Archivos para las entradas con etiqueta: Democracia

Diapositiva1

La base de nuestros sistemas políticos es el derecho del pueblo a hacer y modificar sus constituciones de Gobierno.”
(George Washington)

La CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA, así como todas las Constituciones del mundo civilizado, ES Y DEBE SER UN DOCUMENTO DE TRABAJO Y, por supuesto, DE REFERENCIA. Documento de trabajo como los que elaboran las empresas para auto regirse en su camino. La Constitución no es la inamovible Tabla de Moisés con los Diez Mandamientos. La Constitución es un documento cuyo contenido debe adaptarse constantemente a la realidad social, a la realidad plurinacional, a la realidad plural de ideologías y a la realidad económica de la sociedad sobre la cual actúa. En caso contrario se convierte en un mero corsé que dificulta la respiración y que impide que llegue aire fresco y renovado a la sociedad plural a fin de que pueda seguir su camino de progreso.

La Constitución Española de 1978 ya ha cumplido su cometido, está obsoleta y necesitada de actualización. Ha acallado durante más de cuarenta años las voces de la España más retrograda bien fuese vestida de civil o uniformada. Voces que provenían de las catacumbas de un periodo de largos años de la dictadura fascista del General Franco. La Constitución de 1978 dio el café para todos, aunque han sido unos pocos los que han pagado la cuenta del bar. Esa Constitución ha quedado desfasada y, más de cuarenta años después, ha llegado el momento de actualizarla.

Hoy en pleno siglo XXI, en el primer trimestre de 2020, las voces más retrógradas de la sociedad española continúan escudándose en esa Constitución como si de las tablas de Moisés se tratase. Impidiendo con esa actitud el progreso social y económico.

En el caso de España esa actualización es de suma importancia y máxima urgencia, si es que desea ser una sociedad de futuro. Y esa actualización debe superar los impedimentos de todos los estamentos, organizaciones civiles o militares, grupos de presión, lobbies y grupos oscuros que llevan tiempo poniendo trabas en el intento. Hay que hacerlo con valentía, determinación, ambición y amplitud de miras. Ya que de ello depende la cohesión social, el desarrollo armónico, el futuro, y en definitiva el progreso de la sociedad.

Sólo cabe dar un ojeada a la tabla adjunta para apreciar el desequilibrio entre países civilizados en cuanto a la adaptación a los tiempos de sus respectivas Constituciones.

País

Número de modificaciones

Austria

80

Alemania

60

Estados Unidos

27

Irlanda

27

Francia

24

Bélgica

12

Portugal

12

España

2

Como dato curioso mencionar que de las dos modificaciones de la Constitución española, la primera de ellas en 1992 sólo añadió una palabra en un artículo sobre el sufragio de extranjeros en las elecciones municipales. Y en la segunda, en 2011, se sustituyó el artículo 135 para garantizar el principio de estabilidad presupuestaria. Es fácil ver que ninguna de las dos era de relevancia fundamental para la cohesión y el progreso social.

Cuanto más se tarde en modificarse la Constitución peor será. Pues de esa modificación depende, nadie lo dude, el progreso social, económico y empresarial.

 

images.png

“Lo que preocupa es que la globalización esté produciendo países ricos con población pobre.”

(Joseph E. Stiglitz. Nobel Price on Economics/2001)

La globalización, en su conjunto, no favorece el desarrollo económico. Aunque si existe un grupo de países que son capaces de beneficiarse de la globalización. Pero no necesariamente los más ricos, sino que lo que cuenta en realidad son sus instituciones democráticas. Aquellos países en los que sus gobiernos están controlados por la justicia se benefician de la globalización. Mientras que los que tienen regímenes totalitarios resultan perjudicados. Estos resultados se desprenden de la reciente investigación del Dr. Luigi Pascali, profesor de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y de la Graduate School of Economics (GSE).

A modo de ejemplo, en USA el PIB per capita se incrementó durante la primera ola globalizadora mientras que no fue así en China, India o África. En Europa, el Reino Unido y Holanda, donde el poder ejecutivo no está por encima del poder judicial, se beneficiaron pero no lo hicieron España e Italia.

Ahora la pregunta es: ¿Cómo se explica que la globalización sólo sea beneficiosa en aquellos países que tienen instituciones democráticas maduras? La respuesta del profesor Pascali es contundente. La globalización se muestra beneficiosa allí donde hay protección del comercio y de la innovación. Lo cual requiere de un sistema legal complejo y eficiente, en el que se hagan cumplir los contratos y donde los conflictos de intereses se resuelvan con celeridad. Y estas circunstancias se dan en países con sistemas de control de los gobiernos más que en los países con mayor laxitud o autocráticos.

El profesor Pascali concluye que los resultados de su trabajo indican que la globalización no conduce necesariamente a un beneficio general para la población, que es lo que predecían la mayoría de modelos teóricos. Lo cual está en linea con la sospecha del profesor, y premio Nobel de Economía, Joseph E. Stiglitz.

En definitiva, podemos obtener grandes beneficios de la globalización, pero sólo si tenemos las instituciones adecuadas.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/ciencia/quien/20170205/414024519831/premio-vanguardia-ciencia-entrevista-luigi-pascali.html

Unknown

“Si piensas que la tecnología puede solucionar tus problemas de seguridad, está claro que ni entiendes los problemas ni entiendes la tecnología”
(Bruce Schneier. Criptógrafo, experto en seguridad informática. USA)

En esta ocasión esta humilde contribución sólo pretende invitar al amable lector a echar una ojeada al artículo que se referencia y sugerirle una posterior reflexión.

http://www.bloomberg.com/features/2016-how-to-hack-an-election/

Parece que no todo lo teníamos visto en el mundo del hacking.

Unknown

Una gran democracia debe progresar o pronto dejará de ser o grande o democracia.
Theodore Roosevelt (1858-1919)

La llamada España se enfrenta a un año 2015 plagado de periodos electorales. Los van a haber de todo tipo. De los llamados autonómicos y municipales (en Marzo, Mayo y Septiembre). Para culminar en los llamados generales (a principios del 2016).

Durante todos esos periodos lo sufridos ciudadanos seremos bombardeados con mil y un mensajes en los que, en el mejor de los casos, los candidatos se tiraran lo trastos los unos a otros, Y, en los casos más comunes, simplemente se descalificaran entre ellos muy a menudo de forma tosca y grosera. Nos harán promesas quiméricas que no podrán cumplir. Lo que si es cierto que ninguno de ellos nos ofrecerá un plan estratégico, fundamentado, creíble y viable a largo plazo. Es decir que vaya más allá de la duración de su sillón, si es que lo consigue. Un plan estratégico que nos indique cual es su visión del municipio, de la comunidad o del estado para los próximos veinticinco o treinta años. Ya se sabe, la verdad es la enemiga número uno de todo aquél que se dedica, o quiere dedicarse, a la política.

Ahora que estamos en esa época electoral, invito a todos los lectores a realizar un ilustrador y sencillo ejercicio: indaguen el curriculum de todos y cada uno de los candidatos que nos mendigan nuestro voto. Para ello Internet les ofrece un universo de información. Háganlo de la misma forma en que indagarían acerca de cualquier candidato que desearan contratar y bajo las mismas premisas con las que definirían el perfil y las habilidades del posible candidato. O si prefieren háganlo pensando en el perfil de profesional que les gustaría como gestor de sus ahorros, de su patrimonio, defensor de sus intereses como ciudadanos. Que en definitiva es lo que elegimos, a los gestores de nuestro patrimonio social y de ellos esperamos una gestión honrada y eficiente que nos lleve a una sociedad mejor, más próspera y más justa.

Si llevan a cabo este simple ejercicio van a encontrarse con grandes sorpresas. Verán que detrás de la grandilocuencia vacía de contenido, de las descalificaciones, de la palabrería banal, de las promesas quiméricas y sin fundamento, existe en términos generales muy poca materia gris y honradez profesional. Van a encontrarse con candidatos que a duras penas han trabajado. Que no saben lo que es atender la queja de un cliente insatisfecho o una reprimenda del propio jefe. Van a encontrarse con candidatos que no han sufrido para poder pagar las nóminas a fin de mes, que no hacen los números cada día antes de levantar la persiana de su pequeño negocio para saber si la caja del día les permitirá sobrevivir y pagar sus impuestos. Van a encontrarse con candidatos que, muy lejos de estas situaciones, propagan a los cuatro vientos que siempre han sido y desean seguir siendo antisistema. Y hasta algunos de ellos ya flirtean con las corruptelas mucho antes de ser elegidos. Encontraran candidatos que llevan años calentando sillas y sillones, viviendo a cargo de nuestros bolsillos (o si prefieren del presupuesto público) sin haber presentado ningún resultado plausible. Candidatos que, muy a menudo,  tras todo ese tiempo han perdido todo tren de reinserción laboral y profesional. Candidatos que simplemente han hecho de la política su modus vivendi.

No olvidemos que los resultados de las elecciones siempre son fruto de nuestras decisiones soberanas !!!