Archivos para las entradas con etiqueta: crisis financiera

unknown

“Definición de economista: es un experto que mañana sabrá explicar por qué las cosas que predijo ayer no han sucedido hoy”.

(Lawrence J. Peter)

El martes 8 de Enero de este año 2019 se presentó en Barcelona el libro de Ernesto Ekaizer “El libro negro: Cómo falló el Banco de España a sus ciudadanos”. Presentación en la que, además del autor, participaron el periodista Josep Maria Ureta y el catedrático Antón Costas.

Tuve la oportunidad de asistir a dicho acto y comprobar el gran interés que esa herida todavía no cicatrizada, la del rescate del sistema financiero-bancario español, despierta en muchos, muchísimos, ciudadanos. Por ello me permito compartir con el usted lector un resumen de las ideas y cuestiones que los ponentes pusieron sobre la mesa, con la intención de invitar a la reflexión sobre el oscurantismo ligado a aquél rescate.

  • El libro de Ekaizer pone de manifiesto la baja calidad de la democracia española en cuanto a los organismos reguladores y de control del sistema financiero-bancario.
  • Es un libro necesario para llegar a entender la grave situación de aquellos momentos de la crisis financiero-bancaria.
  • En España hay organismos supervisores, el Banco de España (BdE) o la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), como si fueran las Reserva Federal Norteamericana (FED) o la Comisión de Valores Norteamericana (SEC). La diferencia radica en que en España esos organismos están vacíos de contenido.
  • Con la entrada en el Euro el Banco de España fue desposeído del control de la política monetaria y en el año 2014 de la supervisión bancaria.
  • En el año 2006 el equipo de inspectores del Banco de España advierten mediante un escrito formal remitido al entonces VicePresidente económico Pedro Solves, en el gobierno de Rodríguez Zapatero, que existían indicadores que pronosticaban una gran crisis del sistema financiero-bancario provocada por la expansión del crédito, del orden del 22% anual, que alimentaba la burbuja inmobiliaria.
  • La crisis fue una gran crisis económica en España focalizada en el sector financiero.
  • No hubo efecto contagio de las subprime americanas. La crisis empezó en Europa teniendo como protagonistas a algunos fondos de inversión que invertían en Francia.
  • Una parte importante de la crisi en los Estados Unidos procedió de la especulación y la inversión inmobiliaria en Europa.
  • En solo dos años desaparecieron la mayoría de Cajas de Ahorro con una historia de 182 años. Entidades que habían jugado un papel primordial para la inclusión financiera de las clases más desfavorecidas. Dejando a 18.000 municipios sin una oficina bancaria. Las consecuencias de todo ello las veremos en los próximos años.
  • El origen de la desaparición de las Cajas de Ahorro se gestó mucho antes de la crisis. Se gestó con la Ley de Reforma de las Cajas que les permitió actuar e invertir como si fueran bancos pero con unos equipos directivos sin los conocimientos, experiencia y preparación necesarios.
  • Desde las instituciones europeas se presionó de forma indecente a España para que tomase decisiones drásticas. Mientras las mismas instituciones fueron incapaces de presionar a Alemania cuando sus Cajas de Ahorros estaban en igual, o peor, situación que las españolas. Tampoco se atrevieron con Italia y la situación de sus Cajas.
  • Merecen crítica los reguladores públicos, sin embargo no se debe obviar el papel que jugaron los auditores privados (Deloitte) o las agencias Standard & Poors, Fitch o Moodys (conocidas como las tres “brujas”) que todavía hoy continúan calificando a bancos y países.
  • En aquellos momentos, en los que se le estaba pidiendo a España el rescate bancario, el entonces presidente Mariano Rajoy lanzó una frase antológica: “Somos la cuarta potencia en Europa, no somos Uganda”.
  • Los inspectores del Banco de España dijeron, bien alto y claro, que la salida a bolsa de Bankia iva a representar una nacionalización de pérdidas pues Bankia estaba en quiebra.

En definitiva una gran crónica de cómo, en España, organismos reguladores i organismos políticos han engañado y engañan a los ciudadanos. Sin duda es un mal asunto para la credibilidad y buen funcionamiento de un país.

Con todo, a mi se me quedó una cuestión en el tintero: Continuamos estando en la oscuridad del rescate del sistema financiero-bancario español, pero ¿para cuando se hará la luz y se conocerá todo sobre el “caso Banco Popular”?

Más información:

https://www.ara.cat/etiquetes/ernesto_ekaizer.html

https://www.ara.cat/videos/reportatges/que-pagar-tots-defensa-Rato_3_2158614121.html

https://valoradicional.wordpress.com/2017/11/17/el-caso-banco-popular-huele-mal-muy-mal-mas-bien-apesta/

https://valoradicional.wordpress.com/2017/10/26/no-todo-se-ha-dicho-sobre-el-asunto-banco-popular/

https://valoradicional.wordpress.com/2017/06/10/banco-popular-r-i-p/

https://valoradicional.wordpress.com/2017/05/13/rescate-bancario-en-europa-19-billones-de-euros-en-ayudas/

 

Anuncios

images

“El interés es la rueda principal de la máquina del mundo.”
(August von Kotzebue (1761-1819) Dramaturgo alemán.)

Pues parece que de hecho, y aunque hay muchos tipos de interés, si son posibles. Pero ante todo hagamos dos apuntes previos. El primero: “el objetivo de cualquier inversión debe ser el de mantener el poder adquisitivo del dinero a invertir o en otras palabras batir a la inflación para que con cada euro podamos comprar cosas equivalentes hoy y en el futuro.” El segundo viene determinado por la siguiente ecuación:

Tipo de interés nominal = Tipo de interés real + Tasa de inflación esperada

Veamos un ejemplo. Si deseo invertir 1000€ en un bono de deuda soberana, es decir deuda de un Gobierno, con vencimiento de un año y un interés nominal del 4%. Es lógico que piense que dentro de un año recibiré 1040€. Ahora bien, si durante ese año la inflación ha sido del 3% entonces el interés real que percibiré será del 1%. Aún más, si la inflación durante ese año fuese del 5% entonces entonces el interés real recibido será del -1%. En este caso los 1040€ que recibo sólo podrán comprar el equivalente a 990 de hoy, y comprobaremos que hemos cometido un error de previsión ya que la inflación ha ido en nuestra contra.

En la actualidad esa situación de interés negativo se ha producido por una parte por las políticas de algunos bancos centrales (como el BCE) con la esperanza de activar las economías. Y por la otra por la gran demanda de deuda, o si se prefiere de activos financieros, de alta calidad (AAA) y solvencia y con bajo riesgo (como el caso de la deuda alemana, la suiza o la danesa por ejemplo). Y esto ¿cómo pasa? Pues una razón es por que las compañías de seguros y los bancos europeos deben aumentar sus reservas de bonos sin riesgo para cumplir con las normas de los reguladores (Solvencia II y Basilea III) con lo que aumenta la demanda de tales bonos y por ello sus rentabilidades caen. Lo cual mete presión a las entidades financieras que deberán sobrevivir en escenarios tan hostiles (comprar deuda soberana de alta calidad a un interés negativo). Sin embargo parece que, en contra de lo esperado, no está claro que la situación tenga un impacto positivo en la economía real, es decir, un impacto positivo sobre sobre el crecimiento y la inflación. Dado que la presión sobre los márgenes amenaza a las cuentas de resultados de la entidades financieras y puede provocar que dejen de dar crédito con lo que se frena el crecimiento.

Así las cosas, las preguntas inmediatas son: ¿Llegará tal situación a las economías domésticas? ¿Deberemos pagar por que nos custodien nuestros ahorros? Existe consenso en que las respuestas son ambas negativas. A nadie le parecería razonable pagar por depositar sus dineros en la cuenta en el banco y tampoco cobrar por el crédito solicitado o por la hipoteca contratada.

Entonces ¿dónde está el gazapo? Está en el propio sector financiero que tendrá que adoptar estrategias y políticas que le permita ensanchar los diferenciales y mejorar márgenes para que el negocio continue siendo rentable y siga jugando el papel tan crucial que tiene en el ciclo económico. Y de forma adicional el sector financiero deberá reestructurar las redes de oficinas y las plantillas a fin de incrementar su eficiencia.

Es probable que en un futuro próximo veamos como se reduce la remuneración de los depósitos  a plazo, se producen trasvases desde esas cuentas hacia productos como los fondos de inversión, y se empieza a cobrar a las grandes empresas por custodiar sus puntas de tesorería cosa que obligará a los tesoreros a evaluar con cautela qué niveles de liquidez conviene mantener. Se encarecerá el crédito mediante el aumento de los diferenciales o por la prolongación del periodo a tipo de interés fijo. Se irán acabando las políticas de comisiones cero, sobre todo para los clientes menos rentables.

En definitiva, se avecinan unos tiempos complejos en el que las entidades financieras deberán extremar las medidas para incrementar la eficiencia y controlar de forma rigurosa los costes. Sin olvidar el cumplimiento obligado de los objetivos de rentabilidad. ¿Y qué pasa con nosotros los clientes? Pues lo dicho, “seat, look and see !! What else?” Ah, y sin olvidar estar bien informados para tomar decisiones sobre nuestras finanzas con un mínimo de rigor, aunque en ocasiones nos dejemos aconsejar.

 

 

images

“La forma más rápida de doblar tu dinero es plegar los billetes y metértelos de nuevo en el bolsillo.”
(Will Rogers (1879-1935) Humorista estadounidense.)

En la primavera del 2015 JPMorgan Chase envió una carta a sus mayores clientes en la que anunciaba que iba a gravar con un 1% aquellos depósitos que excediesen sus necesidades operativas. Es decir, y en otras palabras, se iniciaba la era de los intereses negativos sobre los depósitos. Una era en la que la banca sólo aceptaría depósitos de sus clientes si estos estaban dispuestos a pagar por el servicio de custodia de sus dineros. En los primeros meses del 2016 el Banco Central Europeo -BCE- ha dejado los tipos de interés en el 0%  y en el -0,4% las facilidades de depósito. Mientras que el Banco Nacional Suizo -SNB- ha ido más allá al fijar en el -0,75% el tipo de interés de los depósitos. Y uno se pregunta ¿cuál es el objetivo de tales decisiones? Pues parece que la respuesta está en el intento desesperado de canalizar el crecimiento económico global. En la esperanza de que al tener que pagar por que alguien guarde los dineros, los inversores canalicen esos recursos hacia la economía real en busca de mayores rentabilidades.

Dejo para otra contribución consideraciones, visiones y argumentos más rigurosos de esta situación de tipos de interés negativos. Prefiero ahora centrarme en una primera derivada que me parece sumamente interesante. Parece ser que a raíz de la nueva situación hay ciertos signos de “innovación creativa” que tendrían su foco en la abolición del papel moneda. Que duda cabe que la abolición de los billetes (bank notes) representa un anatema para la mayoría de los ciudadanos, pues se abandona el anonimato del cash y al convertirse éste en simples apuntes electrónicos seria mucho más fácil el control sobre movimientos dinerarios por los gobiernos y administraciones. Por otra parte, el lado menos malo, ello acarrearía grandes ahorros al sistema dado que ya no habría que emitir/imprimir el tedioso papel moneda, no habría que invertir en las innumerables medidas de seguridad ni tampoco en su manipulación, control, almacenamiento y custodia.

En un hecho que, hoy en día, los bancos centrales cuentan cada vez con menos recursos para nuevos estímulos de las economías. Así, una solución para disponer de nuevas herramientas podría ser la abolición del dinero en metálico. Ello permitiría imponer intereses negativos a todo el dinero en circulación, por lo que empresas y hogares se verían forzados a invertir o gastar sus recursos en lugar de guardarlos. De esta forma los bancos centrales podrían recuperar tal vez  un margen de 2 ó 3 puntos porcentuales que les irían muy bien para ejecutar sus políticas. Es claro que el final del papel moneda representa grandes obstáculos prácticos. Pero la pregunta es si el BCE seguirá empujando en esa dirección al presionar a la baja los tipos de interés.

Interesante ¿verdad? Habrá que estar alerta a los cambios. Y como siempre, a los de a pie sólo nos queda el “seat, look and see !! What else?

Fuente: Bloomberg BusinessWeek; Banco de Inglaterra, Andrew Haldane.

Unknown

Es la tecnología la que resuelve los problemas, no la política.

(Jacque Fresco)

La reciente gran crisis bancaria, los constantes avances tecnológicos, la demografía, los millennials y la generación Z, los cambios en el perfil y en el patrón de comportamiento de esas generaciones que viven y vivirán inmersas en la inmediatez de la respuesta y en la facilidad a la hora de realizar, sin tener que desplazarse, las gestiones que les permitan satisfacer sus necesidades financieras, todos ellos son los factores que están empujando a la banca tradicional a adaptarse a la nueva realidad.

Pero aparecen nuevos actores en el mercado. Y ¿quienes son esos nuevos actores? Pues por una parte los grandes de la tecnología (Apple, Amazon, Google, Facebook, PayPal y otros) que ya han empezado a lanzar servicios financieros propios (p.e. la tarjeta de crédito de Amazon o el servicio de financiación de compras de Apple). Por otro lado están las start up que operan en determinados nichos muy concretos de negocio (p.e. el pequeño crédito al consumo o los préstamos para financiar los estudios universitarios) y que erosionan los márgenes de la banca al no tener grandes costes fijos. Sin olvidar de mencionar el universo del shadow banking  la banca en la sombra que realiza en muchos casos una verdadera actividad bancaria. O las plataformas de crowdfunding. Los medios de pago están siendo el principal caballo de Troya con el cual esos nuevos actores están entrando en el negocio bancario. En definitiva, esos actores pertenecen a la FinTech (Financial Technology), un sector económico compuesto por empresas que utilizan la tecnología para crear un sistema financiero más eficiente.

Y ante ello, ¿qué puede hacer la banca tradicional? La banca tiene una gran baza que es la de poder ser un proveedor global de servicios financieros para sus clientes. Pero tiene que avanzar en la oferta de esos servicios utilizando la tecnología que le permita ser más eficiente, lograr abaratar dichos servicios y, muy importante, acercarlos al cliente y personalizarlos a sus perfiles.

Sin duda grandes retos se plantean y en los próximos tiempos vamos a asistir, sin ninguna duda, a grandes e insospechados cambios en el sector financiero.

images

“Donde hay educación no hay distinción de clases.”
Confucio (551 AC-478 AC) Filósofo chino.

Una investigación de los profesores Alessandra Bonfiglio y Gino Gancia, de la Universitat Pompeu Fabra, ha demostrado que la incertidumbre (volatilidad financiera, conflictos políticos, desastres naturales, terrorismo, ..) no siempre es perjudicial para la economía. Ya que en ocasiones puede facilitar la adopción de reformas que aportarán beneficios a corto plazo.

En su investigación destacan que los gobiernos pueden adoptar reformas estructurales en periodos de elevada incertidumbre. Reformas que pueden ser beneficiosas a medio y largo plazo, pero que tienen un alto coste político a corto plazo. Y por ello los políticos son reticentes a adoptar ese tipo de reformas a pesar de que saben sobradamente que deberían hacerlo. Los políticos suelen actuar de manera miope, fijándose sólo en el resultado de las próximas elecciones, en el cortoplacismo.

Por otra parte, es evidente que existe una cierta asimetría informativa entre los ciudadanos que votan y los políticos que toman las decisiones. Los ciudadanos disponen, por regla general, de menos información que los políticos. De forma que éstos pueden aprovecharse de esa asimetría para justificar su manera de actuar, en especial en situaciones de volatilidad.

En su análisis de datos correspondientes a 56 países, con diferentes sistemas políticos y distintos niveles de desarrollo económico, ambos investigadores han hallado que se adoptan más reformas en las democracias que en las autocracias. En especial en aquellas democracias en las que los que los ciudadanos están bien informados. Para estudiar la influencia que tiene una sociedad bien informada, han analizado el nivel de lectura de periódicos en los distintos países. Concluyendo que allí donde los ciudadanos están más y mejor informados la economía va mejor.

El trabajo de estos profesores da validez a algo que muchos ya intuíamos. Esto es: la formación de calidad de las personas está íntimamente ligada a la prosperidad y el progreso de las sociedades a las que pertenecen.

Así pues he ahí la razón por la que todas las reformas educativas llevadas a cabo en España, por los PP y PSOE, sólo buscan perpetuar la ignorancia de la ciudadanía.

Fuente: “La economía va mejor con ciudadanos bien informados”. Alessandra Bonfiglioli, Gino Gancia. Universitat Pompeu Fabra. (La Vanguardia, 02/20/2016)

Unknown

Si me engañas una vez, tuya es la culpa: si me engañas dos, es mía.

-Anaxágoras (Filósofo Griego)-

Leo en la prensa económica, esa prensa amarilla, lo siguiente: “Europa denuncia, según el comisario europeo de servicios financieros (Jonathan Hill), la desprotección del cliente ante la venta cruzada de productos financieros. Los consumidores de la UE están expuestos a un indeseable riesgo de daños“. Y la redactora de turno se abona en el tema. Que si se ha causado un detrimento significativo a los consumidores. Que si se ha minado la confianza del mercado. Que si la venta cruzada es un campo abonado para abusar de los clientes. Y otras perlas similares.

No se que pensaran ustedes, pero a mi me parece claro que para emitir semejantes opiniones no nos hace falta que desperdiciemos nuestro dinero en mantener a esos altos funcionarios ni a sus ejércitos de oficinistas bruselenses (por lo de Bruselas).

La venta cruzada la utiliza hasta el propietario de la charcutería cercana a casa cuando compro algún queso exquisito y me “recomienda” las tostadas adecuadas y el vino oportuno.

Vamos a ver. La solución no está en criminalizar al canal comercial. La solución está en proporcionar mejor formación, mejor cultura financiera al cliente, a fin de que mejore su capacidad crítica y su capacidad de evaluación de lo que más le interesa y conviene en cada momento de su vida.

Fuente: Expansión (2016, Feb. 5)

UnknownUnknown-1

CHICO: Este contrato no sirve para nada. No tiene escapatoria. 

GROUCHO: Usted lo firma y ya le pondremos luego las escapatorias.

(Una noche en la ópera (1935) – Marx Brothers)

El Mecanismo Único de Supervisión (MUS) es el sistema de supervisión bancaria en Europa. Está integrado por el Banco Central Europeo (BCE) y las autoridades supervisoras competentes de los países de la Unión Europea (UE) participantes. Sus objetivos principales son: (i) velar por la seguridad y la solidez del sistema bancario europeo; (ii) potenciar la integración y la estabilidad financieras en Europa, y (iii) asegurar la coherencia de la supervisión

La reciente crisis financiera ha mostrado la rapidez e intensidad con que pueden propagarse los problemas del sector financiero, especialmente en una unión monetaria, y cómo esos problemas pueden afectar directamente a los ciudadanos del conjunto de la zona del euro. En cuanto institución independiente de la UE, el BCE se encarga de la supervisión bancaria desde una perspectiva europea, para ello: establece un enfoque común para la supervisión diaria, adopta medidas de supervisión armonizadas así como medidas correctoras y asegura la aplicación coherente de los reglamentos y normativas en materia de supervisión. Con ello contribuye a restablecer la confianza en el sector bancario europeo.

Pero, ¿En qué consiste la supervisión bancaria? El BCE, en colaboración con los supervisores nacionales, es responsable del funcionamiento eficaz y coherente del MUS. Es competente para: (i) realizar revisiones supervisoras, inspecciones in situ e investigaciones; (ii) conceder o revocar licencias bancarias; (iii) evaluar adquisiciones bancarias y ventas de participaciones cualificadas; (iv) asegurar el cumplimiento de las normas prudenciales de la UE, y (v) aumentar los requerimientos de capital para prevenir riesgos financieros.

Y ¿quien debe someterse a esa supervisión? Pues los bancos cuyos activos superen los 30.000 millones de euros. Y he aquí el gran gazapo. Con esa cifra mágica de activos Alemania dejó fuera de supervisión a 425 de las 426 Cajas de Ahorros alemanas. El problema, o la curiosidad si lo prefiere el lector, radica por un lado en que el volumen de activos de esas 425 entidades que no están sometidas a supervisión alcanza el billón de euros, que viene ser la suma de Santander+BBVA+CaixaBank. Y por otro lado que esas 425 Cajas de Ahorros representan el 20% de los activos locales de la banca alemana. Luego el riesgo intrínseco en esas entidades en elevado. Demasiado elevado, a mi juicio, como para mirar hacia otro lado y hacer la vista gorda.

Así pues, en el contrato de acuerdo para la supervisión bancaria en Europa que en su día se suscribió es claro que en algún momento se fijaron las escapatorias (listón en los 30.000 millones de euros). Y la señora Angela Merkel todavía hoy está riendo.

 UnknownEl capital no es un mal en sí mismo, el mal radica en su mal uso.

(Mahatma Ghandi)

 

La crisis económica de Grecia llega tras el inicio de la crisis financiera global en el año 2007. Pero antes de ese momento Grecia vivió épocas de abundancia. Sobre todo por la organización de los Juegos Olímpicos del año 2004. Y a esa “prosperidad” contribuyeron a manos llenas los grandes bancos europeos, y muy en particular los grandes bancos alemanes y franceses, sin que los organismos reguladores del momento prestaran demasiada atención a la situación, a la cuantía de los préstamos y a la capacidad de retorno del prestatario. O tal vez miraran hacia otro lado. De hecho el propio Banco Central Europeo (BCE) aceptaba deuda pública griega como garantía y aval. Así pues, esa banca europea llegaba a ser titular del 81% del total de la deuda de Grecia. Pero la cruda realidad era que la economía sumergida del país heleno rondaba el 40%, por lo que los ingresos fiscales se veían rápidamente reducidos mientras la evasión y la fuga de capitales crecía de forma acelerada. Y, por si fuera poco, los gobiernos griegos de la época maquillaban -léase falseaban- la situación real de la enorme deuda que el país arrastraba.

He aquí que en el año 2009 con la llegada de un nuevo gobierno, esta vez socialista/socialdemócrata, se destapa la caja de los truenos y la realidad económica griega aflora. Y llega el pánico! ¿Qué hacer para que la gran banca europea no se viese arrastrada por la posible suspensión de pagos de Grecia? La solución aparece cuando Grecia “se ve obligada” a solicitar el rescate a sus “socios europeos”. Esta situación permitiría, a cambio de “ciertas condiciones impuestas”, que el país recibiera fondos europeos con los que devolver a los bancos alemanes y franceses los 80.000 millones de euros que le habían prestado en los años de vacas gordas. Es definitiva, los “socios europeos”  salvaban a la banca alemana y francesa de una situación más que delicada y los ciudadanos griegos se convertían en víctimas de las malas prácticas de los grandes bancos europeos, del BCE y de los organismos reguladores.

Hoy sólo un pequeño y selecto grupo de seres humanos sabe a ciencia cierta qué ocurrirá con la actual situación griega en el 2015. Así pues, y una vez más, seamos excépticos con lo que nos cuentan. Leamos entre lineas, analicemos toda información que nos suministran, seamos críticos con cualquier noticia. Pues es muy fácil tergiversar las situaciones y lanzar mensajes equivocados destinados a confundir nuestras opiniones.

images

Atención al dato: la decisión del BCE de compra de deuda se tomó por mayoría que no por unanimidad.

Este mes de Enero del 2015 el Euro celebra su decimosexto aniversario con una cotización frente al US$ (1,12) que roza la del inicio en su nacimiento. Y ya hay quien augura la paridad en un periodo muy cercano. Un euro débil puede ser una gran ayuda para las grandes empresas cuyas cuentas de resultados dependen en gran medida de las exportaciones y, a su vez, puede actuar como “barrera de entrada” a importaciones. Sin embargo esas ventajas pueden desvanecerse ya que la mayoría de países de la zona euro comercian entre si. En otras palabras, aproximadamente un 45% de las exportaciones de la zona van a parar a países que usan la misma moneda. Por otra parte los beneficios de los bajos costes, producto de la debilidad de la moneda, se ven contrarrestados por el bajo poder adquisitivo de los consumidores de la euro zona. La depreciación del euro puede ayudar a combatir la tan temida deflación, pero ello no arregla los principales problemas como la diferencia de competitividad entre los países de la unión monetaria o la falta de armonización fiscal entre ellos.

Ante la debilidad de la moneda y la amenaza deflacionista, el Banco Central Europeo -BCE- se ha lanzado a la compra de deuda soberana y privada. Sin que por el momento se sepa con exactitud cual será el reparto en la adquisición de unos y otros activos. En cuanto al riesgo asociado a tal decisión, si se sabe que sólo el 20% del riesgo de los activos que sean adquiridos será asumido por el BCE. Lo que indica que el 80% del riesgo correrá a cargo de cada país donde se realicen las compras. Así pues, los bancos centrales de cada país comprarán la deuda de sus propios estados y serán sus contribuyentes, sus ciudadanos, los que asumirán los posibles riesgos como los de quita o impago. Fenomenal, no?

La cuestión es si estos estímulos llegaran a la economía real, ya que el sistema financiero europeo está todavía muy débil y la banca puede que no traslade con celeridad la expansión monetaria a las empresas y a los consumidores en forma de crédito a tipos de interés más bajos.

En este mar tan revuelto y ante la amenaza de tormentas, ya asoman algunas voces de prestigiosos economistas que se preguntan: ¿estarán Alemania y los países del Norte de Europa preparándose para una posible ruptura del euro?

Apreciados conciudadanos, seamos prudentes al leer y oír lo que nos cuentan. Mantengamos el espíritu crítico, ejerzamos con firmeza nuestra capacidad de abstracción, de análisis, de síntesis y de reflexión, porque en el corto-medio plazo cualquier escenario puede ser posible.

images

Un hombre sin ética es una bestia salvaje soltada a este mundo.
(Albert Camus)

El pasado dia 13 de Abril de este año 2014 publicaba un post bajo el título “¿Políticamente incorrecto? Tal vez ¿Vergonzoso? Sin duda”. En el que transcribía las impresiones de un amigo. Hablábamos de la Caja Blue (Caja Madrid o Bankia, por si el lector no lo pudo asociar) y de la Caja Red (CatalunyaCaixa). Bien, ahora en el mes de Diciembre de 2014, un informe pericial del Banco de España -ver Nota 1- le da la razón a mi amigo.

La operación Bankia fue un engaño para los ciudadanos y para los inversores. Una auténtica chapuza para intentar “salvar” a una entidad -Caja Madrid- que estaba tocada de muerte debido a la desastrosa gestión de sus directivos y sus políticos afines. Por supuesto que CatalunyaCaixa no estaba en mejores condiciones y por idénticas razones. Pero mientras a la primera se le ofrecía la oportunidad de crear un conglomerado -Bankia- de entidades ruinosas y se le inyectaban 22.424 millones de euros de ayudas públicas -ver Nota 2- por la ambición de los Populares de crear la mayor caja de ahorros de España y con sede en Madrid, por supuesto. Pues mientras esto era así, a CatalunyaCaixa se la empujaba al ostracismo para desesperación de sus clientes y empleados hasta su venta, en Julio de 2014, al BBVA por la irrisoria cifra de 1.187 millones de euros -ver Nota 3-. Cabe recordar que CatalunyaCaixa recibió 12.024 millones de euros de ayudas públicas, es decir, de nuestros bolsillos.

Y a qué, o mejor dicho, a quien se debe tal chapuza. Pues en primer lugar a Rodriguez Zapatero por su ignorancia económico-financiera, entre otras, y por su increíble frase de que el sistema financiero español era el más sólido del mundo. A su ministra Elena “Brotes Verdes” Salgado y su habilidad para ocultar la realidad. Al entonces jefe de la oposición, Rajoy, con su idea de la supercaja de ahorros madrileña. Al entonces gobernador del Banco de España, Fernández Ordóñez, cuya posición ante la crisis que se avecinaba era duramente cuestionada por los mercados. Y, por supuesto, a Rodrigo Rato del que ahora vamos conociendo aspectos sonrojantes.

Ante este panorama la operación Bankia tomó forma, a pesar de la evidencia de que estaba prácticamente en banca rota. Y lo hizo por los intereses del partido gobernante (PSOE) y los de la oposición (PP). Y por la presión de las grandes empresas que temían la repercusión internacional ante una posible marcha atrás en tal operación. A estas presiones sucumbieron también  el regulador (CNMV) y el auditor (Deloitte). Bankia salió finalmente a bolsa. Operación que ha generado unas pérdidas latentes, del 99% de los ahorros invertidos, a decenas de miles de ciudadanos pequeños ahorradores que se dejaron embaucar por los argumentos “oficiales”.

Sin embargo hoy sabemos, por el informe pericial del Banco de España entre otras fuentes, que la contabilidad de Bankia en su salida a bolsa (Rodrigo Rato) fue “manipulada y adulterada”. Y que a la llegada del nuevo equipo gestor (Goirigolzarri) lo volvió a ser. Por no mentar otras decisiones, que no por lamentables son menos graves, acerca de la calificación de clientes morosos, la valoración de activos de sociedades inmobiliarias, los créditos a promotores, entre otras.

En definitiva, las inquietudes de mi amigo estaban más que justificadas. Queda puesto de manifiesto, de forma alta y clara, lo vergonzoso de la situación. Estas actitudes engañosas y manipuladoras por parte de gobernantes, partidos políticos y organismos reguladores no benefician en nada a ningún país, a ninguna sociedad, ni a sus ciudadanos ni a sus empresas. Pues propagan una imagen paupérrima que mina la visión que otros puedan tener y dificultan la confianza en aquellas empresas que somos honestas y que no nos movemos por esas sucias arducias.

Nota 1.http://file02.lavanguardia.com/2014/12/04/54421086805-url.pdf

Nota 2.- http://www.bde.es/f/webbde/GAP/Secciones/SalaPrensa/NotasInformativas/Briefing_notes/es/notabe120614.pdf

 Nota 3.– “Informe sobre el procedimiento de venta de CatalunyaCaixa”. Nota informative 21-07-2014.