Archivos para las entradas con etiqueta: gestión del cambio

Unknown

Coge el día presente y fíate lo menos posible del mañana

(Horacio)

Hay que ser observador e ir leyendo entre lineas las noticias del mundo económico. Parece que se avecinan nubarrones por el horizonte del panorama económico y empresarial. Diversos sectores productivos se repliegan y buscan arrejuntameintos -léase fusiones- que permitan aflorar sinergias para sobrevivir. En los océanos globales empresariales y económicos hay mucho depredador desaprensivo siempre ávido de saciar su apetito y de incrementar su masa corporal. Mientras otros necesitan engordar a fin de lograr ser un bocado lo suficientemente grande como para ser difícil de digerir.

En este mes de Octubre del 2015 Repsol nos anuncia que explora una integración con Gas Natural. El precio del barril por los suelos, las grandes inversiones en perforaciones poco rentabilizadas y el negocio del gas en alza, parecen motivos suficientes.

Por otro lado tenemos el sector financiero. Con una rentabilidad en mínimos y con grandes vulnerabilidades. Esto es, una presión regulatoria que exige más capital, de más calidad y activos con capacidad de asumir pérdidas. La persistencia de tipos de interés tendientes a cero. La gran magnitud de los activos improductivos, es decir, préstamos de dudoso cobro y la gran cantidad de inmuebles adjudicados. Y por último el elevado nivel de endeudamiento del sector privado. Por no mencionar la banca en la sombra o las fin tech. Todo ello junto a la presión incesante para el recorte de los costes, empujan al regulador (Banco de España) a demandar  una nueva ronda de fusiones en la banca española.

Y por si fuera poco uno lee en la prensa norteamericana que el Citibank ha anunciado que cerrará todas sus sucursales en el estado de Massachusetts (USA). No olvidemos que este estado es muy avanzado en conocimiento. No en vano alberga a universidades como la de Harvard, el MIT o la Universidad de Boston.

Así pues, ¿que se otea en el horizonte? Pues movimientos concentradores,  menos actores en el mercado y cambios importantes en las estrategias. Lo que conllevará peligros de situaciones monopolísticas. Ello nos obliga a estar ojo avizor. Ya que las decisiones y los movimientos de las grandes empresas acaban por afectarnos a todos.

 

 

Unknown

No niego los derechos de la democracia; pero no me hago ilusiones respecto al uso que se hará de esos derechos mientras escasee la sabiduría y abunde el orgullo.
(Henry F. Amiel (1821-1881) Escritor suizo.)

 

Me encuentro en la calle a un buen amigo, natural de otro país, y me dice: oye Xavier he estado haciendo unos cálculos y alguna cosa no me acaba de encajar. En tu ciudad sois cerca de un millón ciento sesenta mil ciudadanos con derecho a voto. En las últimas elecciones municipales se abstuvieron unos cuatro cientos cincuenta y siete mil, y ahora vais a ser gobernados por una persona a la que votaron sólo ciento setenta y seis mil ciudadanos.

Y mi amigo añade: Además he estado indagando el curriculum de dicha persona. No acabó los estudios de Filosofía e inició la carrera de activista en la década de los noventa y hasta la fecha. Contra la Guerra del Golfo, con el movimiento Okupa, con movilizaciones contra el G-8, con el movimiento antiglobalización, con el movimiento Aturem la Guerra contra la segunda guerra de Irak, con el movimiento por una vivienda digna, con la Plataforma anti Hipotecas. Es decir, y bajo mi punto de vista, más de veinte años con un curriculum que nada tiene que ver con una formación académica sólida, con una experiencia en gestión de grandes proyectos o en la negociación con interlocutores dispares. Nada que ver con la experiencia previa en la definición de estrategias de crecimiento o en la creación de riqueza y prosperidad para la comunidad.

Y mi amigo acaba: me puedes decir algo al respecto ?

Querido lector, tiene usted alguna sugerencia o comentario que me ayude a satisfacer la demanda de mi amigo ?

 

 

thumb_IMG_0105_1024

Me he dado cuenta de que la mayoría de la gente está demasiado preocupada con su propia vida para dedicar a los demás el menor pensamiento.
Douglas Coupland (Escritor de ficción canadiense)

 

La tienda VINÇON se prepara para su cierre. Es el fin de uno de los establecimientos de más estilo y diseño del Passeig de Gràcia de mi estimada Barcelona. Se va a perder uno de los iconos de la ciudad, tanto desde el punto de vista comercial como cultural. Un lugar de visita obligada que figura en la agenda de muchos visitantes de Barcelona.

La verdadera razón del cierre no se ha hecho pública. Sólo unas notas de prensa atribuyendo a la propiedad declaraciones en el sentido de que desde el año 2008 el negocio estaba en pérdidas. Atendiendo a estas declaraciones, muy poco dicen en favor de la familia empresaria del negocio. Es más que probable que VINÇON, como muchos otros negocios y empresas, haya sufrido las consecuencias de la crisis iniciada a finales del 2007. Pero muchos de esos negocios y empresas han sobrevivido porque sus impulsores se han adaptado a las nuevas circunstancias, en cierta manera se han reinventado. Ofreciendo nuevos productos y servicios acordes a las nuevas necesidades, los nuevos perfiles  y los nuevos patrones de comportamiento de los clientes. Muchos pequeños negocios y empresas han luchado por su supervivencia y por el compromiso que tienen con la sociedad, con sus empleados, con sus proveedores, con sus clientes. Eso que hoy llamamos los stakeholders.

Parece que no es este el caso de VINÇON. Más bien al contrario. Y por ello siempre nos quedará la duda de si la razón del cierre se ha debido en realidad a la desidia, a la apatía del empresario que prefiere dejar caer su empresa, dejarla morir lentamente de inanición durante los últimos años antes que buscar una solución de continuidad, olvidando por completo aquellos compromisos. Soluciones de continuidad que de haberlas las hay, por supuesto.

Y total ¿para qué? Para que el espacio lo ocupe una marca de ropa de las que hay decenas, de las que no marcan diferencia, de las que nadie recuerda y a las que a nadie invita a pasear. Total para que el nuevo inquilino gris aporte cero valor añadido a una gran ciudad y a un Passeig de Gràcia que es eje de la ciudad y lugar de encuentro de auténticas joyas del Modernismo.

images

Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber.

(Albert Einstein)

La tecnología está presente, se ha convertido en imprescindible, en todos los niveles educativos acercando a alumnos, estudiantes, educadores y familias a los recursos más innovadores para potenciar la educación y extender la comunicación entre ellos más allá de las paredes de las aulas y, al mismo tiempo, preparar a las siguientes generaciones para sacar el máximo partido a las herramientas tecnológicas que, tras superar su etapa formativa, se convertirán en sus instrumentos del trabajo del mañana.

Gracias a las últimas tecnologías nos acercamos más a los intereses de los alumnos, a sus necesidades y al estímulo de sus capacidades, ya que su día a día se desarrolla muy vinculado a los nuevos soportes digitales.

Pero además de la tecnología existe un elemento clave en el proceso educativo. Se trata precisamente de los educadores. Ellos configuran el pilar fundamental para el éxito del proyecto. De poco servirá que se introduzcan los recursos tecnológicos más avanzados y vanguardistas si no se presta atención a la formación, a la actualización continua y a la motivación del estamento docente. El profesorado ha de asumir esa nueva responsabilidad, ha de ser consciente del importante cambio de rol que han de tomar. Deben tener las pautas que les permita innovar, reinventar su modelo de interacción con los alumnos. El profesorado deja de ser una mera correa de transmisión de conocimientos para convertirse en tutores, mentores, guías, descubridores de las habilidades de sus alumnos para incentivarlos hasta el extremo, para sacar lo mejor de cada uno de ellos. El reto del profesorado es el de que sus alumnos alcancen un nivel óptimo de formación, que desarrollen al máximo sus habilidades, que dispongan de una preparación adecuada de cara a su futuro que les permita alcanzar el éxito en el momento de entrar en el mercado laboral.

Aquellos que no apuesten por la adopción de la tecnología más avanzada y por la innovación en los procesos educativos quedaran relegados a un segundo plano y se alejarán cada vez más de un modelo educativo adaptado a una realidad tangible, en el marco de un mundo cada vez más global y competitivo. Las empresas demandan cada vez más profesionales mejor cualificados, tanto en sus estudios como en el manejo de las nuevas tecnologías.

Se trata de un objetivo de país, que precisa del diseño de la estrategia adecuada, de un compromiso que deben hacer suyo las administraciones públicas, las instituciones educativas, las familias, las empresas, los docentes. Con el objetivo final de construir entre todos una sociedad mejor y más próspera.

images-1

Lo supremo en el arte de la guerra consiste en someter al enemigo sin darle batalla.

(Sun Tzu)

Estaremos de acuerdo en que la ausencia de una estrategia predefinida en las Pequeñas Empresas y en las Microempresas es uno de los factores que les impiden alcanzar hoy los niveles de competitividad necesarios. Esas empresas a menudo se encuentran enzarzadas en la lucha diaria por la supervivencia y no prestan atención a la planificación del mañana.

El mercado ha olvidado las fronteras transformándose en global. Hoy, en pleno siglo XXI, ya nadie debe dudar que el cambio y la incerteza forma parte de nuestra cotidianeidad como empresa y como empresarios. Para afrontar esos dos elementos clave es necesario que nos preguntemos ¿qué cambios se han producido en la industria, en la estructura del mercado, o cambios científicos y tecnológicos, que todavía no tienen un gran impacto en nuestro negocio? ¿Cuáles son las tendencias en nuestro entorno económico y social y cómo éstas afectaran a nuestra empresa?

El reto que se nos plantea es el de ver el cambio como una oportunidad. Abandonar el ayer liberando hoy recursos que estén dedicados a procesos de poco valor añadido. Mejorar nuestra organización de una forma sistemática y continuada. Aprovechar nuestros éxitos y nuestros conocimientos para crear nuevas oportunidades de éxito. Y por último generar en nuestra empresa un microclima de innovación ( i ) , crear una cultura de “destrucción creativa” por usar el término de Joseph Shumpeter. Pero, alerta!!! Sin olvidar la calidad ( Q ). Ese tándem ( i+Q ) nos debe proporcionar la ventaja competitiva que anhelamos.

La estrategia no es más que un plan general para el despliegue de nuestros recursos, presentes y futuros, con el objetivo de obtener mañana una posición de liderazgo en el mercado. Las metas deben ser simples, consistentes y a medio-largo plazo. Con un conocimiento profundo del entorno en el que estamos compitiendo. Con una evaluación objetiva de nuestros recursos, de nuestras fortalezas y de nuestras debilidades. Y con una planificación eficaz para llevarlo a cabo.

Que no cunda el pánico! La estrategia puede plasmarse en un documento, no costoso, sencillo, concreto y sucinto pero con un contenido de alta densidad.