Archivos para las entradas con etiqueta: euro

Unknown-2

“En la mayoría de los casos la ignorancia es algo superable. No sabemos porque no queremos saber.”
(Aldous Huxley (1894-1963) Novelista, ensayista y poeta inglés.)

El Banco de España acaba de publicar (Junio de 2017) un interesante documento (“Informe sobre la crisis financiera y bancaria en España, 2008-2014″) con el objetivo de dar la visión de la entidad acerca de la, tan traída y llevada, crisis financiera.

Uno humildemente repasa el documento ávido de encontrar análisis sinceros de las situaciones ocurridas, de encontrar autocríticas que fundamenten actitudes y actuaciones futuras. Pero sólo se encuentra con unas mínimas evaluaciones de actuaciones realizadas y constata que el propio Banco de España no realiza ninguna autocrítica más allá de reconocer que durante la generación de la burbuja y los graves desequilibrios que acabaron hundiendo a muchas entidades financieras, el propio Banco de España dispuso de unos instrumentos regulatorios que resultaron ser claramente ineficientes.

Y lo peor viene ahora. Según los números del Banco de España los rescates públicos al sector financiero han significado un desembolso de capital de 64.000 millones de euros de los que el propio Banco de España reconoce implícitamente ya se dan por perdidos unos 60.000 millones de euros.

No olvidemos que se habla de dinero público, es decir, a cuenta de nuestros bolsillos y de los servicios públicos (educación, sanidad, pensiones, seguridad) que vamos a dejar de recibir o que vamos a recibir muy mermados de intensidad y calidad.

Antes estos hechos, uno recuerda que en el mes de Marzo de 2017 Islandia dio por cerrada la crisis financiera sufrida y avanzó su regreso a los mercados internaciones de financiación. Todo ello después de recibir, en el año 2008, asistencia económica del FMI. Préstamo que devolvió anticipadamente en el año 2015. Uno recuerda también que los ciudadanos de Islandia obligaron a dimitir a su primer ministro y lo llevaron a los tribunales justo por la crisis financiera. Y uno se sonroja de vergüenza al comparar los dos Estados (Islandia vs Spain), salvando las distancias naturalmente.

Pues eso, españolitos pagad y callad. ¿Alguna objeción?

 

Más información:

http://www.bde.es/f/webbde/Secciones/Publicaciones/OtrasPublicaciones/Fich/InformeCrisis_Completo_web.pdf

 

Anuncios

1318482547_047786_1318482599_noticia_normal

“Vota a aquel que prometa menos. Será el que menos te decepcione.”
(Bernard M. Baruch (1870-1965) Financiero y asesor presidencial estadounidense.)

Si, lo han leído bien, 1,9 billones de euros de nuestros bolsillos. Y el que lo niegue miente como un bellaco. Sin duda una cifra escalofriante, más si se tiene en cuenta que no incluye el pago de los intereses de la deuda en que se ha incurrido como consecuencia de las ayudas públicas.

La crisis financiera internacional que comenzó en 2008 ha comprometido desde su inicio un volumen cuantioso de recursos públicos como resultado de los esfuerzos de los Gobiernos de las principales economías avanzadas para estabilizar y reestructurar sus sistemas financieros.

Los países de Europa que más dinero público han destinado a sanear la banca son Alemania (224.000 millones de euros = 7,4% de su PIB), UK (131.400 millones = 5,1% de su PIB), Irlanda (58.300 millones = 22,8% de su PIB), España (51.600 millones = 4,8% de su PIB).

De acuerdo con la información de Eurostat, que difundió en octubre de 2016, el coste fiscal aproximado como el endeudamiento neto de activos asumido por el sector público se situaba, a finales de 2015, en el 1,9 % del PIB para la UEM. Esta cifra asciende al, nada despreciable,  4,2 % del PIB en el caso de España.

Por otra parte, las diferentes intervenciones con las que España rescató a su sector financiero entre 2008 y 2015 elevaron la deuda pública en un porcentaje equivalente al 4,8% de su PIB.

Pero no acaba ahí la cosa. El Banco de España ha advertido que el saneamiento del sector financiero aún no se ha cerrado. Es más, no quedará “completamente identificado” hasta que concluyan los procesos de reestructuración pendientes. Léase los seriales novelescos de Bankia, BMN y otros.

Y para muestra, un botón. En mayo del 2012 el Grupo BFA-Bankia fue nacionalizado. Casi 22.50 millones de euros de mi bolsillo,  y del suyo amable lector, fueron inyectados al banco para evitar su caída. Hoy, mayo del 2017, cinco años después de esa decisión Bankia sólo ha devuelto 1.838 millones de euros (a penas un 8% de la deuda).

Y mientras tanto el Gobierno de turno presenta unos presupuestos menguantes en cuanto a inversiones en educación, sanidad, desarrollo industrial, infraestructuras y, sorpresa-sorpresa, piensa endeudarse con 16.000 millones de euros paga poder hacer frente al pago de las pensiones.

Sin lugar a dudas alguna cosa estamos haciendo mal, muy mal !!! De entrada porque nos estamos dejando engañar continuamente.

Más información: 

http://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/InformesBoletinesRevistas/ArticulosAnaliticos/2017/T2/fich/beaa1702-art10.pdf

images

“Europe has its own problems, caused mainly by the fact that the countries joined to create a monetary union without taking appropriate political and institutional measures to allow this union to work, and they will have to pay a high price for that failure. “

Joseph E. Stiglitz (Nobel Prize in Economics 2001)

Brussels, you certainly have a problem. Very little have served your threats and apocalyptic arguments to intimidate a nation.

When a member of a family decides to leave very little use to say “you’re wrong, out there is hell !!” When a member of a family decides to leave it is that he has thought deeply, is because he has its own arguments, because he has made his ratings that have allowed him to freely make a decision.

Now it’s up to the family understand and comprehend these arguments and, above all, to reflect deeply on their long-held attitudes. To reflect on the mistakes made in the governance and management of family togetherness.

This is no time to rend their garments or issue more threats. Now is the moment of truth. It’s time to check if that family has the necessary maturity, if it is able to analyze, assimilate and to correct mistakes. For it is clear that that family has done something very bad for one of its members to leave.

That family need now to act with humility and not under the resentment. Because if she does, because if she insist on threats and contempt for the freedom of others, there is no doubt that the situation can quickly return against she.

That kind of family will be prosperous only, and only if, the are prosperous all its members. That family will stay together only and only if all members are treated equally. If all members are rewarded for their efforts without having to be bowed to the impositions of other members.

Unknown

Freedom is not worth if does not include the freedom to make a mistake.

(Malala Yousafzai)

If I were a citizen of UK, I would vote YES to the exit of the European Union.

Why?

For first of all because the EU is already broken, because it is a greedy organization dominated by a state, Germany, increasingly expansionist. Because it is a wasteful organization, besieging their own weakest members (Portugal, Ireland, Greece, Spain -PIGS-). Because is an incompetent organization, as demonstrated in the recent developments of immigration from the Middle East. Because while some countries increasingly impoverish (Greece on the brink of broken and Spain, Italy and Ireland with a tough countries debts difficult to support), others maintain their wealth and even increase it. Impoverished countries that it has become “buffers” against immigration on one hand. And simple consumption sources of overproduction of others on the other hand. Obviously by providing hefty loans (Deutsche Bank & ECB) to consume.

And, secondly, because the only arguments to remain are based on fear. An immense amount of arguments over future diabolic conditions for which no quantification is given.

You can not build a truly united Europe without a common culture, without a common language, without a common economic, fiscal, tax, educational, health, social, policies. And none of that interests the “dominant” countries.

The UK in a community of 65 million citizens, with a 2678 US$ billions of GDP, with a strong currency and with a long economic, financial and industrial tradition. Definitely something to which the “world money” never give back. Do not forget that “Money Makes The World Go Round”!!

Europe is far from the solidarity product of the Treaty of Rome of 1957.

Outside the European Union one can be richer by controlling their proper policies and resources. Be safer controlling and managing their own security. And especially to have the opportunity to forge his own destiny.

Now is the time of dignity and courage.

UnknownUnknown-1

CHICO: Este contrato no sirve para nada. No tiene escapatoria. 

GROUCHO: Usted lo firma y ya le pondremos luego las escapatorias.

(Una noche en la ópera (1935) – Marx Brothers)

El Mecanismo Único de Supervisión (MUS) es el sistema de supervisión bancaria en Europa. Está integrado por el Banco Central Europeo (BCE) y las autoridades supervisoras competentes de los países de la Unión Europea (UE) participantes. Sus objetivos principales son: (i) velar por la seguridad y la solidez del sistema bancario europeo; (ii) potenciar la integración y la estabilidad financieras en Europa, y (iii) asegurar la coherencia de la supervisión

La reciente crisis financiera ha mostrado la rapidez e intensidad con que pueden propagarse los problemas del sector financiero, especialmente en una unión monetaria, y cómo esos problemas pueden afectar directamente a los ciudadanos del conjunto de la zona del euro. En cuanto institución independiente de la UE, el BCE se encarga de la supervisión bancaria desde una perspectiva europea, para ello: establece un enfoque común para la supervisión diaria, adopta medidas de supervisión armonizadas así como medidas correctoras y asegura la aplicación coherente de los reglamentos y normativas en materia de supervisión. Con ello contribuye a restablecer la confianza en el sector bancario europeo.

Pero, ¿En qué consiste la supervisión bancaria? El BCE, en colaboración con los supervisores nacionales, es responsable del funcionamiento eficaz y coherente del MUS. Es competente para: (i) realizar revisiones supervisoras, inspecciones in situ e investigaciones; (ii) conceder o revocar licencias bancarias; (iii) evaluar adquisiciones bancarias y ventas de participaciones cualificadas; (iv) asegurar el cumplimiento de las normas prudenciales de la UE, y (v) aumentar los requerimientos de capital para prevenir riesgos financieros.

Y ¿quien debe someterse a esa supervisión? Pues los bancos cuyos activos superen los 30.000 millones de euros. Y he aquí el gran gazapo. Con esa cifra mágica de activos Alemania dejó fuera de supervisión a 425 de las 426 Cajas de Ahorros alemanas. El problema, o la curiosidad si lo prefiere el lector, radica por un lado en que el volumen de activos de esas 425 entidades que no están sometidas a supervisión alcanza el billón de euros, que viene ser la suma de Santander+BBVA+CaixaBank. Y por otro lado que esas 425 Cajas de Ahorros representan el 20% de los activos locales de la banca alemana. Luego el riesgo intrínseco en esas entidades en elevado. Demasiado elevado, a mi juicio, como para mirar hacia otro lado y hacer la vista gorda.

Así pues, en el contrato de acuerdo para la supervisión bancaria en Europa que en su día se suscribió es claro que en algún momento se fijaron las escapatorias (listón en los 30.000 millones de euros). Y la señora Angela Merkel todavía hoy está riendo.

images

Nadie se nos montará encima si no doblamos la espalda.
(Martin Luther King)

El 22 de Febrero de 2015 publiqué un post (Grecia otra vez?) en el que pretendía ilustrar el porqué de la difícil situación griega. Hoy creo que esos que se autoproclaman líderes del Eurogrupo (Jeroen Dijsselbloem, Angela Merkel, François Hollande y el resto de la banda) han sobrepasado los límites de obscenidad, que cualquier ciudadano sensato y con un mínimo de cultura es capaz de soportar, respecto a nuestros conciudadanos griegos. Está pudiendo más el ansia de “venganza económica” por parte de Alemania de sus derrotas en 1918 y 1945 que la fidelidad a los principios de la Unión Europea que se definía allá por la década de los 1990’s.

El acoso y derribo a que se está sometiendo a la sociedad griega es deleznable. Una sociedad europea del siglo XXI no puede verse sometida a las penurias a las que se enfenta la sociedad griega. Imaginemos que una situación similar sucediese en España, en Italia, en Portugal, en Francia. ¿Qué cree el lector que sucedería? ¿Cual sería la respuesta del lector? ¿Cómo cree el lector que actuaría? Se trata de un problema de dignidad, de respeto a la dignidad de los pueblos.

Con la actual actitud de esos políticofuncionarios Europa nunca será tal y como nos la quieren vender. Es obvio que nunca existirá una unión fiscal, nunca se hablará un idioma común, nunca existirán políticas sociales comunes, nunca existirá políticas educativas comunes, nunca existirán políticas laborables comunes. De seguir así sólo continuará existiendo una moneda común que permita, como hace ya más de una década, que los sureños compremos los excedentes de producción de los norteños, cuyas sociedades son incapaces de absorber, y nos sintamos estúpidamente felices por ello. Y también que actuemos como tampón de la masiva ola de inmigración que llega desde África y Oriente Medio debida a unas nefastas políticas europeas de ayuda al desarrollo de esas regiones.

No se si esta visión, tal vez algo pesimista, se corresponde con la realidad. Porque de ser así significará, tarde o temprano, el final del proyecto europeo tal como fue concebido. Y entonces cualquiera podrá preguntarse si merece la pena pertenecer a una Europa así.

images

Atención al dato: la decisión del BCE de compra de deuda se tomó por mayoría que no por unanimidad.

Este mes de Enero del 2015 el Euro celebra su decimosexto aniversario con una cotización frente al US$ (1,12) que roza la del inicio en su nacimiento. Y ya hay quien augura la paridad en un periodo muy cercano. Un euro débil puede ser una gran ayuda para las grandes empresas cuyas cuentas de resultados dependen en gran medida de las exportaciones y, a su vez, puede actuar como “barrera de entrada” a importaciones. Sin embargo esas ventajas pueden desvanecerse ya que la mayoría de países de la zona euro comercian entre si. En otras palabras, aproximadamente un 45% de las exportaciones de la zona van a parar a países que usan la misma moneda. Por otra parte los beneficios de los bajos costes, producto de la debilidad de la moneda, se ven contrarrestados por el bajo poder adquisitivo de los consumidores de la euro zona. La depreciación del euro puede ayudar a combatir la tan temida deflación, pero ello no arregla los principales problemas como la diferencia de competitividad entre los países de la unión monetaria o la falta de armonización fiscal entre ellos.

Ante la debilidad de la moneda y la amenaza deflacionista, el Banco Central Europeo -BCE- se ha lanzado a la compra de deuda soberana y privada. Sin que por el momento se sepa con exactitud cual será el reparto en la adquisición de unos y otros activos. En cuanto al riesgo asociado a tal decisión, si se sabe que sólo el 20% del riesgo de los activos que sean adquiridos será asumido por el BCE. Lo que indica que el 80% del riesgo correrá a cargo de cada país donde se realicen las compras. Así pues, los bancos centrales de cada país comprarán la deuda de sus propios estados y serán sus contribuyentes, sus ciudadanos, los que asumirán los posibles riesgos como los de quita o impago. Fenomenal, no?

La cuestión es si estos estímulos llegaran a la economía real, ya que el sistema financiero europeo está todavía muy débil y la banca puede que no traslade con celeridad la expansión monetaria a las empresas y a los consumidores en forma de crédito a tipos de interés más bajos.

En este mar tan revuelto y ante la amenaza de tormentas, ya asoman algunas voces de prestigiosos economistas que se preguntan: ¿estarán Alemania y los países del Norte de Europa preparándose para una posible ruptura del euro?

Apreciados conciudadanos, seamos prudentes al leer y oír lo que nos cuentan. Mantengamos el espíritu crítico, ejerzamos con firmeza nuestra capacidad de abstracción, de análisis, de síntesis y de reflexión, porque en el corto-medio plazo cualquier escenario puede ser posible.

imagesimages-1

 Cuanto más siniestros son los deseos de un político, más pomposa, en general, se vuelve la nobleza de su lenguaje.

Aldous Huxley

Es del dominio público que los gobiernos tienen un débil papel en el diseño de las políticas de importancia real. La economía la diseñan los empresarios, los empleados y sus familias, los consumidores, los ahorradores, los inversores, los funcionarios y un poco también los gobernantes. En el caso de Europa no son los gobiernos de los estados los que diseñan la economía. Lo hacen la Troica formada por el Banco Central Europeo (BCE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Europea (CE). El Presidente de la Comisión, como ya ha quedado sobradamente demostrado, no dirige realmente la Unión Europea (UE) como tampoco lo hacen sus diputados. La dirección la ejercitan los poderes reales de Europa. Unos poderes, ciertamente opacos, que agrupan en primer lugar a los antes mencionados BCE, FMI y CE. Y a los que acompañan el estado más poderoso de la UE (el de la Sra. Merkel) con sus intereses particulares, el numeroso grupo de funcionarios-eurócartas como gran grupo de presión y, por supuesto, la multitud de lobbies que deambulan pro Bruselas.

Así las cosas no es de extrañar que en el seno de la “sociedad europea” crezcan escepticismos bien sea por desinformación o por simple ignorancia. Es natural, al ciudadano de a pie de muchos de los países miembros le suena demasiado lejano el discurso de unos y otros.  Es cierto que en Europa vivimos ahora el mayor período de tiempo sin guerras entre países. Y que precisamente para conjurar la guerra se construyó la Europa mercantil que ahora tenemos. Pero por otra parte no hay ningún atisbo de avance hacia una unión que supere a la actual comunidad de vecinos en la que han convertido a Europa. Una comunidad de vecinos de distintas culturas, distintas lenguas, distintas riquezas, distintas situaciones, distintas problemáticas, y en la que constantemente unos intentan sacar partido de la situación frente a los otros.

En fin, el proceso sigue. Crucemos los dedos y esperemos que en el futuro alguien se de cuenta de que el camino escogido se está apartando demasiado del camino correcto.

Unknown

Un saco vacío se mantiene muy difícilmente en pie.

Benjamin Franklin

El Profesor Robert Mundell de la Columbia University, y Premio Nobel en 1999, acuñó la siguiente teoría acerca de si dos países, o  grupos de países, podian disponer de una moneda común. Según el Profesor Mundell para que ello fuese posible y eficiente se debía dar respuesta positiva a las tres preguntas que siguen:

  1. ¿Tienen esos países sus ciclos económicos sincronizados? Si la respuesta es negativa entonces se debe responder a la pregunta siguiente.
  2. ¿Hay entre esos países una auténtica movilidad de trabajadores? Si la respuesta vuelve a ser negativa, se deberá responder a la tercera y última pregunta.
  3. ¿Disponen esos países de una gobernanza, es decir, de un Gobierno común y único? En caso de una nueva respuesta negativa, el Profesor Mundell concluye que aquel grupo de países no puede tener una moneda común.

Ante esta teoría el lector puede reflexionar y sacar sus propias conclusiones.

Fuente: “La Vanguardia/E-Konomia/Prof. Xavier Sala i Martín/14MAY2013”

Unknown

Los deseos deben obedecer a la razón
(Cicerón)

La introducción del Euro en 1999 perseguia “dinamizar la economia de los países que lo adoptaran, la profundización del mercado financiero de la Eurozona, la convergencia de tasas de crecimiento y competitividad de los países del Euro“. En definitiva, se perseguía crear prosperidad facilitando el libre flujo de comercio y capitales en Europa.

Ahora la pregunta es: ¿se ha cumplido el objetivo? Y mi respuesta es: claramente NO!!! En la actualidad el comercio y las inversiones entre los países de la zona Euro ha disminuido considerablemente lo cual se puede considerar como un indicador de la pérdida de razón de ser de la propia zona Euro. Durante los últimos años Alemania ha sido el gran motor comercial. En 2007 el volumen sus exportaciones hacia Italia, España, Grecia, Irlanda y Portugal fue un 27% superior a sus exportaciones a China. Mientras que en 2012 el volumen de exportaciones alemanas hacia esos cinco países fue un 35% inferior a sus exportaciones a China. Una lectura clara es que, fundamentalmente, durante mucho tiempo los países del sur de Europa han sido los consumidores natos de los excedentes de producción de las grandes economías como la alemana y la francesa. Eso si, un consumo incentivado por los préstamos provenientes de la banca europea. Pero con la crisis financiera, y con la bajada de la marea dineraria, se ha descubierto que algunos nadaban desnudos y el consumo ha hechado el freno de mano.

Aún en los años de bonanza, el comercio entre los países de la zona Euro no era del todo eficiente en el sentido de que aquella gran economía en lugar de incrementar sus importaciones desde sus países socios, utilizaba las ganancias de sus exportaciones a esos países para comprarles deuda o concederles prestamos con jugosos rendimientos. Pero con la crisis financiera esa gran economía ha perdido el interés por esas inversiones dada la caída de poder adquisitivo y de consumo de los ciudadanos de esos países.

¿Y ahora qué? Pues que, por una parte, la gran locomotora europea ha girado su atención hacia nuevos mercados y economías emergentes como Rusia o China, que disponen de millones de consumidores potenciales y a su vez de grandes cantidades de materias primas y recursos naturales. Y por la otra que aquellos países receptores de dinero tratan ahora de encontrar financiación en sus mercados domésticos mediante la venta de deuda pública a sus propios ciudadanos y bancos. Y esto es particularmente perverso si pensamos en el incremento de la dependencia de los bancos internos en relación a la deuda pública de sus gobiernos. De hecho ésta puede ser una de las causas de que el crédito no fluya hacia la economía real.

La crisis financiera ha mutado hacia una crisis de deuda soberana y una crisis del sistema bancario. Y es este sistema el que será necesario reflotar para que el dinero vuelva a los mercados y las empresas.

Pero no seamos pesimistas. En cualquier caso, de ésta y de cualquier otra crisis vamos a salir con nuestro esfuerzo. Así pues políticos abstenerse o bien facilitarnos la tarea !!