Archivos para las entradas con etiqueta: corrupción

unknown

“Socializar las pérdidas y privatizar el beneficio sólo favorece a unos pocos, elimina las posibilidades de muchos y perjudica el bienestar social.”

(Raphael Nagel)

A raíz de mi post anterior sobre el “El libro negro“, de Ernesto Ekaizer, recupero la lectura, y mis anotaciones, sobre el libro de Raphael Nagel. Y vuelvo a reconocer la simplicidad y claridad con las que relata unas vergonzosas situaciones que todos hemos vivido, y tal vez sufrido, durante esos años de crecimiento y explosión de burbujas. Años en los que, en España, la connivencia de políticos, partidos y bancos, ha sido execrable. Con todo, Nagel apunta ideas y propone soluciones para que, como sociedad, no volvamos a caer en los mismos errores. Ahí va un resumen de esas ideas:

  • Corrupción y quiebra, las dos palabras que han marcado la economía española de los últimos años.
  • Ética, es el concepto clave que ha dejado de formar parte de nuestro día a día.
  • Comida y entretenimiento barato (tittytainment = titty + entertainment), dan como resultado una sociedad que no piensa ni causa problemas, ocupada únicamente en temas banales (frase de Zbigniew Brzezinski. Ex asesor de la Casa Blanca).
  • Se debe mantener viva la ilusión por mejorar la sociedad y ofrecer a nuestros hijos un modelo que valore más el talento que el dinero.
  • Ser gobernados por el dinero es tan peligroso como ser gobernados por el crimen organizado (Franklin D. Roosevelt).
  • El mercado se llena de fondos buitre (fondos de inversión que compran sociedades y activos cercanos a la quiebra (el caso de JB Capital Markets de Javier Botin). Muy a menudo las compras se realizan por el 10% del valor potencial.
  • Si no se pueden controlar los riesgos, hay que prohibir la actividad antes que poner en riesgo el bienestar de la sociedad.
  • La gran crisis ha servido para fortalecer, aún más, a los tres grandes: Santander, BBVA, Caixabank. Y todo el mundo sabe que la excesiva concentración representa un peligro para la competencia y para el mercado.
  • Dos devastadoras consecuencias de la gran crisis han sido, en primer lugar la drástica disminución del crédito, Y, en segundo lugar el empobrecimiento de la clase media trabajadora.
  • Connivencia de lo político y lo bancario (como el caso de Jaime Pérez-Renovales, del Banco Santander, que pasa a ser Subsecretario de Presidencia con Soraya Sáenz de Santamaria y más tarde regresa al banco después de haber prestado “ciertos servicios”).
  • Se debe desvincular el interés político del interés financiero.
  • Mala práxis en la comercialización de sofisticados y complejos productos financieros vendidos a ciudadanos sin los conocimientos suficientes.
  • El crecimiento desproporcional conlleva riesgos no asumibles.
  • Rumasa (José María Ruiz-Mateos) y la emisión, en el año 2009, de pagarés a un tipos de interés (8%) fuera de mercado. Emisión en la que no intervino ninguna entidad financiera y por lo tanto quedaron fuera de la supervisión de la CNMV. Despojando de cualquier garantía a los poseedores de los pagarés.
  • La ley no debe ser sólo para los pequeños, sino para todos.
  • En 2012 el Gobierno de Marano Rajoy pidió un rescate parcial para la economía española de 70.000 millones de euros.
  • Caja Castilla la Mancha con Juan Pedro Hernández Moltó en la presidencia. Con financiaciones mil millonarias a empresarios afines al PSOE o ligados a la Junta de Castilla-La Mancha gobernada por José Bono. Sin olvidar las condonaciones de deuda de partidos políticos (PSOE 373.000€, PP 180.000€ o IU 340.000€), o el despilfarro en la construcción del aeropuerto de Ciudad Real.
  • Miguel Blesa, persona sin preparación bancaria, fue nombrado en la época de su íntimo amigo José Maria Aznar presidente de Caja Madrid. Que luego, y producto de la crisis y las malas prácticas, pasaría a ser Bankia, una entidad rescatada con cargo al bolsillo de los contribuyentes.
  • Sólo profesionales con experiencia probada deberían llevar las riendas de una entidad bancaria.
  • El capital debe ser un recurso público que debe ayudar a impulsar la economía para el bienestar de la sociedad.

En el post anterior me preguntaba ¿para cuando se hará la luz y se conocerá todo sobre el “caso Banco Popular”? A lo que hoy añado: ¿cuando se conocerá la verdad sobre las turbias relaciones entre el BBVA, su ex-presidente Francisco González y el ex-comisario del Cuerpo Nacional de la Policía española José Manuel Villarejo?

Lo que parece lamentablemente cierto es que “comida y entretenimiento barato dan como resultado una sociedad que no piensa ni causa problemas, ocupada únicamente en temas banales.” Y así nos van las cosas en las Españas.

Más información:

Nagel, Raphael. (2016). “Turbocapitalismo: los maestros de la quiebra”. Kant Ediciones.

Unknown

“El que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de esta primera.”

(Alexander Pope / 1688-1744. Poeta Inglés)

La Junta Única de Resolución (JUR) es la nueva autoridad de resolución de la Unión Bancaria Europea. Es un elemento clave de la Unión Bancaria y de su Mecanismo Único de Resolución. Su misión consiste en garantizar la resolución ordenada de bancos en crisis con el menor impacto posible sobre la economía real y las finanzas públicas de los países de la Unión Europea (UE) participantes y terceros.

El pasado mes de Octubre de 2017 las instituciones de la UE implicadas en la resolución del Banco Popular rehusaron entregar a un grupo de bonitas, que perdieron toda su inversión en la operación, los documentos sobre los que basaron su decisión. Ese grupo de inversores -formado por los fondos Algebris, Ronit Capital y Anchorage Capital- pedía en particular acceder al informe de la consultora Deloitte que atribuyó a la entidad un valor negativo de entre 2.000 y 8.200 millones de euros.

Pues bien, en Noviembre de 2017 el Panel de Apelaciones de la JUR ha ordenado que se le entregue el informe Deloitte y el resto de documentos que fueron consultados para resolver el tema de Banco Popular en pasado mes de Junio. Se trata de un nuevo intento de conseguir el mencionado informe Deloitte, que también han denegado a la Comisión del Banco Central Europeo (BCE) alegando que podría dañar la estabilidad de la eurozona y los intereses comerciales de Banco Santander.

Desde luego na hace falta ser un lince ni tampoco un gran experto en asuntos jurídico-económicos para intuir que algo se está escondiendo sobre el affaire Banco Popular. En cualquier caso el hedor empieza a ser insoportable.

Más información:

https://valoradicional.wordpress.com/2017/10/26/no-todo-se-ha-dicho-sobre-el-asunto-banco-popular/

images.jpeg

Si no peleas para acabar con la corrupción y la podredumbre, acabarás formando parte de ella.
(Joan Baez)

Lo decía en Mayo del 2016: España se ha convertido en tierra abonada de corrupción. Y esa lacra, ese cáncer social, está llegando a lo más profundo de la sociedad.

España ha mantenido una puntuación de 58 sobre 100 en el Índice de Percepción de la Corrupción del 2016 elaborado por la ONG Transparency International. A pesar de esto, se sitúa en el puesto 41 de 176 del ránking y baja cinco posiciones respecto al año 2015. (España está seis puestos por debajo de Botswana !!) Según los datos, España tiene una situación de “corrupción comparativamente alta” en relación a los demás países del euro. Una comparación que, a juicio de Transparency International, es “preocupante” y “manifiestamente mejorable”.

Y es que en España, ya en el Siglo de Oro (periodo entre los siglos XVI y XVII), el Duque de Lerma ejerció el gobierno en nombre de Felipe III destacando como un notorio corrupto. En tiempos más cercanos, en el siglo XIX, la reina regente María Cristina de Borbón (tal vez ahí empieza la saga) se hizo célebre por su participación en negocios turbios que favorecieron el rechazo entre el pueblo y los políticos. Y luego sigue un sinfín de casos que van desde la República y la Dictadura franquista a la posdictadura, en ocasiones llamada periodo democrático, y llegan hasta nuestros días.

Transparency International ha alertado de que la situación de España en cuanto a percepción de corrupción “produce tristeza” porque, a pesar de las inversiones que se hacen en materia de lucha contra la corrupción, “no se consigue que se reduzca seriamente y hasta en ocasiones empeora”.

A mi juicio esa percepción produce mucho más que tristeza, produce auténtica indignación y vergüenza de ser titular de un pasaporte de un lugar que es tierra abonada de corrupción.

Si no peleamos para acabar con la corrupción y la podredumbre, acabaremos formando parte de ella !!

Docs de consulta:

 

Unknown-3

En un espíritu corrompido no cabe el honor.

(Tácito – Historiador romano.)

Lamentablemente es así. España se ha convertido en tierra abonada de corrupción. Y esta lacra, este cáncer social, está llegando a lo más profundo de la sociedad. Atrás quedaron los casos de corrupción que se dieron bajo los gobiernos de la República (que de haberlos los hubieron), del franquismo, de los gobiernos de Felipe González, de Aznar, de Rodriguez Zapatero o de Rajoy. Hoy los corruptos pertenecen a gran variedad de posiciones sociales. Como siempre a la casta de los políticos ( José Manuel Soria, Rodrigo Rato, Mar Garcia Vaquero -compañera de Felipe González-, Micaela Domeq -esposa de Arias Cañete-, Oleguer Pujol -familia Pujol-, Francisco y Juan José Franco -nietos del dictador Francisco Franco-, entre otros); a los empresarios (José Luís Nuñez, Demetrio Carceller, los Albertos -Cortina y Alcocer-, Riu, Miguel Blesa, etc.); a los deportistas (Sánchez Vicario, Alex Criville, Leo Messi, Neymar Jr., entre otros); a los mediáticos y a los artistas (Montserrat Caballé, Jorge Javier Vázquez, Pedro Almodóvar, Bertin Osborne, Imanol Arias, Ana Duato, Joaquin Sabina, Ana Torroja y varios más); y también al selecto grupo de los ilustres (Mario Vargas Llosa, Pilar de Borbón o el tándem Urdangarin-Borbón, como ejemplos).

A muchos de esos corruptos les hemos oído declaraciones en favor de la progresía, de las posiciones izquierdistas o social demócratas. Pero lo que más me enoja es el absoluto desprecio que todos ellos presentan hacia la sociedad. Anteponiendo su avaricia, su maliciosa codicia, frente a la contribución al bienestar y el progreso social. Esos personajes olvidan que con los impuestos de TODOS los ciudadanos se ha construido, y se mantiene, el estado del bienestar. Que los impuestos son el precio de la civilización y del progreso social (Antony Atkinson). Y los políticos se cuidan bien de no explicarlo.

Pero atención, no son sólo los grupos sociales antes mencionados los implicados. No se puede olvidar otro fenómeno que abona el terreno a la corrupción. Se trata del desempleo. A menudo uno se pregunta cómo puede ser que en un lugar con una tasa de desempleo del 21% (4.791.000 parados en España) sobre el total de población activa, no se produzca una revuelta social. Y la respuesta está en otro tipo de corrupción que es la economía sumergida. Que para la llamada España representa el 20% del PIB. Lo que equivale a 216.000 millones de euros (fuente de datos: INE Abril 2016).

Y ¿cómo atajar este grave problema que corroe a la sociedad? Pues ahí van unas sugerencias, y que el amable lector les de el orden de prioridad que le parezca oportuno:

  • Educación. Proporcionar formación, desde los primeros años escolares, en los principios éticos, de contribución y de solidaridad que deben ayudar a construir una sociedad mejor, con mayor progreso y más justa. No se debe olvidar que la formación de calidad de las personas está íntimamente ligada a la prosperidad y el progreso de las sociedades a las que pertenecen. España es un lugar donde el 43% de la población adulta (entre 25 y 64 años) no ha pasado de la enseñanza primaria (frente al 21% de la Unión Europea).
  • Reforma de la Justicia. Es necesaria una verdadera y drástica reforma, con cambios profundos en la legislación y en el sistema judicial. A fin de que los procesos sean eficaces, ágiles y no se pudran en las manos de los funcionarios (jueces y magistrados incluidos).
  • Mejores Controles. Se hace imprescindible disponer de mecanismos de control (civil, penal, tributario, mercantil, societario) que de forma eficaz detecten de inmediato cualquier práctica corrupta a todos los niveles.
  • Castigo ejemplar. No se trata aquí del “ojo por ojo” ni de “cortar la mano al ladrón”. Pero si de que aquél, o aquella, que es cazado, de forma pública y notoria devuelva con creces a la sociedad aquello que a ella le pertenece.

Tenemos pues una dura y ardua tarea si queremos erradicar de nuestra sociedad la lacra de la corrupción. Y, además, todos debemos implicarnos. La sociedad del futuro la construimos entre todos.

Unknown

“Muchos jueces son incorruptibles, nadie puede inducirlos a hacer justicia.”
Bertolt Brecht (1898-1956) Dramaturgo y poeta alemán.

El banco ICBC, un gigante de la banca mundial, está siendo investigado en España por blanqueo de capitales y evasión de impuestos. Y esto sucede a los escasos cinco años de la apertura de su oficina en Madrid y de la de Barcelona. Cabe mencionar que esas oficinas del ICBC son sucursales que no tienen personalidad jurídica de filial y, por lo tanto, la supervisión correspondería a Luxemburgo que es el lugar donde radica la matriz de la que dependen las sucursales en Europa. Es pues fácil ver que esa circunstancia puede ser relevante en la “operativa” de dicha entidad.

Este es uno más de los casos de “malas prácticas empresariales” a los que nos tiene acostumbrados España (Sofico, Fidecaya, Promoción de Viviendas Sociales -PSV, Rumasa, Banesto, Fórum Filatélico, Afinsa, Kio, Gal, Gürtel, Púnica, Pretoria, Nóos, Gowex, Vitaldent y un largo etcétera). Y ante ello uno puede preguntarse el porqué van aflorando constantemente tantos casos de corrupción en sus más distintas formas y facetas.

¿No será que el problema no está tan solo en las malas prácticas de ese tipo de organizaciones, empresas y bancos, sino que tal vez el problema está en la laxitud de control y supervisión en España? En otras palabras, ¿no será que España tiene unos sistemas judicial, regulador, supervisor, lentos e ineficientes que actúan como polo de atracción e incentivo para muchas organizaciones que se aprovechan precisamente de esas fisuras en el sistema?

Comprobado una vez más que no es oro todo lo que reluce, algo deberemos hacer para enmendar la situación, ¿no les parece?

Unknown

“El poder tiende a corromper, el poder absoluto corrompe absolutamente.”

(Lord Acton – Historiador y político inglés)

Hace ya dos años publiqué un par de humildes contribuciones acerca de la corrupción en la llamada España:

https://valoradicional.wordpress.com/2013/02/19/un-lugar-demasiado-permisivo-y-cutre/

https://valoradicional.wordpress.com/2013/10/22/no-todo-era-sabido-acerca-de-la-corrupcion/

Y a fecha de hoy ¿qué ha cambiado? Nada, absolutamente nada. Lo cual me avergüenza profundamente como ciudadano. Y ello me hace pensar que tal vez la situación viene de lejos. Parece que Felipe III y Maria Cristina de Borbón ya se distinguieron en oscuros negocios:

https://es.wikipedia.org/wiki/Corrupción_en_España

El escrito del profesor Sala i Martin daba en el clavo. La España actual tiene un sistema judicial débil y fácilmente influible por los políticos del gobierno de turno ( por cierto: es obsceno que un miembro de un alto tribunal de justicia tenga carnet de partido). Y, además, es un país inculto o si se prefiere de baja cultura como lo demuestra las estadísticas,  tanto internas como externas, sobre niveles de estudios y de formación. Un 47% de los españoles entre 25 y 64 años de edad sólo tiene estudios a nivel de enseñanza primaria, y sólo un 22% los tiene de secundaria. Por no mencionar que un 20% de los jóvenes españoles tiene dificultades para entender lo que lee. Incultura que ninguno de los partidos gobernantes en España (populares y socialistas) tiene el más mínimo interés en cambiar. Ellos saben que el conocimiento es poder (Francis Bacon) y nunca permitirán que los ciudadanos lo alcancen. Ante este panorama, si a la fácil manipulación de la justicia le añadimos una ciudadania con poca cultura, con poco espíritu analítico, tenemos el caldo de cultivo perfecto para el crecimiento de la sarna de la corrupción.

Así pues deberemos ser los ciudadanos los que con nuestras actitudes éticas y nuestro voto presionemos, por una parte, para lograr una justicia realmente imparcial, en manos de los profesionales más cualificados y al servicio de la sociedad y no al servicio de los partidos políticos. Y por otra parte presionemos para que el sistema educativo esté realmente a la altura de los retos a los que se enfrenta una sociedad del siglo XXI que aspira a ser más próspera.

 

images

La política es la conducción de los asuntos públicos para el provecho de los particulares.

(Amabrose Bierce)

No han pasado ni los consabidos cien días en la nueva alcaldía de Barcelona y ya las actitudes y actuaciones de la nueva alcaldesa sorprenden a propios y extraños. Una de sus primeras actuaciones “oficiales” fue la de enfundarse en una camiseta reivindicativa e irse a manifestar con trabajadores subcontratados de una gran empresa. Otra más ha sido la de lucir camiseta anti hipotecas y presentarse en un acto de desahucio. Por no mencionar sus declaraciones insinuadoras sobre  la Guardia Urbana, policía local de la ciudad, que han sembrado serias dudas en el propio cuerpo y en la mayoría de ciudadanos. O las vertidas sobre proyectos de inversión en la ciudad. Alguien debería decirle que la estética es muy importante.

Sin embargo, todo ello no merecería mayor atención que el simple comentario sobre dichas actuaciones, que podríamos calificar de folclóricas, si no fuese porque algunas de las últimas decisiones si que se enmarcan en lo debiera ser la seriedad de actuación de un cargo público. Hago referencia a las contrataciones “a dedo” de la pareja sentimental de la Colau (alcaldesa) por parte del “partido” al que pertenecen y  la contratación “también a dedo” de la pareja del primer teniente de alcalde (Pisarello) por parte del Ayuntamiento de Barcelona. Poco que decir ante el primer caso, aunque seria bueno saber de donde salen los fondos para sufragar esa nómina. Pero mucho que decir acerca de la segunda contratación que, esa si, va a cargo del bolsillo del ciudadano.

Una ciudadana a la que apenas votaron un 15% de los electores, y que por la especial idiosincracia del sistema electoral se encuentra con la vara de alcalde en las manos debería saber a cuanto obliga la ética de ese cargo. Una ciudadana cuyo principal lema de campaña fue el de derrotar al anterior alcalde junto con alguna pincelada de intención de cambio en la manera de hacer municipal, se deja arrastrar por la falta de ética en beneficio de sus allegados. Situación que recuerda lo otrora ocurrido con los sospechosos casos de ilustres apellidos: Maragall (Pasqual i Ernest), Nadal (Joaquim y Manuel), Carod-Rovira (Josep Lluís i Apel.les) Aznar (José Maria y su esposa Ana Botella), los Pujol (Jordi y sus hijos) y tantos otros.

Pero lo peor es el mensaje que la actual alcaldesa de Barcelona transmite con esas decisiones. El mensaje de si se puede, si podemos, nosotros también podemos colocar a los nuestros. Mensaje que legitima la deleznable utilización del poder en beneficio de propios y allegados. Mensaje que alimenta el nepotismo, el favoritismo, el clientelismo, la corrupción. Un mensaje que denigra la actividad política y que infunde, en el ciudadano medio, la creencia de que al fin y al cabo uno debe aprovecharse del efímero poder, como otros lo hicieron. ¿Y porque yo no? ¿Por cierto, qué hay de lo mío?

Es necesario erradicar esas actuaciones si queremos ser una sociedad moderna y avanzada. Y la tarea es nuestra, de los ciudadanos que aún creemos en que la honestidad es una garantía del buen hacer.

images

No permitiré injusticias, ni juego sucio, pero si se pilla a alguien practicando la corrupción sin que yo reciba una comisión, lo pondremos contra la pared ….. Y daremos la orden de disparar !

(Groucho Marx)

 

He aquí unos datos poco esperanzadores:

  • Entre los años 2008 y 2012 el fraude fiscal en España aumentó en 60.000 millones de euros. Es decir, un ritmo de crecimiento del fraude de 15.000 millones de euros anuales.
  • En 2012 la economía sumergida se cifró en 253.000 millones de euros o lo que es lo mismo, alcanzó el 24,6% del PIB.
  • De entre los países de la OCDE España forma parte del grupo que presenta una economía sumergida más elevada. Sólo Italia, Portugal y Grecia presentan valores superiores a los españoles y quedando muy lejos de Alemania, Francia o Gran Bretaña que son los países a los que España debería aspirar a acercarse en este tema.
  • La tasa de paro se ha triplicado durante los años de la crisis pasando del 8,5% en 2006 al 25,93% en 2013. A mayor tamaño de economía sumergida mayor tasa de paro. En particular existe una relación directa entre paro de larga duración y economía sumergida.
  • El instrumento más utilizado en la economía sumergida es el billete de 500 euros. En España ese tipo de billetes representa en 73,7% del efectivo en circulación. Y, con referencia a Europa, España acapara el 14% de todos los billetes de 500 euros que se mueven en la zona euro.
  • El estudio de referencia también constata la relevancia de variables como el índice de desarrollo humano (IDH), la transparencia (que está fuertemente relacionada con la corrupción) y el nivel educativo (porcentaje de estudiantes que han superado estudios secundarios). De ellas se desprende, a mayor nivel de desarrollo humano y mayor transparencia menor nivel de economía sumergida.
  • En España existe un grave problema de moralidad, la cultura de la picaresca, en el pago de impuestos. La recaudación de impuestos no va acompañada de un control tributario eficiente lo cual contribuye a la multiplicación de la corrupción política y empresarial. Queda mucho por hacer en cuanto a incrementar la educación de los contribuyentes sobre la necesidad de pagar impuestos a fin de poder financiar los servicios públicos y alertar sobre las evidentes consecuencias del fraude.

Detrás de la existencia de un determinado nivel de economía sumergida está lo que una sociedad quiere ser. Se trata básicamente de un problema de moralidad. Cuando a una sociedad no le parecen condenables ciertas actitudes como que no esté mal visto no pagar el IVA o intentar defraudar a Hacienda, es síntoma de que esa sociedad está optando por una economía con un elevado índice de economía sumergida con todas las implicaciones que ello conlleva. Y al contrario, cuando una sociedad percibe que este tipo de actitudes y comportamientos perjudica a la colectividad y por lo tanto son condenables es entonces cuando el problema de la economía sumergida se minimiza.

Por otra parte puede que sea paradójico, y por supuesto sin ánimo de justificación, pero podría ser que en países como España la economía sumergida sea uno de los factores que expliquen el hecho de que no se haya producido todavía una revuelta social.

Apreciados conciudadanos es responsabilidad nuestra, y de nadie más, el construir una sociedad mejor. De la que nos sintamos orgullosos o de la que nos avergoncemos.

 

Fuente: “La economía sumergida pasa factura. El avance del fraude en España durante la crisis” (2014). Estudio dirigido por el Profesor Jordi Sardà (Universitat Rovira i Virgili) en colaboración con los Técnicos del Ministerio de Hacienda español (GESTHA).

Unknown

Llegará un dia en que nuestro hijos, llenos de vergüenza, recordarán estos días extraños en los que la honestidad más simple era calificada de coraje.

Yevgeny Yevtushenko (Poeta ruso)

Ernst & Young acaba de publicar su 2013 EMEIA Fraud Survey, una encuesta realizada a 3000 directivos de 36 países distintos. Y los resultados no son nada halagüeños. Un 60% de los encuestados manifiestan que la presión para ofrecer resultados financieros positivos ha aumentado en el último año. Un 20% de ellos reconocen haber presenciado manipulaciones financieras en sus propias empresas. Siendo las más comunes la sobreestimación de las ventas y la infravaloración de los costes. Además, el 42% de los miembros de Consejos Directivos encuestados reconocieron que sus empresas siguieron este tipo de prácticas.

A la vista de esos indicadores debemos luchar duro contra esa enfermedad. Y no olvidar que las buenas prácticas en la ética y la honradez son fundamentales para el progreso y el desarrollo de nuestras familias, empresas, países y de la sociedad en general.

Referencia: Ernst & Young’s 2013 Fraud Survey

images

La corrupción es un organismos destructor, como el cáncer o como una plaga agrícola, y por esos motivos es necesario erradircarla.

Antón Gasol Madriñà (Doctor en conomía)

El pasado mes de febrero ya hice referencia al tema (“la propensión a mantener prácticas corruptas está íntimamente relacionada con la cultura del país“). Y debe ser así pues en la España no paran de aparecer nuevos casos de ese virus destructor. Bien sea en la política (no hay partido político español que pueda presumir de decencia) y en las finanzas (el último gran caso saltó a la palestra en pleno periodo estival de 2013. El protagonista fue un tal Javier Martín-Artajo (ilustre apellido franquista) que mientras cobraba 10 millones de euros anuales su mala práxis llevó a pérdidas a JPMorgan por importe de 4500 millones de euros).

Pero la imaginación y el apetito del corrupto son insaciables. La Audiencia Provincial de Madrid ha cerrado, trece años después, el caso del equipo de baloncesto paralímpico español que ganó la medalla de oro en los Juegos de Sydney 2000. Luego gracias  a una denuncia se descubrió que sólo dos de los doce jugadores tenían algún tipo de discapacidad y ese equipo fue desposeído  de las medallas. Fernando Martín Vicente, expresidente de la Federación Española de Deportes para Discapacitados Intelectuales -FEDDI-, fue el artífice de semejante engaño.

Y es que hay que actuar pronto y de forma contundente y con castigos ejemplares si no queremos que ese Estado español se encutrezca hasta niveles insospechados, avergonzándonos a muchos ciudadanos, profesionales  y empresarios que aportamos nuestro grano de arena al crecimiento de la sociedad mediante nuestra lucha diaria en los mercados.