Archivos para la categoría: Uncategorized

img_randres_20181231-092113_imagenes_lv_propias_randres_img_20181229_152753-kbI-U4538386082740zB-992x558@LaVanguardia-Web

“Europa es como un jefe que nunca se pone al teléfono.”

(José Luís Sampedro (1917-2013). Escritor, humanista, economista)

En el mes de Noviembre de 2016 el Parlamento Europeo aprobó un acuerdo con Sudáfrica por el que se iniciaba la liberalización de importaciones de cítricos provenientes de aquél país. De tal forma que el arancel del 16% soportado se iría reduciendo de forma paulatina hasta que en el 2026 Sudáfrica no pagará nada por exportar sus cítricos a Europa. Datos a tener en cuenta: i) Sudáfrica es el segundo país del mundo en exportación de cítricos sólo por detrás de España. ii) En la votación del Parlamento Europeo 8 diputados del PP español votaron a favor y 9 diputados del PSOE se abstuvieron, es decir, unos y otros asintieron al acuerdo.

¿Cuál ha sido la consecuencia de tal acuerdo parlamentario? Pues de entrada que para las 151.240 hectáreas de la Comunidad Valenciana que hoy producen cítricos, habrá que buscarles otra utilización. Otra consecuencia es que se van a tener que retirar 50.000 toneladas de cítricos que, en el mejor de los casos, serán convertidos en zumos aunque la rentabilidad, de existir ésta, para el productor va a ser irrisoria. Y en el peor de los casos todas esas naranjas y mandarinas se pudrirán en el suelo.

Pero hay otras consecuencias mucho más relevantes. Se trata del peligro sanitario por la posible entrada de plagas como la black spot (mancha negra), de la que ya se han dado casos, o el cáncer bacteriano de los cítricos. Se debe tener en cuenta que Sudáfrica no se caracteriza precisamente por sus controles sanitarios sobre los productos que exportan. Ello ha llevado a que los agricultores soliciten que las importaciones lleguen directamente a puertos españoles pues puertos como Rotterdam o Marsella son mucho más “laxos” en control sanitario.

Este caso sobre los cítricos me recuerda al ocurrido hace ya unos años con las “obligadas” importaciones de leche vacuna procedente de otros países de Europa. Situación que llevó a muchos ganaderos a la ruina o ha tener que reconvertir sus granjas al porcino. Caso, el de la leche, que pude conocer de primera mano a través de unos amigos ganaderos que lucharon con fervor para mantener sus pequeñas explotaciones. Esfuerzo que con trabajo y con espíritu emprendedor les llevaron a crear, junto con otros ganaderos, una cooperativa que hoy ocupa un no despreciable nicho de merado en Catalunya.

Dos casos, cítricos y leche, que me llevan a reflexionar si realmente nos favorece la pertenencia a la UE, más allá de la moneda única o la circulación transfronteras. Y también me lleva a preguntarme si los distintos gobiernos de España han hecho y hacen todo lo necesario para defender los intereses de Estado y los de los  ciudadanos.

Sinceramente, tengo mis dudas.

Más información:

https://www.lavanguardia.com/economia/20181231/453832274387/naranja-valenciana-en-jaque.html

https://www.lavanguardia.com/local/valencia/20190102/453838608274/naranjas-valencianas-sin-recoger-perdidas-caida-precios-acuerdo-sudafrica.html

https://www.lavanguardia.com/local/valencia/20161128/412071130987/acuerdo-ue-sudafrica-amenaza-naranjas-valencianas.html

 

Anuncios

images

“La desigualdad es la causa y la consecuencia del fracaso del sistema político, y contribuye a la inestabilidad de nuestro sistema económico, lo que a su vez contribuye a aumentar la desigualdad.”

(Joseph E. Stiglitz – Premio Nobel de Economia 2001)

Como a muchos de ustedes me preocupa el tema de la desigualdad y hace días que indago en diversas fuentes cuales pueden ser las vías para intentar minimizar su impacto. Y hoy me he encontrado una excelente contribución (ver fuente al final) que no tan solo comparto sino que creo que apunta a las ideas centrales que nos deben hacer reflexionar seriamente sobre el tema. Contribución de la que me permito ofrecer un extracto:

“Se habla de la desigualdad como la enfermedad del siglo XXI, pero viendo la dimensión que está cogiendo en nuestra sociedad, ya podríamos calificarla de epidemia.  El problema del siglo XXI es que el sistema político, económico y financiero no dispone de oportunidades para aquellos que han nacido en la desigualdad. La clase media que antes “empujaba el carro”, hoy se ha visto mermada y se ha descompuesto en múltiples fragmentos. Nuestros gobiernos han perdido poder ante los poderes económicos globales y ello ha acentuado todavía más los niveles de desigualdad.

Desempleo. Es preocupante la cota de desempleo entre nuestros jóvenes, cotas que no se podrán corregir en los próximos años y que generan grandes frustraciones. Como preocupantes son los niveles de desempleo entre los mayores de 50 años que a menudo se ven incapaces de tener acceso a un puesto de trabajo digno.

Sistema educativo. Es preocupante que el sistema educativo actual no sea capaz de frenar el que más del 50% de los jóvenes estén desempleados y que se requiera una formación específica para afrontar un futuro con difícil acceso.

Tecnología. Es muy preocupante que sólo una parte muy pequeña de la sociedad esté preparada para la revolución tecnológica que hoy ya tenemos, y la que se avecina.La tecnología está cambiando los procesos productivos y los estándares de vida de los ciudadanos.

Solución. Nadie tiene una solución clara. Pero lo que si podemos afirmar es que no nos podemos quedar al margen ni como personas, ni como instituciones, ni como empresas.

Solidaridad. Debemos involucrarnos en la búsqueda de soluciones. No queda otra alternativa que la solidaridad i la implicación de todos para paliar ese gran problema social.

Mejorar el sistema educativo. Es necesario mejorar el sistema educativo dirigiéndolo hacia las nuevas tecnología y los nuevos métodos de trabajo. De tal forma que permitan el acceso a los nuevos puestos de trabajo que se crearan como consecuencia de aquella revolución tecnológica.

Modelo de sociedad. Es necesario repensar cómo la sociedad reparte entre sus miembros el trabajo, la riqueza, que se encuentra en el mercado. Hace falta crear nuevos servicios que la tecnología no puede atender (tercera edad, discapacitados, exclusión social, etc.) y que den ocupación a personas que ahora no la tienen.

Si todos ofrecemos nuestra implicación y solidaridad de forma proactiva podremos, por lo menos, desacelerar esa brecha de desigualdad y mejorar la sociedad a la que pertenecemos.”

Fuente: La Vanguardia (14 Feb. 2016). “Cosa de todos” (Enric Crous Millet, Director General de DAMM)

 

 

Unknown

Lo realmente importante no es llegar a la cima; sino saber mantenerse en ella.
(Alfred de Musset (1810-1857) Poeta francés)

No. Por supuesto que no son un milagro. Las finanzas de Apple son el resultado de una buena gestión empresarial. Y con ello se confirma aquello que comentábamos en marzo del 2014, la clave está en la gestión del margen. Una empresa no vive de las ventas, una empresa vive y sobrevive gracias al beneficio.

https://valoradicional.wordpress.com/2014/03/30/atencion-no-nos-olvidemos-del-margen/

Cupertino (California, USA) 27 de Octubre de 2015, Apple presenta los resultados de su último ejercicio fiscal (que finaliza en Septiembre de 2015). Si echamos un vistazo a los números vemos la grandeza de la empresa. El beneficio neto se sitúa en los 53.394 millones de dólares, lo que significa un 38% más que en el ejercicio anterior. Sus ingresos crecen un 28% gracias a que se han incrementado el número de unidades vendidas, sobre todo de los productos con mayor margen como el iPhone, y a unos precios más altos. Por su parte, el coste de las ventas aumenta en una proporción inferior que los ingresos, un 24,7%, con un componente fijo apenas sin variación. Así el margen bruto se incrementa aún más que los ingresos, en un 32%.

Entonces la pregunta es: ¿cómo se alcanzan esas cotas en un mercado tan maduro y competitivo como el tecnológico? A la vista de los números la respuesta, a mi juicio, es clara. En primer lugar, es evidente que incrementando la cifra de ingresos. Y en segundo lugar, y muy importante, Apple realiza un estricto control de los gastos operativos, que sólo consumen un 23% del margen bruto y que vuelven a crecer menos que los ingresos operativos, provocando que el beneficio aumente cada vez más a medida que nos acercamos a la bottom line (35% resultado operativo y 35,1% beneficio neto).

Si prestamos atención al balance comprobamos que sus activos están en los 290.000 millones de dólares de los que aproximadamente un 70% están en cash y equivalentes, que cubren en sobremanera las obligaciones. Más observando que tiene un bajo endeudamiento, de poco más de 50.000 millones de dólares.

Es claro que no hay milagro, sólo una buena gestión empresarial.

Fuente: http://www.apple.com/pr/library/2015/10/27Apple-Reports-Record-Fourth-Quarter-Results.html

Unknown

“El poder tiende a corromper, el poder absoluto corrompe absolutamente.”

(Lord Acton – Historiador y político inglés)

Hace ya dos años publiqué un par de humildes contribuciones acerca de la corrupción en la llamada España:

https://valoradicional.wordpress.com/2013/02/19/un-lugar-demasiado-permisivo-y-cutre/

https://valoradicional.wordpress.com/2013/10/22/no-todo-era-sabido-acerca-de-la-corrupcion/

Y a fecha de hoy ¿qué ha cambiado? Nada, absolutamente nada. Lo cual me avergüenza profundamente como ciudadano. Y ello me hace pensar que tal vez la situación viene de lejos. Parece que Felipe III y Maria Cristina de Borbón ya se distinguieron en oscuros negocios:

https://es.wikipedia.org/wiki/Corrupción_en_España

El escrito del profesor Sala i Martin daba en el clavo. La España actual tiene un sistema judicial débil y fácilmente influible por los políticos del gobierno de turno ( por cierto: es obsceno que un miembro de un alto tribunal de justicia tenga carnet de partido). Y, además, es un país inculto o si se prefiere de baja cultura como lo demuestra las estadísticas,  tanto internas como externas, sobre niveles de estudios y de formación. Un 47% de los españoles entre 25 y 64 años de edad sólo tiene estudios a nivel de enseñanza primaria, y sólo un 22% los tiene de secundaria. Por no mencionar que un 20% de los jóvenes españoles tiene dificultades para entender lo que lee. Incultura que ninguno de los partidos gobernantes en España (populares y socialistas) tiene el más mínimo interés en cambiar. Ellos saben que el conocimiento es poder (Francis Bacon) y nunca permitirán que los ciudadanos lo alcancen. Ante este panorama, si a la fácil manipulación de la justicia le añadimos una ciudadania con poca cultura, con poco espíritu analítico, tenemos el caldo de cultivo perfecto para el crecimiento de la sarna de la corrupción.

Así pues deberemos ser los ciudadanos los que con nuestras actitudes éticas y nuestro voto presionemos, por una parte, para lograr una justicia realmente imparcial, en manos de los profesionales más cualificados y al servicio de la sociedad y no al servicio de los partidos políticos. Y por otra parte presionemos para que el sistema educativo esté realmente a la altura de los retos a los que se enfrenta una sociedad del siglo XXI que aspira a ser más próspera.

 

UnknownUnknown-1

CHICO: Este contrato no sirve para nada. No tiene escapatoria. 

GROUCHO: Usted lo firma y ya le pondremos luego las escapatorias.

(Una noche en la ópera (1935) – Marx Brothers)

El Mecanismo Único de Supervisión (MUS) es el sistema de supervisión bancaria en Europa. Está integrado por el Banco Central Europeo (BCE) y las autoridades supervisoras competentes de los países de la Unión Europea (UE) participantes. Sus objetivos principales son: (i) velar por la seguridad y la solidez del sistema bancario europeo; (ii) potenciar la integración y la estabilidad financieras en Europa, y (iii) asegurar la coherencia de la supervisión

La reciente crisis financiera ha mostrado la rapidez e intensidad con que pueden propagarse los problemas del sector financiero, especialmente en una unión monetaria, y cómo esos problemas pueden afectar directamente a los ciudadanos del conjunto de la zona del euro. En cuanto institución independiente de la UE, el BCE se encarga de la supervisión bancaria desde una perspectiva europea, para ello: establece un enfoque común para la supervisión diaria, adopta medidas de supervisión armonizadas así como medidas correctoras y asegura la aplicación coherente de los reglamentos y normativas en materia de supervisión. Con ello contribuye a restablecer la confianza en el sector bancario europeo.

Pero, ¿En qué consiste la supervisión bancaria? El BCE, en colaboración con los supervisores nacionales, es responsable del funcionamiento eficaz y coherente del MUS. Es competente para: (i) realizar revisiones supervisoras, inspecciones in situ e investigaciones; (ii) conceder o revocar licencias bancarias; (iii) evaluar adquisiciones bancarias y ventas de participaciones cualificadas; (iv) asegurar el cumplimiento de las normas prudenciales de la UE, y (v) aumentar los requerimientos de capital para prevenir riesgos financieros.

Y ¿quien debe someterse a esa supervisión? Pues los bancos cuyos activos superen los 30.000 millones de euros. Y he aquí el gran gazapo. Con esa cifra mágica de activos Alemania dejó fuera de supervisión a 425 de las 426 Cajas de Ahorros alemanas. El problema, o la curiosidad si lo prefiere el lector, radica por un lado en que el volumen de activos de esas 425 entidades que no están sometidas a supervisión alcanza el billón de euros, que viene ser la suma de Santander+BBVA+CaixaBank. Y por otro lado que esas 425 Cajas de Ahorros representan el 20% de los activos locales de la banca alemana. Luego el riesgo intrínseco en esas entidades en elevado. Demasiado elevado, a mi juicio, como para mirar hacia otro lado y hacer la vista gorda.

Así pues, en el contrato de acuerdo para la supervisión bancaria en Europa que en su día se suscribió es claro que en algún momento se fijaron las escapatorias (listón en los 30.000 millones de euros). Y la señora Angela Merkel todavía hoy está riendo.

images

Sólo cerrando las puertas detrás de uno se abren ventanas hacia el porvenir.
(Françoise Sagan)

Allá por el mes de Octubre del 2012 escribí un humilde post acerca de si el empresario debe airear sus opiniones políticas (https://valoradicional.wordpress.com/2012/10/). Contribución que hoy está de plena actualidad.

Sin ninguna duda me reafirmo en mis tesis. El empresario no debe formar parte de la farándula de la política. No debe caer en la trampa de divulgar medias mentiras o falsas verdades, no debe infundir el temor sobre la sociedad acerca de la venida de un hipotético cataclismo, comparable con el fin del mundo, que se cernirá sobre los ciudadanos si estos optan por una u otra opción antes las urnas. No deben alardear de los gravísimos riesgos que podrían producirse sin comentar también los grandes beneficios que se podrían obtener. Y si, esos ilustres empresarios, sólo optan por la propagación del miedo lo que demuestran es que no son tan listos como aparentan y que en realidad están profundamente escorados a estribor con el único objetivo de mantener el status quo sin pensar en cambiar de rumbo hacia una singladura que lleve a la sociedad a mejores y más prósperos destinos.

En lugar de ello, el empresario debería preocuparse por que las infraestructuras ferroviarias de cercanías dejen de ser penosas y esten a la altura del siglo XXI y de las necesidades de los usuarios, entre los que se encuentran muchos de sus empleados o clientes. Preocuparse por que el eje ferroviario mediterráneo de alta velocidad sea ya una realidad para facilitar el tránsito de mercaderías desde el sur hacia el norte de Europa, y viceversa, en lugar de que sea el medio de transporte para ir a ver a los abuelos, que también por supuesto. Preocuparse por que las carreteras N2 y N340 se conviertan en autovías y dejen de ser el hazme reír del mundo entero. Recordemos que fue gracias a la iniciativa privada, y a la gran visión de futuro del mundo empresarial, que se construyó la AP7 que nos une con Europa, ya que de lo contrario todavía haríamos el trayecto atravesando un sin fin de pueblos y ciudades. El empresario debe preocuparse por su empresa y por el beneficio común. Debe preocuparse por que el nivel de educación de la sociedad se convierta en un valor competitivo, por que los niveles de atención social satisfagan las necesidades de los ciudadanos. Debe preocuparse por que exista plena seguridad jurídica para empresas  y particulares en lugar de la incerteza y mediatización actuales. Y felicitarse por que grandes organizaciones transnacionales decidan invertir en nuestro territorio. ¿O es que creen que cuando SEAT, NISSAN, HP y otras muchas empresas, deciden invertir en nuestro territorio no contraponen los grandes beneficios y oportunidades que éste les ofrece frente a los riesgos potenciales? Riesgos que, en definitiva, no son más que riesgos temporales y perecederos. Lo que si perdura es el espíritu y la cultura de trabajo de una sociedad, son los niveles de formación y calificación profesional que la sociedad ofrece. Lo que perdura es la apertura de miras y las esperanzas hacia la construcción del futuro. Esto es lo que el empresario debe analizar y no sembrar temores infundados.

 

 images

 Se puede decir que no hay países subdesarrollados sino mal gestionados.

(Peter Drucker)

Con origen en la Eurostat, la oficina estadística comunitaria europea, se ha remitido un nuevo sistema de contabilidad a los centros estadísticos de cada país de la Unión Europea. En ese nuevo sistema hay varios componentes principales que influirán en los nuevos cálculos de los PIB. Entre ellos destaca por su “singularidad” la inclusión de ciertas actividades ilegales como el tráfico de drogas, la prostitución y el contrabando. No, no se ría el lector pues en este sentido, el Instituto Nacional de Estadística (INE) español ha reconocido que ya ha contactado con diversas asociaciones de estos ramos para concretar los “volúmenes” que manejan. Para mayor escarnio, cuando se incluyan estas actividades ilegales, quedarán repartidas entre los sectores más similares, como el comercio al por menor o la hostelería. Es decir, enmascarar la situación dada la ilegalidad de tales actividades económicas. Otro cambio substancial lo es en referencia a la I+D que deja de computar como consumo intermedio y empieza a figurar como inversión en capital. Es decir, si hasta ahora cuando en mi empresa invertíamos en I+D para crear un nuevo producto, se entendía que el valor de ese proceso quedaría reflejado en el precio de venta final de aquél por lo que formaría parte del PIB en ese momento futuro. Ahora, en cambio, lo hará desde que se produce el gasto y se incluye tanto si la inversión es exitosa como si no lo es. Hábil forma de inflar el PIB, si señor.

El lector ya habrá deducido con facilidad que esas nuevas artimañas lo que producirán es un incremento “artificial” del PIB de los países. Aunque a algunos de ellos, como España, les irá de perilla como veremos seguidamente. Algunos calculan que la inclusión de la “economía ilegal” puede incrementar el PIB entre un 1,5% y un 3%. ¿Y qué repercusión tendrá ese aumento del PIB? Pues ese  “aumento contable” puede ayudar a algunos gobiernos, como el español, a cumplir “artificialmente” los objetivos de déficit, dado que éste se calcula precisamente en relación al PIB, por lo que si se aumenta el denominador se está invitando a un mayor margen para gastar. ¿Por qué? pues porque la deuda pública también se relaciona con el dato de PIB, luego si a fecha de hoy estamos en una nivel de deuda que equivale al 96,8% del PIB actual, si aumentamos el PIB rebajaremos ese porcentaje. Y no faltaran políticos de poca monta que digan: financiemos nuestro déficit con mayor endeudamiento ya que el ratio sobre el PIB ha bajado. En lugar de: corrijamos nuestro déficit racionalizando y haciendo más eficiente el gasto y al mismo tiempo aumentemos nuestros ingresos incrementando la productividad y la innovación. Y no necesariamente a cargo del aumento de impuestos a nuestros ciudadanos.

En fin, “normativas” contables. Cierto es que el papel lo aguanta todo pero los niveles de deficit y de deuda son los que son, los países son como son y no por vestirse de seda la mona dejará de ser tal.

También puede consultar: http://www.ine.es/prensa/np846.pdf

images

La esperanza es el peor de los males, pues prolonga el tormento del hombre.

(Friedrich Nietzsche)

Transcribo una interesante reflexión del economista Edward Hugh:

Lo que tenemos ahora delante es un mar tranquilo, un mundo con pocas sorpresas que nos proporcionará un cierto margen de tiempo para respirar. Todo continuará igual, los parados también continuaran en el paro y los que no puedan pagar su hipoteca a principios de año menos lo podrán hacer a finales de año. La prima de riesgo española continuará a la baja, la bolsa se mantendrá y los bancos, como ya se sabe, se capitalizaran adecuadamente. 

La razón de todo ello es que los alemanes tienen elecciones en el próximo mes de septiembre, y todos los mercados ya se están posicionando de acuerdo a esta realidad, a la espera de lo que pueda suceder.

 Ahora bien, se puede percibir a lo lejos un 2014 diferente. Ese será un año crítico en muchos sentidos, como por ejemplo en la cada vez más clara percepción por parte de los griegos de que nunca podrán pagar su deuda, o por la pérdida definitiva de paciencia de los alemanes respecto a unos pueblos de la periferia a los que no acaban de entender.

Por lo tanto disfrutemos del 2013 todo lo que podamos y hagamos todo lo necesario en anticipación a un 2014 que seguramente será el año decisivo para el futuro del euro.”


Ninguna empresa se encuentra completamente exenta de riesgo. El riesgo aparece desde el instante mismo en el que el emprendedor decide materializar una idea de negocio y no desaparece hasta el final de la empresa.

George Westerman & Richard Hunter

(Prólogo del libro “IT Risks: Turning Business Threats into Competitive Advantage)

El riesgo se puede definir como la combinación de la probabilidad de ocurrencia de un suceso y sus consecuencias o impacto provocado. Es claro que en cualquier empresa existe un potencial de sucesos y consecuencias que pueden constituir oportunidades (lado positivo) o amenazas para el éxito (lado negativo).  Así pues, el riesgo es un elemento aleatorio con una cierta probabilidad de ocurrencia que, de producirse, puede tener un impacto negativo en la organización. Por lo que el riesgo se compone de tres elementos básicos: el escenario, su probabilidad de ocurrencia y el tamaño del impacto si ello sucede.

Una oportunidad es también un elemento aleatorio que en el caso de ocurrencia puede tener un impacto positivo en los objetivos de la organización. Luego la oportunidad se compone de los mismos tres elementos que el riesgo. Desde el punto de vista de seguridad, se suele admitir que las consecuencias son sólo negativas, por lo que la gestión de riesgos se centra en la prevención y mitigación del daño.

Los riesgos a los que se enfrenta una empresa y sus operaciones son el resultado de factores tanto internos como externos a la empresa y los podemos agrupar según los distintos ámbitos en los que la empresa se mueve. Es decir, si tomamos por ejemplo el ámbito financiero encontraremos factores externos (tipos de interés, tipos de cambio, crédito, etc.) y factores internos como lo es la  liquidez. En el ámbito de la estrategia, la competencia, los cambios en la industria o los cambios en los clientes se encuentran entre los factores externos. Mientras que nuestro capital intelectual o las decisiones en I+D representan factores internos. De la misma forma, en el ámbito operativo nos encontraremos con factores externos como la regulación a la que estemos sometidos o factores internos como la cadena de suministros o los sistemas de información.

Todo ello hace prever que la gestión de riesgos deberá ser componente importante de la gestión estratégica de cualquier organización. Representará el proceso por el que la empresa trata los riesgos relacionados con sus actividades, con el fin de obtener un beneficio sostenido en cada una de ellas así como en el conjunto de todas ellas.

La gestión de riesgos debe ser un proceso dinámico, continuo y en constante desarrollo que se lleve a cabo en la formulación y en la aplicación de la estrategia empresarial. Esa gestión debe tratar de forma metódica todos los riesgos que rodeen las actividades pasadas, presentes y, sobre todo, las futuras de la empresa. Dado que el entorno en el que la empresa se mueve está sometido a un cambio continuo.

La gestión de riesgos debe estar integrada en la cultura de la empresa con una política y un programa impulsados y dirigidos desde el más alto nivel. Se trata de convertir la estrategia en objetivos tácticos y operacionales, asignando responsabilidades a todos los niveles siendo cada miembro el responsable de la gestión de riesgos de su parcela de trabajo. El riesgo y su gestión deben entrar a formar parte del lenguaje, del léxico, de la comunicación dentro de la empresa.


Considera la tecnología como un medio por el que las empresas, ya sean micro empresas, pymes o grandes corporaciones, pueden ser más eficaces, productivas y competitivas.

Rosa García / 2012

(Consejera Delegada de Siemens)

Pero ¿qué es el cloud computing? De hecho no se trata de una nueva tecnología sino de una forma distinta, de las que estábamos acostumbrados, de poner a disposición de usuarios y clientes ciertos recursos informáticos, o de computación si se prefiere. Estos recursos van desde la información hasta cualquier tipo de recurso o plataforma de hardware o de software que podamos imaginar. Es decir, que en esencia el cloud computing no es más que una iteración superlativa del concepto de outsourcing de la década de los años 1980’s.

El profesor John McCarthy (Premio Turing en 1971 por su contribución en el campo de la inteligencia artificial y creador del lenguaje Lisp), fue el primero en sugerir públicamente que la “tecnología de tiempo compartido de los ordenadores” podría conducir a que en el futuro la capacidad de proceso, e incluso el software de base y las aplicaciones, se comercializasen como un servicio (de la misma forma que el agua, el gas o la electricidad), es decir, que podrían convertirse en una utility más.

Y ¿en qué momento este nuevo concepto irrumpe con fuerza en el mercado? Pues su irrupción se produce cuando Internet madura y sobre todo las tecnologías a ella asociadas (ancho de banda, globalización de las comunicaciones, velocidad y potencia de proceso, conectividad, etc.).

Y ¿de la mano de quien irrumpe? La respuesta es fácil, si prestamos atención a las frases anteriores. Por razones obvias no quiero mencionar a ninguna empresa pero pensemos en las grandes organizaciones que prestan productos y servicios a través de Internet (buscadores, servidores de correo electrónico, vendedores de productos on-line, comparadores y otros muchos más). Sin olvidarnos, por supuesto, de los operadores de telecomunicaciones que han optimizado sus tecnologías para ofrecer el ancho de banda necesario para que esos modelos de negocio se hiciesen realidad. Todas estas empresas han necesitado incrementar su capacidad de proceso y almacenamiento a fin de conseguir unos niveles de servicio y de disponibilidad que fuesen aceptados por el mercado. Pero ello muy a menudo ha significado que se encontrasen con capacidad de proceso y de almacenamiento ociosa. Y una forma de rentabilizar esos excedentes de capacidad ha sido la de ofrecerla a sus clientes bajo la etiqueta del cloud.

Si tenemos en cuenta las previsiones hechas por la consultora Analysys Mason para el 2015, año en el que los ingresos mundiales de servicios cloud a empresas ascenderá a los 24.000 millones de euros, el reparto de este “pastel” se correspondería en un 25% para las operadoras de telecos (ya sea como prestatarios directos o por arrendamiento de sus infraestructuras), y el 75% restante podría repartirse, a partes más o menos iguales, entre los integradores de sistemas y los vendedores de software.

Bien pero ¿qué hay de las posibles ventajas y/o inconvenientes que pueda tener el cloud para nuestras empresas? Pues ahí está el quid de la cuestión. Es claro que el cloud puede llevar consigo ciertas ventajas como las derivadas del acceso ubicuo a las informaciones, a las aplicaciones y a los procesos simplemente mediante un navegador, o un escritorio como les gusta decir a algunos, y una conexión a Internet. Lo que permite que informaciones y procesos se puedan llegar a mantener en un riguroso nivel de actualización. Otra lanza a su favor la rompen otros al sugerir que el cloud permite una reducción de costes con respecto a los modelos tradicionales ya que los recursos que la empresa debe destinar son menores, tanto los directos (hardware, software de base, mantenimiento, personal, etc.) como los indirectos (instalaciones, suministros, etc.) de forma que parte de los costes fijos se convierten en variables, ya que la contratación puede ser por mensualidades que pueden variar en función de las necesidades de la empresa lo que confiere claras ventajas de escalabilidad y flexibilidad.

Ahora bien, tal vez no sea todo ello de un intenso color de rosa. El cloud acarrea servitudes muy significativas como la más que probable necesidad de que debamos disponer de más de un proveedor de servicio de telecomunicaciones, uno como backup del otro, dado que los recursos ya no se encontraran ubicados en nuestras instalaciones y la accesibilidad se habrá convertido en un requerimiento imprescindible. La necesidad de ver si nuestros sistemas de información son compatibles con la filosofía de la nube. Por no hablar de  la necesidad de contar con un servicio de asesoramiento y cobertura legal sobre las contrataciones, acuerdos de nivel de servicio o posibles situaciones derivadas de la legalidad particular de los distintos países que puedan albergar los servicios de hosting contratados. De hecho las principales amenazas y riegos que acompañan a cualquier proyecto cloud tienen que ver con la seguridad y los accesos a la información y con los lugares en los que ésta pueda estar almacenada. Como así lo certifican recientes documentos  publicados por la Cloud Security Allicance.

Pero el cloud computing está ahí y no podemos obviarlo ni darle la espalda. Tal vez para muchas pequeñas y medianas empresas con él llegue la auténtica democratización de la informática. En cualquier caso lo que debemos hacer es tratar de ver hasta que punto el cloud computing puede llegar a ser un medio que nos permita añadir valor a nuestro negocio y nos pueda llegar a proporcionar alguna ventaja competitiva. Llegados aquí, me voy a permitir enumerar los pasos previos necesarios que debemos dar antes de entrar en la nube:

  • Tener en cuenta el modelo y las variables de nuestro negocio
  • Comprobar si nuestros sistemas de información, o parte de ellos, están preparados para residir o ejecutarse en la nube
  • Tener en cuenta las variables operativas, los parámetros de seguridad y los niveles de servicio requeridos.
  • Llevar a cabo un análisis riguroso del riesgo (p.e. DAFO) que nos permita:
  • Diseñar los distintos escenarios sobre los que se basará nuestra toma de decisiones.