Archivos para la categoría: Internet

Unknown

Es bueno aprender a manejar la tecnología, lo malo está en aprender a manipularla.

(Albert Einstein)

En mi anterior post comenté lo que parecía ser el principio de una guerra por el predominio tecnológico entre los USA y China. También indiqué que la Unión Europea (UE) no distingue si la propiedad de una empresa que actúa en su jurisdicción es pública o privada, sólo se preocupa de si cumple con las reglas de competencia. Aparece pues un interrogante cuando se sospecha que la empresa pública pudiera ser un instrumento de un gobierno extranjero. Interrogante que en el caso de las empresas tecnológicas está más que fundado.

También comentaba que, en cuanto a inversiones en tecnología, en Europa el diferencial  de inversión con respecto a las dos grandes potencias es grandísimo y hace que se esté quedando peligrosamente rezagada en esa lucha. Otra gran debilidad de Europa es su falta de unidad de acción.

Con todo, dos hechos recientes vienen a corroborar que efectivamente el escenario de “guerra” está servido. Prueba de ello, por un lado, la vemos en el reciente posicionamiento (April/19/2019) de Peter Altmaier (Ministro de Economía alemán) a favor de crear un fondo de inversión estatal que intervendría ante posibles opas extranjeras sobre compañías alemanas que se consideren de importancia estratégica. Posicionamiento que está claramente orientado al endurecimiento de las relaciones con China. Y que nace por el recelo levantado desde que el presidente chino Xi Jinping presentara el plan “Made in China 2025″ destinado a convertir a China en una de las principales potencias tecnológicas del mundo. También por el temor suscitado, después de la venta en 2016 del grupo alemán de robótica Kuka al fabricante chino Midea, de que la tecnología industrial más avanzada de Alemania pudiese caer en manos extranjeras,

Y por otro lado, el diario británico The Times, en su edición de April/20/2019, publicaba que la CIA ha acusado a Huawei de estar siendo financiada por un sector del espionaje del Gobierno chino. En concreto con fondos que provienen del Ejército Popular de Liberación Chino, de la Comisión de Seguridad Nacional china y de la red de Inteligencia Estatal china. Fuentes de la inteligencia de los USA han indicado la sospecha de que el  propio Ministerio Chino de Seguridad Nacional ha aprobado la financiación de Huawei por parte del Gobierno chino.

Si a todo ello le sumamos que, por una parte, China dispone de leyes en materia de inteligencia y seguridad nacional que obligan a las empresas chinas a cooperar con sus agencias de seguridad y a ayudar al ejército chino. Y por otra, (como decíamos en el post anterior) el creciente temor suscitado acerca de las posibles dificultades para gestionar riesgos de seguridad en las redes 5G suministradas por Huawei, entonces el menú de la batalla está servido.

No, no cabe ninguna duda. ¡Es la guerra!

Más información:

https://valoradicional.wordpress.com/2019/04/14/es-la-guerra-tecnologica/

http://www.expansion.com/empresas/2019/04/20/5cbb48b8ca4741e23a8b4635.html

https://www.lavanguardia.com/internacional/20190420/461739362009/cia-alerta-huawei.html

https://www.thetimes.co.uk/article/cia-warning-over-huawei-rz6xc8kzk

https://retina.elpais.com/retina/2019/04/17/tendencias/1555501405_069550.html

 

 

Anuncios

unknownimages

“La guerra no es simplemente un acto político, sino un verdadero instrumento político, una continuación de las relaciones políticas, una gestión de las mismas con otros medios.” 

(Karl von Clausewitz (Militar Prusiano. 1780-1831))

Parece que el arresto en Canada de Meng Wanzhou, hija de Ren Zhengfei fundador de Huawei, marcó el principio de una guerra por el predominio tecnológico. Zhengfei es un ex oficial y técnico militar del Ejercito Popular de Liberación y del Instituto de Investigaciones Militares chino que, en 1988, fundó Huawei. Empresa que hoy es un líder mundial en tecnología digital.

Por otra parte, los USA temen perder en un futuro próximo su liderazgo en semiconductores, robótica e Inteligencia Artificial (IA). Esa preocupación no sólo es económica sino también militar, ya que ese liderazgo en IA puede ser decisivo en una confrontación. Paradójicamente, Microsoft ha estado colaborando con una universidad china dirigida por militares en la realización de trabajos de investigación de inteligencia artificial que podrían emplearse con fines de vigilancia y censura.

En cualquier caso, es un hecho que China ha abusado de las convenciones internacionales de comercio y violado las reglas de propiedad intelectual, favoreciendo a las empresas estatales y discriminando a las extranjeras. Sin olvidar la gran influencia que el Estado Chino ejerce sobre las grandes empresas chinas. Cosa que inquieta a todo el mundo occidental por el riesgo de que “un Caballo de Troya” pueda introducirse en sus economías. De ahí la recomendación a algunos países de que no dejen en manos de Huawei el desplegamiento  de redes 5G o la instalación de paneles solares de esa empresa.

Para la UE la red 5G formará la espina dorsal de una amplia gama de servicios indispensables como la energía, el transporte, la sanidad o el sistema financiero. Por lo que  se hace necesario reforzar la seguridad de las redes 5G tanto desde el punto de vista interno como del de otros posibles países que pudieran aprovechar sus conocimientos y productos para dominar mercados. Hasta el regulador británico ha advertido de los riesgos de seguridad de Huawei.

La influencia de las empresas chinas conectadas al Estado plantea un problema para las economías de mercado regidas por reglas democráticas. La Unión Europea (UE) no distingue si la propiedad de una empresa que actúa en su jurisdicción es pública o privada, sólo se preocupa de si cumple con las reglas de competencia. Aparece pues un interrogante cuando se sospecha que la empresa pública pudiera ser un instrumento de un gobierno extranjero. Interrogante que en el caso de las empresas tecnológicas está más que fundado.

Es claro que China no cederá hasta conseguir una equiparación con el potencial tecnológico de los USA. La inversión en IA por parte de los USA y China es enorme. Como dato: el MIT planea invertir mil millones de dólares en un nuevo College of Computing. Mientras que en Europa el desnivel de inversión en grandísimo y hace que esté quedando peligrosamente rezagada en esa lucha.

La gran debilidad de Europa es su falta de unidad de acción. Ya en un post anterior comparé a Europa con una comunidad de vecinos en la que cada uno barre para su casa. Es claro que la inversión necesaria en tecnología digital es muy grande, pero sólo con una acción coordinada de la UE la podrá colocar en ese mapa tecnológico global.

No cabe duda de que hoy la gran lucha es para ver quien domina el 5G, porque el Internet de las Cosas (IOT), la Inteligencia artificial o la nueva movilidad, están vinculadas a esa tecnología. China es hoy una potencia tecnológica y parece que no queramos aceptar que lleva cierta ventaja.

Pero, como dice el profesor Xavier Vives, la estrategia no debe pasar por intentar bloquear el progreso chino. Sino tratar de integrar a China en las instituciones de gobernanza global y presionar para que cumpla con las reglas de juego limpio en comercio y propiedad intelectual.

Ya sabemos que toda guerra tiene un trasfondo económico. Aunque estamos claramente en una situación de guerra tecnológica, esperemos que la lógica de la guerra que se menciona en el prólogo se quede simplemente en la política.

 

Más información:

https://www.wsj.com/articles/u-s-navy-is-struggling-to-fend-off-chinese-hackers-officials-say-11544783401?mod=rss_Technology

https://www.lavanguardia.com/opinion/20181213/453529424796/es-la-guerra-tecnologica.html

https://www.applesfera.com/iphone/herramienta-espionaje-permitio-a-emiratos-arabes-acceder-a-datos-iphone-remotamente?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+applesfera+%28Applesfera%29

https://elpais.com/tecnologia/2019/01/29/actualidad/1548789659_853177.html#?ref=rss&format=simple&link=link

http://www.expansion.com/economia-digital/companias/2019/01/18/5c40e936e2704ea6308b45dd.html

https://www.lavanguardia.com/internacional/20190303/46784747078/josep-pique-pugna-mundial-5g-china-entrevista.html

https://www.lavanguardia.com/tecnologia/20190326/461242978052/huawei-red-5g-ciberseguridad-ue.html

http://www.expansion.com/empresas/tecnologia/2019/03/29/5c9d17e6ca4741f07f8b45ee.html

http://www.expansion.com/empresas/2019/04/10/5cadcdaa268e3e89338b45df.html

 

 

images-1

“Nuestra soberanía política dependerá de nuestra soberanía tecnológica”

(Bruno Le Maire, Ministro francés de Economía y Finanzas)

Y el propio Le Maire advierte que Europa no se puede resignar a ser una economía basada en los servicios. El mantenimiento de una industria competitiva es indispensable, pero también para evitar un deterioramiento social que alimente las opciones populistas”.

La historia nos recuerda que las revoluciones tecnológicas tienen consecuencias geopolíticas y hoy la Inteligencia Artificial (IA) está redefiniendo la economía mundial  y sus centros de poder. Ante este panorama es fácil pensar que aquellos que dominen la IA se convertirán en las superpotencias del Siglo XXI.

Europa fue la metrópolis en la revolución industrial. Y hoy se está convirtiendo en una colonia tecnológica digital espectadora de la batalla que libran los USA y China. Batalla en la que Europa debía haber entrado hace ya demasiados años. En lugar de esperar a que los USA fuesen nuestro proveedor tecnológico y velar por convertirnos en una potencia tecnológica, la prioridad de los funcionarios de Bruselas ha sido proteger al consumidor y al libre mercado. Por supuesto que esto es importante pero se han olvidado claramente las prioridades.

En Europa no se ha pensado, como lo hacen Washington y Pekín, no tan solo en proteger al ciudadano sino también en sus propios intereses geoestratégicos. Europa no ha sabido ser proteccionista como lo han sido los USA cuando la situación lo ha requerido.

IBM tiene la cartera de aplicaciones de IA más grande del mundo con más de 8.000 patentes, seguida por Microsoft con 6.000. Patentes que van desde la industria, el transporte, la educación, o la salud. Para China la cuestión forma parte de una estrategia política de Estado, siendo el único país del mundo que tiene un plan de desarrollo específico para convertirse en líder en el campo de la Inteligencia artificial en el 2030. China acapara el 48% del capital mundial destinado a empresas emergentes en el terreno de la IA. He aquí un dato a tener en cuenta: las solicitudes de patentes chinas ha crecido un 20% en los últimos tres años. Kai Fu Lee, fundador del fondo de inversión Sinovation Ventures, apunta  que “en el futuro cada nación necesitará herramientas y aplicaciones de IA para poder mantenerse competitiva tanto desde el punto de vista político como económico. Los países más pequeños y los más pobres se verán obligados a negociar con los USA o China para poder obtener esa tecnología”.

China hace ya tiempo que abandona el modelo de fábrica mundial de bajo coste. China quiere ser lider en innovación y en tecnología. Una prueba de ello es el aterrizaje en Barcelona de la incubadora china Tusstar fundada en 1999 y que ha participado en la creación de 7000 empresas en todo el mundo, de las cuales 35 ya cotizan en bolsa. Esta incubadora, con una inversión hasta la fecha de más de 263 millones de euros ha obtenido un retorno diez veces superior. Sin olvidar que cuatro de las empresas con una valoración de 1.000 millones de euros, y que no cotizan en bolsa, son chinas.

Grandes fondos de inversión asiáticos y chinos, y también de países árabes del Golfo, están invirtiendo cantidades astronómicas de dinero en proyectos de inteligencia artificial. Un ejemplo es Uber, que con unas pérdidas de 4.000 millones anuales, está recibiendo grandes inyecciones dinerarias de esos fondos con objetivo de que sus coches autónomos lleguen a sustituir a los transportes locales en Europa. Como anécdota debemos tener en cuenta que la Unión de los Emiratos Árabes (UEA) creó en Octubre del 2017 un Ministerio para La Inteligencia Artificial. Esos fondos soberanos, con su apuesta millonaria, lo que están haciendo es poner a su servicio el sistema productivo europeo. Por otra parte, recordemos que China  ya perdió en su día el protagonismo en la segunda resolución industrial y no parece que quiera perder su protagonismo en esta cuarta revolución.

Ciertamente parece que a los europeos nos están colonizando tecnológicamente, mientras miramos hacia otro lado. Y si Europa no se quiere convertir en un simple mercado, como en su momento lo fueron China, Asia o África, entonces debe cambiar las reglas del juego con respecto a la IA. Construyendo sus propios organismos y agencias de I+D+i.

Toda tecnología tiene una semilla y un fundamento que es la formación y el aprendizaje. Si nos centramos en la España y parafraseamos al profesor Marina “Si España pierde el tren de la formación y el aprendizaje, se convertirá en el bar de copas de Europa”. ……. Ahí lo deja el profesor Marina.

Más información:

Morózov, Ievgueni. (2011). “The Net Delusion: The Dark Side of Internet Freedom”. Perseus Book Group, Philadelphia..

Morózov, Ievgueni. (2013). “To Save Everything, Click Here: TheFolly of Technological Solutionism”. PublicAffairs.

https://lexpansion.lexpress.fr/actualite-economique/le-maire-notre-souverainete-politique-dependra-de-notre-souverainete-technologique_2064967.html

https://lexpansion.lexpress.fr/high-tech/l-europe-cette-naine-en-matiere-d-intelligence-artificielle_2063598.html

https://www.lavanguardia.com/lacontra/20181211/453497528481/los-europeos-estamos-siendo-colonizados-tecnologicamente.html

https://www.lavanguardia.com/tecnologia/20190326/461242978052/huawei-red-5g-ciberseguridad-ue.html

https://www.lavanguardia.com/economia/20190327/461279745055/tusstar-incubadora-china-barcelona-inversion.html

 

800x-1

(Illustration: Thomas Colligan for Bloomberg Bsuinessweek)

“La elección es, esencialmente, un método para marginar a la población. Se monta una gigantesca campaña propagandística para que la gente ponga toda su atención en estos espectáculos cuadrienales y se diga: Esto es política. Pero no lo es. No es más que una pequeña parte de la política.”

(Noam Chomsky)

La “posible intrusión de agentes externos” en las elecciones en los USA (2016) generó multitud de comentarios en todo el mundo. Lo cual ha llevado a situar en primer plano todo lo referente a la seguridad en los sistemas de voto electrónico. Y también a plantear un cierto rechazo de dichos sistemas en favor del  tradicional duo papeleta-urna. En las últimas elecciones en USA  entre los sistemas menos fiables de voto electrónico destacaron los utilizados en los estados de Georgia, Delaware, Louisiana, Nueva Jersey y Carolina del Sur. También en Texas y Pensilvania, aunque sólo fueron utilizados en algunos condados de estos territorios.

Así pues la polémica está servida entre los lobbies tecnológicos por un lado, que luchan por su trozo de pastel en el negocio, y por el otro los defensores de la seguridad de votos y votantes que abogan por la tradicional papeleta y por el uso de escáners para su contabilización. Es significativo que un profesor de ciberseguridad (Richard de Millo) del Instituto de Tecnología de la Universidad de Georgia en Atlanta, se decante abiertamente por el voto mediante papeleta argumentando que los sistemas electrónicos existentes sólo incrementan costes y no añaden valor.

¿Puede la tecnología blockchain ayudar? En el estado de West Virginia se ha  realizado una prueba piloto que utiliza dicha tecnología para almacenar y proporcionar seguridad a los votos digitales emitidos a través de smartphones. Sin embargo los expertos consideran que el voto a través del móvil todavía acarrea grandes riesgos.

Uno de esos expertos es Alex Haldeman,  profesor de informática de la Universidad de Michigan conocido por piratear los sistemas de votación electrónica. El profesor Halderman constata que todavía existen problemas de seguridad con la votación a través del móvil que blockchain no resuelve, como la preservación del anonimato o la transferencia de votos desde smartphones infectados con algún tipo de malware. Añadiendo que, en cualquier caso, el tema es “digno de investigación y estudio”, pero pueden pasar décadas hasta que se obtengan resultados plenamente satisfactorios.

Llegados aquí la pregunta es: ¿cómo diseñar y construir un sistema de votación más eficiente y más fiable? Algunas sugerencias:

  • La Verified Voting Foundation, organización sin ánimo de lucro que aboga por la reforma electoral en USA, sugiere utilizar dispositivos de votación electrónica que emitan comprobantes en papel para que los electores puedan revisar la fidelidad de la opción elegida antes de emitir su voto definitivamente y abandonar el colegio electoral.
  • Mantener los colegios electorales libres de Wi-fi y de Bluetooth. Utilizando Ethernet como medio de comunicación.
  • Volver a la vieja usanza. Mantener off-line y desconectada de la red la base de datos maestra. Utilizando medios físicos (pendrives, CD’s, u otros) para distribuir la información a los colegios electorales.
  • Confiar en el “factor humano”. Disponer de personal bien preparado en las mesas electorales.  El personal de los colegios electorales tienen la oportunidad de ser los primeros en detectar posibles fraudes, patrones de comportamiento fuera de lo común, electores que dicen estar registrados pero no aparecen en las listas o que se encuentran en un grupo equivocado.

En definitiva, ¿Voto electrónico, cadena blockchain o papeleta? Ya se verá, pero de momento parece ser que, con unas pequeñas actualizaciones, el binomio “papeleta-urna” es la mejor opción, la más eficiente y probablemente la más económica.

 

Más información:

https://www.wsj.com/articles/no-you-cant-vote-via-text-or-tweet-1533985201?mod=rss_Technology

https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-08-10/advocates-say-paper-ballots-are-safest

https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-08-10/is-blockchain-technology-the-future-of-voting

https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-08-10/how-to-build-a-better-voting-system

 

 

Unknown

“El éxito no se logra sólo con cualidades especiales. Es sobre todo un trabajo de constancia, de método y de organización.”
(J.P. Sergent)

La República de Estonia (en estonio: Eesti Vabariik) es una república báltica del norte de Europa. En 1990, una vez caído the Wall en Berlín, una convención de representantes estonios aprobó la Declaración de Independencia. Aunque fue en 1991 cuando finalmente fue reconocida por la Comunidad Europea y los Estados Unidos. En la actualidad la República de Estonia forma parte de la Unión Europea y de la OTAN y su moneda es el euro. Con una superficie de 45.000 km2 (es mayor que Dinamarca o Suiza y equivalente a los Países Bajos). Estonia tiene una población de 1,3 millones de habitantes.

Desde 1996 el gobierno apostó decididamente por las tecnologías de la información, lanzando el proyecto Tiigrihüpe (hoy conocido como Hitsa) para informatizar las escuelas, formar a los docentes y mejorar el acceso de la población a la tecnología. Hoy en día Estonia está a la cabeza de Europa en penetración de Internet y telefonía móvil, y el sector de las TIC y las NNTT tiene una gran relevancia en el PIB del país.

Estonia es hoy un país hiperconectado. Gracias a una tarjeta inteligente o a su teléfono móvil, cualquiera de sus ciudadanos puede llevar a cabo, a través de los portales gubernamentales, cualquier gestión que precise. Desde votar en unas elecciones, liquidar sus impuestos, firmar digitalmente un contrato de trabajo o renovar las recetas de su médico de familia. En cuanto a la iniciativa privada cabe decir que Estonia ha apostado por la liberalización de la economía, estimulando la inversión extranjera y fomentando la colaboración con sus países vecinos, especialmente con Finlandia. Estonia cuenta hoy con el mayor número de stars-up’s por habitante de Europa. Número que se sitúa una start-up por cada 3.700 personas.

En este contexto, el primer gran éxito de país fue Skype, que en 2005 fue vendida a eBay por 2.400 millones de euros. Pero sus fundadores reinvirtieron gran parte de esa suma en otras start-up como por ejemplo TransferWise, que emplea a 600 personas, o Startship Technologies que acaba de “levantar” 16,4 millones de euros con objetivo de comercializar sus robots de distribución y entrega. Otra interesante start-up estonia es Taxify, empresa de alquiler de coches con conductor presente en 40 ciudades del muno, que está valorada en 1.000 millones de dólares (864 millones de euros) y que ha dado entrada en su capital a la alemana Daimler.

Sin embargo el país se encuentra ante una “debilidad” derivada de su estrategia hacia las nuevas tecnologías pero con una población reducida. Lo que le impide formar con rapidez la gran cantidad de ingenieros y profesionales altamente cualificados que su economía requiere. Pero para resolver ese problema el gobierno estonio lanzó en el 2014  el proyecto “e-residence“, a través del cual un extranjero puede registrar una empresa en Estonia con la única condición de que se abra una cuenta bancaria. Eso si, la identidad de los e-ciudadanos es verificada de forma escrupulosa. Mediante esta estrategia Estonia tiene además la oportunidad de incentivar la transferencia tecnológica, de dar a conocer la bondad de sus e-servicios administrativos y legales más allá de sus fronteras y de esta forma generar posibilidades futuras de negocio.

Así pues, nos encontramos ante un pequeño país que en tal solo una veintena de años ha pasado de ser un miembro pobre del bloque soviético a declarar su independencia y convertirse en líder en el sector de la economía digital. El sector de las nuevas tecnologías representa hoy el 7% de su PIB. (El PIB estonio ha pasado de los 112 millones de euros en 1991 a los 23.000 millones de euros en el 2017).

Como decía en mi anterior post: Un país pequeño puede ahora unirse a una región económica y conseguir lo mejor de dos mundos: independencia cultural y política e integración económica.

En nuestras latitudes deberíamos tomar buena nota !!! El progreso de la sociedad depende de la ilusión, la firmeza, el trabajo, la constancia, de sus miembros.

Más información:

https://www.hitsa.ee

https://e-resident.gov.ee

https://taxify.eu

https://transferwise.com/about/our-story

https://www.starship.xyz/company/

 

 

 

 

Unknown 18.59.39

“En todas las cosas parece existir como ley un círculo.”
Tácito (55-115) Historiador romano.

El RGPD (también conocido por sus siglas en inglés GDPR –General Data Protection Regulation-) busca devolver el control de los datos a sus propietarios, enfatizando en el consentimiento, derecho de borrado y medidas de seguridad para proteger los datos.

El RGPD aplica a todas las empresas que gestionan datos de ciudadanos de la UE. Entrará en vigor y será de obligado cumplimiento a partir del 25 de Mayo de 2018 y derogará la vigente LOPD (Ley Orgánica 15/1999).

El RGPD es un marco de actuación, que puede ser adaptado y ampliado por los países de la UE, siempre que no entren en contradicción, lo cual implica que cada país puede hacer modificaciones que generalmente serán más restrictivas que lo especificado en el RGPD. En este sentido, es importante resaltar que el Consejo de Ministros español está revisando la LOPD para adaptarla al RGPD.

Sin embargo, dado que, muy presumiblemente, dicha adaptación no estará finalizada y aprobada antes de la fecha de entrada en vigor del RGPD, será éste el que deberá aplicarse, hasta que la nueva LOPD sea aprobada y sea efectiva.

Las principales novedades que el RGPD incluye respecto a la LOPD vigente (Ley Orgánica 15/1999) son: El principio de “Responsabilidad Proactiva”. Este principio implica la necesidad de que el responsable del tratamiento de la información aplique medidas técnicas y organizativas apropiadas, a fin de garantizar y poder demostrar que el tratamiento es conforme al Reglamento. Y el principio de “Enfoque al riesgo” por lo que las medidas dirigidas a garantizar el cumplimiento han de tener en cuenta la naturaleza, ámbito, contexto y finalidades del tratamiento de los datos, así como los riesgos para los derechos y libertades de las personas.

En Income Projects creemos que las micro, pequeñas y medianas empresas tienen las mismas necesidades y problemas que las grandes corporaciones. La diferencia está en la escala y en los recursos disponibles para hacerles frente. Por ello nos centramos en la realización de proyectos para PYMEs y microempresas con el objetivo de ayudar, acompañar y aportar valor al cliente. Un equipo pluridisciplinar experimentado proporciona a cada cliente un servicio flexible y personalizado, adaptado a sus necesidades específicas. Características de nuestros servicios son la Confidencialidad y compromiso, la alta calidad y profesionalidad y la orientación a la obtención de resultados.

http://www.ip-incomeprojects.com

info@ip-incomeprojects.com

images-1

El progreso tecnológico sólo nos ha provisto de medios más eficientes para ir hacia atrás.
(Aldous Huxley (1894-1963) Novelista, ensayista y poeta inglés.)

En 1945 más de 70.000 personas perecieron en el acto después de la explosión de la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima. A ellos se sumó el 30% de la población debido a la onda expansiva de fuego y radiación posteriores a la deflagración inicial. El terrible poder de las armas nucleares marcó las conciencias del mundo entero.

En los años siguientes, y a pesar de la escalda armamentística entre los Estados Unidos y la Unión Soviética durante la guerra fría, o de las actuales amenazas de Irán, Corea del Norte, India, Pakistán y otros países poseedores de tal tecnología, ese poder de destrucción no ha sido utilizado jamás. Tal vez porque los líderes globales han entendido que el uso de tales ingenios sólo puede llevar a la desaparición de la faz de la Tierra de toda muestra de vida.

Hoy una nueva clase de armas tecnológicas está emergiendo, sobre todo entre las grandes superpotencias (Estados Unidos, China, Rusia). Potencias que están llevando a cabo grandes inversiones económicas y de recursos en el campo de la Inteligencia Artificial (IA).

En su origen la IA ha tenido, y continua teniendo, grandes aportaciones en el terreno civil y comercial. Sin embargo, como toda nueva tecnología, tiene su doble faceta la del desarrollo de prosperidad de la sociedad, y un lado más oscuro (utilización militar, distribución de propaganda y falsas noticias, generación y manipulación de opinión, control y destrucción de infraestructuras de países, ciber ataques, o diseño y construcción de robótica militar, también conocida como sistemas armamentísticos autónomos, entre otras aplicaciones).

Tal vez lo más preocupante de esa nueva tecnología sea su “opacidad”. Durante la guerra fría, y todavía hoy, era posible intuir mediante las imágenes de los satélites espías el número de misiles y cabezas nucleares desarrollados por un país. Mientras que hoy es imposible saber a ciencia cierta la capacidad que un país puede tener en cuanto a IA con finalidades destructivas.

Es alentador que exista un foro internacional (Asilomar) de académicos y científicos que promuevan campañas en contra del uso de las armas autónomas. Sin embargo en Marzo de 2018 el Korea Advanced Institute of Science and Technology se retiró de un proyecto internacional de investigación sobre tal tipo de armas. Lo que constituye un hecho significativo.

Puede que sea imposible eliminar el riesgo de una crisis política que desencadene una confrontación cibernética a gran escala sea del tipo que sea. Pero podemos, y debemos, hacer todo lo posible para reducir los peligros de que percepciones erróneas desencadenen una catástrofe global. Y ello nos afecta a todos, ya sean países, empresas, organizaciones, profesionales, familias, ciudadanos. Es bueno que los humanos recordemos que, al fin y al cabo, siempre seremos víctimas de nuestras aciones.

Como me apunta un amigo, como siempre la tecnología puede ser usada para bien o para mal. Por lo que el problema no es la tecnología. El problema somos nosotros.

 

Más información:

 “The accelerating AI arms race con be slowed”. Financial Times. (Friday 4 May 2018).

 https://en.wikipedia.org/wiki/Asilomar_Conference_on_Beneficial_AI

 

images

“No cedas tus datos de forma gratuita. Obtén ganancias = €”

(Lema central de “Wibson”)

En mi anterior post trataba de la novedad del Open Banking y finalizaba con una pregunta: “The million dollar question”: ¿yo/nosotros que soy/somos fuente de tan preciada información, qué gano/ganamos con el mercadeo de nuestros datos? Y hoy ya tenemos una posible respuesta a esa pregunta.

Es claro que alguno podrá decir que la recepción de miles de ofertas no solicitadas a las que nos deberemos enfrentar ya es una ganancia en sí misma. ¿De verdad es así?

De momento Teléfonica ha tomado una participación en Wibson, una firma tecnológica cuyo objetivo es el de crear un mercado estructurado (martket place) y fiable basado en la tecnología blockchain, en la que los particulares (yo/usted/nosotros) puedan vender sus datos privados directamente a compradores profesionales (empresas de marketing que necesiten hacer ofertas comerciales segmentadas, empresas de venta minorista, bancos, compañías de seguros, operadores de viajes, operadores de alojamientos, y otras muchas organizaciones para las que disponer de esos datos les puede permitir arañar cuota de mercado). Compradores que de esta forma pueden acceder a datos garantizados y sin posibilidad de fraude, al ser directamente el propietario quien los vende.
No cabe duda que en la economía actual, los datos son iguales al dinero. Y en la empresa Wibson añaden: “Desafortunadamente, ello puede no significar dinero para ti”. Y como solución aportan que el market place de Wibson proporciona incentivos financieros y de infraestructura para que las personas vendan de forma segura su información privada validada con precisión y sin sacrificar la privacidad personal (?).

Todo ello me recuerda a los inmigrantes mejicanos, o a los estadounidenses más empobrecidos, que venden sus donaciones de sangre por unas decenas de dólares que les permitirán sobrevivir hasta la próxima donación.

Pero volviendo a la venta de nuestros datos personales, continúan existiendo dudas sin resolver: ¿Qué garantíais ofrece esa venta? ¿Existe una garantía contractual? ¿Cómo se controla el uso de los datos? ¿Pueden esos datos caer en manos de organizaciones oscuras o criminales? ¿De qué forma puede retrocederse el acuerdo contractual?  Y si queremos rizar el rizo ¿Cuál será el tratamiento fiscal de tales transacciones? Entre otras muchas cuestiones.

Next sept: wait & see !

Más información:

https://valoradicional.wordpress.com/2018/03/31/mis-datos-financieros-ya-no-son-solo-mios/

https://wibson.org

https://elpais.com/tecnologia/2018/02/27/actualidad/1519749269_061405.html

Unknown

“Lo que más odio de la banca es que reduce la gente a cifras”

(Brad Pitt)

En Noviembre de 2017 publicaba un post acerca del nuevo concepto de “Open Banking“, sistema que proporciona a un usuario (terceras empresas) acceder a las bases de datos de clientes de las instituciones financieras (bancos y empresas del sector financiero) mediante APIs (Application Programming Interfaces) que proporcionan las propias entidades financieras. Sistema que se basa en un estándar internacional que define la forma en la que los datos de los perfiles de los clientes de un banco se crean, se comparten y se acceden, de tal forma que esas informaciones sean accesibles por terceros. En definitiva, mediante los denominados TPPs (Third Party Payment Service Providers) se permitirá el acceso de terceros a las cuentas de los clientes de un banco, y el inicio de pagos en su nombre. Eso si, “a priori previa autorización del titular de la cuenta”.

Hoy ese nuevo concepto ya ha tomado forma definitiva. Se trata de la recién aprobada norma europea de medios de pago PSD2 (Payment Service Directive 2). Con ella se pone en manos de los usuarios/clientes/ciudadanos todos sus datos bancarios. Es decir, que éstos, si así lo desean y dan su consentimiento expreso, pueden hacer uso de la información contenida en sus cuentas y tarjetas y compartirla si necesidad de que cada entidad de su consentimiento. Dicho de otra forma, el usuario/cliente/ciudadano puede permitir el acceso y explotación de todos sus datos financieros. Esto es, los saldos y movimientos de sus cuentas incluidas las nóminas o ingresos que percibe, el número de tarjetas que posee, los límites de crédito de sus tarjetas, las compras que ha realizado con sus tarjetas, los recibos que tiene domiciliados, los importes de dichos recibos, los préstamos de los que es titular, las garantías aportadas en dichos préstamos, los seguros contratados, y multitud más de datos que permiten definir con exactitud el perfil financiero/consumidor del usuario/cliente/ciudadano.

En España el primer banco en apuntarse a esta novedad fue Santander con el lanzamiento de su aplicación Money Plan. El segundo mayor banco, el BBVA también ha modificado su aplicación API Market con el fin de permitir la entrada de datos de cuentas y tarjetas que sus clientes tengan en otras entidades. Y CaixaBank acaba de presentar Family Now un servicio que está disponible tanto en aplicación como en web. Su nueva versión incluye la “funcionalidad multientidad” mediante la cual cada cliente puede agregar todas las cuentas y tarjetas de distintos competidores en una misma solución informática  “para tener una visión global de las finanzas personales”.

Sin ninguna duda los datos de los clientes de un banco constituyen un activo importantísimo y son fuente de una clara ventaja competitiva. Y las entidades financieras, y multitud de empresas y start up’s, se están apresurando a entrar en este “nuevo negocio” del mercadeo de “mi perfil bancario y financiero” con la excusa de ofrecerme con rapidez y prontitud productos y servicios basados en el análisis de mi perfil.

Pero con todo subyacen unas cuestiones muy importantes: ¿Qué sucede con mi privacidad? ¿Qué sucede con la confidencialidad de tan importantes informaciones personales? ¿Cuál es la cobertura jurídica tanto nacional como internacional acerca de ello?

Y la más importante, “The million dollar question”: ¿yo/nosotros que soy/somos fuente de tan preciada información, qué gano/ganamos con el mercadeo de nuestros datos?

Cuestiones que, mucho me temo, hoy por hoy todavía no tienen una respuesta clara.

 

Más información:

https://valoradicional.wordpress.com/2017/11/07/open-banking-nuestros-datos-personales-bancarios-y-financieros-van-a-subasta/

http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/?uri=celex:32015L2366

 

Unknown-2

“El proceso mediante el cual los bancos crean dinero, es tan simple, que la mente lo rechaza.

(John Kenneth Galbraith)

Un nuevo concepto: Open Banking, mediante el cual mis, nuestros, datos personales bancarios y financieros van a subasta. No lo duden.

¿Qué es “Open Banking“? Es un sistema que proporciona a un usuario (terceras empresas) acceder a las bases de datos de clientes de las instituciones financieras (bancos y empresas del sector financiero) mediante APIs (Application Programming Interfaces) que proporcionan las propias entidades financieras. Sistema que se basa en un estándar internacional que define la forma en la que los datos de los perfiles de los clientes de un banco se crean, se comparten y se acceden, de tal forma que esas informaciones sean accesibles por terceros.

Sin ninguna duda los datos de los clientes de un banco constituyen un activo importantísimo y son fuente de una clara ventaja competitiva. Y las entidades financieras, y multitud de empresas y start up’s, se están apresurando a entrar en este “nuevo negocio” del mercadeo de “mi perfil bancario y financiero” con la excusa de ofrecerme con rapidez y prontitud productos y servicios basados en el análisis de mi perfil. De hecho un banco español ya ha empezado a comercializar esas APIs (ver más información al final).

Veamos unos ejemplos:

  • Me registro en un hotel mediante mi móvil y mi banco mediante Open Banking le facilita al establecimiento mi número de cuenta bancaria, el de mi tarjeta de crédito o mi DNI digitalizado.
  • Acabo de pagar mediante tarjeta de crédito un billete de avión a Paris e inmediatamente una aseguradora me ofrece un seguro de viaje gracias a la información que mi banco le ha facilitado vía Open Banking.
  • En un concesionario de automóviles solicito información acerca de la compra a crédito un nuevo modelo, y el vendedor comprueba que tengo un préstamo preconcedido con mi banco a un interés preferencial. Información que ha conseguido gracias a que mediante Open Banking ha accedido a mis datos bancarios.
  • Tengo un pequeño negocio y mis proveedores pueden acceder, vía Open Banking, al extracto de mis cuentas bancarias para comprobar si he hecho las transferencias pactadas.

De hecho la idea de Open Banking no es nueva. Empresas como Facebook y Google permiten a los usuarios que den permiso a ciertas compañías para el acceso a sus perfiles.

Pero con todo subyacen unas cuestiones muy importantes: ¿Qué sucede con mi privacidad? ¿Qué sucede con la confidencialidad de tan importantes informaciones personales? ¿Cuál es la cobertura jurídica tanto nacional como internacional acerca de ello?

Y la más importante, “The million dollar question”: ¿yo/nosotros que soy/somos fuente de tan preciada información, qué gano/ganamos con el mercadeo de nuestros datos?

Cuestiones que, mucho me temo, hoy por hoy no tienen una respuesta clara.

Más información:

https://theodi.org/open-banking-standard

https://www.bbvaapimarket.com/products