Archivos para la categoría: Solidaridad

CEUTA-1

“No me gustan las fronteras, soy defensor de leyes abiertas, pero no comparto una política suicida de inmigración. Hay una solución que sería invertir en los países de origen, subdesarrollados.”

(Salvador Paniker)

Cuando un grupo se organiza para un asalto, cuando ese grupo se arma con radiales eléctricas, con cizallas, con mazas, con hachas, con cal viva o con aerosoles convertidos en lanzallamas. Cuando todo ello es para usarlo en el ataque a una sociedad de la que se espera cogida. Cuando esto sucede, estamos hablando de tácticas de guerra. Cuando todo eso ocurre no estamos hablando de inmigración pacífica que espera solicitar acogida, estamos hablando de personas que posiblemente no reparen en utilizar esos mismos métodos en la sociedad que les acoja. De hecho la ciudad de Barcelona ya ha sido testigo de episodios con esa agresividad extrema por parte de manteros atacando a ciudadanos y a miembros de la Guardia Urbana y de la policía Mossos d’Esquadra.

Así pues, estamos hablando de personas que más pronto que tarde se darán cuenta que han sido vilmente engañadas por aquellas mafias traficantes de seres humanos que les prometieron “el Dorado” en tierras europeas. Más pronto que tarde se darán cuenta de que aquellas oportunidades que les prometieron simplemente no existen o no están preparados para alcanzarlas. Y es entonces donde dará inicio su amargo calvario entre “la artificial vergüenza de no poder regresar a su país como perdedor” y por otra parte con un futuro con muy poca o más bien ninguna oportunidad.

No podemos dar la espalda a la cruda realidad. Pero sin embargo hay que afrontarla en su totalidad. De lo contrario sólo conseguiremos que esas situaciones anómalas se enquisten y amenacen a la sociedad minando la convivencia. La inmigración ha estado, y está, presente en todas las sociedades pero éstas deben preservar su esencia para lograr la armonía necesaria que permita que la sociedad plural avance.

Seamos claros, el futuro para la inmensa mayoría de esas personas está en sus propios países. A los que deben regresar para reconstruirlos. Países a los que la Unión Europea debe ayudar económicamente para que esa reconstrucción se haga realidad y vuelva la ilusión a sus ciudadanos.

No es sólo una cuestión de mayor o menor solidaridad. Es una cuestión de sentido común, de principios y de decencia humana.

Y todo lo demás son estúpidas palabrerías de “progres” o proclamas encendidas de populistas. ¿O no?

Más información:

https://elpais.com/politica/2018/07/26/actualidad/1532590163_134194.html

https://www.ara.cat/societat/turista-femoral-despres-agredit-Barcelona_0_2062593877.html

https://www.lavanguardia.com/sucesos/20180801/451183044916/mossos-esquadra-manteros-salou.html

Anuncios

Unknown

“El dinero en el mundo estará siempre mal distribuido, porque nadie piensa en la manera de distribuirlo, sino en la manera de quedárselo.”

(Noel Clarasó Daudí – Escritor)

Durante el segundo semestre del 2017 la economía española recuperó el nivel de PIB previo a la crisis, dando por superados diez años de recesión y de recuperación económica que acarrearon un enorme coste social. No obstante esta recuperación no ha servido para reducir la brecha de la desigualdad que la crisis económica agrandó enormemente y que en los años de crecimiento esa brecha no ha sido atendida. En una sociedad desigual como la española, los beneficios de la recuperación económica se están distribuyendo de forma sumamente injusta. A pesar de ser la española una de las economías de la UE con mayor crecimiento, la mayor parte de los incrementos de renta se están quedando en manos de unos pocos, en detrimento de la mayoría de la población. Hoy España es una sociedad más desigual y más injusta que antes de la crisis. Y la recuperación no está ayudando a revertir esta situación.

El último informe de Oxfam Intermón (“¿Realidad o ficción? La recuperación económica en manos de una minoría”) ayuda a entender esas circunstancias. Con una clase media cada vez más pequeña la fractura social se agranda. Entre los años 2007 y 2016, mientras que el 10% más pobre vio disminuir su participación en la renta nacional en un 17%, el 10% más rico lo ha visto incrementarse un 5%. En el 2016 el 1% de la población más rica capturó el 40% de toda la riqueza creada, mientras que el 50% más pobre apenas capturó el 7%.

Existen otros datos significativos: los beneficios de las compañías en España crecieron en el 2016 un 200% con respecto al ejercicio anterior, mientras que el coste laboral tuvo una variación negativa del -0,1%. La participación de los salarios en la renta disponible bruta ha caído un 0,5% desde 2000 a 2016. En cambio los dividendos han incrementado la participación en un 60%.

En sueldo anual de un trabajador de 26 años es hoy un 33% inferior al del 2008. Algunas voces indican que tal vez esté llegando la hora de premiar el trabajo en lugar del capital.

Y desde el punto de vista fiscal merece la pena tener en cuenta que el 83% de la recaudación fiscal del año 2016 se nutrió del IVA, del IPRF y de otros impuestos pagados por los asalariados bien sea por su renta o por su consumo. Mientras que el Impuesto de Sociedades sólo aportó el 12% del total. Es decir un 10% menos que en el año 2007.

Merece la pena reflexionar sobre todo ello ya que la desigualdad nunca es el camino que lleva al progreso de una sociedad. Y no olvidemos que lo que llamamos “las sociedades occidentales”, y su estado de bienestar, están basadas en sus “clases medias”.

Más información:

https://oxfamintermon.s3.amazonaws.com/sites/default/files/documentos/files/recuperacion-economica-una-minoria.pdf

images

“Si fuera la patria como una madre cariñosa que da abrigo y sustento a sus hijos, si se les diera tierras y herramientas para sembrar, nadie abandonaría su patria para ir a mendigar el pan a otros países en donde se les desprecia y se les humilla.”
Librado Rivera (Político, periodista y profesor mejicano)

 

Es lamentable pero recientemente muchas sombras se ciernen sobre las ONGs que operan en el mar Mediterráneo a la búsqueda de pateras. Una labor que es apreciada pero que sin embargo levanta ciertas dudas. ¿Están contribuyendo esas organizaciones a un aumento exponencial del éxodo? ¿Están siguiéndoles el juego a los traficantes de personas? ¿Se están convirtiendo en un mero servicio de recogida y entrega a domicilio?

La eficiencia en los rescates ha provocado que se incremente el número de migrantes y varíe la nacionalidad de los que tratan de cruzar el Mediterráneo central debido al efecto llamada. El número y nacionalidad ha variado de forma significativa. Un dato ilustrador: un cambio llamativo es el número de ciudadanos bangladesíes que ha pasado de 585 en el año 2016 a 8.241 en el año 2017.

Existen pruebas que evidencian un trato “demasiado amistoso” entre los tripulantes de un barco de la ONG alemana Jugen Rettet con respecto a los traficantes de personas. Lo que apunta a “presuntas complicidades” y tal vez “turbias fuentes de financiación”.

Frontex en un informe de principios de año 2017 establece una peculiar relación entre el modus operandi de los traficantes y el aumento de rescates por parte de las ONGs que actúan en la zona.

Por otra parte, cualquiera que tenga conocimientos y experiencia de navegación marítima sabe lo difícil que es localizar desde tu barco a otra embarcación en mar abierto. A no ser que “alguien” te facilite su posición. Y en este caso bien pueden ser los traficantes mediante una llamada, o mensaje, por telefonía móvil a la ONG de turno dando las coordenadas de la patera, o los mismos migrantes a los que se les ha facilitado un teléfono vía satélite y el número de la ONG a la que hay que llamar.

Desde el punto de vista económico, los gastos a cubrir en esas operaciones son muy elevados (adquisición, mantenimiento y combustible de los barcos; salarios, ropa, comida de la tripulación; chalecos salvavidas, mantas, medicinas, material médico para los rescates; y otros muchos gastos). Naturalmente debemos pensar que las fuentes que financian todos esos gastos  son recursos de origen “limpio, legal y de procedencia contrastada”. Afortunadamente algunas ONGs, no todas, ofrecen sus datos financieros auditados.

Trabajo encomiable sin ninguna duda el de todas esas ONGs. Sin embargo la pregunta es: ¿no sería mejor dedicar esfuerzos para neutralizar esa delincuencia que trafica con personas? ¿no sería mejor dedicar todos los esfuerzos a que esos miles de personas no tengan que abandonar sus países, sus casas, sus familias, para emprender un viaje lleno de peligros e incertezas. Para que después de pagar importantes sumas de dinero a los traficantes lleguen a un país en el que no encontraran trabajo, malvivirán en campamentos y guetos y difícilmente se adaptaran dada su cultura y su baja formación y cualificación. O, en el peor de los casos, el desengaño y la frustración se apoderará de ellos y tal vez alimenten el resentimiento, los bajos instintos y el odio?

Demasiadas sombras empiezan a planear sobre los rescates. Y es una autentica pena que también planeen sobre esas ONGs. Y lo que es peor, que sus donantes vivan en la más absoluta inopia.

 

Más información:

https://europa.eu/european-union/about-eu/agencies/frontex_es

http://frontex.europa.eu

http://www.lavanguardia.com/…/italia-confisca-barco-ong-jugend-rettet.html

http://www.lavanguardia.com/…/frontex-declara-guerra-ong-rescate-mediterraneo.html

https://elpais.com/internacional/2017/08/11/actualidad/1502447475_992540.html

http://www.lavanguardia.com/…/italia-ong-inmigrantes.html

http://www.lavanguardia.com/…/salvadores-bajo-sospecha.html

http://www.elpuntavui.cat/politica/article/17-politica/1208545-italia-rete-un-vaixell-d-una-ong-que-rescata-immigrants.html

 

 

 

Unknown.jpeg

“Las élites se están dando cuenta de que la desigualdad está convirtiéndose en un hecho políticamente peligroso”

(Guy Standing, University of London (SOAS) & Basic Income Earth Network -BIEN-)

¿Qué está pasando? Pues, por una parte, que la globalización y la robotización amenazan con destruir miles de puestos de trabajo ya sean muy cualificados o poco cualificados. Y, por otra, que la forma desigual en la que se reparten los beneficios de la globalización y de los cambios tecnológicos está angustiando a la sociedad.

Las mismas élites se dan cuenta de que las desigualdades no pueden continuar creciendo. Ya empieza a haber reacciones, no siempre bien encaminadas (los populismos). El sistema actual de protección social genera mucha burocracia y hace que algunas personas en lugar de dedicar su tiempo a actividades generadoras de riqueza lo dediquen a buscar cuantas más ventajas mejor de la red de protección.

Que los cambios tecnológicos afectan al mercado de trabajo es un hecho que ha ocurrido otras veces y, al final, a pesar de las personas que han sufrido durante la transición, el cambio ha sido, en general, positivo. Las máquinas nos han liberado de los trabajos más tediosos y que exigían más esfuerzo físico, la productividad ha aumentado y con ella lo ha hecho el nivel de vida. Ahora, sin embargo, hay expertos que opinan que con el grado de automatización que aporta la inteligencia artificial, el escenario puede ser diferente y se pueden perder muchos puestos de trabajo de forma permanente.

Para intentar paliar esa situación, algunos países están planteando la creación de una renta básica universal, y Finlandia es hoy pionera en ello. Ese país va a hacer una prueba piloto, con horizonte temporal de dos años, con 2000 personas escogidas estadísticamente entre los 25 y los 58 años de edad que ya reciben ayudas públicas no contributivas por su situación de desempleados. Cada una de ellas recibirá una renta básica de 560 €/mes sin condiciones. Es decir no deberán demostrar que buscan un empleo, y podrán trabajar a tiempo parcial como temporeros o como autónomos. Tampoco tendrán la obligación de asistir a cursos de formación o mantener reuniones de control y seguimiento por parte de las oficinas de empleo. Paradójicamente  el primer objetivo de la renta básica a la finlandesa es el de fomentar la ocupación. Lo que ocurre en Finlandia es que los parados tienen una gran protección, pero la pierden si cogen trabajos aunque sea a tiempo parcial. Ahora, por ejemplo, en la ciudad de Oulu, tienen muchos parados profesionalmente muy competentes debido a la crisis de Nokia. Al mismo tiempo, hay empresas start-ups que les podrían dar trabajo, a veces a tiempo parcial, pero las cuentas no salen si el parado puede perder la protección social. Con esta situación salen perdiendo la start-up, el desempleado, el estado finés y la sociedad en general.

Esta nueva situación, en la que las sociedades occidentales se van a ver envueltas, genera muchas dudas y preguntas:

  • Si repartimos una renta básica, ¿habrá más personas que trabajarán o crearán empresas o más personas que dejarán de trabajar y malgastaran el dinero en alcohol o drogas? ¿Habrá gente que dejará trabajos poco interesantes y lo aprovechará para obtener una mejor formación y así poder optar a una mejora profesional?
  • Esa renta básica ¿aumentará la creación de pequeños negocios y se convertirá en un colchón amortiguador que permitirá probar suerte con menos riesgo?
  • Esa renta básica ¿frenará la situación actual en la que los beneficiarios de subsidios esquivan al sistema manteniendo los ingresos justo por debajo del nivel que les permite recibir importantes subsidios (por ejemplo la cobertura del 60% del alquiler de la vivienda en el caso finlandés)?
  • La linea entre la responsabilidad individual y la social ¿se hará más imperceptible? ¿Será más fácil “moverse” dentro del sistema en beneficio propio?
  • ¿Provocará esa renta básica un “efecto llamada”?
  • Esa renta básica ¿es sostenible desde el punto de vista financiero a nivel país? (Unos primeros cálculos estiman que a Finlandia le puede costar el 17% de su PIB. Que extrapolado a España obligaría a elevar la presión fiscal del actual 44% hasta el 65%).
  • Y ¿qué hay de las posibles externalidades? ¿Provocará esa renta básica que una parte de los beneficiarios, al tener unos ingresos garantizados, descarte cualquier forma de ocupación laboral? ¿Fomentará esa renta básica el crecimiento de la economía sumergida?
  • ¿Se perderá la consciencia del trabajo como acto enriquecedor para uno mismo y como un servicio, una colaboración, una contribución, para con la sociedad?

No sólo Finlandia está experimentando con la renta básica universal. Suiza ya se ha manifestado recientemente al respecto mediante un referéndum. El senado francés ha aprobado otro experimento y también los tendrán pronto en Canadá y en Holanda.

En cualquier caso el experimento finlandés merecerá ser tenido en cuenta y estudiados sus resultados. Aunque no debemos olvidar la distancia abismal que, hoy por hoy, existe entre el importantísimo sentido de la responsabilidad colectiva que se tiene en  los países nórdicos y el de los países mediterráneos al norte de África.

Más información en:

 

 

images

El dinero es como el estiércol, no es bueno a no ser que se esparza.

(Francis Bacon)

En el origen, el negocio de la banca es extremadamente sencillo: toma dinero prestado (pasivos) de sus clientes a los que ofrece un tipo de interés, para luego prestarlo (activos) a otros clientes a un tipo de interés superior. Pero, ¿deben esos pasivos ser necesariamente dinerarios, es decir, papel moneda? Pues la respuesta es que no necesariamente, como ocurre en Indonesia, un país insular del sudeste asiático que abarca más de 17.000 islas con una población de 255 millones de personas y con una renta per capita de 3.600 US$ (en 2014).

Makassar es la capital y mayor ciudad de la provincia de Sulawesi (islas Célebres Meridional) en Indonesia. Cada día esta ciudad de 2,5 millones de personas produce 800 toneladas de basura, la mayor parte de la cual acaba formando parte de una montaña de desperdicios de cinco pisos de altura y que ocupa una superficie de dos campos de futbol. Según el Ministerio de Medio Ambiente indonesio un 70% de la basura del país se almacena en grandes vertederos al descubierto.

Esta situación de gran impacto medioambiental junto al perfil de extrema pobreza de la población, ha llevado a que se gestase y creciera una iniciativa emprendedora realmente creativa: la banca de la basura. Que nace, por una parte, como una forma de reducir la presión sobre la proliferación de grandes vertederos y, por otra, como vía de incentivar e incrementar el reciclaje. Como ejemplo de ello tenemos al  Mutiara Trash Bank. Esta nueva banca permite a los ciudadano más pobres el acceso a servicios financieros básicos como el ahorro y el crédito. Servicios de los que nunca antes habían disfrutado.

El modelo de este particular negocio bancario es simple e ingenioso. Los ciudadanos recogen elementos reciclables como los envases de plástico, el papel, los envases Brik o el metal, llevándolos a los puntos de recogida, es decir, a la “oficina del banco de basura” donde serán pesados y depositados a la vez que se les adjudica un valor monetario que a su vez se registrará debidamente en “la cuenta de ahorro” del ciudadano cliente. Cuenta de la que, de forma periódica, el titular podrá retirar dinero o hasta solicitar créditos.  Para garantizar el sistema, la Administración establece y fija los precios, el importe económico, a los que cada unidad de peso de la basura que se deposite estará asociada. Toda la basura recogida es llevada a diario a empresas recicladoras que las pagaran también a un precio pactado. He aquí el margen financiero de este singular modelo de banca, aunque sea con precios fijados.

El Mutiara Trash Bank desarrolla además una importante labor social financiando que jóvenes estudiantes ayuden a la escolarización de los más pequeños sin recursos. Los “clientes titulares de cuentas de ahorro” pueden cambiar los productos reciclables  recogidos directamente por arroz, tarjetas de prepago para teléfonos o bien para pagar sus consumos de electricidad.

Para esos ciudadanos este modelo de banca es la forma más cercana a una institución financiera que han tenido en su vida. En Indonesia hay más de 2.800 Trash Banks que operan en 129 ciudades y que dan servicio a 175.000 “clientes”.

Fuente: Bloomberg BusinessWeek (May30/June6-2016)

Unknown

Freedom is not worth if does not include the freedom to make a mistake.

(Malala Yousafzai)

If I were a citizen of UK, I would vote YES to the exit of the European Union.

Why?

For first of all because the EU is already broken, because it is a greedy organization dominated by a state, Germany, increasingly expansionist. Because it is a wasteful organization, besieging their own weakest members (Portugal, Ireland, Greece, Spain -PIGS-). Because is an incompetent organization, as demonstrated in the recent developments of immigration from the Middle East. Because while some countries increasingly impoverish (Greece on the brink of broken and Spain, Italy and Ireland with a tough countries debts difficult to support), others maintain their wealth and even increase it. Impoverished countries that it has become “buffers” against immigration on one hand. And simple consumption sources of overproduction of others on the other hand. Obviously by providing hefty loans (Deutsche Bank & ECB) to consume.

And, secondly, because the only arguments to remain are based on fear. An immense amount of arguments over future diabolic conditions for which no quantification is given.

You can not build a truly united Europe without a common culture, without a common language, without a common economic, fiscal, tax, educational, health, social, policies. And none of that interests the “dominant” countries.

The UK in a community of 65 million citizens, with a 2678 US$ billions of GDP, with a strong currency and with a long economic, financial and industrial tradition. Definitely something to which the “world money” never give back. Do not forget that “Money Makes The World Go Round”!!

Europe is far from the solidarity product of the Treaty of Rome of 1957.

Outside the European Union one can be richer by controlling their proper policies and resources. Be safer controlling and managing their own security. And especially to have the opportunity to forge his own destiny.

Now is the time of dignity and courage.