Archivos para la categoría: Elecciones

images

Sólo cerrando las puertas detrás de uno se abren ventanas hacia el porvenir.
(Françoise Sagan)

Allá por el mes de Octubre del 2012 escribí un humilde post acerca de si el empresario debe airear sus opiniones políticas (https://valoradicional.wordpress.com/2012/10/). Contribución que hoy está de plena actualidad.

Sin ninguna duda me reafirmo en mis tesis. El empresario no debe formar parte de la farándula de la política. No debe caer en la trampa de divulgar medias mentiras o falsas verdades, no debe infundir el temor sobre la sociedad acerca de la venida de un hipotético cataclismo, comparable con el fin del mundo, que se cernirá sobre los ciudadanos si estos optan por una u otra opción antes las urnas. No deben alardear de los gravísimos riesgos que podrían producirse sin comentar también los grandes beneficios que se podrían obtener. Y si, esos ilustres empresarios, sólo optan por la propagación del miedo lo que demuestran es que no son tan listos como aparentan y que en realidad están profundamente escorados a estribor con el único objetivo de mantener el status quo sin pensar en cambiar de rumbo hacia una singladura que lleve a la sociedad a mejores y más prósperos destinos.

En lugar de ello, el empresario debería preocuparse por que las infraestructuras ferroviarias de cercanías dejen de ser penosas y esten a la altura del siglo XXI y de las necesidades de los usuarios, entre los que se encuentran muchos de sus empleados o clientes. Preocuparse por que el eje ferroviario mediterráneo de alta velocidad sea ya una realidad para facilitar el tránsito de mercaderías desde el sur hacia el norte de Europa, y viceversa, en lugar de que sea el medio de transporte para ir a ver a los abuelos, que también por supuesto. Preocuparse por que las carreteras N2 y N340 se conviertan en autovías y dejen de ser el hazme reír del mundo entero. Recordemos que fue gracias a la iniciativa privada, y a la gran visión de futuro del mundo empresarial, que se construyó la AP7 que nos une con Europa, ya que de lo contrario todavía haríamos el trayecto atravesando un sin fin de pueblos y ciudades. El empresario debe preocuparse por su empresa y por el beneficio común. Debe preocuparse por que el nivel de educación de la sociedad se convierta en un valor competitivo, por que los niveles de atención social satisfagan las necesidades de los ciudadanos. Debe preocuparse por que exista plena seguridad jurídica para empresas  y particulares en lugar de la incerteza y mediatización actuales. Y felicitarse por que grandes organizaciones transnacionales decidan invertir en nuestro territorio. ¿O es que creen que cuando SEAT, NISSAN, HP y otras muchas empresas, deciden invertir en nuestro territorio no contraponen los grandes beneficios y oportunidades que éste les ofrece frente a los riesgos potenciales? Riesgos que, en definitiva, no son más que riesgos temporales y perecederos. Lo que si perdura es el espíritu y la cultura de trabajo de una sociedad, son los niveles de formación y calificación profesional que la sociedad ofrece. Lo que perdura es la apertura de miras y las esperanzas hacia la construcción del futuro. Esto es lo que el empresario debe analizar y no sembrar temores infundados.

 

images

La política es la conducción de los asuntos públicos para el provecho de los particulares.

(Amabrose Bierce)

No han pasado ni los consabidos cien días en la nueva alcaldía de Barcelona y ya las actitudes y actuaciones de la nueva alcaldesa sorprenden a propios y extraños. Una de sus primeras actuaciones “oficiales” fue la de enfundarse en una camiseta reivindicativa e irse a manifestar con trabajadores subcontratados de una gran empresa. Otra más ha sido la de lucir camiseta anti hipotecas y presentarse en un acto de desahucio. Por no mencionar sus declaraciones insinuadoras sobre  la Guardia Urbana, policía local de la ciudad, que han sembrado serias dudas en el propio cuerpo y en la mayoría de ciudadanos. O las vertidas sobre proyectos de inversión en la ciudad. Alguien debería decirle que la estética es muy importante.

Sin embargo, todo ello no merecería mayor atención que el simple comentario sobre dichas actuaciones, que podríamos calificar de folclóricas, si no fuese porque algunas de las últimas decisiones si que se enmarcan en lo debiera ser la seriedad de actuación de un cargo público. Hago referencia a las contrataciones “a dedo” de la pareja sentimental de la Colau (alcaldesa) por parte del “partido” al que pertenecen y  la contratación “también a dedo” de la pareja del primer teniente de alcalde (Pisarello) por parte del Ayuntamiento de Barcelona. Poco que decir ante el primer caso, aunque seria bueno saber de donde salen los fondos para sufragar esa nómina. Pero mucho que decir acerca de la segunda contratación que, esa si, va a cargo del bolsillo del ciudadano.

Una ciudadana a la que apenas votaron un 15% de los electores, y que por la especial idiosincracia del sistema electoral se encuentra con la vara de alcalde en las manos debería saber a cuanto obliga la ética de ese cargo. Una ciudadana cuyo principal lema de campaña fue el de derrotar al anterior alcalde junto con alguna pincelada de intención de cambio en la manera de hacer municipal, se deja arrastrar por la falta de ética en beneficio de sus allegados. Situación que recuerda lo otrora ocurrido con los sospechosos casos de ilustres apellidos: Maragall (Pasqual i Ernest), Nadal (Joaquim y Manuel), Carod-Rovira (Josep Lluís i Apel.les) Aznar (José Maria y su esposa Ana Botella), los Pujol (Jordi y sus hijos) y tantos otros.

Pero lo peor es el mensaje que la actual alcaldesa de Barcelona transmite con esas decisiones. El mensaje de si se puede, si podemos, nosotros también podemos colocar a los nuestros. Mensaje que legitima la deleznable utilización del poder en beneficio de propios y allegados. Mensaje que alimenta el nepotismo, el favoritismo, el clientelismo, la corrupción. Un mensaje que denigra la actividad política y que infunde, en el ciudadano medio, la creencia de que al fin y al cabo uno debe aprovecharse del efímero poder, como otros lo hicieron. ¿Y porque yo no? ¿Por cierto, qué hay de lo mío?

Es necesario erradicar esas actuaciones si queremos ser una sociedad moderna y avanzada. Y la tarea es nuestra, de los ciudadanos que aún creemos en que la honestidad es una garantía del buen hacer.

Unknown

No niego los derechos de la democracia; pero no me hago ilusiones respecto al uso que se hará de esos derechos mientras escasee la sabiduría y abunde el orgullo.
(Henry F. Amiel (1821-1881) Escritor suizo.)

 

Me encuentro en la calle a un buen amigo, natural de otro país, y me dice: oye Xavier he estado haciendo unos cálculos y alguna cosa no me acaba de encajar. En tu ciudad sois cerca de un millón ciento sesenta mil ciudadanos con derecho a voto. En las últimas elecciones municipales se abstuvieron unos cuatro cientos cincuenta y siete mil, y ahora vais a ser gobernados por una persona a la que votaron sólo ciento setenta y seis mil ciudadanos.

Y mi amigo añade: Además he estado indagando el curriculum de dicha persona. No acabó los estudios de Filosofía e inició la carrera de activista en la década de los noventa y hasta la fecha. Contra la Guerra del Golfo, con el movimiento Okupa, con movilizaciones contra el G-8, con el movimiento antiglobalización, con el movimiento Aturem la Guerra contra la segunda guerra de Irak, con el movimiento por una vivienda digna, con la Plataforma anti Hipotecas. Es decir, y bajo mi punto de vista, más de veinte años con un curriculum que nada tiene que ver con una formación académica sólida, con una experiencia en gestión de grandes proyectos o en la negociación con interlocutores dispares. Nada que ver con la experiencia previa en la definición de estrategias de crecimiento o en la creación de riqueza y prosperidad para la comunidad.

Y mi amigo acaba: me puedes decir algo al respecto ?

Querido lector, tiene usted alguna sugerencia o comentario que me ayude a satisfacer la demanda de mi amigo ?

 

 

Unknown

Una gran democracia debe progresar o pronto dejará de ser o grande o democracia.
Theodore Roosevelt (1858-1919)

La llamada España se enfrenta a un año 2015 plagado de periodos electorales. Los van a haber de todo tipo. De los llamados autonómicos y municipales (en Marzo, Mayo y Septiembre). Para culminar en los llamados generales (a principios del 2016).

Durante todos esos periodos lo sufridos ciudadanos seremos bombardeados con mil y un mensajes en los que, en el mejor de los casos, los candidatos se tiraran lo trastos los unos a otros, Y, en los casos más comunes, simplemente se descalificaran entre ellos muy a menudo de forma tosca y grosera. Nos harán promesas quiméricas que no podrán cumplir. Lo que si es cierto que ninguno de ellos nos ofrecerá un plan estratégico, fundamentado, creíble y viable a largo plazo. Es decir que vaya más allá de la duración de su sillón, si es que lo consigue. Un plan estratégico que nos indique cual es su visión del municipio, de la comunidad o del estado para los próximos veinticinco o treinta años. Ya se sabe, la verdad es la enemiga número uno de todo aquél que se dedica, o quiere dedicarse, a la política.

Ahora que estamos en esa época electoral, invito a todos los lectores a realizar un ilustrador y sencillo ejercicio: indaguen el curriculum de todos y cada uno de los candidatos que nos mendigan nuestro voto. Para ello Internet les ofrece un universo de información. Háganlo de la misma forma en que indagarían acerca de cualquier candidato que desearan contratar y bajo las mismas premisas con las que definirían el perfil y las habilidades del posible candidato. O si prefieren háganlo pensando en el perfil de profesional que les gustaría como gestor de sus ahorros, de su patrimonio, defensor de sus intereses como ciudadanos. Que en definitiva es lo que elegimos, a los gestores de nuestro patrimonio social y de ellos esperamos una gestión honrada y eficiente que nos lleve a una sociedad mejor, más próspera y más justa.

Si llevan a cabo este simple ejercicio van a encontrarse con grandes sorpresas. Verán que detrás de la grandilocuencia vacía de contenido, de las descalificaciones, de la palabrería banal, de las promesas quiméricas y sin fundamento, existe en términos generales muy poca materia gris y honradez profesional. Van a encontrarse con candidatos que a duras penas han trabajado. Que no saben lo que es atender la queja de un cliente insatisfecho o una reprimenda del propio jefe. Van a encontrarse con candidatos que no han sufrido para poder pagar las nóminas a fin de mes, que no hacen los números cada día antes de levantar la persiana de su pequeño negocio para saber si la caja del día les permitirá sobrevivir y pagar sus impuestos. Van a encontrarse con candidatos que, muy lejos de estas situaciones, propagan a los cuatro vientos que siempre han sido y desean seguir siendo antisistema. Y hasta algunos de ellos ya flirtean con las corruptelas mucho antes de ser elegidos. Encontraran candidatos que llevan años calentando sillas y sillones, viviendo a cargo de nuestros bolsillos (o si prefieren del presupuesto público) sin haber presentado ningún resultado plausible. Candidatos que, muy a menudo,  tras todo ese tiempo han perdido todo tren de reinserción laboral y profesional. Candidatos que simplemente han hecho de la política su modus vivendi.

No olvidemos que los resultados de las elecciones siempre son fruto de nuestras decisiones soberanas !!!