Archivos para la categoría: Empresa

Unknownimages

“El proceso mediante el cual los bancos crean dinero, es tan simple, que la mente lo rechaza.”

(John Kenneth Galbraith)

En el mes de Abril del 2016 publiqué una contribución en la que, bajo el titular They want to kill banks, comentaba el caso de una fintech norteamericana (So-Fi) cuyo lema empresarial era “to kill banks”.

Hoy, desde mi humilde posición de conocedor e investigador del sector financiero, me atrevo a hacer algunos comentarios sobre un libro que acaba de publicarse en Febrero del 2018, cuyo título “El Fin de la Banca: el Dinero, el Crédito y la Revolución Digital” encaja a la perfección con aquella contribución. Su autor, Jonathan McMillan, es en realidad un seudónimo detrás del cual hay dos profesionales del mundo de las finanzas. Uno de ellos es un experto en finanzas que trabaja para un gran banco global mientras que el segundo es un académico.

Repasemos primero unos conceptos previos. A grandes rasgos podemos afirmar que el sector financiero contribuye a la actividad económica con dos importantes funciones básicas. La primera de ellas es la provisión de canales a través de los cuales la sociedad ahorra y convierte ese ahorro en inversión. La segunda función básica del sector financiero es la provisión de servicios de pago que permiten un funcionamiento más eficiente de los mercados y del sistema económico. Un banco, como institución de intermediación financiera que es, proporciona el vehículo para que personas, familias y empresas canalicen sus excedentes de ingresos que luego serán invertidos. Desarrollando de esta forma el proceso de canalización del ahorro hacia la inversión. En resumen, un banco es una institución cuyas operaciones corrientes consisten en la concesión de préstamos y la recepción de depósitos provenientes de sus clientes.

Así pues la banca, en general, desarrolla un conjunto de actividades que abarcan desde la captación de depósitos y su colocación en forma de productos de financiación, hasta la gestión de riesgos asociados a dichas operaciones y también la gestión de la información relativa a todos los procesos de intermediación. El análisis de la eficacia en la gestión de esos procesos por parte de la banca permite comprender la evolución de su productividad y, por lo tanto, la posibilidad de sobrevivir en un mercado cada vez más competitivo y más global.

Volviendo al libro de McMillan, éste ofrece una perspectiva novedosa e interesante sobre la razón de ser de la banca. Analizándola desde una primera visión de la banca en la era industrial para luego pasar a la visión de la banca en la era digital. Da un repaso a elementos propios de la actividad bancaria: depósitos, créditos, asimetrías de información, riesgo moral y riesgo crediticio, riesgo de liquidez, pánico bancario, garantía de depósitos, regulación bancaria. Para a continuación analizar la banca en la sombra (shadow  banking), la titulación de activos, la crisis financiera del 2007 y los grandes errores cometidos durante esa crisis.

Con todo ello en el texto se sientan las bases para la tesis central del libro al postular que “la banca tal y como hoy la conocemos ha dejado de ser necesaria“. Utilizando como primer argumento para dicha aseveración el hecho de la irrupción de las TIC en el sector. Lo que han permitido el gran fenómeno de la desintermediación (P2P, directlendingcrowlending, crowfunding, digital currencies, etc.) y la aparición de múltiples nuevos actores en el mercado. Otro argumento utilizado por los autores son los gravísimos errores cometidos durante las crisis y sus amargas consecuencias. Errores que se centran en la titulación de activos tóxicos, el uso de desmesurado de derivados y la politización de los bancos centrales (o el aprovechamiento político de las Cajas de Ahorro en el caso español).

Por mi parte, la afirmación de que la banca deja de ser necesaria me parece un poco desproporcionada. Es claro que el sector financiero está experimentando grandes cambios. Cambiará el papel del sector público en cuanto al sistema financiero, cambiará la forma de hacer de la banca, aparecerán nuevos actores en el mercado, el dinero físico -el papel moneda- caerá en desuso debido a la tecnología y a la mejora en eficiencia. Pero muchas actividades perduraran. Continuará siendo necesarias la regulación y la “vigilancia” de las operaciones, la existencia de mecanismos de protección, de mecanismos mejorados de gestión de la información, actividades todas ellas que son imprescindibles para el buen funcionamiento del sistema. De hecho hoy existen multitud de plataformas en la red que ofrecen “servicios financiero-bancarios”. Plataformas que buscan arañar su trozo de pastel. Pero la liturgia continua siendo la misma: garantía de capital, control y seguimiento de la información y de las operaciones en curso, garantías aportadas, protección de los depositantes e inversores, etc.

Por que la esencia de la actividad bancaria, su core activity, continuará siendo la canalización del ahorro hacia la inversión y la provisión de servicios a la sociedad. Ya sea esta canalización por medio de la banca, de los fondos de inversión o de entidades cooperativas.

Y ante este panorama, ¿qué puede hacer la banca tradicional? La banca tiene una gran baza que es la de poder ser un proveedor global de servicios financieros para sus clientes. Pero para lograrlo tiene que innovar en la oferta de tales servicios utilizando la tecnología que le permita ganar eficiencia, abaratar el coste de los servicios y, sobre todo, acercarlos a los clientes y personalizarlos de acuerdo con sus perfiles.

En cualquier caso, no nos quepa la menor duda de que en un futuro no muy lejano continuaremos asistiendo a grandes cambios en el sector financiero.

Más información:

“The End of Banking” (Jonathan Macmillan. 2018. Penguin Random House)

https://valoradicional.wordpress.com/2016/04/04/they-want-to-kill-banks/

https://www.endofbanking.org

Unknown

“El dinero en el mundo estará siempre mal distribuido, porque nadie piensa en la manera de distribuirlo, sino en la manera de quedárselo.”

(Noel Clarasó Daudí – Escritor)

Durante el segundo semestre del 2017 la economía española recuperó el nivel de PIB previo a la crisis, dando por superados diez años de recesión y de recuperación económica que acarrearon un enorme coste social. No obstante esta recuperación no ha servido para reducir la brecha de la desigualdad que la crisis económica agrandó enormemente y que en los años de crecimiento esa brecha no ha sido atendida. En una sociedad desigual como la española, los beneficios de la recuperación económica se están distribuyendo de forma sumamente injusta. A pesar de ser la española una de las economías de la UE con mayor crecimiento, la mayor parte de los incrementos de renta se están quedando en manos de unos pocos, en detrimento de la mayoría de la población. Hoy España es una sociedad más desigual y más injusta que antes de la crisis. Y la recuperación no está ayudando a revertir esta situación.

El último informe de Oxfam Intermón (“¿Realidad o ficción? La recuperación económica en manos de una minoría”) ayuda a entender esas circunstancias. Con una clase media cada vez más pequeña la fractura social se agranda. Entre los años 2007 y 2016, mientras que el 10% más pobre vio disminuir su participación en la renta nacional en un 17%, el 10% más rico lo ha visto incrementarse un 5%. En el 2016 el 1% de la población más rica capturó el 40% de toda la riqueza creada, mientras que el 50% más pobre apenas capturó el 7%.

Existen otros datos significativos: los beneficios de las compañías en España crecieron en el 2016 un 200% con respecto al ejercicio anterior, mientras que el coste laboral tuvo una variación negativa del -0,1%. La participación de los salarios en la renta disponible bruta ha caído un 0,5% desde 2000 a 2016. En cambio los dividendos han incrementado la participación en un 60%.

En sueldo anual de un trabajador de 26 años es hoy un 33% inferior al del 2008. Algunas voces indican que tal vez esté llegando la hora de premiar el trabajo en lugar del capital.

Y desde el punto de vista fiscal merece la pena tener en cuenta que el 83% de la recaudación fiscal del año 2016 se nutrió del IVA, del IPRF y de otros impuestos pagados por los asalariados bien sea por su renta o por su consumo. Mientras que el Impuesto de Sociedades sólo aportó el 12% del total. Es decir un 10% menos que en el año 2007.

Merece la pena reflexionar sobre todo ello ya que la desigualdad nunca es el camino que lleva al progreso de una sociedad. Y no olvidemos que lo que llamamos “las sociedades occidentales”, y su estado de bienestar, están basadas en sus “clases medias”.

Más información:

https://oxfamintermon.s3.amazonaws.com/sites/default/files/documentos/files/recuperacion-economica-una-minoria.pdf

Unknown

AAIA_wDGAAAAAQAAAAAAAAskAAAAJDBmMTdjYTNiLWE1N2UtNDZlYy05MGZmLWRkZTY3YzAzYThiYQ

“The future belongs to those who believe in the beauty of their dreams”

(Eleanor Roosevelt)

No hace mucho tiempo leí una reseña sobre un libro escrito por Alden M. Mills, un ex-navy seal (Fuerzas de élite de la Marina de los USA) sobre técnicas de management. Así que me hice con el libro para averiguar cual era la aportación de un navy seal sobre el tema. Y debo decir que la experiencia ha sido satisfactoria. El libro está escrito en formato storytelling y relata las vivencias de su autor desde que a los doce años de edad le diagnosticaron asma hasta llegar a ser campeón nacional de remo en los USA y luego convertirse en empresario después de pasar siete años (1991-1998) como navy seal en la Marina de los USA.

En la lectura se agradece la técnica del relato así como la concreción de las acciones propuestas para que cada uno, con las herramientas a su alcance, construya su propio camino profesional. He aquí un resumen de las acciones esenciales propuestas:

  1. Entender el porqué. Es decir comprender las razones que nos impulsan a perseguir nuestros objetivos. Interiorizar esas razones nos dará fuerzas ante cualquier obstáculo que encontremos en el camino.
  2. Planificar en tres dimensiones. Mas concretamente, definir nuestro objetivo. Dividir cada acción en pequeños pasos a seguir hasta alcanzar nuestro objetivo. Conseguir una rutina diaria. Tener el hábito de preguntarnos cada día cual es la siguiente acción orientada a nuestro objetivo.
  3. Practicar para llevar a cabo / para ejecutar. Ejercitar diariamente las acciones planificadas.
  4. Reconocer nuestra motivación. Orientémonos hacia aquello en lo que creemos y queremos conseguir.
  5. Revisar nuestros hábitos.  Cuales de ellos no nos son útiles. Centrémonos en las acciones que requieren cambios. Ejerzamos el control de esas acciones.
  6. Improvisar para superar los obstáculos. Cualquier proyecto se encuentra en algún momento con un obstáculo no previsto. Ante ello la improvisación es una herramienta que no todos los competidores conocen y saben usar.
  7. Buscar el asesoramiento de expertos. La premisa es muy simple: aprende de aquellos que lo han hecho antes que tú.
  8. Siempre en equipo ! No importa la importancia de nuestro objetivo, recordemos que nada importante se ha conseguido sin un equipo.

De la lectura se desprenden unos mensajes importantes:

  • “Mi futuro depende siempre de mi”. (Al fin y al cabo somos el fruto de nuestras decisiones).
  • La perseverancia es una cualidad fundamental.
  • Las ocho acciones propuestas son útiles tanto para un Comando de los Navy Seals, como para un empleado, para un Directivo, para un emprendedor o para un empresario.

En definitiva, un buen, interesante e instructivo libro apto para lectores que no tengan prejuicios.

Más información:

“Be Unstoppable: The 8 Essential actions to Succed at Anything”. Alden M. Mills. (2013) Cadent Publishing.

 

Unknown-2

“El proceso mediante el cual los bancos crean dinero, es tan simple, que la mente lo rechaza.

(John Kenneth Galbraith)

Un nuevo concepto: Open Banking, mediante el cual mis, nuestros, datos personales bancarios y financieros van a subasta. No lo duden.

¿Qué es “Open Banking“? Es un sistema que proporciona a un usuario (terceras empresas) acceder a las bases de datos de clientes de las instituciones financieras (bancos y empresas del sector financiero) mediante APIs (Application Programming Interfaces) que proporcionan las propias entidades financieras. Sistema que se basa en un estándar internacional que define la forma en la que los datos de los perfiles de los clientes de un banco se crean, se comparten y se acceden, de tal forma que esas informaciones sean accesibles por terceros.

Sin ninguna duda los datos de los clientes de un banco constituyen un activo importantísimo y son fuente de una clara ventaja competitiva. Y las entidades financieras, y multitud de empresas y start up’s, se están apresurando a entrar en este “nuevo negocio” del mercadeo de “mi perfil bancario y financiero” con la excusa de ofrecerme con rapidez y prontitud productos y servicios basados en el análisis de mi perfil. De hecho un banco español ya ha empezado a comercializar esas APIs (ver más información al final).

Veamos unos ejemplos:

  • Me registro en un hotel mediante mi móvil y mi banco mediante Open Banking le facilita al establecimiento mi número de cuenta bancaria, el de mi tarjeta de crédito o mi DNI digitalizado.
  • Acabo de pagar mediante tarjeta de crédito un billete de avión a Paris e inmediatamente una aseguradora me ofrece un seguro de viaje gracias a la información que mi banco le ha facilitado vía Open Banking.
  • En un concesionario de automóviles solicito información acerca de la compra a crédito un nuevo modelo, y el vendedor comprueba que tengo un préstamo preconcedido con mi banco a un interés preferencial. Información que ha conseguido gracias a que mediante Open Banking ha accedido a mis datos bancarios.
  • Tengo un pequeño negocio y mis proveedores pueden acceder, vía Open Banking, al extracto de mis cuentas bancarias para comprobar si he hecho las transferencias pactadas.

De hecho la idea de Open Banking no es nueva. Empresas como Facebook y Google permiten a los usuarios que den permiso a ciertas compañías para el acceso a sus perfiles.

Pero con todo subyacen unas cuestiones muy importantes: ¿Qué sucede con mi privacidad? ¿Qué sucede con la confidencialidad de tan importantes informaciones personales? ¿Cuál es la cobertura jurídica tanto nacional como internacional acerca de ello?

Y la más importante, “The million dollar question”: ¿yo/nosotros que soy/somos fuente de tan preciada información, qué gano/ganamos con el mercadeo de nuestros datos?

Cuestiones que, mucho me temo, hoy por hoy no tienen una respuesta clara.

Más información:

https://theodi.org/open-banking-standard

https://www.bbvaapimarket.com/products

IMG_1774IMG_1775

 

“Una persona que nunca cometió un error, nunca intentó algo nuevo”

(Albert Einstein)

Es Viernes por la noche, mi esposa y yo cenamos en un pequeño pueblo de nuestro Empordanet. A los postres ella prefiere una infusión y el amigo dueño del local le ofrece una carta de infusiones. Ahí empieza mi sorpresa al comprobar que esa relación de productos corresponde a una microempresa, ubicada muy cerca de nuestra casa, a cuyo frente se encuentra un pequeño empresario gran conocedor y apasionado de las hiervas de la comarca y de sus extraordinarias cualidades. He aquí un claro ejemplo de alguien que valora cuales son sus fortalezas, cuales son sus habilidades y con una visión clara de qué nicho de mercado puede explotar aunque sea en un mercado maduro como lo es el de las infusiones.

Y con ello me viene a la mente la pregunta: ¿dónde está la diferencia entre los países?

A lo que me respondo: donde es seguro que no lo está es en el “que inventen ellos (Miguel de Unamuno)”. Donde es seguro que no lo está es en alargar la palma de la mano esperando que “caiga” una peonada, una falsa prejubilación o una subvención a fondo perdido.

Y concluyo: Pues la diferencia entre los países, entre sus sociedades, está en la actitud de las personas, moldeada a lo largo de los años por una educación y por una cultura. En el amor por el trabajo, en el esfuerzo por el ahorro y la inversión, en el deseo de superación y en la ambición de construir un país, una sociedad, más prósperos.

images

“La educación es lo que queda después de olvidar lo que se ha aprendido en la escuela”.

(Albert Einstein)

En Septiembre de 2017 se ha publicado el nuevo informe “Panorama de la Educación – Indicadores de la OCDE”. Empecemos con algunos números relativos a España. En 2016 el porcentaje de población adulta (25-64 años) con estudios inferiores a la segunda etapa de Secundaria era del 41,6% mientras que la media de la OCDE era del 22,4%. El gasto total por alumno en instituciones educativas (públicas, concertadas y privadas) fue en 2014 de 8.752$, mientras que en la OCDE fue 10.759$ y en la UE22 de 10.897$. Datos no muy alentadores ¿no es así?

Sigamos con los datos relativos a España. En 2016, el 35% de los jóvenes entre 25 y 34 años dejaron de estudiar después de cursar la ESO, ello incluye a los que no la aprobaron. Lo cual supone duplicar la media (16%) de los 47 países analizados por la OCDE. Por otra parte la tasa de desempleo de jóvenes adultos que no han completado la ESO se sitúa en España en el 30% mientras que la media de la OCDE es del 17%. En cuanto a la situación laboral, el 23,2% de los jóvenes españoles entre los 18 y los 24 años son ninis.

Si observamos la formación profesional se constata que el nivel de titulación en formación profesional en el caso de España es del 12% mientras la media de la OCDE se sitúa en el 26%. Cabe tener en cuenta que la tasa de inserción laboral que presenta la formación profesional, en la media de los países de la OCDE, es del 74%.

En cuanto a formación universitária, paradójicamente España tiene una tasa relativamente alta (35,7%) equiparable al resto de países de la OCDE. Sin embargo, el 36,8% de los titulados universitarios españoles que en el 2016 tenían trabajo ocupaban un puesto para el cual estaban sobrecualificados.

Y un último dato curioso. El salario de los profesores españoles de enseñanza primaria es un 22% superior a la media de los países de la OCDE. Y el de los profesores de secundaria es un 30% superior a la media, tanto en la retribución inicial como en la retribución máxima. Da que pensar, ¿no?

Corolario: España tiene muchas “asignaturas pendientes” en cuanto a educación. Debería  incrementar, casi duplicar, el porcentaje de titulados en formación profesional. Para ello se debe reducir drásticamente el número de personas que no finalizan la ESO. En cuanto al nivel de sobre-educación universitaria éste refleja que la economía española no genera suficientes puestos de trabajo de alta calificación como para absorber el número de titulados que produce. Lo que indica una descoordinación total entre Política de Educación y Política Industrial. En otras palabras, y a mi juicio, debería ponerse coto al “café para todos” universitario e incentivar la formación profesional. Y por último un apunte en cuanto a la retribución del profesorado. Tal vez no se trate tanto de recortar retribuciones como de exigir calidad y resultados.

NOTA IMPORTANTE: Una vez más denuncio que cuanto menor sea el nivel educativo menos competitiva es una sociedad y más dúctiles, maleables y manipulables, desde el punto de vista ideológico y político, se vuelven los ciudadanos. Como lo demuestra la historia reciente de España.

Más información:

http://www.mecd.gob.es/dctm/inee/eag/panorama2016okkk.pdf?documentId=0901e72b82236f2b

 

dsc00539.jpg

Unknown-2

“El dinero siempre está ahí, sólo cambian los bolsillos”

(Gertrude Stein)

Hace ya un año un post de este blog trataba, a propósito de los tipos de interés negativos, de la posibilidad de abolición del papel moneda. Hoy esa posibilidad se ha convertido en realidad en algún comercio minorista.

Browns of Brockley, una cafeteria del sur de Londres ha tomado una decisión drástica: no aceptar pagos en metálico y de esta forma ganar tiempo y evitar riesgos de llevar a diario la recaudación al banco.

Un informe reciente de HSBC (The Hong Kong and Shanghai Banking Corporation) predice un crecimiento del número de comercios que eliminaran la opción de cobrar en metálico en favor del pago mediante tarjetas o smartphones. Según ese informe los primeros países en desterrar el cash serían Suecia, Islandia y Dinamarca, seguidos por Noruega y Finlandia. De hecho en el Reino Unido el porcentaje de pagos en metálico ha pasado del 58% al 47% en el periodo 2011-2015.

Es claro que este cambio tendrá implicaciones económicas y sociales. En política monetaria será más fácil contener a la baja los tipos de interés. En el terreno fiscal, las administraciones podrán controlar mejor la evasión de impuestos, así como el dinero negro y el blanqueo de capitales. En el terreno de la regulación, se podrán introducir nuevas medidas que faciliten la competencia en los sistemas de pago a fin de abaratar los costes. En el terreno laboral tal vez se mejoren los salarios de los empleados del comercio minorista al desaparecer la “propinas” que tanto se usan como pretexto para unos salarios más bajos. En el terreno empresarial tal vez alguna empresa de custodia, tratamiento y traslado de efectivo deba repensar su modelo de negocio. Y hasta en el ámbito sanitario se podrán encontrar beneficios ya que se calcula que en un billete de papel moneda se pueden encontrara hasta 3.000 virus distintos.

Por el momento la cafeteria Browns of Blockley ha logrado reducir en casi un 50% sus costes contando el tiempo invertido por los empleados para cobrar al cliente, el control y cuadre de la recaudación y el ahorro de comisiones bancarias por el ingreso de efectivo. Y todo ello a pesar del incremento de  las comisiones (ligado al incremento del número de transacciones) de los emisores de tarjetas y datáfonos.

En España todavia estamos lejos de medidas tan drásticas. Dado el envejecimiento de la población y la poca cultura y predisposición a la adopción de las nuevas tecnologías. Prueba de ello es que, hoy por hoy, sólo un 18% del consumo de las familias se paga con tarjetas. Sin embargo ello no quiere decir que la disminución de uso del cash no vaya ganando terreno en nuestra cotidianidad haciendo que nuestras economías sean más eficientes.

Más información:

https://wordpress.com/post/valoradicional.wordpress.com/1750

http://www.courierpaper.com/workshop/browns-brockley-stopped-accepting-cash/

 

 

images.png

“Lo que preocupa es que la globalización esté produciendo países ricos con población pobre.”

(Joseph E. Stiglitz. Nobel Price on Economics/2001)

La globalización, en su conjunto, no favorece el desarrollo económico. Aunque si existe un grupo de países que son capaces de beneficiarse de la globalización. Pero no necesariamente los más ricos, sino que lo que cuenta en realidad son sus instituciones democráticas. Aquellos países en los que sus gobiernos están controlados por la justicia se benefician de la globalización. Mientras que los que tienen regímenes totalitarios resultan perjudicados. Estos resultados se desprenden de la reciente investigación del Dr. Luigi Pascali, profesor de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y de la Graduate School of Economics (GSE).

A modo de ejemplo, en USA el PIB per capita se incrementó durante la primera ola globalizadora mientras que no fue así en China, India o África. En Europa, el Reino Unido y Holanda, donde el poder ejecutivo no está por encima del poder judicial, se beneficiaron pero no lo hicieron España e Italia.

Ahora la pregunta es: ¿Cómo se explica que la globalización sólo sea beneficiosa en aquellos países que tienen instituciones democráticas maduras? La respuesta del profesor Pascali es contundente. La globalización se muestra beneficiosa allí donde hay protección del comercio y de la innovación. Lo cual requiere de un sistema legal complejo y eficiente, en el que se hagan cumplir los contratos y donde los conflictos de intereses se resuelvan con celeridad. Y estas circunstancias se dan en países con sistemas de control de los gobiernos más que en los países con mayor laxitud o autocráticos.

El profesor Pascali concluye que los resultados de su trabajo indican que la globalización no conduce necesariamente a un beneficio general para la población, que es lo que predecían la mayoría de modelos teóricos. Lo cual está en linea con la sospecha del profesor, y premio Nobel de Economía, Joseph E. Stiglitz.

En definitiva, podemos obtener grandes beneficios de la globalización, pero sólo si tenemos las instituciones adecuadas.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/ciencia/quien/20170205/414024519831/premio-vanguardia-ciencia-entrevista-luigi-pascali.html

Unknown

“El celo normativo merma la capacidad de crear valor”

En Junio de 2017 entrará en vigor la nueva regulación del roaming en Europa. Aunque sea una situación esperada por muchos usuarios, es de temer que vaya a acarrear importantes peligros (económicos) para ellos y para las compañías operadoras de telecomunicaciones.

¿Qué puede suceder? Pues que se puedan producir transferencias de rentas de los países más pobres a los países más ricos. ¿Cómo? Por la existencia de un riesgo, no nulo, de que los operadores de aquellos países que sean receptores netos de roamers entren en pérdidas económicas al prestar servicios a los ciudadanos extranjeros que visiten dichos paires a unos precios mayoristas dictados desde la Unión Europea. ¿Y qué puede pasar si eso ocurre? Fácil respuesta: pues que los operadores afectados tengan la tentación de recuperar los ingresos perdidos mediante el incremento de tarifas a sus clientes domésticos.

¿Qué otros peligros pueden darse? Pues que aparezcan prácticas anormales (¿alegales?) dentro de la Unión Europea para usar tarifas de datos de aquellos países con precios muy bajos y que se usen de forma continuada en otros países, como España, que son receptores masivos de ciudadanos extranjeros/turistas. Y también cabe mencionar el riesgo de que los operadores de países como España pierdan dinero al suministrar el servicio a los turistas procedentes de países más ricos y con mayores niveles de renta, lo cual podría producir una transferencia de renta entre países.

A la vista de todo ello deberemos estar atentos a los posibles aumentos de nuestras tarifas domésticas y a la justificación que se nos ofrezca.

Más información: 

http://www.altran.es/formularios/registro/descargue-el-informe-altran-zero-roaming.html#.WN6A28ccgvw