Archivos para las entradas con etiqueta: emprender

IMG_1774IMG_1775

 

“Una persona que nunca cometió un error, nunca intentó algo nuevo”

(Albert Einstein)

Es Viernes por la noche, mi esposa y yo cenamos en un pequeño pueblo de nuestro Empordanet. A los postres ella prefiere una infusión y el amigo dueño del local le ofrece una carta de infusiones. Ahí empieza mi sorpresa al comprobar que esa relación de productos corresponde a una microempresa, ubicada muy cerca de nuestra casa, a cuyo frente se encuentra un pequeño empresario gran conocedor y apasionado de las hiervas de la comarca y de sus extraordinarias cualidades. He aquí un claro ejemplo de alguien que valora cuales son sus fortalezas, cuales son sus habilidades y con una visión clara de qué nicho de mercado puede explotar aunque sea en un mercado maduro como lo es el de las infusiones.

Y con ello me viene a la mente la pregunta: ¿dónde está la diferencia entre los países?

A lo que me respondo: donde es seguro que no lo está es en el “que inventen ellos (Miguel de Unamuno)”. Donde es seguro que no lo está es en alargar la palma de la mano esperando que “caiga” una peonada, una falsa prejubilación o una subvención a fondo perdido.

Y concluyo: Pues la diferencia entre los países, entre sus sociedades, está en la actitud de las personas, moldeada a lo largo de los años por una educación y por una cultura. En el amor por el trabajo, en el esfuerzo por el ahorro y la inversión, en el deseo de superación y en la ambición de construir un país, una sociedad, más prósperos.

images

El dinero es como el estiércol, no es bueno a no ser que se esparza.

(Francis Bacon)

En el origen, el negocio de la banca es extremadamente sencillo: toma dinero prestado (pasivos) de sus clientes a los que ofrece un tipo de interés, para luego prestarlo (activos) a otros clientes a un tipo de interés superior. Pero, ¿deben esos pasivos ser necesariamente dinerarios, es decir, papel moneda? Pues la respuesta es que no necesariamente, como ocurre en Indonesia, un país insular del sudeste asiático que abarca más de 17.000 islas con una población de 255 millones de personas y con una renta per capita de 3.600 US$ (en 2014).

Makassar es la capital y mayor ciudad de la provincia de Sulawesi (islas Célebres Meridional) en Indonesia. Cada día esta ciudad de 2,5 millones de personas produce 800 toneladas de basura, la mayor parte de la cual acaba formando parte de una montaña de desperdicios de cinco pisos de altura y que ocupa una superficie de dos campos de futbol. Según el Ministerio de Medio Ambiente indonesio un 70% de la basura del país se almacena en grandes vertederos al descubierto.

Esta situación de gran impacto medioambiental junto al perfil de extrema pobreza de la población, ha llevado a que se gestase y creciera una iniciativa emprendedora realmente creativa: la banca de la basura. Que nace, por una parte, como una forma de reducir la presión sobre la proliferación de grandes vertederos y, por otra, como vía de incentivar e incrementar el reciclaje. Como ejemplo de ello tenemos al  Mutiara Trash Bank. Esta nueva banca permite a los ciudadano más pobres el acceso a servicios financieros básicos como el ahorro y el crédito. Servicios de los que nunca antes habían disfrutado.

El modelo de este particular negocio bancario es simple e ingenioso. Los ciudadanos recogen elementos reciclables como los envases de plástico, el papel, los envases Brik o el metal, llevándolos a los puntos de recogida, es decir, a la “oficina del banco de basura” donde serán pesados y depositados a la vez que se les adjudica un valor monetario que a su vez se registrará debidamente en “la cuenta de ahorro” del ciudadano cliente. Cuenta de la que, de forma periódica, el titular podrá retirar dinero o hasta solicitar créditos.  Para garantizar el sistema, la Administración establece y fija los precios, el importe económico, a los que cada unidad de peso de la basura que se deposite estará asociada. Toda la basura recogida es llevada a diario a empresas recicladoras que las pagaran también a un precio pactado. He aquí el margen financiero de este singular modelo de banca, aunque sea con precios fijados.

El Mutiara Trash Bank desarrolla además una importante labor social financiando que jóvenes estudiantes ayuden a la escolarización de los más pequeños sin recursos. Los “clientes titulares de cuentas de ahorro” pueden cambiar los productos reciclables  recogidos directamente por arroz, tarjetas de prepago para teléfonos o bien para pagar sus consumos de electricidad.

Para esos ciudadanos este modelo de banca es la forma más cercana a una institución financiera que han tenido en su vida. En Indonesia hay más de 2.800 Trash Banks que operan en 129 ciudades y que dan servicio a 175.000 “clientes”.

Fuente: Bloomberg BusinessWeek (May30/June6-2016)

images-1

“Excelente maestro es aquel que, enseñando poco, hace nacer en el alumno un deseo grande de aprender.”

(Arturo Graf -Poeta italiano)

El resultado que cuenta de verdad de toda la cadena de valor del proceso educativo es que, al final del proceso, los alumnos hayan adquirido los conocimientos, las habilidades, el dominio de las herramientas tecnológicas y, fundamentalmente, que sean capaces de actualizarse permanentemente. Es decir, que se les haya enseñado a aprender y también a responsabilizarse de su propio aprendizaje. El docente ya no debe ser una fuente, una correa de transmisión, de información. El docente que hoy se necesita es un facilitador de experiencias educativas. El alumno no deber ir al aula sólo a escuchar, debe ir a hacer otras cosas. Debe ir a encontrarse con retos que superar, a desarrollar su creatividad, a darse cuenta de que el fracaso no es tal si de él algo se aprende.

Con los métodos de enseñanza tradicionales los alumnos están acostumbrados a resolver un problema con una única respuesta. Sin embargo en la vida profesional y empresarial los problemas tienen a menudo más de una respuesta. En la vida profesional y empresarial hay muchos más proyectos que procesos, lo que obliga a que para abordarlos se deban crear equipos humanos multidisciplinares en los que cada individuo se aproxime más a la realidad y desde perspectivas distintas. Equipos en los que sus miembros afloren su espíritu creativo y emprendedor. Hoy todavía la mayoría de la gente de las empresas no está preparada para innovar, lo está para ser eficiente, mientras que el futuro del negocio con frecuencia pasa por el intraemprendimiento.

Y para que todo ello ocurra es necesario e imprescindible que el docente ayude a los alumnos a desarrollarse como personas, les ha de conocer, ha de motivarlos, les ha de asesorar, ha de proporcionarles soporte y comprensión. Ha de incentivar su creatividad, les ha de enseñar a pensar con espíritu crítico. Ha de generar en ellos una visión global e internacional que les permita descubrir nuevas culturas y nuevas oportunidades. Debe inducirles un fuerte compromiso ético para que nuestra sociedad sea un lugar mejor para vivir.

Todo esto no será posible si no les damos a los docentes los conocimientos y herramientas con los que poder afrontar ese gran reto que es la formación de los futuros miembros (trabajadores, profesionales, empresarios) de la sociedad del futuro.

En los últimos años he tenido la gran oportunidad de conocer distintos colegios y escuelas, ya fuesen de titularidad pública o privada, con distintos modelos educativos . Y he constatado la gran brecha que existe entre esas instituciones. Mientras unas se alinean con la innovación y experimentan la forma con que satisfacer las necesidades de la sociedad del mañana, otras están ancladas en lo tradicional, me atrevo a decir en el inmobilismo. Y lo más penoso es el haber encontrado a docentes desanimados. Excelentes conocedores de su disciplina pero poco comunicadores, poco o nada empáticos, faltos de recursos y de técnicas para motivar, incentivar, dirigir proyectos, adaptare al cambio o gestionar grupos humanos heterogéneos. Docentes que son conscientes de sus limitaciones y debilidades y a los que parece que nadie les preste atención para ayudarlos en los nuevos retos ante los que se encuentran.

Y ello me lleva a la pregunta inicial: Ante los grandes retos de futuro que debe afrontar nuestra sociedad ¿tiene esa sociedad, nuestro país, la estrategia educativa adecuada?

images

Yo no enseño a mis alumnos, sólo les proporciono las condiciones en las que puedan aprender.
Albert Einstein (1879-1955).

En el año 2005 la generación Z (los nacidos después de 1995) ya habían cumplido los diez años y en el 2025 tendrán alrededor de 35. Pero a partir del 2020 desempeñarán un papel relevante en las empresas de todo el mundo. La llamada generación de Internet se caracteriza con frecuencia por su conectividad. Es la primera generación del siglo XXI.

Dicen que esta generación crece con unos factores clave que definirán su papel como profesionales: la tecnología, la crisis económica, los nuevos modelos de crecimiento y los nuevos métodos de aprendizaje. Es una generación permanentemente conectada, que son autónomos en su aprendizaje, que buscará nuevas formas de hacer las cosas a través de la tecnología y de los contenidos que comparten. Para ellos la información ya no representa el poder sino que lo más importante es compartirla.

Es una generación que primará antes al trabajo que le guste que a la seguridad y la estabilidad. A esta generación les motiva que las empresas creen escenarios que ofrezcan oportunidad de emprender. Están acostumbrados a formar parte de las decisiones que se toman en su entorno. No tienen aversión a trabajar por proyectos.

Es fácil observar que con estas premisas las empresas deberán adecuar sus estrategias a esas nuevas incorporaciones al mercado laboral e intentar “cazar” y retener el talento que aportaran.

Si todo esto es así, y parece que la tendencia lo corrobora, entonces ¿bajo qué perspectivas, con qué metodologías, debemos formar a nuestros alumnos de hoy para satisfacer sus necesidades del mañana y, por supuesto, las necesidades de la sociedad futura? ¿Sirven los contenidos y metodologías educativas del Siglo XX?

Y ello me lleva a la pregunta inicial: ¿tiene nuestra sociedad, nuestro país, la estrategia educativa adecuada?

 

Unknown

 Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo.

(Abraham Lincoln)

En el mes de Septiembre de 2013 el Gobierno español aprobó la Ley 14/2013 de Apoyo a los Emprendedores. Esta Ley tiene por objeto apoyar al emprendedor y la actividad empresarial, favorecer su desarrollo, crecimiento e internacionalización y fomentar la cultura emprendedora y un entorno favorable a la actividad económica, tanto en los momentos iniciales al comenzar la actividad, como en su posterior desarrollo, crecimiento e internacionalización. Magnífica iniciativa en todo aquello que tiene que ver con el emprendimiento y el desarrollo de proyectos empresariales.

Pero no es oro todo lo que reluce. Esta Ley tiene una trampa. Una gran trampa. En su Sección 2ª Capítulo I se encuentra la “Facilitación de entrada y permanencia” en la que se describe la forma en la que los extranjeros que se propongan entrar o residir, o que ya residan, en España verán facilitada su entrada y permanencia en territorio español por “razones de interés económico”. Aunque se contemplan situaciones de creación o participación de empresas lo cierto es que la realidad pone de manifiesto una vergonzosa vía de conceder permisos de residencia que muy poco valor añadido aportaran a la llamada España. Ejemplo de ello es la obtención de residencia por el simple hecho de adquirir una vivienda por un mínimo de 500.000 euros. Las cifras son elocuentes: los rusos en casi un cuarenta por ciento y los chinos en más de un treinta acaparan la mayoría de ‘visas exprés’ haciéndose con casas en ciudades como Madrid, Barcelona o Málaga. Nada que decir sobre los rusos o los chinos pero, a la vista de estas cifras uno debe preguntarse ¿cuál es el valor añadido que aportan? ¿cuál es el montante de transferencia tecnológica logrado? ¿cuál es el impacto en el desarrollo de sectores punteros de la economía? ¿cuantas empresas de alto potencial de futuro se han creado? …

En definitiva, una chapuza más a las que nos tienen acostumbrados las lumbreras de gobernantes españoles a los que, no lo olvidemos, entre todos elegimos.

Fuente:

  • B.O.E., núm. 233, de 28/09/2013.
  • Euronews-Economía de 17/07/2015.

Unknown

“El trabajo es el único capital no sujeto a quiebras.”

(La Fontaine)

De nuevo un establecimiento icono de mi querida ciudad, Barcelona, va a echar el cerrojo después de setenta y nueve años de actividad comercial ininterrumpida. Se trata de Casa Palau, en el número 34 de la calle Pelai. Aquella tienda entrañable en la que los Reyes Magos de Oriente seguro que fue donde encontraron mi primer tren eléctrico y en la que ellos mismos seguro que también encontraron el primer circuito de Scalextric de mis hijos. Casa Palau es lugar de obligada visita para todos los amantes del maquetismo ferroviario, naval o del aeromodelismo. Y también los es para los amantes de Scalextric o de los fantásticos coches Payá de hojalata. Por no hablar del radio control, de Lego o de Playmobil. Pero en esta ocasión, y a diferencia de otros casos lamentables (Vinçon y la familia Amat), veremos cerrar el local y cambiar de orientación pero, afortunadamente, no veremos desaparecer el negocio, la empresa.

Su actividad continuará en los otros locales de que dispone donde podremos continuar gozando de la oportunidad de encontrar el producto deseado o de ser aconsejados por unos empleados con gran experiencia, acumulada durante años, en ese tipo de productos.

Gracias familia Palau por anticiparse a los hechos y por su su voluntad de continuar ofreciéndonos sus magníficos productos y servicios.

 

thumb_IMG_0105_1024

Me he dado cuenta de que la mayoría de la gente está demasiado preocupada con su propia vida para dedicar a los demás el menor pensamiento.
Douglas Coupland (Escritor de ficción canadiense)

 

La tienda VINÇON se prepara para su cierre. Es el fin de uno de los establecimientos de más estilo y diseño del Passeig de Gràcia de mi estimada Barcelona. Se va a perder uno de los iconos de la ciudad, tanto desde el punto de vista comercial como cultural. Un lugar de visita obligada que figura en la agenda de muchos visitantes de Barcelona.

La verdadera razón del cierre no se ha hecho pública. Sólo unas notas de prensa atribuyendo a la propiedad declaraciones en el sentido de que desde el año 2008 el negocio estaba en pérdidas. Atendiendo a estas declaraciones, muy poco dicen en favor de la familia empresaria del negocio. Es más que probable que VINÇON, como muchos otros negocios y empresas, haya sufrido las consecuencias de la crisis iniciada a finales del 2007. Pero muchos de esos negocios y empresas han sobrevivido porque sus impulsores se han adaptado a las nuevas circunstancias, en cierta manera se han reinventado. Ofreciendo nuevos productos y servicios acordes a las nuevas necesidades, los nuevos perfiles  y los nuevos patrones de comportamiento de los clientes. Muchos pequeños negocios y empresas han luchado por su supervivencia y por el compromiso que tienen con la sociedad, con sus empleados, con sus proveedores, con sus clientes. Eso que hoy llamamos los stakeholders.

Parece que no es este el caso de VINÇON. Más bien al contrario. Y por ello siempre nos quedará la duda de si la razón del cierre se ha debido en realidad a la desidia, a la apatía del empresario que prefiere dejar caer su empresa, dejarla morir lentamente de inanición durante los últimos años antes que buscar una solución de continuidad, olvidando por completo aquellos compromisos. Soluciones de continuidad que de haberlas las hay, por supuesto.

Y total ¿para qué? Para que el espacio lo ocupe una marca de ropa de las que hay decenas, de las que no marcan diferencia, de las que nadie recuerda y a las que a nadie invita a pasear. Total para que el nuevo inquilino gris aporte cero valor añadido a una gran ciudad y a un Passeig de Gràcia que es eje de la ciudad y lugar de encuentro de auténticas joyas del Modernismo.

Emprender: (del latín in, en, y prendere, coger) Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro.

Emprendedor: Que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas.

Real Academia de la Lengua.

Me ha sorprendido leer recientemente en las redes sociales alguna que otra manifestación de un ilustre profesor, de una respetada Universidad catalana, incentivando la emprendeduria que imite a los Mark Zuckerberg, de Facebook, a los Larry Page y Sergey Brin, de Google, a los Jack Dorsey, de Twitter. Y porque no, añado, a los Pep Vallés, de Olé (Ordenamiento de Links Especializados). Por cierto ¿alguien se acuerda de él? Pues fue el que protagonizó el primer gran “pelotazo” made in Spain de la industria tecnológica española allá por la época de la techno bubble.

Pues bien, a pesar de que no comparto esa incentivación con, en mi opinión, un objetivo claramente equivocado, bienvenida sea el ansia de emprender. Sin embargo rompo una lanza a favor de todos aquellos empleados, asalariados y profesionales por cuenta ajena que con su actitud emprendedora, innovadora, colaborativa, participativa, cooperadora, han contribuido y están contribuyendo al crecimiento de nuestras empresas, al crecimiento de nuestra economía, en definitiva al crecimiento de nuestra sociedad. Vaya por todos ellos este humilde reconocimiento de alguien que los ha visto, y los ve, realizar a diario sus aportaciones en sus empresas,  generando valor para la causa común y demasiado a menudo desde el anonimato. Y es que ciertamente, emprender es una actitud.

Disculpen pero alguien debía decirlo !!!