Archivos para la categoría: Cultura

images

“No cedas tus datos de forma gratuita. Obtén ganancias = €”

(Lema central de “Wibson”)

En mi anterior post trataba de la novedad del Open Banking y finalizaba con una pregunta: “The million dollar question”: ¿yo/nosotros que soy/somos fuente de tan preciada información, qué gano/ganamos con el mercadeo de nuestros datos? Y hoy ya tenemos una posible respuesta a esa pregunta.

Es claro que alguno podrá decir que la recepción de miles de ofertas no solicitadas a las que nos deberemos enfrentar ya es una ganancia en sí misma. ¿De verdad es así?

De momento Teléfonica ha tomado una participación en Wibson, una firma tecnológica cuyo objetivo es el de crear un mercado estructurado (martket place) y fiable basado en la tecnología blockchain, en la que los particulares (yo/usted/nosotros) puedan vender sus datos privados directamente a compradores profesionales (empresas de marketing que necesiten hacer ofertas comerciales segmentadas, empresas de venta minorista, bancos, compañías de seguros, operadores de viajes, operadores de alojamientos, y otras muchas organizaciones para las que disponer de esos datos les puede permitir arañar cuota de mercado). Compradores que de esta forma pueden acceder a datos garantizados y sin posibilidad de fraude, al ser directamente el propietario quien los vende.
No cabe duda que en la economía actual, los datos son iguales al dinero. Y en la empresa Wibson añaden: “Desafortunadamente, ello puede no significar dinero para ti”. Y como solución aportan que el market place de Wibson proporciona incentivos financieros y de infraestructura para que las personas vendan de forma segura su información privada validada con precisión y sin sacrificar la privacidad personal (?).

Todo ello me recuerda a los inmigrantes mejicanos, o a los estadounidenses más empobrecidos, que venden sus donaciones de sangre por unas decenas de dólares que les permitirán sobrevivir hasta la próxima donación.

Pero volviendo a la venta de nuestros datos personales, continúan existiendo dudas sin resolver: ¿Qué garantíais ofrece esa venta? ¿Existe una garantía contractual? ¿Cómo se controla el uso de los datos? ¿Pueden esos datos caer en manos de organizaciones oscuras o criminales? ¿De qué forma puede retrocederse el acuerdo contractual?  Y si queremos rizar el rizo ¿Cuál será el tratamiento fiscal de tales transacciones? Entre otras muchas cuestiones.

Next sept: wait & see !

Más información:

https://valoradicional.wordpress.com/2018/03/31/mis-datos-financieros-ya-no-son-solo-mios/

https://wibson.org

https://elpais.com/tecnologia/2018/02/27/actualidad/1519749269_061405.html

Anuncios

images-3

“Donde hay educación no hay distinción de clases.”
Confucio (551 AC-478 AC) Filósofo chino.

Hagamos un breve repaso a la historia. En 1900, España y Finlandia eran dos países muy parecidos: subdesarrollados, agrarios, con un nivel de alfabetización muy bajo (apenas el 40% de la población) y una renta per cápita similar. En 1950 la renta per cápita en Finlandia duplicaba a la española, se había erradicado el analfabetismo y la educación secundaria empezaba a extenderse a todos los estratos sociales del país. Mientras, en la España de los 1950’s, el analfabetismo todavía era generalizado, y la educación secundaria era una rareza entre los ciudadanos. Hoy, en 2017, sesenta y siete años después, y a pesar del enorme desarrollo económico de España y de las mejoras en el ámbito educativo, la renta per cápita en Finlandia es todavía superior a la española. Y también lo es su nivel educativo. ¿Fueron las mejoras educativas en Finlandia la clave de su éxito? En parte, seguro que sí.

No creo que ninguno de nosotros dudemos de que la educación afecta al crecimiento económico de forma directa, en la medida en que es un elemento clave en la mejora del capital humano (ese maravilloso conjunto de: conocimientos + habilidades + hábitos). Lo que nos lleva a la pregunta: ¿Fueron las mejoras educativas en Finlandia la clave de su éxito? Respuesta: seguro que tuvieron un gran impacto. Un incremento en el nivel educativo de los trabajadores mejora su capital humano, lo que aumenta la productividad de dichos trabajadores y se traduce en un incremento del output de la economía.

Así pues, parece claro que uno de los motores del desarrollo de una sociedad es la educación. Por ello el sistema educativo del siglo XXI no puede enseñar lo mismo, ni de la misma forma, que el del siglo pasado. Sobre todo, debe enseñar a aprender. En este sentido, existen evidencias de la importancia no sólo de las competencias cognitivas, como el lenguaje, la comunicación, el procesamiento de la información, las matemáticas o la lógica, sino también de las habilidades no cognitivas (las llamadas soft skills), como la capacidad de concentración y de planificación, la perseverancia, el autocontrol o las relaciones interpersonales. Se tienen que transmitir conocimientos, pero también fórmulas para trabajar, organizarse y aprender. Y por supuesto se deben transmitir valores.

¿Y donde recae la responsabilidad del éxito del sistema educativo? Pues por una parte en los docentes. Hoy se puede afirmar que, con diferencia, el factor más importante para el éxito de un sistema educativo es la calidad del profesorado. Los países con los mejores sistemas educativos, son capaces de atraer y retener el mejor talento ofreciendo carreras profesionales atractivas, formación continuada y prestigio social a la profesión docente. Pero además de los profesores, también son de suma importancia las familias y, en especial, el tiempo que dedican a sus hijos en actividades como leer o conversar. Existe un amplio consenso en la comunidad educativa y académica internacional en torno a la trascendencia de la familia en la educación de los hijos. Investigaciones apuntan a que entre un 40% y un 60% de los resultados académicos de los alumnos viene explicado por las características de la familia.

Así pues, una vez identificado el problema y afinado el diagnóstico a qué esperan los políticos españoles, de todos los colores, para reconducir de una vez por todas ese desfase educativo que nos aleja cada vez más de los países líderes.

Sabido es que cuanto menor sea el nivel educativo menos competitiva es una sociedad y más dúctiles, maleables y manipulables, desde el punto de vista ideológico y político, se vuelven los ciudadanos. Como lo demuestra la historia reciente de España.

Más información:

https://valoradicional.wordpress.com/2017/09/25/el-nivel-de-educacion-distingue-a-las-personas-y-por-lo-tanto-tambien-a-los-paises-i/

http://www.caixabankresearch.com/sites/default/files/monthly_reports/im_1705_es.pdf

http://www.lavanguardia.com/vida/20170828/43885961277/espana-quinto-pais-ue-menos-gasto-educacion-2015.html

IMG_1774IMG_1775

 

“Una persona que nunca cometió un error, nunca intentó algo nuevo”

(Albert Einstein)

Es Viernes por la noche, mi esposa y yo cenamos en un pequeño pueblo de nuestro Empordanet. A los postres ella prefiere una infusión y el amigo dueño del local le ofrece una carta de infusiones. Ahí empieza mi sorpresa al comprobar que esa relación de productos corresponde a una microempresa, ubicada muy cerca de nuestra casa, a cuyo frente se encuentra un pequeño empresario gran conocedor y apasionado de las hiervas de la comarca y de sus extraordinarias cualidades. He aquí un claro ejemplo de alguien que valora cuales son sus fortalezas, cuales son sus habilidades y con una visión clara de qué nicho de mercado puede explotar aunque sea en un mercado maduro como lo es el de las infusiones.

Y con ello me viene a la mente la pregunta: ¿dónde está la diferencia entre los países?

A lo que me respondo: donde es seguro que no lo está es en el “que inventen ellos (Miguel de Unamuno)”. Donde es seguro que no lo está es en alargar la palma de la mano esperando que “caiga” una peonada, una falsa prejubilación o una subvención a fondo perdido.

Y concluyo: Pues la diferencia entre los países, entre sus sociedades, está en la actitud de las personas, moldeada a lo largo de los años por una educación y por una cultura. En el amor por el trabajo, en el esfuerzo por el ahorro y la inversión, en el deseo de superación y en la ambición de construir un país, una sociedad, más prósperos.

images

“La educación es lo que queda después de olvidar lo que se ha aprendido en la escuela”.

(Albert Einstein)

En Septiembre de 2017 se ha publicado el nuevo informe “Panorama de la Educación – Indicadores de la OCDE”. Empecemos con algunos números relativos a España. En 2016 el porcentaje de población adulta (25-64 años) con estudios inferiores a la segunda etapa de Secundaria era del 41,6% mientras que la media de la OCDE era del 22,4%. El gasto total por alumno en instituciones educativas (públicas, concertadas y privadas) fue en 2014 de 8.752$, mientras que en la OCDE fue 10.759$ y en la UE22 de 10.897$. Datos no muy alentadores ¿no es así?

Sigamos con los datos relativos a España. En 2016, el 35% de los jóvenes entre 25 y 34 años dejaron de estudiar después de cursar la ESO, ello incluye a los que no la aprobaron. Lo cual supone duplicar la media (16%) de los 47 países analizados por la OCDE. Por otra parte la tasa de desempleo de jóvenes adultos que no han completado la ESO se sitúa en España en el 30% mientras que la media de la OCDE es del 17%. En cuanto a la situación laboral, el 23,2% de los jóvenes españoles entre los 18 y los 24 años son ninis.

Si observamos la formación profesional se constata que el nivel de titulación en formación profesional en el caso de España es del 12% mientras la media de la OCDE se sitúa en el 26%. Cabe tener en cuenta que la tasa de inserción laboral que presenta la formación profesional, en la media de los países de la OCDE, es del 74%.

En cuanto a formación universitária, paradójicamente España tiene una tasa relativamente alta (35,7%) equiparable al resto de países de la OCDE. Sin embargo, el 36,8% de los titulados universitarios españoles que en el 2016 tenían trabajo ocupaban un puesto para el cual estaban sobrecualificados.

Y un último dato curioso. El salario de los profesores españoles de enseñanza primaria es un 22% superior a la media de los países de la OCDE. Y el de los profesores de secundaria es un 30% superior a la media, tanto en la retribución inicial como en la retribución máxima. Da que pensar, ¿no?

Corolario: España tiene muchas “asignaturas pendientes” en cuanto a educación. Debería  incrementar, casi duplicar, el porcentaje de titulados en formación profesional. Para ello se debe reducir drásticamente el número de personas que no finalizan la ESO. En cuanto al nivel de sobre-educación universitaria éste refleja que la economía española no genera suficientes puestos de trabajo de alta calificación como para absorber el número de titulados que produce. Lo que indica una descoordinación total entre Política de Educación y Política Industrial. En otras palabras, y a mi juicio, debería ponerse coto al “café para todos” universitario e incentivar la formación profesional. Y por último un apunte en cuanto a la retribución del profesorado. Tal vez no se trate tanto de recortar retribuciones como de exigir calidad y resultados.

NOTA IMPORTANTE: Una vez más denuncio que cuanto menor sea el nivel educativo menos competitiva es una sociedad y más dúctiles, maleables y manipulables, desde el punto de vista ideológico y político, se vuelven los ciudadanos. Como lo demuestra la historia reciente de España.

Más información:

http://www.mecd.gob.es/dctm/inee/eag/panorama2016okkk.pdf?documentId=0901e72b82236f2b

 

Unknown

images

“Se recoge lo que se siembra”

(Proverbio popular)

Efectivamente, la ecuación es justo esa: “se recoge lo que se siembra = turismofobia“.  Y ¿porqué? se preguntará alguno. Pues la respuesta es simple. Durante décadas en la llamada España se ha incentivado y se ha alimentado del turismo de “sol+playa+alcohol“. Dicho en otras palabras, el turismo cutre, el turismo de masas de baja calidad que sólo comporta problemas, molestias y gastos a la sociedad. Y ese modelo de turismo choca hoy frontalmente con una sociedad castigada por una crisis económica no superada aún, con altísimos niveles de desempleo, con altos niveles de precariedad laboral, un turismo que provoca subidas artificiales de los precios de la vivienda y la exclusión de ciudadanos de los barrios donde vivían.

La bonanza actual de ese sector va acompañada de la precariedad y bajos salarios para sus trabajadores y del impacto negativo sobre el medio ambiente, sobre la calidad de vida de los residentes y sobre la convivencia ciudadana. Todo ello debido a la más absoluta ausencia de criterio y de planificación estratégica por parte de los gobernantes de turno de todas las Administraciones. Ejemplo de ello son la falta de visión y las desastrosas iniciativas del gobierno municipal de Ada Colau en la ciudad de Barcelona.

El turismo debe ser un sector accesorio para la economía de un país (siempre que se trate de un turismo de calidad) pero nunca debe ser un sector lider sobre el que se apalanque cualquier economía que se precie. Y la razón fundamental es por que se trata de un sector efímero. El turismo puede desaparecer de la noche a la mañana por aspectos socio-políticos, por aspectos climatológicos, por aspectos medioambientales, por aspectos sanitarios o por tantos otros motivos.

Hace ya meses que comento que el boom turístico que sufre la España en 2017 está motivado por que en Oriente próximo y en el norte y centro de África la probabilidad de que tus vacaciones acaben en la morgue son muy elevadas. Pero esa situación cambiará en el mismo momento en el que en esos países se erradique el terror yijadista y sus dirigentes se den cuenta de que han llevado el país a la ruina y deben volver a aceptar fuentes de ingresos provenientes de los turistas. En ese momento la España dejará de ser atractiva para el turismo de masas, básicamente por precio. De hecho hoy, en Agosto de 2017, el gran touroperador TUI ya advierte que el mercado turístico español está saturado (ver La Vanguardia 11-08-2017). Este touroperador prevé recuperar destinos como Túnez, que parece un lugar más calmado en cuanto al terror yijadista.

Otra opinión importante: el mismísimo empresario hotelero Antonio Catalán (ver Eldiario.es) culpa a los viajes organizados a precios de demolición de atraer a la España un tipo de visitantes que provocan “reacciones diversas”. Según el mismo empresario el hecho de que continúen llegando de forma masiva turistas británicos “low cost” es un claro síntoma de la degradación que padece el sector.

El turismo, ese turismo, representa hoy el 11,20% del PIB de la España (datos de Exceltur-2017). Si repasamos la composición del PIB español desde 1970 vemos la enorme degradación del sector industrial y el crecimiento desbocado del sector “servicios”. No olvidemos que es el sector industrial el que ofrece empleo a largo plazo y empleo de calidad. Es este sector el que genera riqueza y distingue las economías líderes en Europa y en el mundo.

Composición y evolución del PIB español (Fuente INE 2017)

Sector Año
2016 1980 1970
Agricultura y Pesca 2,6% 7,0% 11,0%
Industria y Energía 17,8% 28,6% 34,0%
Construcción 5,6% 8,8% 7,9%
Servicios 74,1% 46,2% 56,5%

No se trata de erradicar al turismo como un sector proscrito. Se trata, en primer lugar, de recuperar y construir un sector industrial potente basado en tecnologías de futuro que genere ocupación de calidad a largo plazo. Y, por otra parte, crear una industria turística de alto valor añadido basada en visitantes de poder adquisitivo medio-alto. Poniendo en valor la riqueza cultural, arquitectónica, geográfica, medioambiental, científica, del territorio. Así como su capacidad para organizar importantes congresos y eventos en los que los asistentes puedan valorar los servicios recibidos.

Cualquier otra opción es un error monumental. ¿Oido politicuchos de turno?

ULTIMA HORA: El turismo cutre aviva el ingenio. Utiliza el espacio público en provecho propio.

http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20170812/43487151598/playas-barceloneta-campamento-turistas.html

img_lteixidor_20170811-110924_imagenes_lv_colaboradores_lteixidor_barceloneta_noche_8106_36-kX6E-U43478975264fyB-992x558@LaVanguardia-Web

Más información:

http://www.lavanguardia.com/opinion/20170812/43486803211/turismo-un-mal-negocio.html

 

 

images-1

“Internet es positivo porque nos une, nos conecta. Incluso a las personas mayores. El estar conectados nos prolonga la vida y no solamente añade años a la vida, sino vida a los años”.

(Luis Rojas Marcos)

En contraposición a esa idea el autor del libro que al final se cita considera que Internet no es una herramienta al servicio de la humanidad. Sino que pone la humanidad a su servicio, nutriéndose de sus anhelos, de sus gustos, de sus costumbres, de sus formas de vida. Tengamos en cuenta que Google, a través de una cuidada combinación de IPs y de cookies, es capaz de conectar elementos de búsqueda para un individuo particular a través del tiempo. A este hecho, Eric Schmidt antiguo presidente de la compañía, lo denomina “vivir en un registro histórico”, razón por la que “deberíamos ser más cautos en nuestras contribuciones en la red y en lo que de nosotros ofrecemos a los demás”. Ciertamente Internet ha pasado de ser una herramienta de consulta con la que el usuario primero se hacía una pregunta y después buscaba la respuesta, a ser un elemento omnipresente en la sociedad. Un elemento en actividad permanente que es el que formula las preguntas impidiendo, a menudo, al individuo generar nuevos marcos de referencia.

Recientemente desayunaba con prisa en la barra de una cafetería cercana a mi domicilio y a ambos lados veía a otros clientes con la cabeza baja ensimismados en las pantallas de sus móviles. Poco después tomé un autobús en el que calculo que las dos terceras partes de los pasajeros estaban absortos concentrados en las pantallas de sus móviles consultando, jugando o enviando-recibiendo mensajes en lugar de disfrutar de una mañana excelente y de la vista a los fantásticos edificios modernistas de mi ciudad. (El tercio restante de los pasajeros, por su edad, tal vez estaban ya de vuelta de las redes sociales). Y me pregunté ¿qué está pasando? Seguro que usted, lector, habrá vivido situaciones semejantes.

Es evidente que no se puede caer en fundamentalismos ni a favor ni en contra de la Red y sus contenidos. A la que, con frecuencia, le dedicamos unos recursos personales muy superiores al retorno que recibimos. En cualquier caso recomiendo la lectura de este libro que invita a la reflexión personal acerca de nuestra actitud frente a la Red y frente al tiempo, valiosísimo tiempo, que le dispensamos.

Más información:

“La gran adicción. Como sobrevivir sin internet y no aislarse del mundo”.

(Enric Puig Punyet; Arpa editores; Septiembre-2016)

Unknown-2

images-1

“La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo.”
(Nelson Mandela (1918-2013) Abogado y político sudafricano.)

Leo con estupor en la prensa (Abril de 2017) que el Ministerio de Educación de la llamada España tiene un nuevo proyecto para regular las condiciones para la obtención de los títulos de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) y del Bachillerato. Según ese proyecto aquellos alumnos que hallan obtenido una valoración positiva en todas las materias o bien que halla sido negativa en un máximo de dos materias (siempre que no sean lengua y literatura castellana y matemáticas), obtendrán el título de Graduado en la ESO”.

Y lo más frapante no queda ahí sino en la aceptación de que esa relajación de las condiciones para acceder al Grado de ESO permitirá que las tasas de abandono escolar (altas, altísimas, en la llamada España) no aumenten más. Pues un endurecimiento en la obtención de tan preciado Grado alejaría a la llamada España del objetivo marcado por la Unión Europea (UE) para el año 2020 y que fija para España una tasa de abandono temprano educativo en el 15%.

Repasemos algunos datos españoles:

Abandono educativo temprano: Los datos actuales nos dicen que el porcentaje de población de entre 18 y 24 años que no ha completado el nivel de Enseñanza Secundaria 2a etapa, y no sigue ningún tipo de educación-formación, es del 20% en España. Lo que representa  el peor dato de la UE.

Por otra parte el porcentaje de población española en edades entre 25 y 64 años que sólo dispone del nivel de formación de la primera etapa de la ESO  es del 42,6%, mientras que en la UE es del orden del 20%. En cuanto a la segunda etapa de la ESO sólo lo tiene el 22,4% de la población española en esa franja de edad, mientras en la UE es del orden del 45%.

Si ahora echamos un vistazo a los datos de desempleo, vemos que el 42,92% de los jóvenes menores de 25 años está en el paro. Y para la franja de edades comprendidas entre los 25 y los 64 años, el 19% se encuentra desempleado.

Muchos se llenan, nos llenamos, la boca cantando las excelencias de la digitalización, de las nuevas tecnologías, de la conectividad, de la movilidad, de los wearables, de la robótica, de la domótica, de las smart cities, y olvidamos que el progreso de la sociedad está en función del nivel de educación, de formación y de preparación de sus ciudadanos y de que el sistema les permita acceder a un puesto de trabajo digno para contribuir a la prosperidad colectiva !!!

Datos desalentadores y vergonzosos que, sin ninguna duda, nos deben hacer reflexionar la próxima vez que vayamos a las urnas.

 

Más información:

http://www.europapress.es/sociedad/educacion-00468/noticia-titulo-eso-podra-obtener-aprobar-etapa-dos-suspensos-20170418134103.html

http://www.lavanguardia.com/vida/20170418/421790752737/el-titulo-de-la-eso-se-podra-obtener-sin-aprobar-la-etapa-y-con-dos-suspensos.html

http://www.mecd.gob.es/servicios-al-ciudadano-mecd/dms/mecd/servicios-al-ciudadano-mecd/estadisticas/educacion/indicadores-publicaciones-sintesis/datos-cifras/Datosycifras1617esp.pdf

 

 

images.jpeg

Si no peleas para acabar con la corrupción y la podredumbre, acabarás formando parte de ella.
(Joan Baez)

Lo decía en Mayo del 2016: España se ha convertido en tierra abonada de corrupción. Y esa lacra, ese cáncer social, está llegando a lo más profundo de la sociedad.

España ha mantenido una puntuación de 58 sobre 100 en el Índice de Percepción de la Corrupción del 2016 elaborado por la ONG Transparency International. A pesar de esto, se sitúa en el puesto 41 de 176 del ránking y baja cinco posiciones respecto al año 2015. (España está seis puestos por debajo de Botswana !!) Según los datos, España tiene una situación de “corrupción comparativamente alta” en relación a los demás países del euro. Una comparación que, a juicio de Transparency International, es “preocupante” y “manifiestamente mejorable”.

Y es que en España, ya en el Siglo de Oro (periodo entre los siglos XVI y XVII), el Duque de Lerma ejerció el gobierno en nombre de Felipe III destacando como un notorio corrupto. En tiempos más cercanos, en el siglo XIX, la reina regente María Cristina de Borbón (tal vez ahí empieza la saga) se hizo célebre por su participación en negocios turbios que favorecieron el rechazo entre el pueblo y los políticos. Y luego sigue un sinfín de casos que van desde la República y la Dictadura franquista a la posdictadura, en ocasiones llamada periodo democrático, y llegan hasta nuestros días.

Transparency International ha alertado de que la situación de España en cuanto a percepción de corrupción “produce tristeza” porque, a pesar de las inversiones que se hacen en materia de lucha contra la corrupción, “no se consigue que se reduzca seriamente y hasta en ocasiones empeora”.

A mi juicio esa percepción produce mucho más que tristeza, produce auténtica indignación y vergüenza de ser titular de un pasaporte de un lugar que es tierra abonada de corrupción.

Si no peleamos para acabar con la corrupción y la podredumbre, acabaremos formando parte de ella !!

Docs de consulta:

 

images

“Más tecnología no es igual a mejores resultados porque el tema es qué tipo de pedagogía estamos utilizando. Si utilizas la herramienta mal, puedes causar más daño que beneficio”

(Francesc Pedró, 2015)

“En un tuit no puede decirse mucho. Esto conduce necesariamente a una mayor superficialidad”

(Noam Chomsky, 2013)

Una entrevista al Dr. Manfred Spitzer publicada en el diario “La Vanguardia”, en su edición del 22 de Octubre de 2016, ha levantado ampollas en la epidermis de una buena parte del mundillo de las nuevas tecnologías aplicadas a la educación y más de uno se ha rasgado las vestiduras ante las tesis expuestas.

http://www.lavanguardia.com/lacontra/20161022/411206688578/moviles-y-ordenadores-en-las-aulas-dificultan-el-aprendizaje.html

¡Craso error cometen los fundamentalistas que maldicen al supuesto apóstata! El Dr. Spitzer es un científico (médico, psicólogo y filósofo) que dirige la Clínica Psiquiátrica Universitaria de Ulm (Alemania) y también el Centro de Transferencia de Conocimientos para las Neurociencias y el Aprendizaje. Sus trabajos y publicaciones avalan un largo camino de estudio sobre la influencia de las nuevas tecnologías, incluida Internet y las redes sociales, en el proceso de aprendizaje. Y lo hace bajo la perspectiva científico-médica del estudio del cerebro humano y de su comportamiento a lo largo de la vida, es decir, a lo largo del proceso de aprendizaje del ser humano. Sus tesis se alinean con otros estudios científicos de diversos grupos de investigación de prestigiosas universidades de toda la geografía (ver Digitale Demenz).

¿Quiere ello decir que de las ideas del Dr. Spitzer se desprende que hay que abandonar el uso de las nuevas tecnologías en el aula? En absoluto. Eso sería tan arriesgado como afirmar que los libros impresos deben desaparecer de las aulas. Aunque halla alguien que así lo postula. La propuesta central de sus ideas se basa, me atrevo a resumir, en la prudencia y en el cuidado escrupuloso con la metodología pedagógica en la docencia.

De hecho el estudio de la OECD de Septiembre de 2015, realizado con los datos de PISA-2012, corroboran las tesis del Dr. Spitzer. Este estudio constata que en los últimos diez años no se ha producido, por término medio, una mejora substancial en los alumnos en cuanto a comprensión lectora, matemáticas o ciencias, en aquellos países que han invertido más en la introducción de las nuevas tecnologías en las escuelas. Las nuevas tecnologías pueden facilitar el aprendizaje pero no garantizarlo. Según el estudio de la OECD aquellos estudiantes que hacen un uso moderado de los ordenadores en la escuela tienden a obtener mejores resultados que quienes hacen un uso intensivo. Los sistemas educativos necesitan encontrar formas más efectivas de integrar la tecnología en la enseñanza y el aprendizaje para proveer a los educadores de los entornos de aprendizaje que complementen las teorías pedagógicas del siglo XXI y proveer a los niños de las habilidades del siglo XXI que necesitan para triunfar en el mundo del mañana. Si bien es cierto que la tecnología es la única manera de expandir dramáticamente el acceso al conocimiento, para cumplir con los horizontes que prometen las tecnologías los países deben invertir de forma efectiva y asegurarse que los docentes se encuentren a la cabeza del diseño y la implementación del cambio. Y, por supuesto, hacer seguimiento y obtener información empírica para comprobar la bondad, o no, de la decisiones estratégicas tomadas.

¡Estén tranquilos los talibanes! No se deben abandonar las nuevas  tecnologías. Simplemente se debe disponer de la metodología de enseñanza adecuada y ser prudente en el uso de aquellas.

Más información en:

  • “Digitale Demenz” (Manfred Spitzer, May/2013)
  • “Students, Computers and Learning: Making the Connection” (OECD, Sep 2015)

 

unknown

“Carecer de libros propios es el colmo de la miseria.”

(Benjamin Franklin)

Leo con sorpresa y asombro un artículo publicado en diario “el Periódico“,

http://www.elperiodico.com/es/noticias/educacion/escuela-innovadora-obliga-cambiar-libro-texto-vuelta-cole-curso-2016-2017-5364556

en el que aparece el siguiente texto:  “…los libros de texto no dejan de ser un refrito de la realidad y advierten de que, en un momento tan mutante como el actual, en que los estudiantes tienen un acceso permanente a nuevas informaciones, los manuales escolares se quedan en lo elemental, no animan a ir más allá. No personalizan el aprendizaje y, al contrario, encorsetan la manera de dar clases. El libro de texto es visto como un producto del pasado.”

Continuando con la lectura me encuentro con la siguiente afirmación: “La tendencia internacional, apunta a un futuro en que los materiales de trabajo en el aula se encontrarán en plataformas digitales, que conectarán a los estudiantes con las fuentes originales, que les guiarán en el aprendizaje pero sin dictarles cómo tienen que hacerlo.”

No seré yo el que ponga en duda el fundamento empírico y científico que sustenta tales declaraciones. Aunque reconozco que, de haberlo, me gustaría conocer ese fundamento. Y esas lecturas me mueven a otras reflexiones. Se debe reconocer la penetración de las nuevas tecnologías en, vamos a llamarle, “el proceso educativo”. Esas tecnologías aportan nuevos y valiosos medios y herramientas que pueden permitir optimizar la eficacia y la eficiencia del proceso. Es cierto que el libro de texto como tal no ha tenido cambios significativos en los últimos decenios. Pero de ahí a afirmar que son un refrito, un producto del pasado creo que es sumamente injusto. Y todo ello con mi más sincero reconocimiento y respeto para con los autores y editores, sin cuyos productos y aportaciones muchos de nosotros no habríamos llegado al nivel educativo y cultural que tenemos.

No menos cierto es que aquél “proceso educativo” se está viendo inmerso en variados intentos de reinvención, en parte por el impacto tecnológico. Intentos que, a mi juicio, en muchas ocasiones se asemejan más a un “prueba y error” que a la adopción de una metodología probada y con evidencia empírica de la obtención de resultados satisfactorios.

Con todo las cuestiones más importantes que se me plantean son: ¿Sabemos realmente enseñar a aprender? ¿Sabemos motivar, incentivar y potenciar la inquietud, el deseo de aprender en los alumnos? ¿Sabemos hacer sentir en el alumno la satisfacción de aprender? ¿Sabemos fomentar en los alumnos la capacidad de análisis y el espíritu crítico necesario que les permita discernir de forma adecuada una vez inmersos en el océano digital?

En cualquier caso lo cierto es que ese océano digital no es ni mucho menos incompatible con el libro. Y que éste, tenga el formato que tenga, continuará acompañando a todo aquel que sienta el deseo de saber, de conocer, de aprender.

La sabiduría está en los libros. Sin libros no hay cultura. Sin cultura no hay libertad. Sin libertad no hay progreso. Sin progreso no hay sociedad avanzada.

https://www.youtube.com/watch?v=BJSFIIO8y-g

Otras contribuciones relacionadas:

https://valoradicional.wordpress.com/2015/11/27/tenemos-la-estrategia-educativa-adecuada-i/

https://valoradicional.wordpress.com/2015/12/05/tenemos-la-estrategia-educativa-adecuada-ii/

https://valoradicional.wordpress.com/2016/04/30/es-necesario-ensenar-a-aprender-tenemos-la-estrategia-educativa-adecuada-iii/