Archivos para las entradas con etiqueta: finanzas

images-1

El camino hacia la riqueza depende fundamentalmente de dos palabras: trabajo y ahorro.”

(Benjamin Franklin)

El proyecto EFEP (European Financial Education Partnership) se desarrolló entre los meses de octubre de 2010 y octubre de 2012, con financiación de la Comisión Europea.  Ese proyecto se materializó, mediante un partenariado público-privado, en el nuevo plan de Educación Financiera en las Escuelas de Catalunya (EFEC) orientado a los alumnos de 4º curso de la ESO y se distribuye en varios “talleres” con un planteamiento teórico y también práctico, abordando distintas temáticas que van desde la administración personal del dinero y la gestión de la situación financiera cotidiana, hasta el endeudamiento, los productos financieros de crédito, el ahorro y la inversión, la planificación financiera personal y el ahorro alargo plazo. El objetivo final es el de ayudar a los estudiantes a tomar consciencia del uso y administración del dinero y al mismo tiempo comprender la operativa financiera básica con la que se encontraran en el futuro.
De ese fantástico proyecto se ha desprendido una primera derivada centrada en la conveniencia de que personas adultas sean también destinatarias de esa formación financiera. Es decir, suministrar herramientas y recursos que permitan a la ciudadania, en general, tomar mejores decisiones financieras. Ayudarles a mitigar, o evitar errores, que se han podido cometer en el pasado producto de no haberse informado suficientemente o haber sido víctima de malas prácticas comerciales. En definitiva, el objetivo es el de acercar la educación financiera a las familias mediante herramientas y talleres prácticos de conceptos básicos.
Y es que es obvio que la educación financiera de los ciudadanos es más que mejorable. Siendo la falta de conocimientos, en algunos casos, sorprendente. Como lo demuestra una estadística reciente, de Octubre de 2017, que señala que el 41,10% de los ciudadanos españoles todavía no sabe lo que significa la “cláusula de suelo hipotecario“. Asombroso ¿no? Ante ello la pregunta que subyace es: Si uno de esos ciudadanos va a la Notaría a formalizar una hipoteca ¿qué porcentaje, de lo que el notario le lee detenidamente, entiende a la perfección?
Sin duda, la educación financiera es una necesidad.

Más información:

https://valoradicional.wordpress.com/2013/04/08/educacion-financiera-en-la-escuela-una-fantastica-iniciativa/

http://www.lavanguardia.com/economia/20171024/432304421489/helpmycash-espana-educacion-finanzas.html

 

 

Anuncios

Unknown-2

“El proceso mediante el cual los bancos crean dinero, es tan simple, que la mente lo rechaza.

(John Kenneth Galbraith)

Un nuevo concepto: Open Banking, mediante el cual mis, nuestros, datos personales bancarios y financieros van a subasta. No lo duden.

¿Qué es “Open Banking“? Es un sistema que proporciona a un usuario (terceras empresas) acceder a las bases de datos de clientes de las instituciones financieras (bancos y empresas del sector financiero) mediante APIs (Application Programming Interfaces) que proporcionan las propias entidades financieras. Sistema que se basa en un estándar internacional que define la forma en la que los datos de los perfiles de los clientes de un banco se crean, se comparten y se acceden, de tal forma que esas informaciones sean accesibles por terceros.

Sin ninguna duda los datos de los clientes de un banco constituyen un activo importantísimo y son fuente de una clara ventaja competitiva. Y las entidades financieras, y multitud de empresas y start up’s, se están apresurando a entrar en este “nuevo negocio” del mercadeo de “mi perfil bancario y financiero” con la excusa de ofrecerme con rapidez y prontitud productos y servicios basados en el análisis de mi perfil. De hecho un banco español ya ha empezado a comercializar esas APIs (ver más información al final).

Veamos unos ejemplos:

  • Me registro en un hotel mediante mi móvil y mi banco mediante Open Banking le facilita al establecimiento mi número de cuenta bancaria, el de mi tarjeta de crédito o mi DNI digitalizado.
  • Acabo de pagar mediante tarjeta de crédito un billete de avión a Paris e inmediatamente una aseguradora me ofrece un seguro de viaje gracias a la información que mi banco le ha facilitado vía Open Banking.
  • En un concesionario de automóviles solicito información acerca de la compra a crédito un nuevo modelo, y el vendedor comprueba que tengo un préstamo preconcedido con mi banco a un interés preferencial. Información que ha conseguido gracias a que mediante Open Banking ha accedido a mis datos bancarios.
  • Tengo un pequeño negocio y mis proveedores pueden acceder, vía Open Banking, al extracto de mis cuentas bancarias para comprobar si he hecho las transferencias pactadas.

De hecho la idea de Open Banking no es nueva. Empresas como Facebook y Google permiten a los usuarios que den permiso a ciertas compañías para el acceso a sus perfiles.

Pero con todo subyacen unas cuestiones muy importantes: ¿Qué sucede con mi privacidad? ¿Qué sucede con la confidencialidad de tan importantes informaciones personales? ¿Cuál es la cobertura jurídica tanto nacional como internacional acerca de ello?

Y la más importante, “The million dollar question”: ¿yo/nosotros que soy/somos fuente de tan preciada información, qué gano/ganamos con el mercadeo de nuestros datos?

Cuestiones que, mucho me temo, hoy por hoy no tienen una respuesta clara.

Más información:

https://theodi.org/open-banking-standard

https://www.bbvaapimarket.com/products

Unknown-1Unknown.png

“Es bueno que la gente no conozca el sistema bancario y monetario, si no habría una revolución mañana por la mañana.”

(Henry Ford)

A pesar de la frase anterior, creo que todos debemos colaborar en la divulgación del conocimiento de los sistemas financiero, monetario y bancario. De esta forma contribuiremos a la salubridad e higiene de dichos sistemas y a la regeneración de las legiones de políticos que desinforman y levantan cortinas de humo para evitar que sus conciudadanos dispongan de criterio fundamentado.

Dicho esto, acabamos de conocer (Marzo del 2017) la intención, por parte de las autoridades económicas españolas, de fusionar Bankia y BMN (mediante la adquisición de la segunda por la primera). Pero ¿quienes son Bankia y BMN?

En julio de 2010, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid, Caja de Ahorros de Valencia, Castellón y Alicante (Bancaja), Caja Insular de Ahorros de Canarias, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Ávila, Caixa d’Estalvis Laietana, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Segovia y Caja de Ahorros de la Rioja suscribieron un Contrato de Integración para la constitución de un Grupo Contractual configurado como un Sistema Institucional de Protección (SIP). En diciembre de 2010 se creó la Sociedad Central del SIP bajo el nombre de Banco Financiero y de Ahorros, S.A. (BFA), constituyéndose como sociedad cabecera del mencionado SIP y matriz del Grupo Banco Financiero y de Ahorros en el que se integraron las Cajas y el resto de sus entidades filiales. Desde enero de 2011 Bankia, S.A. es una entidad perteneciente al Grupo Banco Financiero y de Ahorros y, a su vez, es la entidad cabecera de un grupo económico (Grupo Bankia).

Por su parte, Banco Mare Nostrum (BMN) es un banco también nacido en 2010, mediante la misma fórmula de SIP, que aunaba el negocio financiero de cuatro cajas de ahorros: Caja Murcia, Caixa Penedès, Caja Granada y Sa Nostra.

Consideración inmediata: se trata de dos entidades bancarias rescatadas con dinero público.

La primera pregunta que surge ahora es ¿porqué incentivar ahora esa fusión si la intención era la venta de BMN? La respuesta es sencilla: nadie, en sus cabales, puja por una entidad en el estado en que se encuentra BMN y con sus especiales características.

La segunda pregunta que aparece es: ¿si se trata de dos entidades rescatadas, cuanto dinero  deben a los bolsillos de los sufridos ciudadanos? Respuesta: pues la primera entidad, Bankia, nos debe aproximadamente 22.400 millones de euros y la segunda, BMN, nos adeuda 1.600 millones de euros. Es decir que la deuda total con los ciudadanos asciende a 24.000 millones de euros (céntimo más céntimo menos). Cabe decir que durante los siete años transcurridos hasta la fecha de hoy sólo se ha devuelto 1.800 millones. Un 7,5% de la deuda, ¿ridículo no?

Y si para colmo, añadimos a aquella cifra el coste aproximado (60.000 millones de euros) que para nuestros bolsillos están teniendo los muchos episodios de corrupción en España, todo ello me hace reafirmar que es urgente divulgar los conocimientos con el fin de conseguir una ciudadania instruida y con criterio fundamentado.

 

unknown

“Sólo hay una manera de matar al capitalismo: con impuestos, impuestos y más impuestos.”

(Karl Marx)

En Noviembre del 2015 publiqué un post bajo el título: ¿Son las finanzas de Apple un milagro?

https://valoradicional.wordpress.com/2015/11/02/son-las-finanzas-de-apple-un-milagro/

En él intenté humildemente demostrar que no era un milagro. Simplemente la salud financiera de Apple se debía, y se debe, a una buena gestión empresarial. Hoy, en Septiembre de 2016, la Comisión Europea a través de su Comisaria de Competencia (Margarethe Vestager) ha iniciado lo que puede ser la mayor batalla tributaria de la historia al obligar a Apple a abonar a Irlanda hasta 13.000 millones de euros, más intereses, en impuestos supuestamente impagados desde el año 2003. De sobras es sabido que cada estado miembro de la UE tiene sus propias normas tributarias. De hecho cada estado tiene el derecho soberano de definir sus propias leyes impositivas.

A mi juicio la iniciativa de la Comisaria Vestager responde más a una voluntad política y funcionarial, a una pataleta, que a una iniciativa estratégica y de futuro para la UE. Es una iniciativa muy peligrosa que puede generar incertidumbre entre las grandes compañías inversoras y que puede acabar dañando a la economía europea. Por no decir el impacto negativo que puede llegar a tener en la credibilidad de los sistemas tributarios de la UE y en la imagen y la reputación de aquellas compañías.

Atraer empresas de alta tecnologia, innovadoras, marcadoras de tendencias, generadoras de empleo, es muy difícil y no es gratis. Pero engañar a los clientes, ocultar información sobre los productos que se venden, tergiversar los informes oficiales es fácil i económico. ¿No es así, VW?

En definitiva, esos altos -altísimos- funcionarios se deberían preocupar más por crear unas reglas de juego comunes de cara al futuro de la UE y tener menos pataletas si se dan cuenta de que les han colado un gol mientras se hacían una selfie con sus caras bonitas.

Más información en:

https://www.bloomberg.com/view/articles/2016-08-30/the-eu-s-apple-ruling-creates-tax-confusion

http://www.lavanguardia.com/vida/20160901/4147400904/economia–la-excomisaria-kroes-cuestiona-los-fundamentos-de-bruselas-para-multar-a-apple.html

 

images

El dinero es como el estiércol, no es bueno a no ser que se esparza.

(Francis Bacon)

En el origen, el negocio de la banca es extremadamente sencillo: toma dinero prestado (pasivos) de sus clientes a los que ofrece un tipo de interés, para luego prestarlo (activos) a otros clientes a un tipo de interés superior. Pero, ¿deben esos pasivos ser necesariamente dinerarios, es decir, papel moneda? Pues la respuesta es que no necesariamente, como ocurre en Indonesia, un país insular del sudeste asiático que abarca más de 17.000 islas con una población de 255 millones de personas y con una renta per capita de 3.600 US$ (en 2014).

Makassar es la capital y mayor ciudad de la provincia de Sulawesi (islas Célebres Meridional) en Indonesia. Cada día esta ciudad de 2,5 millones de personas produce 800 toneladas de basura, la mayor parte de la cual acaba formando parte de una montaña de desperdicios de cinco pisos de altura y que ocupa una superficie de dos campos de futbol. Según el Ministerio de Medio Ambiente indonesio un 70% de la basura del país se almacena en grandes vertederos al descubierto.

Esta situación de gran impacto medioambiental junto al perfil de extrema pobreza de la población, ha llevado a que se gestase y creciera una iniciativa emprendedora realmente creativa: la banca de la basura. Que nace, por una parte, como una forma de reducir la presión sobre la proliferación de grandes vertederos y, por otra, como vía de incentivar e incrementar el reciclaje. Como ejemplo de ello tenemos al  Mutiara Trash Bank. Esta nueva banca permite a los ciudadano más pobres el acceso a servicios financieros básicos como el ahorro y el crédito. Servicios de los que nunca antes habían disfrutado.

El modelo de este particular negocio bancario es simple e ingenioso. Los ciudadanos recogen elementos reciclables como los envases de plástico, el papel, los envases Brik o el metal, llevándolos a los puntos de recogida, es decir, a la “oficina del banco de basura” donde serán pesados y depositados a la vez que se les adjudica un valor monetario que a su vez se registrará debidamente en “la cuenta de ahorro” del ciudadano cliente. Cuenta de la que, de forma periódica, el titular podrá retirar dinero o hasta solicitar créditos.  Para garantizar el sistema, la Administración establece y fija los precios, el importe económico, a los que cada unidad de peso de la basura que se deposite estará asociada. Toda la basura recogida es llevada a diario a empresas recicladoras que las pagaran también a un precio pactado. He aquí el margen financiero de este singular modelo de banca, aunque sea con precios fijados.

El Mutiara Trash Bank desarrolla además una importante labor social financiando que jóvenes estudiantes ayuden a la escolarización de los más pequeños sin recursos. Los “clientes titulares de cuentas de ahorro” pueden cambiar los productos reciclables  recogidos directamente por arroz, tarjetas de prepago para teléfonos o bien para pagar sus consumos de electricidad.

Para esos ciudadanos este modelo de banca es la forma más cercana a una institución financiera que han tenido en su vida. En Indonesia hay más de 2.800 Trash Banks que operan en 129 ciudades y que dan servicio a 175.000 “clientes”.

Fuente: Bloomberg BusinessWeek (May30/June6-2016)

images

El que trabaja principia bien, el que ahorra termina mejor.

(Anónimo)

Durante los últimos 30 años, y alentadas por unas excepcionales expectativas económicas y de negocio, las rentabilidades de la renta fija y de la renta variable, en los Estados Unidos y en la Europa Occidental han sido considerablemente más altas que lo que mostraba la tendencia del largo plazo. Hoy, esas condiciones se están debilitando o incluso revertiendo. En un informe realizado por McKinsey se apunta a un desplome de la rentabilidad media anual de que disfrutaran los inversores en los países occidentales entre el 2016 y el 2035, comparada con la del periodo 1985-2014.

  • Durante el periodo 1985-2014 , los rendimientos de la renta variables en USA y EU se situaron en el  7,9% lo que representa un incremento de entre 1,4 y 3,0 puntos porcentuales sobre la media de 100 años. En el mismo periodo los rendimientos de la renta fija se situaron en USA en el 5,0%, es decir 3,3 puntos porcentuales por encima de la media de 100 años. Mientras que en EU el rendimiento e situó en el 5,9% (4,2 punto porcentuales por encima de esa media).
  • Diversas causas han influido en esa situación: la reducción de las tasas de inflación y tipos de interés desde los niveles inusualmente altos de la década de los 1970’s y principios de los 1980’s; el crecimiento del PIB mundial impulsado por la demografía, las mejoras en la productividad, el rápido crecimiento de China; el incremento de beneficios empresariales con la apertura de nuevos mercados; y los avances en la automatización y las mejoras en las cadenas de suministros que contribuyen a la contención de costes.
  • Algunas de esas tendencias se mantienen hoy aunque con mayor lentitud. Mientras que  las TIC y las tecnologías disruptivas mejoraran los márgenes futuros de algunas empresas,  las grandes compañías que obtuvieron suculentos beneficios en el pasado deberán hacer frente a la presión competitiva de las nuevas empresas que emergen de la globalización. Los rivales más pequeños y más ágiles, les robarán cuota de mercado. Los gigantes de la tecnología (Amazon, Google, entre otros) entrarán en negocios y mercados hasta ahora privilegio de unos pocos. Sin olvidar que grandes economías como la China, que han crecido con rapidez,  deberán hacer frente al endeudamiento acumulado.
  • Como resultado de ello, la rentabilidad de las inversiones en los próximos 20 años es previsible que caiga por debajo de la que se obtuvo en el periodo 1985-2014. En un escenario de crecimiento global lento la rentabilidad de la bolsa en USA, para los próximos 20 años, se situará entre el 4,0% y el 5,0% (más de 2,5 puntos porcentuales por debajo de la media del periodo 1985-2014). En cuanto a la renta fija, su rentabilidad se situará entre el 0,0% y el 1,0% (4,0 puntos porcentuales de la del periodo 1985-2014). Aún en un escenario de mayor crecimiento basado en un incremento de la productividad, las rentabilidades seguirán estando por debajo de la media de los últimos 30 años. Con caídas de entre el 1,4% y el 2,4% para la renta variable, y caídas de entre el 3,0% y el 4,0% para la renta fija, tanto en USA como en EU.

La mayoría de los inversores de hoy -los baby boomers– han pasado toda su vida laboral durante esa edad de oro del periodo 1985-2014. Para ellos un largo periodo de rentabilidades muy bajas les representará tener que afrontar ajustes muy dolorosos. Se hará absolutamente necesario incrementar el ahorro para la jubilación, jubilarse más tarde o reducir el consumo durante la jubilación, lo que representará un lastre adicional para las economías.

En cuanto a la generación de los hoy treintañeros –la generación Y–  para poder compensar una caída del 2,0% de la rentabilidad de sus ahorros de jubilación deberán alargar en 7 años su edad de jubilación o doblar las cantidades periódicas que destinen a ese ahorro.

Con estos escenarios los fondos de pensiones, bien sean públicos o privados, deberán hacer frente a situaciones tales como el déficit de ingresos (menos ahorradores y menos cantidades ahorradas) o los riesgos de insolvencias (¿suena lo de la hucha de las pensiones en España?). Las dotaciones empresariales a fondos de pensiones se verán seriamente afectadas. Por las mismas razones también sufrirán las compañías aseguradoras que administran el ahorro finalista. Los Gobiernos y las Administraciones tendrán que hacer frente en sus presupuestos a demandas crecientes de servicios sociales, de atención a los más mayores y de atención a la pobreza.

Pero que no cunda el pánico, we need be positive !!. Como mínimo tenemos la información que nos marca una tendencia. Ahora nos toca, como individuos y como sociedad, tomar las medidas necesarias para paliar la situación que se avecina. What else can we do ?

Fuente: “Diminishing Returns: Why Investors May Need To Lower Their Expectations”

(Mckinsey Global Institute / May 2016)

images

” Si alguna vez, ve saltar por la ventana a un banquero suizo, salte detrás. Seguro que hay algo que ganar. ”

(Voltaire ( 1694 – 1778 ) Escritor, historiador y filósofo francés.)

Es viernes por la tarde, en el centro de Manhattan, un numeroso grupo de millenials se dispone a disfrutar de su happiest hour en una fiesta privada a la que han sido invitados. Todos ellos tienen en común que, en un pasado más o menos reciente, han suscrito un préstamo con una sociedad no bancaria de servicios financieros (shadow bank) de nombre Social  Financie, más conocida como SoFi. La organización de la fiesta se enmarca en la campaña iniciada por SoFi bajo el lema:  to kill banks.

SoFi nació hace apenas cinco años ofreciendo la refinanciación de préstamos de estudios a graduados y postgraduados de las universidades top de los USA. Para luego entrar también en el mercado de los préstamos personales, las hipotecas y la gestión de patrimonios. Esta empresa fija su cliente objetivo en los millenials, a los que invita a sentirse miembros de un selecto club con la esperanza de crear una larga relación comercial-financiera con ellos. En lugar de basarse en la clásica evaluación de riesgos y en los ratios de endeudamiento sobre ingresos, el modelo seguido por SoFi se centra en aquellos segmentos de clientes potenciales que ingresan más de lo que gastan, que trabaja en profesiones con altas remuneraciones. Cuando un cliente pierde su empleo, SoFi le ofrece la suspensión temporal de las cuotas de préstamo y le facilita entrevistas con empresas que pueden ser posibles empleadoras. Y si un cliente tiene la intención de iniciar su propio negocio/empresa, SoFi suspende por un semestre los pagos de cuotas del préstamo al tiempo que le facilita contactos con agentes de capital-riesgo que le puedan ayudar en la cristalización de la idea.

SoFi es un claro ejemplo de fin tech y de banca en la sombra, que aprovechan nichos de mercado con la intención de ofrecer un mejor servicio, más adaptado a las necesidades y circunstancias del cliente, y mediante un uso exhaustivo de las TIC y de los dispositivos móviles.

Pero, como siempre, no todo es color de rosa. Este tipo de empresas no captan depósitos lo que les permite esquivar el estar bajo la lupa de los organismos reguladores lo cual, a su vez, les otorga una cierta opacidad. Y es precisamente por no captar depósitos, que actúen como contrapartida de los préstamos que conceden, que les hace necesario captar capital bien sea a través de inversores, de capital riesgo o mediante la emisión de bonos (que no es más que la consabida titulización de la cartera de préstamos (algo deja vu ¿no es así?). Ya que para poder prestar dinero primero hay que disponer de él. Por otra parte, se basan en un modelo que no deja claro que se vaya a obtener una cuenta de resultados apetitosa en cuanto a beneficios. Por no mencionar el riesgo, que esas empresas siempre deben tener presente, de que los Bancos Centrales alteren las políticas de tipos de interés (a la baja) y mermen de forma muy seria su competitividad y rentabilidad de esas empresas.

Además no podemos olvidar que la banca tradicional dispone de mayor músculo financiero y mayores recursos para hacer frente a los vaivenes del mercado y para adaptarse a los cambios en éste. No en vano una de esas empresas en  “la sombra” (OnDeck) ha anunciado haber llegado a un acuerdo con JPMorgan Chase para convertirse en su filial de financiación a pequeñas empresas (si no puedes vencer a tu competidor, alíate con él !!).

En cualquier caso el shadow banking está ahí, luchando por hacerse un hueco en el mercado y habrá que ver con que trozo de tarta se queda y si esa porción es suficientemente apetitosa (léase rentable).

Fuente: 

https://www.sofi.com

Bloomberg BusinessWeek

images

“El interés es la rueda principal de la máquina del mundo.”
(August von Kotzebue (1761-1819) Dramaturgo alemán.)

Pues parece que de hecho, y aunque hay muchos tipos de interés, si son posibles. Pero ante todo hagamos dos apuntes previos. El primero: “el objetivo de cualquier inversión debe ser el de mantener el poder adquisitivo del dinero a invertir o en otras palabras batir a la inflación para que con cada euro podamos comprar cosas equivalentes hoy y en el futuro.” El segundo viene determinado por la siguiente ecuación:

Tipo de interés nominal = Tipo de interés real + Tasa de inflación esperada

Veamos un ejemplo. Si deseo invertir 1000€ en un bono de deuda soberana, es decir deuda de un Gobierno, con vencimiento de un año y un interés nominal del 4%. Es lógico que piense que dentro de un año recibiré 1040€. Ahora bien, si durante ese año la inflación ha sido del 3% entonces el interés real que percibiré será del 1%. Aún más, si la inflación durante ese año fuese del 5% entonces entonces el interés real recibido será del -1%. En este caso los 1040€ que recibo sólo podrán comprar el equivalente a 990 de hoy, y comprobaremos que hemos cometido un error de previsión ya que la inflación ha ido en nuestra contra.

En la actualidad esa situación de interés negativo se ha producido por una parte por las políticas de algunos bancos centrales (como el BCE) con la esperanza de activar las economías. Y por la otra por la gran demanda de deuda, o si se prefiere de activos financieros, de alta calidad (AAA) y solvencia y con bajo riesgo (como el caso de la deuda alemana, la suiza o la danesa por ejemplo). Y esto ¿cómo pasa? Pues una razón es por que las compañías de seguros y los bancos europeos deben aumentar sus reservas de bonos sin riesgo para cumplir con las normas de los reguladores (Solvencia II y Basilea III) con lo que aumenta la demanda de tales bonos y por ello sus rentabilidades caen. Lo cual mete presión a las entidades financieras que deberán sobrevivir en escenarios tan hostiles (comprar deuda soberana de alta calidad a un interés negativo). Sin embargo parece que, en contra de lo esperado, no está claro que la situación tenga un impacto positivo en la economía real, es decir, un impacto positivo sobre sobre el crecimiento y la inflación. Dado que la presión sobre los márgenes amenaza a las cuentas de resultados de la entidades financieras y puede provocar que dejen de dar crédito con lo que se frena el crecimiento.

Así las cosas, las preguntas inmediatas son: ¿Llegará tal situación a las economías domésticas? ¿Deberemos pagar por que nos custodien nuestros ahorros? Existe consenso en que las respuestas son ambas negativas. A nadie le parecería razonable pagar por depositar sus dineros en la cuenta en el banco y tampoco cobrar por el crédito solicitado o por la hipoteca contratada.

Entonces ¿dónde está el gazapo? Está en el propio sector financiero que tendrá que adoptar estrategias y políticas que le permita ensanchar los diferenciales y mejorar márgenes para que el negocio continue siendo rentable y siga jugando el papel tan crucial que tiene en el ciclo económico. Y de forma adicional el sector financiero deberá reestructurar las redes de oficinas y las plantillas a fin de incrementar su eficiencia.

Es probable que en un futuro próximo veamos como se reduce la remuneración de los depósitos  a plazo, se producen trasvases desde esas cuentas hacia productos como los fondos de inversión, y se empieza a cobrar a las grandes empresas por custodiar sus puntas de tesorería cosa que obligará a los tesoreros a evaluar con cautela qué niveles de liquidez conviene mantener. Se encarecerá el crédito mediante el aumento de los diferenciales o por la prolongación del periodo a tipo de interés fijo. Se irán acabando las políticas de comisiones cero, sobre todo para los clientes menos rentables.

En definitiva, se avecinan unos tiempos complejos en el que las entidades financieras deberán extremar las medidas para incrementar la eficiencia y controlar de forma rigurosa los costes. Sin olvidar el cumplimiento obligado de los objetivos de rentabilidad. ¿Y qué pasa con nosotros los clientes? Pues lo dicho, “seat, look and see !! What else?” Ah, y sin olvidar estar bien informados para tomar decisiones sobre nuestras finanzas con un mínimo de rigor, aunque en ocasiones nos dejemos aconsejar.

 

 

images

“La forma más rápida de doblar tu dinero es plegar los billetes y metértelos de nuevo en el bolsillo.”
(Will Rogers (1879-1935) Humorista estadounidense.)

En la primavera del 2015 JPMorgan Chase envió una carta a sus mayores clientes en la que anunciaba que iba a gravar con un 1% aquellos depósitos que excediesen sus necesidades operativas. Es decir, y en otras palabras, se iniciaba la era de los intereses negativos sobre los depósitos. Una era en la que la banca sólo aceptaría depósitos de sus clientes si estos estaban dispuestos a pagar por el servicio de custodia de sus dineros. En los primeros meses del 2016 el Banco Central Europeo -BCE- ha dejado los tipos de interés en el 0%  y en el -0,4% las facilidades de depósito. Mientras que el Banco Nacional Suizo -SNB- ha ido más allá al fijar en el -0,75% el tipo de interés de los depósitos. Y uno se pregunta ¿cuál es el objetivo de tales decisiones? Pues parece que la respuesta está en el intento desesperado de canalizar el crecimiento económico global. En la esperanza de que al tener que pagar por que alguien guarde los dineros, los inversores canalicen esos recursos hacia la economía real en busca de mayores rentabilidades.

Dejo para otra contribución consideraciones, visiones y argumentos más rigurosos de esta situación de tipos de interés negativos. Prefiero ahora centrarme en una primera derivada que me parece sumamente interesante. Parece ser que a raíz de la nueva situación hay ciertos signos de “innovación creativa” que tendrían su foco en la abolición del papel moneda. Que duda cabe que la abolición de los billetes (bank notes) representa un anatema para la mayoría de los ciudadanos, pues se abandona el anonimato del cash y al convertirse éste en simples apuntes electrónicos seria mucho más fácil el control sobre movimientos dinerarios por los gobiernos y administraciones. Por otra parte, el lado menos malo, ello acarrearía grandes ahorros al sistema dado que ya no habría que emitir/imprimir el tedioso papel moneda, no habría que invertir en las innumerables medidas de seguridad ni tampoco en su manipulación, control, almacenamiento y custodia.

En un hecho que, hoy en día, los bancos centrales cuentan cada vez con menos recursos para nuevos estímulos de las economías. Así, una solución para disponer de nuevas herramientas podría ser la abolición del dinero en metálico. Ello permitiría imponer intereses negativos a todo el dinero en circulación, por lo que empresas y hogares se verían forzados a invertir o gastar sus recursos en lugar de guardarlos. De esta forma los bancos centrales podrían recuperar tal vez  un margen de 2 ó 3 puntos porcentuales que les irían muy bien para ejecutar sus políticas. Es claro que el final del papel moneda representa grandes obstáculos prácticos. Pero la pregunta es si el BCE seguirá empujando en esa dirección al presionar a la baja los tipos de interés.

Interesante ¿verdad? Habrá que estar alerta a los cambios. Y como siempre, a los de a pie sólo nos queda el “seat, look and see !! What else?

Fuente: Bloomberg BusinessWeek; Banco de Inglaterra, Andrew Haldane.

Unknown

Es la tecnología la que resuelve los problemas, no la política.

(Jacque Fresco)

La reciente gran crisis bancaria, los constantes avances tecnológicos, la demografía, los millennials y la generación Z, los cambios en el perfil y en el patrón de comportamiento de esas generaciones que viven y vivirán inmersas en la inmediatez de la respuesta y en la facilidad a la hora de realizar, sin tener que desplazarse, las gestiones que les permitan satisfacer sus necesidades financieras, todos ellos son los factores que están empujando a la banca tradicional a adaptarse a la nueva realidad.

Pero aparecen nuevos actores en el mercado. Y ¿quienes son esos nuevos actores? Pues por una parte los grandes de la tecnología (Apple, Amazon, Google, Facebook, PayPal y otros) que ya han empezado a lanzar servicios financieros propios (p.e. la tarjeta de crédito de Amazon o el servicio de financiación de compras de Apple). Por otro lado están las start up que operan en determinados nichos muy concretos de negocio (p.e. el pequeño crédito al consumo o los préstamos para financiar los estudios universitarios) y que erosionan los márgenes de la banca al no tener grandes costes fijos. Sin olvidar de mencionar el universo del shadow banking  la banca en la sombra que realiza en muchos casos una verdadera actividad bancaria. O las plataformas de crowdfunding. Los medios de pago están siendo el principal caballo de Troya con el cual esos nuevos actores están entrando en el negocio bancario. En definitiva, esos actores pertenecen a la FinTech (Financial Technology), un sector económico compuesto por empresas que utilizan la tecnología para crear un sistema financiero más eficiente.

Y ante ello, ¿qué puede hacer la banca tradicional? La banca tiene una gran baza que es la de poder ser un proveedor global de servicios financieros para sus clientes. Pero tiene que avanzar en la oferta de esos servicios utilizando la tecnología que le permita ser más eficiente, lograr abaratar dichos servicios y, muy importante, acercarlos al cliente y personalizarlos a sus perfiles.

Sin duda grandes retos se plantean y en los próximos tiempos vamos a asistir, sin ninguna duda, a grandes e insospechados cambios en el sector financiero.