  • Debemos intentar regular la inmigración asumiendo posibles injusticias y crueldades.
  • Del problema necesitamos crear oportunidades.
  • Y todo con los pocos recursos que una España pobre, no nos engañemos, puede destinar a ello.
  • Siempre sin perder de vista lo que nos propone Albert Pla Nualart: “La oportunidad de ser héroes la seguiremos teniendo a pie de calle. Siempre, está claro, que estemos dispuestos a serlo sin necesidad de que nos vengan a ver los Richard Gere.” O, añado, Javier Bardem.

Más información:

https://www.ara.cat/opinio/Salvini-Open-Arms_0_2286971297.html