Archivos para las entradas con etiqueta: ahorros

images

El dinero es como el estiércol, no es bueno a no ser que se esparza.

(Francis Bacon)

En el origen, el negocio de la banca es extremadamente sencillo: toma dinero prestado (pasivos) de sus clientes a los que ofrece un tipo de interés, para luego prestarlo (activos) a otros clientes a un tipo de interés superior. Pero, ¿deben esos pasivos ser necesariamente dinerarios, es decir, papel moneda? Pues la respuesta es que no necesariamente, como ocurre en Indonesia, un país insular del sudeste asiático que abarca más de 17.000 islas con una población de 255 millones de personas y con una renta per capita de 3.600 US$ (en 2014).

Makassar es la capital y mayor ciudad de la provincia de Sulawesi (islas Célebres Meridional) en Indonesia. Cada día esta ciudad de 2,5 millones de personas produce 800 toneladas de basura, la mayor parte de la cual acaba formando parte de una montaña de desperdicios de cinco pisos de altura y que ocupa una superficie de dos campos de futbol. Según el Ministerio de Medio Ambiente indonesio un 70% de la basura del país se almacena en grandes vertederos al descubierto.

Esta situación de gran impacto medioambiental junto al perfil de extrema pobreza de la población, ha llevado a que se gestase y creciera una iniciativa emprendedora realmente creativa: la banca de la basura. Que nace, por una parte, como una forma de reducir la presión sobre la proliferación de grandes vertederos y, por otra, como vía de incentivar e incrementar el reciclaje. Como ejemplo de ello tenemos al  Mutiara Trash Bank. Esta nueva banca permite a los ciudadano más pobres el acceso a servicios financieros básicos como el ahorro y el crédito. Servicios de los que nunca antes habían disfrutado.

El modelo de este particular negocio bancario es simple e ingenioso. Los ciudadanos recogen elementos reciclables como los envases de plástico, el papel, los envases Brik o el metal, llevándolos a los puntos de recogida, es decir, a la “oficina del banco de basura” donde serán pesados y depositados a la vez que se les adjudica un valor monetario que a su vez se registrará debidamente en “la cuenta de ahorro” del ciudadano cliente. Cuenta de la que, de forma periódica, el titular podrá retirar dinero o hasta solicitar créditos.  Para garantizar el sistema, la Administración establece y fija los precios, el importe económico, a los que cada unidad de peso de la basura que se deposite estará asociada. Toda la basura recogida es llevada a diario a empresas recicladoras que las pagaran también a un precio pactado. He aquí el margen financiero de este singular modelo de banca, aunque sea con precios fijados.

El Mutiara Trash Bank desarrolla además una importante labor social financiando que jóvenes estudiantes ayuden a la escolarización de los más pequeños sin recursos. Los “clientes titulares de cuentas de ahorro” pueden cambiar los productos reciclables  recogidos directamente por arroz, tarjetas de prepago para teléfonos o bien para pagar sus consumos de electricidad.

Para esos ciudadanos este modelo de banca es la forma más cercana a una institución financiera que han tenido en su vida. En Indonesia hay más de 2.800 Trash Banks que operan en 129 ciudades y que dan servicio a 175.000 “clientes”.

Fuente: Bloomberg BusinessWeek (May30/June6-2016)

images

El que trabaja principia bien, el que ahorra termina mejor.

(Anónimo)

Durante los últimos 30 años, y alentadas por unas excepcionales expectativas económicas y de negocio, las rentabilidades de la renta fija y de la renta variable, en los Estados Unidos y en la Europa Occidental han sido considerablemente más altas que lo que mostraba la tendencia del largo plazo. Hoy, esas condiciones se están debilitando o incluso revertiendo. En un informe realizado por McKinsey se apunta a un desplome de la rentabilidad media anual de que disfrutaran los inversores en los países occidentales entre el 2016 y el 2035, comparada con la del periodo 1985-2014.

  • Durante el periodo 1985-2014 , los rendimientos de la renta variables en USA y EU se situaron en el  7,9% lo que representa un incremento de entre 1,4 y 3,0 puntos porcentuales sobre la media de 100 años. En el mismo periodo los rendimientos de la renta fija se situaron en USA en el 5,0%, es decir 3,3 puntos porcentuales por encima de la media de 100 años. Mientras que en EU el rendimiento e situó en el 5,9% (4,2 punto porcentuales por encima de esa media).
  • Diversas causas han influido en esa situación: la reducción de las tasas de inflación y tipos de interés desde los niveles inusualmente altos de la década de los 1970’s y principios de los 1980’s; el crecimiento del PIB mundial impulsado por la demografía, las mejoras en la productividad, el rápido crecimiento de China; el incremento de beneficios empresariales con la apertura de nuevos mercados; y los avances en la automatización y las mejoras en las cadenas de suministros que contribuyen a la contención de costes.
  • Algunas de esas tendencias se mantienen hoy aunque con mayor lentitud. Mientras que  las TIC y las tecnologías disruptivas mejoraran los márgenes futuros de algunas empresas,  las grandes compañías que obtuvieron suculentos beneficios en el pasado deberán hacer frente a la presión competitiva de las nuevas empresas que emergen de la globalización. Los rivales más pequeños y más ágiles, les robarán cuota de mercado. Los gigantes de la tecnología (Amazon, Google, entre otros) entrarán en negocios y mercados hasta ahora privilegio de unos pocos. Sin olvidar que grandes economías como la China, que han crecido con rapidez,  deberán hacer frente al endeudamiento acumulado.
  • Como resultado de ello, la rentabilidad de las inversiones en los próximos 20 años es previsible que caiga por debajo de la que se obtuvo en el periodo 1985-2014. En un escenario de crecimiento global lento la rentabilidad de la bolsa en USA, para los próximos 20 años, se situará entre el 4,0% y el 5,0% (más de 2,5 puntos porcentuales por debajo de la media del periodo 1985-2014). En cuanto a la renta fija, su rentabilidad se situará entre el 0,0% y el 1,0% (4,0 puntos porcentuales de la del periodo 1985-2014). Aún en un escenario de mayor crecimiento basado en un incremento de la productividad, las rentabilidades seguirán estando por debajo de la media de los últimos 30 años. Con caídas de entre el 1,4% y el 2,4% para la renta variable, y caídas de entre el 3,0% y el 4,0% para la renta fija, tanto en USA como en EU.

La mayoría de los inversores de hoy -los baby boomers– han pasado toda su vida laboral durante esa edad de oro del periodo 1985-2014. Para ellos un largo periodo de rentabilidades muy bajas les representará tener que afrontar ajustes muy dolorosos. Se hará absolutamente necesario incrementar el ahorro para la jubilación, jubilarse más tarde o reducir el consumo durante la jubilación, lo que representará un lastre adicional para las economías.

En cuanto a la generación de los hoy treintañeros –la generación Y–  para poder compensar una caída del 2,0% de la rentabilidad de sus ahorros de jubilación deberán alargar en 7 años su edad de jubilación o doblar las cantidades periódicas que destinen a ese ahorro.

Con estos escenarios los fondos de pensiones, bien sean públicos o privados, deberán hacer frente a situaciones tales como el déficit de ingresos (menos ahorradores y menos cantidades ahorradas) o los riesgos de insolvencias (¿suena lo de la hucha de las pensiones en España?). Las dotaciones empresariales a fondos de pensiones se verán seriamente afectadas. Por las mismas razones también sufrirán las compañías aseguradoras que administran el ahorro finalista. Los Gobiernos y las Administraciones tendrán que hacer frente en sus presupuestos a demandas crecientes de servicios sociales, de atención a los más mayores y de atención a la pobreza.

Pero que no cunda el pánico, we need be positive !!. Como mínimo tenemos la información que nos marca una tendencia. Ahora nos toca, como individuos y como sociedad, tomar las medidas necesarias para paliar la situación que se avecina. What else can we do ?

Fuente: “Diminishing Returns: Why Investors May Need To Lower Their Expectations”

(Mckinsey Global Institute / May 2016)

images

“El interés es la rueda principal de la máquina del mundo.”
(August von Kotzebue (1761-1819) Dramaturgo alemán.)

Pues parece que de hecho, y aunque hay muchos tipos de interés, si son posibles. Pero ante todo hagamos dos apuntes previos. El primero: “el objetivo de cualquier inversión debe ser el de mantener el poder adquisitivo del dinero a invertir o en otras palabras batir a la inflación para que con cada euro podamos comprar cosas equivalentes hoy y en el futuro.” El segundo viene determinado por la siguiente ecuación:

Tipo de interés nominal = Tipo de interés real + Tasa de inflación esperada

Veamos un ejemplo. Si deseo invertir 1000€ en un bono de deuda soberana, es decir deuda de un Gobierno, con vencimiento de un año y un interés nominal del 4%. Es lógico que piense que dentro de un año recibiré 1040€. Ahora bien, si durante ese año la inflación ha sido del 3% entonces el interés real que percibiré será del 1%. Aún más, si la inflación durante ese año fuese del 5% entonces entonces el interés real recibido será del -1%. En este caso los 1040€ que recibo sólo podrán comprar el equivalente a 990 de hoy, y comprobaremos que hemos cometido un error de previsión ya que la inflación ha ido en nuestra contra.

En la actualidad esa situación de interés negativo se ha producido por una parte por las políticas de algunos bancos centrales (como el BCE) con la esperanza de activar las economías. Y por la otra por la gran demanda de deuda, o si se prefiere de activos financieros, de alta calidad (AAA) y solvencia y con bajo riesgo (como el caso de la deuda alemana, la suiza o la danesa por ejemplo). Y esto ¿cómo pasa? Pues una razón es por que las compañías de seguros y los bancos europeos deben aumentar sus reservas de bonos sin riesgo para cumplir con las normas de los reguladores (Solvencia II y Basilea III) con lo que aumenta la demanda de tales bonos y por ello sus rentabilidades caen. Lo cual mete presión a las entidades financieras que deberán sobrevivir en escenarios tan hostiles (comprar deuda soberana de alta calidad a un interés negativo). Sin embargo parece que, en contra de lo esperado, no está claro que la situación tenga un impacto positivo en la economía real, es decir, un impacto positivo sobre sobre el crecimiento y la inflación. Dado que la presión sobre los márgenes amenaza a las cuentas de resultados de la entidades financieras y puede provocar que dejen de dar crédito con lo que se frena el crecimiento.

Así las cosas, las preguntas inmediatas son: ¿Llegará tal situación a las economías domésticas? ¿Deberemos pagar por que nos custodien nuestros ahorros? Existe consenso en que las respuestas son ambas negativas. A nadie le parecería razonable pagar por depositar sus dineros en la cuenta en el banco y tampoco cobrar por el crédito solicitado o por la hipoteca contratada.

Entonces ¿dónde está el gazapo? Está en el propio sector financiero que tendrá que adoptar estrategias y políticas que le permita ensanchar los diferenciales y mejorar márgenes para que el negocio continue siendo rentable y siga jugando el papel tan crucial que tiene en el ciclo económico. Y de forma adicional el sector financiero deberá reestructurar las redes de oficinas y las plantillas a fin de incrementar su eficiencia.

Es probable que en un futuro próximo veamos como se reduce la remuneración de los depósitos  a plazo, se producen trasvases desde esas cuentas hacia productos como los fondos de inversión, y se empieza a cobrar a las grandes empresas por custodiar sus puntas de tesorería cosa que obligará a los tesoreros a evaluar con cautela qué niveles de liquidez conviene mantener. Se encarecerá el crédito mediante el aumento de los diferenciales o por la prolongación del periodo a tipo de interés fijo. Se irán acabando las políticas de comisiones cero, sobre todo para los clientes menos rentables.

En definitiva, se avecinan unos tiempos complejos en el que las entidades financieras deberán extremar las medidas para incrementar la eficiencia y controlar de forma rigurosa los costes. Sin olvidar el cumplimiento obligado de los objetivos de rentabilidad. ¿Y qué pasa con nosotros los clientes? Pues lo dicho, “seat, look and see !! What else?” Ah, y sin olvidar estar bien informados para tomar decisiones sobre nuestras finanzas con un mínimo de rigor, aunque en ocasiones nos dejemos aconsejar.

 

 

images

“La forma más rápida de doblar tu dinero es plegar los billetes y metértelos de nuevo en el bolsillo.”
(Will Rogers (1879-1935) Humorista estadounidense.)

En la primavera del 2015 JPMorgan Chase envió una carta a sus mayores clientes en la que anunciaba que iba a gravar con un 1% aquellos depósitos que excediesen sus necesidades operativas. Es decir, y en otras palabras, se iniciaba la era de los intereses negativos sobre los depósitos. Una era en la que la banca sólo aceptaría depósitos de sus clientes si estos estaban dispuestos a pagar por el servicio de custodia de sus dineros. En los primeros meses del 2016 el Banco Central Europeo -BCE- ha dejado los tipos de interés en el 0%  y en el -0,4% las facilidades de depósito. Mientras que el Banco Nacional Suizo -SNB- ha ido más allá al fijar en el -0,75% el tipo de interés de los depósitos. Y uno se pregunta ¿cuál es el objetivo de tales decisiones? Pues parece que la respuesta está en el intento desesperado de canalizar el crecimiento económico global. En la esperanza de que al tener que pagar por que alguien guarde los dineros, los inversores canalicen esos recursos hacia la economía real en busca de mayores rentabilidades.

Dejo para otra contribución consideraciones, visiones y argumentos más rigurosos de esta situación de tipos de interés negativos. Prefiero ahora centrarme en una primera derivada que me parece sumamente interesante. Parece ser que a raíz de la nueva situación hay ciertos signos de “innovación creativa” que tendrían su foco en la abolición del papel moneda. Que duda cabe que la abolición de los billetes (bank notes) representa un anatema para la mayoría de los ciudadanos, pues se abandona el anonimato del cash y al convertirse éste en simples apuntes electrónicos seria mucho más fácil el control sobre movimientos dinerarios por los gobiernos y administraciones. Por otra parte, el lado menos malo, ello acarrearía grandes ahorros al sistema dado que ya no habría que emitir/imprimir el tedioso papel moneda, no habría que invertir en las innumerables medidas de seguridad ni tampoco en su manipulación, control, almacenamiento y custodia.

En un hecho que, hoy en día, los bancos centrales cuentan cada vez con menos recursos para nuevos estímulos de las economías. Así, una solución para disponer de nuevas herramientas podría ser la abolición del dinero en metálico. Ello permitiría imponer intereses negativos a todo el dinero en circulación, por lo que empresas y hogares se verían forzados a invertir o gastar sus recursos en lugar de guardarlos. De esta forma los bancos centrales podrían recuperar tal vez  un margen de 2 ó 3 puntos porcentuales que les irían muy bien para ejecutar sus políticas. Es claro que el final del papel moneda representa grandes obstáculos prácticos. Pero la pregunta es si el BCE seguirá empujando en esa dirección al presionar a la baja los tipos de interés.

Interesante ¿verdad? Habrá que estar alerta a los cambios. Y como siempre, a los de a pie sólo nos queda el “seat, look and see !! What else?

Fuente: Bloomberg BusinessWeek; Banco de Inglaterra, Andrew Haldane.

Unknown

“Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero.”
Voltaire (1694-1778) Filósofo y escritor francés.

El director del fondo de inversión Pimco, Paul McCulley, bautizó con el nombre de banca en la sombra (shadow banking) los numerosos activos financieros gestionados al margen del sistema bancario regulado. Se trata de productos financieros de alto riesgo que no están supervisados y que no tienen más garantia  que la que les ofrece el propio título. Es decir, paquetes de hipotecas, fondos de alto riesgo (hedge funds), derivados que no cotizan, futuros, proyectos inmobiliarios o prestamos a empresas.

Grandes gestoras internacionales de fondos como Apollo, Oaktree, HIG Whitehorse, ICG, KKR. O, en el caso español, Arcano con la gestora Muzinik, N+1, AFI con Renta 4, aprovechan la situación para irrumpir en el sector del préstamo directo (direct lending) con el fin de poder ofrecer una financiación alternativa a las pymes. El número de gestoras de fondos que prestan directamente a las compañías en USA y Europa se ha duplicado en los dos últimos años.

Y ¿de dónde procede el dinero que la banca en la sombra necesita para prestar a las empresas? Pues de los partícipes de esos fondos a los que se les promete una alta rentabilidad procedente de los elevados intereses que cobran a las empresas prestatarias.

Hasta aqui todo es fácil, siempre que el prestatario pague sus deudas. Pero ¿qué sucede si no es así? Pues lo que ocurrió en la provincia de Hebei, en China, donde once bancos en la sombra solicitaron ayudas económicas al todopoderoso Partido Comunista Chino para paliar la alta morosidad a la que se enfrentaban y evitar así el riesgo sistémico asociado. La banca en la sombra es un sector en el que, al no estar controlado, aparecen malos gestores, aprovechados y estafadores que embaucan al inversor con el señuelo de altas rentabilidades.

No es mala idea que los gestores de fondos financien a la economía real pero ¿conocen esos gestores las empresas a las que prestan? ¿Entienden los modelos de negocio de esas empresas? ¿Están comprando paquetes de deuda y entienden los subyacentes asociados? ¿No será que esa es una tarea de la banca bien capitalizada y con los conocimientos y dinero suficiente para prestar?

El sistema financiero es vital para el funcionamiento de la sociedad y por ello se le debe proteger ante prácticas altamente especulativas. La banca en la sombra debe ser regulada, limitada su actividad y debe estar sometida a las exigencias de solvencia de todo el sector financiero.

cajero-bitcoin

Nunca inviertas en un negocio que no puedas entender por completo.

(Edward Warren Buffet)

En un gran centro comercial la ciudad de Barcelona una “misteriosa” entidad (Bbank) ha instalado el primer cajero automático de compra/venta de bitcoins. La califico de misteriosa dado que si el lector accede a su web (www.bbank.es) comprobará que no hay ninguna información acerca de su identidad corporativa, ni tan solo las clásicas informaciones de “Términos y condiciones” o de “Política de privacidad”.

Pero ¿que es el bitcoin? La definición más común lo trata como la moneda digital descentralizada basada en un sistema peer to peer sin intermediarios y gestionada en la red por una multitud de ordenadores que controlan las transacciones.  Y se añade que al no tener intermediarios se abaratan los costes y, por otra parte, que su sistema criptografico hace imposible su falsificación. Ambas aserciones suenan a falsas dado que, según la página antes mencionada, la diferencia entre el precio de compra y el de venta en el día 2 de Marzo de 2014 era de 40 euros, es decir algo más del 10% del valor de cotización del bitcoin por lo que alguien se queda con esa diferencia no despreciable. Y respecto a la seguridad, sólo hay que dar un vistazo a lo ocurrido con Mt Gox una de las principales plataformas de intermediación y rastreo de la mágica moneda.

Así pues hay que ser precavido. Las currencies normales (dólar, euro, yuan, etc.) se mueven en mercados públicos regulados lo que sin duda les proporciona un cierto aire de confianza a ojos de los actores que operan en dichos mercados. El bitcoin por su parte es el producto de un sofisticado algoritmo creado en el año 2008 por una shadowy figure que se hace llamar  Satoshi Nakamoto que nadie conoce ni sabe quien es con exactitud. El hecho de que el precio/valor de un bitcoin fuese de unos 100$ en el mes de Junio de 2013 y de más de 1000$ en el mes de Diciembre del mismo año, junto con el creciente interés de un gran número de miners dispuestos a gastarse gran cantidad de dinero en equipos informáticos que intermedien las transacciones a cambio de una comisión, y considerando también los misterios que rodean a esa moneda todo ello hace pensar que may be something smells bad in that business.

Unknown

Hay tantas cosas en la vida más importantes que el dinero! ¡Pero cuestan tanto!.

Groucho Marx

Para tratar de ilustrar las reflexiones previas a nuestra entrada en el mercado bursátil he escogido como ejemplo el caso de Bankia,

Sólo me serviré de su vuelta al Ibex35 para tratar de ilustrar lo más elemental que un ahorrador debe tener en cuenta antes de comprar acciones de una determinada empresa, o de ceder a la presión del empleado de la Entidad que trata de vendérselas.

1. Primera pregunta que nos debemos hacer: ¿qué/quien es la empresa, en este caso qué es Bankia? Respuesta: es el nombre de la entidad financiera filial del Banco Financiero y de Ahorros (BFA), un Sistema Institucional de Protección -SIP- (fusión fría) surgido en 2011 de la fusión de los negocios bancarios de siete cajas de ahorros: Caja de Madrid, Bancaja, Caja Canarias, Caja Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja. No vamos a entrar en detalles de los nombres ilustres vinculados a una más que pésima gestión de esas entidades.

2. Así pues, en este caso se trata de un banco nacionalizado al que se han inyectado la bonita suma de 22.424 millones de euros provenientes de fondos públicos. Cantidad que se supone habrá que devolver!!

3. El que trata de venderme la operación argumenta que desde su debut en bolsa el valor ha aumentado su numero de accionistas hasta los 485.000.

4. Pero ojo! No hay que olvidar que muchos de ellos eran sufridos tenedores de participaciones preferentes que las canjearon por acciones y por lo tanto no las compraron en el mercado bursátil.

5. Nos insisten en que el valor cotizará al alza. Pero de nuevo, atención! Es previsible que ello se deba a que los fondos de inversión que repliquen al Ibex35 deberán incluir en sus carteras el valor, por lo que tendrán que comprar acciones de esa empresa y con ello meterán presión alcista de forma artificial.

6. Por otra parte se trata de un banco que tiene importantes deberes pendientes. Debe asumir un grandioso esfuerzo de reducción de costes y de desinversiones. Además de intentar ganar negocio en un entorno de marcada debilidad económica.

7, El asesor/vendedor trata de infundirme confianza agregando que el previsible éxito de la acción contribuirá a devolver parte de los fondos inyectados.

8. Pero ello me suena más a argumento político que a una realidad previsible. Ya que ese banco tiene mucho que demostrar en cuanto a la obtención de resultados recurrentes en la actividad típica de un banco (pedir prestado dinero a unos y prestarlo a otros).

9. Importante: Debo entender el modelo de negocio en el que me “sugieren” invertir. Si ojeamos las cuentas actuales vemos que las operaciones financieras (especulación) y los resultados extraordinarios (generados por la venta de patrimonio) aportan una visión positiva pero muy artificial. Más teniendo en cuenta que las provisiones de cartera se deben a las “ayudas recibidas” y no a recursos propios generados por el negocio.

10. Luego nos debemos hacer la siguiente pregunta: ¿será capaz esa Entidad de asumir su nuevo papel en el mercado, de ser más pequeña, con un mercado geográfico determinado y recuperar unas líneas de negocio que le haga más previsible en lo que se refiere a resultados? Pues en definitiva de esos resultados dependerá la remuneración al accionista.

11. Debo también preguntarme cual es mi perfil. ¿Soy un especulador o más bien un inversor? O dicho de otra forma, ¿busco la revalorización a corto para generar plusvalías o prefiero la estabilidad a largo que me den unos dividendos aceptables y una revalorización sostenible? ¿Cuál es el nivel de riesgo que soy capaz de asumir?

12. Y por último no olvidar nunca que ante las malas situaciones los primeros que sucumben son los accionistas y los bonistas.

Por todo ello debemos tener muy claro con quien nos jugamos nuestros dineros!

images

Si quieres conocer el valor del dinero, trata de pedirlo prestado.

(Benjamin Franklin)

Leo en la prensa (Financial Times), en Noviembre de 2013, que los principales bancos de los Estados Unidos advierten de que podrían empezar a cobrar a las empresas y a los particulares por sus depósitos si la Reserva Federal (FED) rebaja los tipos a los que remunera las reservas bancarias. Es decir, si la FED empieza a retirar los “estímulos” en los próximos meses.

Analicemos la situación. En los Estados Unidos la FED ha estado comprando mensualmente activos a la banca lo cual ha estimulado la actividad de los mercados financieros. Es decir, ha estado remunerando las reservas bancarias a tipos superiores al mercado.

En España la banca se financia a través del Banco Central Europeo a tipos muy bajos y compra, a “sugerencia” del Gobierno, deuda pública a unos tipos superiores. (Fácil comprender porqué no fluye el dinero al resto de los tejidos productivos)

El negocio bancario se basa, por el momento, en tomar prestado dinero de los clientes (sus depósitos) a un tipo de interés y conceder préstamos (hipotecas por ejemplo) a un tipo de interés superior. Sin embargo la caída de los tipos de interés sufrida durante los últimos años ha afectado seriamente, y a la baja, a esos márgenes financieros. Por ello muchos bancos han realizado grandes inversiones en tecnología a fin de mejorar su eficiencia y crear nuevos productos que ofrecer a sus clientes y por los que esperan recibir la correspondiente comisión. Pero el sector financiero está altamente regulado por lo que existe siempre incerteza sobre los precios de los servicios. Y por otra parte existe una gran presión interna por rentabilizar aquellas inversiones.

Imaginemos que la FED deja de remunerar las reservas bancarias y que los tipos de la deuda pública española dejan de ser atractivos. ¿Qué incentivo tendrá el banco para pagarnos por “guardar” nuestros ahorros o nuestra tesorería? Y si además, como en el caso de España, los políticos aplican un “revolucionario impuesto” a los depósitos bancarios que, parece ser, correrá a cargo del propio banco entonces el potaje explosivo ya está servido.

Como la probabilidad de que ello ocurra no es nula, habrá que estar ojo avizor respecto al futuro cobijo de nuestra tesorería, y de nuestros ahorros por supuesto.

imagesLa economía consiste en saber gastar y el ahorro en saber guardar.

(Orison Swett Marden)

¿Qué son las Participaciones Preferentes? El término “Participaciones Preferentes” es una traducción al castellano del término anglosajón “Preference Shares” y hace referencia a un instrumento financiero-jurídico muy utilizado en los mercados internacionales de capitales para la captación de fondos. Desde el punto de vista de su naturaleza jurídica, las Participaciones Preferentes forman parte del capital social del Emisor. Sin embargo, los derechos que otorgan a sus titulares las Participaciones Preferentes y, en general, las Preference Shares difieren de los inherentes a las acciones ordinarias. Son títulos de plazo perpetuo, es decir, no tienen vencimiento. Con un dividendo atractivo y muy a menudo superior a los tipos de interés de mercado, aunque su cobro está sujeto a la obtención de beneficios suficientes por parte del emisor y a las limitaciones impuestas por la normativa bancaria sobre recursos propios. Carecen de derechos políticos como la asistencia a Junta de Accionistas o el derecho de voto. El emisor se reserva el derecho de amortización previa autorización del regulador. A efectos de prelación de crédito se sitúan por delante de las acciones ordinarias y de las cuotas participativas en su caso, y por detrás de los acreedores comunes y subordinados. Su liquidez está garantizada mediante la introducción de ordenes de compra/venta en el mercado A.I.A.F.

¿Quienes hicieron emisión de estos títulos? Todas las entidades financieras españolas (Bancos y Cajas de Ahorro) así como grandes corporaciones industriales como Telefónica o Repsol hicieron emisiones durante la última década del siglo XX y principios del presente siglo XXI.

Hasta aquí, ¿podemos decir que es un buen producto financiero? Mi respuesta es que si. Es un buen producto a tener en una cartera diversificada de ahorro/inversión. Y como todo producto de ahorro/inversión no está exento de riesgo que yo debo haber evaluado (Doy aquí por supuesto que me informaron debidamente y que yo manifesté todas mis dudas y preguntas).

¿Qué es el mercado A.I.A.F. en el que se da liquidez a las Participaciones Preferentes? Pues es un Mercado Secundario Oficial organizado, cuya Sociedad Rectora es AIAF Mercado de Renta Fija S.A. Cuenta con un número de miembros en torno a los ochenta, entre los que se cuentan las principales entidades financieras, y sociedades y agencias de valores de nuestro sistema financiero. Un mercado secundario en el que se casan las operaciones de compra/venta de títulos proporcionando la debida liquidez a éstos.

¿Cómo se realiza esta operativa? La cotización, negociación y contratación de las operaciones se realiza de manera descentralizada. Por tanto, estos procesos son realizados por las entidades miembro sin necesidad de acudir a un lugar determinado para contratar. Si atendemos a las partes intervinientes, la negociación de las operaciones se puede realizar tanto por cuenta propia, es decir, entre las cuentas propias de los miembros del Mercado, o por cuenta de terceros, en compraventas a clientes.

De nuevo, ¿podemos decir que se trata de un buen producto financiero? Mi respuesta continua siendo afirmativa. Pues ofrecen una rentabilidad interesante, tienen un riesgo asumible y disponen de un mercado secundario a través del cual,  si deseo dar liquidez a mi inversión, mi intermediario (mi entidad financiera) puede localizar otro cliente al que le interesa adquirir los títulos que yo vendo.

Entonces ¿porqué hoy dia se han convertido en un producto endemoniado? La respuesta debemos buscarla, en primer lugar, en la perversa Ley 6/2011, de 11 de Abril, que modifica, entre otras, la anterior normativa sobre coeficientes de inversión, recursos propios y obligaciones de información de los intermediarios financieros. En definitiva, supone, la transposición de la Directiva 2009/111/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de septiembre de 2009. En resumen, la nueva situación es como si a media partida de canasta nos cambian las reglas del juego.  Y si a ello le sumamos el daño añadido por los medios de comunicación al criminalizar, sin el más mínimo análisis objetivo, no tan sólo al producto en si mismos sino también a todas las entidades financieras y empresas emisoras entonces tenemos ya el plato envenenado listo para servir. Todo ello ha causado un impacto muy negativo para los mercados, para las empresas y entidades financieras y en especial para los ahorradores/inversores.

Hubo un tiempo en el que sin ninguna duda la Participación Preferente era un buen producto de ahorro/inversión para mi cartera diversificada hasta que a media partida se cambiaron las reglas del juego. La pregunta ahora es ¿qué pasaría si de pronto cambiaran las reglas de juego en el que mueven las Cédulas Hipotecarias, la Deuda Subordinada, los Bonos Patrióticos, los Depósitos, los Fondos de Inversión, los Depósitos Estructurados, y tantos otros productos financieros?

(Fuentes de información: CNMV, Banco de España, BME Renta Fija)

Unknown

No estimes el dinero en más ni en menos de lo que vale, porque es un buen siervo y un mal amo.
(Alexandre Dumas)
El proyecto EFEP (European Financial Education Partnership) se desarrolló entre octubre de 2010 y octubre de 2012, con financiación de la Comisión Europea.  Su objetivo era implantar en varios países de nuestro entorno (Alemania, España, Grecia, Italia, y Reino Unido) un exitoso modelo que se lleva aplicando en Escocia desde el año 2002. Ahora, con la implicación directa de la Generalitat de Catalunya y de tres entidades financieras (BBVA, Banc Sabadell y “la Caixa”) se ha formalizado un convenio de colaboración para la puesta en marcha de un partenariado público-privado que permita ejecutar el nuevo plan de Educación Financiera en las Escuelas de Catalunya (EFEC) lo que significará un proyecto pionero en el estado español. El objetivo de dicho proyecto es el de ayudar a los estudiantes a tomar consciencia del uso y administración del dinero y al mismo tiempo comprender la operativa financiera básica.

El proyecto está orientado a los alumnos de 4º curso de la ESO y se distribuye en varios “talleres” con un planteamiento teórico y también práctico, abordando distintas temáticas que van desde la administración personal del dinero y la gestión de la situación financiera cotidiana, hasta el endeudamiento, los productos financieros de crédito, el ahorro y la inversión, la planificación financiera personal y el ahorro alargo plazo.

Es, sin ninguna duda, una gran iniciativa que deberá ayudar a los jóvenes a comprender la necesidad de cuidar y administrar sus economías domésticas y al mismo tiempo ser conscientes de sus necesidades financieras a lo largo del tiempo y discernir el/los producto/s financieros que más se puedan adecuar a sus necesidades y capacidades. De tal forma que en el futuro se eviten, o cuando menos se minimicen, los errores cometidos por nuestra sociedad tal y como se ha puesto de manifiesto recientemente.

Con todo, mi sugerencia personal seria de que ese proyecto no se quede sólo en una experiencia aislada sino que llegue a formar parte del contenido curricular de los estudios. Y también que pueda llegar a ampliarse con temas como la enseñanza de la composición y funcionamiento del sistema financiero en sí mismo, dada la importancia de su existencia para la cadena de valor social.