Unknown

“Si las instrucciones y voces de mando no son claras y concretas, si las órdenes no son perfectamente entendidas, entonces la culpa es del general.”

(Sun Tzu)

Una parte de mi tiempo durante estos dias de confinamiento y de lucha colectiva contra la pandemia me refugio en la lectura de obras que han marcado, y todavía hoy marcan, hitos importantes en el mundo de la gestión y dirección de equipos humanos y de empresas. Por ello transcribo a continuación un pequeño fragmento del libro “El arte de la guerra” (Sun Tzu, 544-496 a.C.). Texto en el que el lector seguro que encontrará grandes paralelismos con la actualidad.

La victoria es resposnsabilidad del jefe y de su sistema de mando. Las características que definen a los buenos sistemas de mando se encuentran en:

  1. Descentralización. Las personas tienen autoridad necesaria para alcanzar objetivos excepto en aquello que esté expresamente prohibido. De esta forma se reduce la exigencia de un control minucioso y se ahorra tiempo todos los niveles.
  2. Libertad. Para generar indepencia hay que delegar la libertad a través de la cadena de mando.
  3. Tratamiento de la información. Los subordinados (colaboradores) no deben invertir demasiado tiempo en informar pues dejan de ser eficaces. La tarea de los gestores superiores no estriba en ratificar minuciosamente los planes sino en estimular una mayor celeridad.
  4. Estabilidad. Las relaciones personales y los sistemas no formales proporcionan estabilidad a la estructura.
  5. Confianza mutua. La interacción de unas relaciones mantenidas durante largo tiempo crea confianza mutua.
  6. Predisposición para asumir responsabilidad. Un sistema descentralizado permite delegar responsabilidad y otorga amplios espacios a los niveles inferiores.
  7. El derecho y el deber de los miembros de la cadena es de tomar decisiones y ejecutarlas. Se otorga libertad para adoptar decisiones y utilizar los recursos disponibles con el fin de hallar la mejor vía hacia el objetivo.
  8. Esperar lo imprevisible. Existe la posibilidad de que los planes se vengan abajo. En ese caso no intente superar la situación imponiendo medidas. Hagamos que todos sigamos avanzando en la dirección adecuada.
  9. Adiestramiento. Cada gestor se encarga de la formación de su equipo pues suya es la responsabilidad del adiestramiento.
  10. Epílogo. El general que avanza sin codiciar la fama y que se retira sin temor a caer en desgracia, cuyo único propósito es proteger a los suyos y promover los mejores intereses de su soberano, es la joya preciada del Estado.

¿Aguna similitud con los sistemas de gestión que estamos viendo en nuestra sociedad durante este año 2020?