Archivos para la categoría: Globalización

UnknownUnknown-1.jpeg

“Las personas son sus principios”

(Bárbara Streisand)

 Empresas como Uber o Airbnb se presentan como plataformas tecnológicas que se limitan a poner en contacto a particulares. Sin embargo la realidad va mucho más allá. Lo cierto es que son empresas que buscan aprovechar vacíos legales en los distintos países, y en distintos sectores de la economía (el transporte de pasajeros o la vivienda), para lucrarse. Estas empresas alardean de que su actividad está basada en unas plataformas electrónicas que se limitan a poner en contacto oferta y demanda cobrando una comisión por cada servicio. De esta forma esas empresas convierten a los usuarios en “empleados”, sin realmente serlo, y ofrecen servicios sin un solo euro de inversión en inmovilizado. (Uber no es propietaria de un solo vehículo y Airbnb no tiene ningún inmueble en propiedad). Aún más, Airbnb sostiene que su actividad no es el alquiler de apartamentos o habitaciones para turistas o foráneos, sino poner en contacto a particulares que quieren alquilar unos días toda o una parte de una vivienda a otros particulares.

Así las cosas, ¿dónde está el negocio? Pues está en lograr un volumen de operaciones suficientemente grande que a través de unas comisiones aparentemente pequeñas (del orden del 3%) permitan ingresos relevantes. Y, ¿donde está el truco? Pues está precisamente en lo dicho con anterioridad. Por una parte en buscar vacíos legales de los que aprovecharse y, por otra, en escoger la más antigua y trivial de las opciones de las técnicas de gestión de riesgos, es decir, traspasar el riesgo a un tercero. En este caso traspasar todo el riesgo a sus usuarios.

Una vez más nos encontramos ante una linea muy fina sobre la que se mueve la ética de los negocios. En cualquier caso la sociedad, a través de sus administraciones, debe actuar y actualizar la legislación y las normativas que evidencian esas actividades hasta ahora no contempladas. En definitiva, las administraciones tienen que garantizar el “juego limpio” y la salvaguarda de la sociedad. Es elemental ver que en esos modelos de negocio no se contemplan aspectos tales como la responsabilidad civil, los controles de seguridad, los controles sanitarios y de salud pública, el control de la fiscalizad (p.e.: IVA, IRPF, Impuesto de Sociedades), o el control de las ingentes cantidades de información de índole personal almacenada y utilizada por esas empresas. Responsabilidades que recaen precisamente en los usuarios, bien formen parte de la oferta o de la demanda. Es muy importante recordar que todos esos aspectos son los que forman parte de la salud del sistema, y permiten el equilibrio y el progreso social.

Unknown.jpeg

“Las élites se están dando cuenta de que la desigualdad está convirtiéndose en un hecho políticamente peligroso”

(Guy Standing, University of London (SOAS) & Basic Income Earth Network -BIEN-)

¿Qué está pasando? Pues, por una parte, que la globalización y la robotización amenazan con destruir miles de puestos de trabajo ya sean muy cualificados o poco cualificados. Y, por otra, que la forma desigual en la que se reparten los beneficios de la globalización y de los cambios tecnológicos está angustiando a la sociedad.

Las mismas élites se dan cuenta de que las desigualdades no pueden continuar creciendo. Ya empieza a haber reacciones, no siempre bien encaminadas (los populismos). El sistema actual de protección social genera mucha burocracia y hace que algunas personas en lugar de dedicar su tiempo a actividades generadoras de riqueza lo dediquen a buscar cuantas más ventajas mejor de la red de protección.

Que los cambios tecnológicos afectan al mercado de trabajo es un hecho que ha ocurrido otras veces y, al final, a pesar de las personas que han sufrido durante la transición, el cambio ha sido, en general, positivo. Las máquinas nos han liberado de los trabajos más tediosos y que exigían más esfuerzo físico, la productividad ha aumentado y con ella lo ha hecho el nivel de vida. Ahora, sin embargo, hay expertos que opinan que con el grado de automatización que aporta la inteligencia artificial, el escenario puede ser diferente y se pueden perder muchos puestos de trabajo de forma permanente.

Para intentar paliar esa situación, algunos países están planteando la creación de una renta básica universal, y Finlandia es hoy pionera en ello. Ese país va a hacer una prueba piloto, con horizonte temporal de dos años, con 2000 personas escogidas estadísticamente entre los 25 y los 58 años de edad que ya reciben ayudas públicas no contributivas por su situación de desempleados. Cada una de ellas recibirá una renta básica de 560 €/mes sin condiciones. Es decir no deberán demostrar que buscan un empleo, y podrán trabajar a tiempo parcial como temporeros o como autónomos. Tampoco tendrán la obligación de asistir a cursos de formación o mantener reuniones de control y seguimiento por parte de las oficinas de empleo. Paradójicamente  el primer objetivo de la renta básica a la finlandesa es el de fomentar la ocupación. Lo que ocurre en Finlandia es que los parados tienen una gran protección, pero la pierden si cogen trabajos aunque sea a tiempo parcial. Ahora, por ejemplo, en la ciudad de Oulu, tienen muchos parados profesionalmente muy competentes debido a la crisis de Nokia. Al mismo tiempo, hay empresas start-ups que les podrían dar trabajo, a veces a tiempo parcial, pero las cuentas no salen si el parado puede perder la protección social. Con esta situación salen perdiendo la start-up, el desempleado, el estado finés y la sociedad en general.

Esta nueva situación, en la que las sociedades occidentales se van a ver envueltas, genera muchas dudas y preguntas:

  • Si repartimos una renta básica, ¿habrá más personas que trabajarán o crearán empresas o más personas que dejarán de trabajar y malgastaran el dinero en alcohol o drogas? ¿Habrá gente que dejará trabajos poco interesantes y lo aprovechará para obtener una mejor formación y así poder optar a una mejora profesional?
  • Esa renta básica ¿aumentará la creación de pequeños negocios y se convertirá en un colchón amortiguador que permitirá probar suerte con menos riesgo?
  • Esa renta básica ¿frenará la situación actual en la que los beneficiarios de subsidios esquivan al sistema manteniendo los ingresos justo por debajo del nivel que les permite recibir importantes subsidios (por ejemplo la cobertura del 60% del alquiler de la vivienda en el caso finlandés)?
  • La linea entre la responsabilidad individual y la social ¿se hará más imperceptible? ¿Será más fácil “moverse” dentro del sistema en beneficio propio?
  • ¿Provocará esa renta básica un “efecto llamada”?
  • Esa renta básica ¿es sostenible desde el punto de vista financiero a nivel país? (Unos primeros cálculos estiman que a Finlandia le puede costar el 17% de su PIB. Que extrapolado a España obligaría a elevar la presión fiscal del actual 44% hasta el 65%).
  • Y ¿qué hay de las posibles externalidades? ¿Provocará esa renta básica que una parte de los beneficiarios, al tener unos ingresos garantizados, descarte cualquier forma de ocupación laboral? ¿Fomentará esa renta básica el crecimiento de la economía sumergida?
  • ¿Se perderá la consciencia del trabajo como acto enriquecedor para uno mismo y como un servicio, una colaboración, una contribución, para con la sociedad?

No sólo Finlandia está experimentando con la renta básica universal. Suiza ya se ha manifestado recientemente al respecto mediante un referéndum. El senado francés ha aprobado otro experimento y también los tendrán pronto en Canadá y en Holanda.

En cualquier caso el experimento finlandés merecerá ser tenido en cuenta y estudiados sus resultados. Aunque no debemos olvidar la distancia abismal que, hoy por hoy, existe entre el importantísimo sentido de la responsabilidad colectiva que se tiene en  los países nórdicos y el de los países mediterráneos al norte de África.

Más información en:

 

 

UnknownUnknown-1

Si quieres conocer el valor del dinero, trata de pedirlo prestado.
(Benjamin Franklin. Estadista y científico estadounidense)

Una cuarta parte de la población en el mundo no tiene una cuenta bancaria, ni calificación crediticia, ni tan solo una identidad financiera !! Es decir, no dispone de capacidad para pedir un crédito !! Ante este hecho docenas de pequeñas, y no tan pequeñas, start-up intentan atraer a esos 2.000 millones de personas hacia el sistema financiero. Pero ¿cómo lo piensan hacer? Pues sencillo: monitorizando el uso que hacen de sus teléfonos móviles e investigando sus hábitos personales y patrones de comportamiento (consultas a la Web, uso de las redes sociales, uso del correo electrónico, etc.) a fin de identificar posibles prestatarios y poder predecir su solvencia, es decir, su capacidad de devolución de un dinero que se le preste.

Mediante estas técnicas se descubre que las personas que no dejan que la batería de su teléfono se agote tienden a atender con puntualidad las cuotas de sus préstamos. Que las personas que reciben más llamadas que las que ellas hacen tienen mayor riesgo para que se les conceda un préstamo. O que aquellos solicitantes de crédito que lo justifican con pocas palabras son preferibles a los que utilizan largos argumentos. Interesante ¿no es así?

Kreditech, una de esas start-up con base en Hamburgo, ha concedido más de 300 millones de euros en préstamos desde que fue creada en el 2012. Sus algoritmos son capaces de generar decenas de miles de inputs de información que son resultado de acciones como las compras realizadas on-line, la geolocalización de las llamadas realizadas o la historia de uso de las redes sociales.

Sabían que las personas que realizan una compra en el mismo día (p.e. tomar un desayuno) durante todas las semanas son buenos candidatos a ofrecerles un préstamo. Que cuando un teléfono móvil permanece en la misma ubicación geolocalizada a diario y durante el mismo intervalo de tiempo es indicador de que su propietario, presumiblemente, está en su lugar de trabajo y por lo tanto también es candidato a ofrecerle un préstamo. Que hasta nuestros amigos pueden ser predictores de nuestra solvencia, pues las personas cuyos amigos pagan con puntualidad sus deudas son más propensas a ser buenas pagadoras también.

En este contexto, hasta el Presidente del Banco Mundial (Jim Yong Kim) ha impulsado una iniciativa para proporcionar acceso universal a los servicios y productos financieros para el año 2020. Está claro que tanto los actores tradicionales (la banca en general) como lo nuevos actores en el mercado (los llamados shadow banks o las  fintechs) van a usar todas esas nuevas fuentes de información que proporciona “la Red” para la evaluación de riesgos en crédito con el fin de ofrecer servicios financieros al mayor número posible de ciudadanos del mundo.

Y es que el Big Data va a abrir una auténtica mina de oro en el sector financiero internacional.

Fuente: Bloomberg

Unknown-2

“El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que jugamos.”
(William Shakespeare)

Entre los años 1870 y 1970 la segunda revolución industrial en los Estados Unidos cambió todos los campos de la economía y las formas de vida de los ciudadanos. En algunas décadas los grandes descubrimientos ofrecieron a los norteamericanos el acceso al agua corriente en sus casas, a la electricidad o al teléfono. El automóvil representó la revolución en el transporte y los fulgurantes avances de la medicina permitieron alargar la esperanza de vida. Estos cambios estuvieron acompañados de un alto incremento de la productividad per capita y de elevadas tasas de crecimiento económico. En las décadas posteriores, aunque se continuaron produciendo innovaciones los factores que miden el crecimiento en relación al progreso tecnológico se debilitaron.

La tercera revolución industrial, la de las TIC, no ha significado un cambio tan drástico en el comportamiento de la sociedad comparada con sus predecesoras. De hecho su impacto ha sido sobre sectores que apenas representan el 7% del PIB de los USA. Los robots entraron hace cerca de cincuenta años en las cadenas de montaje del  sector del automóvil. Pero la economía ha tenido tiempo de adaptarse. Aparecieron nuevos empleos que sustituyeron a aquellos que fueron destruidos por el progreso tecnológico.

Hoy en día el aumento de las desigualdades y las tensiones a la baja  de los salarios son causas que provocan que para las jóvenes generaciones se desvanezca la posibilidad de tener un nivel de vida superior al de sus progenitores como ha venido ocurriendo en el siglo XX. Y ello es debido al fenómeno de estancamiento (secular stagnation) en el que la debilidad de la economía, el descenso de crecimiento demográfico, el envejecimiento y el progreso tecnológico, conducen a un periodo de actividad económica anémica. (Un dato: en la actualidad el 55% de la población española tiene entre 40 y 65 años). Lo cual tendrá consecuencias en las políticas económicas. Por la parte monetaria será necesario habituarse a unos tipos de interés estructuralmente bajos. Mientras que por el lado presupuestario el descenso de los salarios y el envejecimiento de la población se traducirán en una disminución de los ingresos fiscales y en una fuerte presión al alza de los gastos sociales y de las pensiones. Lo que implicará un incremento de la deuda pública o bien un incremento de los impuestos y una disminución de las prestaciones sociales.

De acuerdo con estas reflexiones del profesor Gordon y con los datos que hoy nos indican la ralentización tanto de los países desarrollados como de los emergentes, tal vez debamos empezar a tomarnos en serio el que la edad de oro del crecimiento ya forma parte del pasado.

Fuente: “The Rise and Fall of American Growth”. Robert J. Gordon. Princeton University Press.

Unknown

Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande, sólo es posible avanzar cuando se mira lejos.

(José Ortega y Gasset)

En este mes de Octubre del 2015 leemos en la prensa que la tercera firma en el mundo de producción de derivados del plasma, es decir, la firma catalana Grifols ha hecho una inversión de 88 millones de euros en una nueva sede en Irlanda. En ésta se centralizaran la toma de decisiones sobre política comercial y sobre I+D+i. La nueva sede también albergará la gestión mundial de tesorería del grupo.

No es ni mucho menos una buena noticia para el panorama industrial de España que una empresa líder en su sector abandone el territorio. Una empresa generadora de valor que presenta una rentabilidad del 250% en los últimos cinco años. Una empresa que ha entrado con fuerza en el siempre dificilísimo mercado norteamericano. Y ante todo ello me pregunto ¿cuál es la política, la estrategia industrial española? Alguien pensará en los menores impuestos como motivo del cambio. Pero, a mi juicio, esa es una visión simplista de la situación. Es claro que un impuesto de sociedades del 12,5% (Irlanda) respecto al 30% (tipo general en España) en una buena razón. Pero se me antoja que hay más poderosas razones. Tal vez Irlanda busca atraer empresas de alto valor añadido. Tal vez ese pequeño país ofrece un marco regulatorio estable y mayores facilidades operativas.

Parece que en Km.0 de la llamada España se han olvidado de que estamos en un mercado global en el que los países, los estados, también compiten por su supervivencia y por la supervivencia y progreso de sus ciudadanos. Y me vuelvo a preguntar ¿donde está la política industrial española?

Unknown“Aceptar nuestra vulnerabilidad en lugar de tratar de ocultarla es la mejor manera de adaptarse a la realidad.”

(David Viscott)

A menudo se nos llena la boca cuando hablamos de las nuevas tecnologías, de sus ventajas, de las oportunidades que nos ofrecen en todos los ámbitos de nuestras vidas y de nuestra empresas. Pero ….

En el centro de operaciones de Delta Air Lines los meteorólogos además de monitorizar los datos más usuales como lo son la velocidad y dirección del viento o la intensidad de las lluvias y las nevadas, también vigilan muy de cerca otros fenómenos menos comunes pero potencialmente mucho más peligrosos, son los conocidos como el space weather. Las erupciones solares  pueden desprender miles de millones de toneladas de gas sobrecalentado, y con una altísima carga eléctrica, que viajan a través del sistema solar. Cuando esas enormes nubes impactan en el campo magnético de la Tierra pueden provocar tormentas geomagnéticas que afecten a las estaciones de suministro de electricidad y a los sistema de comunicaciones. Delta, igual que otras muchas aerolíneas, reprograman las rutas de centenares de vuelos a fin de evitar las áreas afectadas.

Aunque no seamos conscientes de ello el estudio y prevención de las tormentas geomagnéticas forman parte de día a día de muchas industrias y sectores en todo el planeta. Operadores de redes de distribución de electricidad, aerolíneas, multinacionales de la logística, operadores de ferrocarril, compañías de telecomunicaciones, operadores de geolocalización, administraciones públicas, son ejemplos de tales industrias y sectores.

La mayor megatormenta registrada, desde que se tienen datos, fue en 1859. La denominaron Carrington Event y sumió en la más absoluta oscuridad una basta zona desde Hawaii a Australia, inutilizando todos los sistemas de la entonces telegrafía. En 1989 la empresa canadiense Hydro Quebec de distribución de electricidad se vió afectada por una turbulencia geomagnética que dejó sin suministro a seis millones de ciudadanos durante nueve horas. En Octubre del 2003 otra tormenta geomagnética bloqueó el sistema GPS de la Administración Federal de Aviación durante 30 horas y afectó al suministro de electricidad de gran parte de Suecia.

Hoy en día, en Boulder (Colorado, USA) un equipo de la National Oceanic and Atmospheric Administration’s Space Weather Prediction monitoriza las 24 horas del día la actividad solar enviando alertas a industrias y gobiernos acerca de las geotormentas solares que se forman. Los efectos directos e inmediatos de uno de tales eventos geomagnéticos son la afectación a la generación y distribución de electricidad, la interrupción de las comunicaciones vía satélite y de todas las comunicaciones wireless, la alteración de cualquier transporte ferroviario, la afectación a todos los sistemas de control del transporte aéreo y, por supuesto, la alteración de todos los equipos informáticos. En otras palabras, se verian afectados todos los sectores productivos ya fuesen manufactureros, de logística, de transporte, de salud, de banca y finanzas, alimentarios, administraciones o de defensa.

Cuando hablamos de gestión de riesgos hemos de ser conscientes de que no se puede obviar una amenaza y minimizar sus consecuencias. Su probabilidad de ocurrencia puede ser pequeña pero su impacto puede ser devastador para nuestro negocio. Cualquiera de nuestras empresas es dependiente de la energía, de las comunicaciones o del transporte. Así pues, intentemos disponer de nuestros planes de contingencia, pues en realidad somos mucho más vulnerables de lo que creemos y desearíamos.

Fuente: “Who turned out the lights”. Bloomberg Businessweek. July 7-13, 2014

Y para muestra, un botón: http://www.lavanguardia.com/ciencia/20140912/54415892686/tormenta-solar-tierra-telecomunicaciones.html

images

Es tan arriesgado creerlo todo como no creer en nada.

(Denis Diderot)

El WEF define el riesgo global como la ocurrencia que provoca un impacto negativo en una diversidad de países y/o industrias y sectores en un horizonte temporal de diez años. Bajo esta perspectiva, en su última reunión en Davos, el WEF ha considerado los siguientes riesgos como aquellos que tienen una mayor probabilidad de ocurrencia y al mismo tiempo un mayor impacto en la estabilidad global:

1. Crisis fiscales en las principales economías desarrolladas.

2. Altos ratios de desempleo estructural y de subempleo.

3. La crisis del agua.

4. Grandes desequilibrios en los ingresos de las familias. Aumento del diferencial de riqueza entre ricos y pobres.

5. Fracasos en la adaptación y en la mitigación del cambio climático.

6. Mayores consecuencias de los fenómenos meteorológicos extremos (inundaciones, tormentas, incendios).

7. Fracasos en la gobernanza global.

8. Crisis de alimentos.

9. Ausencia de, y/o fallos en los, mecanismos de control y regulación del sector financiero.

10. Incremento de la inestabilidad politica y social en muchos países.

El/la amable lector/a sólo tiene que ojear la prensa diaria para constatar los paralelismos existentes y sacar sus propias conclusiones.

Fuente: Global Risks 2014, Ninth Edition (is published by the World Economic Forum)

images

“La historia humana es trágica por naturaleza, y, cuando se cambia para mejorar, siempre hay costos intermedios. Sabíamos perfectamente que desprenderse de las empresas públicas y la flexibilización laboral iban a dejar a gente en la calle. Pero son fenómenos transitorios en una estrategia que me parece que ha servido al desarrollo humano. Por doloroso que sea, era necesario pasar por todo esto para hacer empresas más productivas.” 
Michel Camdessus. Ex director general del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Cuando  un país tiene una moneda propia, tiene un gran activo. En tiempos difíciles puede aplicar una devaluación a fin de, con la estrategia correcta, incrementar su productividad y de impulsar sus exportaciones (ya que éstas se abaratan a ojos y bolsillos del comprador). Es cierto que como contrapartida las importaciones se encarecen y el conjunto de la economía doméstica se resiente. También puede incrementarse la inflación aunque esta situación puede devenir una ventaja o una desventaja dependiendo del porcentaje de la misma. Una forma sutil de devaluar es también la impresión de papel moneda y dejar que ésta fluctúe en el mercado (los USA han sido unos genios en estas prácticas).

Cuando ese país pasa a pertenecer a un Club que tiene una moneda común para todos sus miembros entonces la situación se complica. De sobras es sabido que, en el Club, no todos los miembros tienen los mismos intereses y las mismas ambiciones. En esa situación, el sufrido nuevo miembro del Club no puede devaluar y lo que aplica obedientemente es una devaluación interna, es decir, un drástico recorte de los salarios de la población. Lo que en teoría debería incrementar el PIB y la competitividad. Pero el resultado real en ese país (que además tiene una tasa de desempleo desenfrenada) es el de que el poder adquisitivo de los ciudadanos se resiente ya que los precios no bajan, muy al contrario. Y, además, se acentúan las diferencias entre los ingresos de los pobres y los de los ricos tendiendo ha hacer desaparecer la clase media (esa sobre la que se ha sustentado toda economía capitalista moderna).

La última crisis financiera iniciada en el 2008 no ha hecho más que acelerar una tendencia que se inició en la década de los 1980’s, con unas tasas crecientes de desempleo estructural y una congelación -o presión a la baja- de los salarios. Resultado de ello es cada vez más palpable que muchos ciudadanos no está dispuestos a consentir ese estado de cosas y, como consecuencia, una creciente desigualdad está erosionado el modelo social. La desigualdad social intra y entre países se hace cada vez más relevante. Todo ello está contribuyendo a la erosión de los mercados y por lo tanto a la erosión de la actividad empresarial.

Está claro que desde nuestras empresas no podemos luchar solos contra esa situación si antes no actúan los gobiernos a los que votamos. Pero eso si, deben actuar en la buena dirección, es decir, con una estrategia y en la búsqueda del bien común !!!!

Unknown-1

La economía como esencia de la vida es una enfermedad mortal, porque un crecimiento infinito no armoniza con un mundo finito.

Erich Fromm (1900-1980) Psicólogo social estadounidense.

En el año 2001 se empezó a hablar de los BRICs, aquellos países (Brasil, Rusia, India y China) que se ivan a convertir en las nuevas potencias económicas mundiales. Hoy, la misma persona que acuñó aquél término -el economista Jim O’Neill- ha identificado a los MINT (México, Indonesia, Nigeria, Turquia) como las nuevas economías emergentes. Sea o no así, reflexionemos acerca de ello.

El desarrollo sostenido de una país no es una tarea simple, no es una carrera de velocidad. A Europa, en su conjunto, le ha llevado más de sesenta años llegar a ser una economía potente que no tan sólo mire por su crecimiento sino que cuide del bienestar de sus ciudadanos. Ésta ha sido una tarea muy compleja, de trabajo duro, llena de sacrificios y de obstáculos. Tarea que en parte se debe a una cultura y a unos principios democráticos de siglos. En definitiva, una tarea para corredores de fondo. Aunque para España haya sido más complicado debido a la estúpida dictadura de Francisco Franco. Y a pesar del esfuerzo de sus Ministros del Opus Dei y sus Planes de Desarrollo. Ahora Europa debe luchar para mantener su competitividad en el escenario global y también para mantener ese estado de bienestar de sus ciudadanos. Para garantizar educación, sanidad, trabajo y vivienda para ellos. Aunque con claras diferencias de velocidad que constatan que unos países, los del norte, se erigen como claros vencedores -económicamente hablando- sobre los del sur.

Ante los BRIC y los MINT la pregunta es ¿crecen/crecerán esas economías con la misma filosofía que lo ha hecho Europa? ¿O se trata/tratará de un crecimiento rápido, posiblemente desordenado, generando burbujas e incrementando las diferencias sociales entre sus ciudadanos, haciendo a los ricos más ricos y a los pobres más pobres? De hecho hoy no faltan ejemplos de esos desequilibrios en los BRICs. Realmente han experimentado un crecimiento sustancial pero no exento de riesgos (desequilibrios sociales,  riesgos sociales internos, riesgos geopolíticos, deslocalización de capitales, entre otros). Por lo tanto, he ahí una duda. ¿El desarrollo y el progreso de las economías debe ir parejo al desarrollo y progreso de sus ciudadanos?

Por otra parte, y acercándonos más a nuestro microentorno, España ha tenido también un crecimiento apreciable en las últimas décadas como lo demuestra que en el año 2012 España ocupaba el puesto número 13 en el ranking mundial de países por PIB, con Estados Unidos y la China en los dos primeros lugares (siendo el PIB de los USA el doble que el de la China). La previsión para el año 2050 es que los dos primeros lugares serán para la China y los USA (siendo el PIB de la China un 50% mayor que el de los USA). Pero lo que nos interesa a nosotros es que, según esa previsión, en el 2050 España habrá desaparecido de entre los veinte países con mayor PIB del mundo. Y ahora el toque de atención: Que cada uno saque su propia conclusión al respecto del porque de esas previsiones !!!

Fuente: http://www.bbc.co.uk/news/magazine-25548060