Archivos para la categoría: InInversión

Unknown

“El que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de esta primera.”

(Alexander Pope / 1688-1744. Poeta Inglés)

La Junta Única de Resolución (JUR) es la nueva autoridad de resolución de la Unión Bancaria Europea. Es un elemento clave de la Unión Bancaria y de su Mecanismo Único de Resolución. Su misión consiste en garantizar la resolución ordenada de bancos en crisis con el menor impacto posible sobre la economía real y las finanzas públicas de los países de la Unión Europea (UE) participantes y terceros.

El pasado mes de Octubre de 2017 las instituciones de la UE implicadas en la resolución del Banco Popular rehusaron entregar a un grupo de bonitas, que perdieron toda su inversión en la operación, los documentos sobre los que basaron su decisión. Ese grupo de inversores -formado por los fondos Algebris, Ronit Capital y Anchorage Capital- pedía en particular acceder al informe de la consultora Deloitte que atribuyó a la entidad un valor negativo de entre 2.000 y 8.200 millones de euros.

Pues bien, en Noviembre de 2017 el Panel de Apelaciones de la JUR ha ordenado que se le entregue el informe Deloitte y el resto de documentos que fueron consultados para resolver el tema de Banco Popular en pasado mes de Junio. Se trata de un nuevo intento de conseguir el mencionado informe Deloitte, que también han denegado a la Comisión del Banco Central Europeo (BCE) alegando que podría dañar la estabilidad de la eurozona y los intereses comerciales de Banco Santander.

Desde luego na hace falta ser un lince ni tampoco un gran experto en asuntos jurídico-económicos para intuir que algo se está escondiendo sobre el affaire Banco Popular. En cualquier caso el hedor empieza a ser insoportable.

Más información:

https://valoradicional.wordpress.com/2017/10/26/no-todo-se-ha-dicho-sobre-el-asunto-banco-popular/

Anuncios

Unknown

Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande, sólo es posible avanzar cuando se mira lejos.

(José Ortega y Gasset)

En este mes de Octubre del 2015 leemos en la prensa que la tercera firma en el mundo de producción de derivados del plasma, es decir, la firma catalana Grifols ha hecho una inversión de 88 millones de euros en una nueva sede en Irlanda. En ésta se centralizaran la toma de decisiones sobre política comercial y sobre I+D+i. La nueva sede también albergará la gestión mundial de tesorería del grupo.

No es ni mucho menos una buena noticia para el panorama industrial de España que una empresa líder en su sector abandone el territorio. Una empresa generadora de valor que presenta una rentabilidad del 250% en los últimos cinco años. Una empresa que ha entrado con fuerza en el siempre dificilísimo mercado norteamericano. Y ante todo ello me pregunto ¿cuál es la política, la estrategia industrial española? Alguien pensará en los menores impuestos como motivo del cambio. Pero, a mi juicio, esa es una visión simplista de la situación. Es claro que un impuesto de sociedades del 12,5% (Irlanda) respecto al 30% (tipo general en España) en una buena razón. Pero se me antoja que hay más poderosas razones. Tal vez Irlanda busca atraer empresas de alto valor añadido. Tal vez ese pequeño país ofrece un marco regulatorio estable y mayores facilidades operativas.

Parece que en Km.0 de la llamada España se han olvidado de que estamos en un mercado global en el que los países, los estados, también compiten por su supervivencia y por la supervivencia y progreso de sus ciudadanos. Y me vuelvo a preguntar ¿donde está la política industrial española?

cajero-bitcoin

Nunca inviertas en un negocio que no puedas entender por completo.

(Edward Warren Buffet)

En un gran centro comercial la ciudad de Barcelona una “misteriosa” entidad (Bbank) ha instalado el primer cajero automático de compra/venta de bitcoins. La califico de misteriosa dado que si el lector accede a su web (www.bbank.es) comprobará que no hay ninguna información acerca de su identidad corporativa, ni tan solo las clásicas informaciones de “Términos y condiciones” o de “Política de privacidad”.

Pero ¿que es el bitcoin? La definición más común lo trata como la moneda digital descentralizada basada en un sistema peer to peer sin intermediarios y gestionada en la red por una multitud de ordenadores que controlan las transacciones.  Y se añade que al no tener intermediarios se abaratan los costes y, por otra parte, que su sistema criptografico hace imposible su falsificación. Ambas aserciones suenan a falsas dado que, según la página antes mencionada, la diferencia entre el precio de compra y el de venta en el día 2 de Marzo de 2014 era de 40 euros, es decir algo más del 10% del valor de cotización del bitcoin por lo que alguien se queda con esa diferencia no despreciable. Y respecto a la seguridad, sólo hay que dar un vistazo a lo ocurrido con Mt Gox una de las principales plataformas de intermediación y rastreo de la mágica moneda.

Así pues hay que ser precavido. Las currencies normales (dólar, euro, yuan, etc.) se mueven en mercados públicos regulados lo que sin duda les proporciona un cierto aire de confianza a ojos de los actores que operan en dichos mercados. El bitcoin por su parte es el producto de un sofisticado algoritmo creado en el año 2008 por una shadowy figure que se hace llamar  Satoshi Nakamoto que nadie conoce ni sabe quien es con exactitud. El hecho de que el precio/valor de un bitcoin fuese de unos 100$ en el mes de Junio de 2013 y de más de 1000$ en el mes de Diciembre del mismo año, junto con el creciente interés de un gran número de miners dispuestos a gastarse gran cantidad de dinero en equipos informáticos que intermedien las transacciones a cambio de una comisión, y considerando también los misterios que rodean a esa moneda todo ello hace pensar que may be something smells bad in that business.

Unknown

Hay tantas cosas en la vida más importantes que el dinero! ¡Pero cuestan tanto!.

Groucho Marx

Para tratar de ilustrar las reflexiones previas a nuestra entrada en el mercado bursátil he escogido como ejemplo el caso de Bankia,

Sólo me serviré de su vuelta al Ibex35 para tratar de ilustrar lo más elemental que un ahorrador debe tener en cuenta antes de comprar acciones de una determinada empresa, o de ceder a la presión del empleado de la Entidad que trata de vendérselas.

1. Primera pregunta que nos debemos hacer: ¿qué/quien es la empresa, en este caso qué es Bankia? Respuesta: es el nombre de la entidad financiera filial del Banco Financiero y de Ahorros (BFA), un Sistema Institucional de Protección -SIP- (fusión fría) surgido en 2011 de la fusión de los negocios bancarios de siete cajas de ahorros: Caja de Madrid, Bancaja, Caja Canarias, Caja Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja. No vamos a entrar en detalles de los nombres ilustres vinculados a una más que pésima gestión de esas entidades.

2. Así pues, en este caso se trata de un banco nacionalizado al que se han inyectado la bonita suma de 22.424 millones de euros provenientes de fondos públicos. Cantidad que se supone habrá que devolver!!

3. El que trata de venderme la operación argumenta que desde su debut en bolsa el valor ha aumentado su numero de accionistas hasta los 485.000.

4. Pero ojo! No hay que olvidar que muchos de ellos eran sufridos tenedores de participaciones preferentes que las canjearon por acciones y por lo tanto no las compraron en el mercado bursátil.

5. Nos insisten en que el valor cotizará al alza. Pero de nuevo, atención! Es previsible que ello se deba a que los fondos de inversión que repliquen al Ibex35 deberán incluir en sus carteras el valor, por lo que tendrán que comprar acciones de esa empresa y con ello meterán presión alcista de forma artificial.

6. Por otra parte se trata de un banco que tiene importantes deberes pendientes. Debe asumir un grandioso esfuerzo de reducción de costes y de desinversiones. Además de intentar ganar negocio en un entorno de marcada debilidad económica.

7, El asesor/vendedor trata de infundirme confianza agregando que el previsible éxito de la acción contribuirá a devolver parte de los fondos inyectados.

8. Pero ello me suena más a argumento político que a una realidad previsible. Ya que ese banco tiene mucho que demostrar en cuanto a la obtención de resultados recurrentes en la actividad típica de un banco (pedir prestado dinero a unos y prestarlo a otros).

9. Importante: Debo entender el modelo de negocio en el que me “sugieren” invertir. Si ojeamos las cuentas actuales vemos que las operaciones financieras (especulación) y los resultados extraordinarios (generados por la venta de patrimonio) aportan una visión positiva pero muy artificial. Más teniendo en cuenta que las provisiones de cartera se deben a las “ayudas recibidas” y no a recursos propios generados por el negocio.

10. Luego nos debemos hacer la siguiente pregunta: ¿será capaz esa Entidad de asumir su nuevo papel en el mercado, de ser más pequeña, con un mercado geográfico determinado y recuperar unas líneas de negocio que le haga más previsible en lo que se refiere a resultados? Pues en definitiva de esos resultados dependerá la remuneración al accionista.

11. Debo también preguntarme cual es mi perfil. ¿Soy un especulador o más bien un inversor? O dicho de otra forma, ¿busco la revalorización a corto para generar plusvalías o prefiero la estabilidad a largo que me den unos dividendos aceptables y una revalorización sostenible? ¿Cuál es el nivel de riesgo que soy capaz de asumir?

12. Y por último no olvidar nunca que ante las malas situaciones los primeros que sucumben son los accionistas y los bonistas.

Por todo ello debemos tener muy claro con quien nos jugamos nuestros dineros!