Archivos para las entradas con etiqueta: innovación

Unknown-1desayuno-kh2D--620x349@abc

“El futuro puede ser tanto una gran amenaza como una gran oportunidad, según sea la actitud y la preparación de nuestra sociedad”

(Ángel Bonet Codina)

Desde el 12 de Mayo de 2019 ha entrado en vigor, en España, la nueva legislación sobre el control horario y ya se está convirtiendo en una de las mayores chapuzas que un gobierno puede permitirse. De la noche a la mañana esa España se ha convertido en el país más estricto de Europa en cuanto a control horario presencial de los empleados de las empresas.

Los sindicatos se quejan de que no se respetan las limitaciones sobre la jornada de trabajo ni las garantías del tiempo de descanso. Su gran objetivo es el del control de las horas extraordinarias. Control que, por supuesto, es de gran importancia para evitar posibles abusos. Pero omiten tener en cuenta, por ejemplo, la productividad, el control de las “horas perdidas” o de las “ausencias laborables de difícil justificación” que de forma sutil se producen en las empresas.

Mientras tanto la señora Magdalena Valerio, Ministra de Trabajo en funciones del Gobierno de España, amenaza con que “la Inspección de Trabajo va a actuar contra las empresas que no cumplan el registro de la jornada. Hay que cumplir con las jornadas laborales, hay que cumplir con la legislación vigente”.

Unos y otra no se dan cuenta que esa legislación es algo de la “vieja economía” en la que el cliente pasa a un segundo plano tras el producto. En la que la aversión al riesgo está presente cada día. En la que la jerarquía, los departamentos y el control son los pilares fundamentales. En la que la innovación no forma parte del léxico cotidiano. ¿Donde están el sentido de responsabilidad y el compromiso personal con la actividad y los objetivos de la organización/empresa? ¿Qué deberán hacer médicos, enfermeras/os, consultores, abogados, agentes de inversiones, bomberos (por poner unos ejemplos)? ¿Deberán abandonar a sus pacientes, a sus clientes, a los ciudadanos, cuando se sobrepase la “jornada según convenio”?

Muchas cosas han de cambiar si esa España quiere convertirse en un país competitivo, en un país del siglo XXI. Por cierto la imagen del inicio se corresponde al Ayuntamiento de un pequeño pueblo de la región de Murcia.

Más información:

http://www.expansion.com/economia/2019/05/11/5cd5e907e5fdea3a2d8b45a5.html

https://elpais.com/economia/2019/05/13/actualidad/1557747353_597860.html

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2019/05/11/midinero/1557571104_590395.html

https://www.lavanguardia.com/economia/20190514/462240145406/tjue-registro-horario-horas-extra-registro-jornada.html

https://www.elespanol.com/economia/empresas/20190513/valerio-nadie-tomado-serio-registro-jornada-laboral/398210705_0.html

https://www.abc.es/sociedad/abci-ayuntamiento-murcia-cierra-media-hora-desayuno-funcionarios-201809261344_noticia.html

http://www.expansion.com/economia/2019/05/17/5cddc57b468aebe5798b45bf.html

http://www.expansion.com/economia/2019/05/17/5cddc616468aeb25038b45a7.html

http://www.expansion.com/economia/2019/05/17/5cdea26522601dcd1a8b45a1.html

 

800x-1

(Illustration: Thomas Colligan for Bloomberg Bsuinessweek)

“La elección es, esencialmente, un método para marginar a la población. Se monta una gigantesca campaña propagandística para que la gente ponga toda su atención en estos espectáculos cuadrienales y se diga: Esto es política. Pero no lo es. No es más que una pequeña parte de la política.”

(Noam Chomsky)

La “posible intrusión de agentes externos” en las elecciones en los USA (2016) generó multitud de comentarios en todo el mundo. Lo cual ha llevado a situar en primer plano todo lo referente a la seguridad en los sistemas de voto electrónico. Y también a plantear un cierto rechazo de dichos sistemas en favor del  tradicional duo papeleta-urna. En las últimas elecciones en USA  entre los sistemas menos fiables de voto electrónico destacaron los utilizados en los estados de Georgia, Delaware, Louisiana, Nueva Jersey y Carolina del Sur. También en Texas y Pensilvania, aunque sólo fueron utilizados en algunos condados de estos territorios.

Así pues la polémica está servida entre los lobbies tecnológicos por un lado, que luchan por su trozo de pastel en el negocio, y por el otro los defensores de la seguridad de votos y votantes que abogan por la tradicional papeleta y por el uso de escáners para su contabilización. Es significativo que un profesor de ciberseguridad (Richard de Millo) del Instituto de Tecnología de la Universidad de Georgia en Atlanta, se decante abiertamente por el voto mediante papeleta argumentando que los sistemas electrónicos existentes sólo incrementan costes y no añaden valor.

¿Puede la tecnología blockchain ayudar? En el estado de West Virginia se ha  realizado una prueba piloto que utiliza dicha tecnología para almacenar y proporcionar seguridad a los votos digitales emitidos a través de smartphones. Sin embargo los expertos consideran que el voto a través del móvil todavía acarrea grandes riesgos.

Uno de esos expertos es Alex Haldeman,  profesor de informática de la Universidad de Michigan conocido por piratear los sistemas de votación electrónica. El profesor Halderman constata que todavía existen problemas de seguridad con la votación a través del móvil que blockchain no resuelve, como la preservación del anonimato o la transferencia de votos desde smartphones infectados con algún tipo de malware. Añadiendo que, en cualquier caso, el tema es “digno de investigación y estudio”, pero pueden pasar décadas hasta que se obtengan resultados plenamente satisfactorios.

Llegados aquí la pregunta es: ¿cómo diseñar y construir un sistema de votación más eficiente y más fiable? Algunas sugerencias:

  • La Verified Voting Foundation, organización sin ánimo de lucro que aboga por la reforma electoral en USA, sugiere utilizar dispositivos de votación electrónica que emitan comprobantes en papel para que los electores puedan revisar la fidelidad de la opción elegida antes de emitir su voto definitivamente y abandonar el colegio electoral.
  • Mantener los colegios electorales libres de Wi-fi y de Bluetooth. Utilizando Ethernet como medio de comunicación.
  • Volver a la vieja usanza. Mantener off-line y desconectada de la red la base de datos maestra. Utilizando medios físicos (pendrives, CD’s, u otros) para distribuir la información a los colegios electorales.
  • Confiar en el “factor humano”. Disponer de personal bien preparado en las mesas electorales.  El personal de los colegios electorales tienen la oportunidad de ser los primeros en detectar posibles fraudes, patrones de comportamiento fuera de lo común, electores que dicen estar registrados pero no aparecen en las listas o que se encuentran en un grupo equivocado.

En definitiva, ¿Voto electrónico, cadena blockchain o papeleta? Ya se verá, pero de momento parece ser que, con unas pequeñas actualizaciones, el binomio “papeleta-urna” es la mejor opción, la más eficiente y probablemente la más económica.

 

Más información:

https://www.wsj.com/articles/no-you-cant-vote-via-text-or-tweet-1533985201?mod=rss_Technology

https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-08-10/advocates-say-paper-ballots-are-safest

https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-08-10/is-blockchain-technology-the-future-of-voting

https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-08-10/how-to-build-a-better-voting-system

 

 

images

“La prensa libre puede ser buena o mala, pero si no es libre, sólo puede ser mala.”

(Albert Camus)

En el 2016 la palabra “post-truth (posverdad)” fue elegida por los editores de los Diccionarios de Oxford como la palabra del año. Término que el mismo diccionario define como “actitud de resistencia emocional ante hechos y pruebas objetivas”. O creerse lo que uno quiere al margen de lo demostrado con hechos. La posverdad es una palabra aplicable no tan solo a la política sino también a otras realidades como el mundo empresarial.

Según Jaume Giró (Director General de la Fundación Bancaria “la Caixa”), “La posverdad no consiste en dar forma a la opinión pública mediante emociones, sino en emplear emociones para configurar una opinión pública alejada de la verdad”. Él mismo explica la estrategia aplicada por la industria tabaquera durante décadas desde la aparición de las primeras informaciones acerca de una posible relación entre el fumar y el cáncer de pulmón.

En 1953, los principales directivos del sector tabaquero se reunieron en Nueva York con John Hill, director de la agencia de comunicación hoy conocida como Hill+Knowlton Strategies. En esa reunión se sentaron las bases sobre la reacción que habría que dar en adelante ante la publicación de noticias que pudieran perjudicar a las tabaqueras:

  1. Mostrarse sensible cuando aparece un problema de reputación y compartir las preocupaciones con el público.
  2. Sembrar dudas y trasladar que no toda la culpa corresponde a las empresas o al conjunto del sector.
  3. Contraatacar, cuestionar las informaciones y equiparar estudios rigurosos con aquellos que no lo son.

Ante tal estrategia parece obvio que debería incorporarse una dimensión ética con el objetivo de evitar falsos mensajes. Se debe tener claro que la reputación no pertenece a las empresas. La reputación se tiene porque otros se la otorgan. La reputación empresarial no es un activo propio. Al contrario, la reputación es una señal explícita y sobrevenida de que la empresa está haciendo las cosas que realmente importan al cliente, a la sociedad.

Es mucho más fácil trabajar en la reputación de una empresa cuando ésta se concentra en lo verdaderamente importante. Es decir, cuidar a los clientes y ofrecerles productos de calidad, contar con los mejores colaboradores y la mejor plantilla, innovar de forma continuada y competir en el mercado dentro de un marco ético de responsabilidad.

 

Más información:

https://verne.elpais.com/verne/2016/11/16/articulo/1479308638_931299.html

https://www.elmundo.es/cultura/cine/2017/11/03/59fc80f4468aebd1508b46a0.html

http://www.hkstrategies.com/global/

“La reputación en tiempos de la posverdad”. Expansión (8 de Abril de 2017).

ZZZZ-840x600

“La tecnología, como el arte, es un ejercicio altísimo de la imaginación humana.”

(Daniel Bell (1919-2011). Profesor emérito de la Universidad de Harvard).

Cada primavera, miles de tiburones blancos comienzan una misteriosa migración de Norte a Sur de la costa oeste de Estados Unidos. Se dirigen directamente a una zona del océano Pacífico del tamaño del estado de Colorado, situada a mitad de camino entre San Diego y Hawai. Una vez allí, permanecen durante meses en lo que los biólogos marinos llaman el White Shark Cafe, nadando y sumergiéndose hasta profundidades de 500 metros. Durante décadas, poco se ha sabido acerca de las causas y del por qué de dicha migración. Pero hoy la tecnología puede llegar a aportar respuestas a esas preguntas.

Ello se debe gracias al primer dron capaz de navegar en aguas abiertas. El primer “saildrone“. Un ingenio no tripulado capaz de navegar de forma autónoma, aunque también puede ser comandado a distancia mediante un smartphone. Este dron marino es el fruto del diseño y construcción por parte de Richard Jenkins, ingeniero, marino, emprendedor y CEO de Saildrone, Inc., compañía que tiene su sede en Alameda (California). El saildrone tiene 8 metros de eslora y un mástil de 5 metros dotado de una vela rígida diseñada para soportar los vientos más violentos. Todo él está pensado y diseñado para afrontar las condiciones de navegación más adversas. Puede navegar a velocidades de entre 3 y 8 nudos. En periodos de pruebas durante el 2013 un saildrone realizó la travesía de las 2.100 millas náuticas (3.890,00 km) que separan San Francisco de Haway en 37 días, convirtiéndose en la primera nave no tripulada en realizar dicha travesía con la única energía que la procurada por el viento y el Sol. Superando olas de 12 metros en el mar de Bering o las interminables encalmadas ecuatoriales.

Hoy en dia el saildrone es una realidad. Equipado con baterías y sofisticados sistemas de proceso y transmisión de información y localización vía satélite, el saildrone está destinado a ser de gran ayuda en investigaciones oceanográficas, de biología marina, meteorológicas o prospecciones petrolíferas y de gas. Aunque es fácil pensar que el abanico de posibilidades de uso puede ser mucho más amplio.

Como señala el profesor Bell, “la tecnología es un ejercicio altísimo de la imaginación humana”.

Más información:

https://www.saildrone.com

https://www.bloomberg.com/news/features/2018-05-15/this-man-is-building-an-armada-of-saildrones-to-conquer-the-ocean

 

 

 

 

 

images-1images

“Decir que Europa corre un peligro existencial ha dejado de ser una expresión figurada; es la cruda realidad.”

George Soros (Emprendedor y empresario)

Nota previa.- Pienso que es bueno y sano para nuestro intelecto el considerar, aún aquello en lo que nos cuesta creer y aceptar, la posibilidad de que las tesis de nuestro interlocutor puedan estar bien argumentadas y hasta que esas puedan ser ciertas. Y por lo tanto que el equivocado sea uno mismo.

Dicho esto, me permito la libertad de comentar un interesante artículo de Matthew Lynn publicado en Noviembre de 2017 acerca de la Europa de las regiones. Lynn es un prestigioso periodista económico y escritor con una dilatada carrera que en la actualidad es el CEO de la editorial independiente Endeavour Media, ubicada en Londres.

Bien vayamos al grano. Catalunya, la Lombardía, Flandes, Escocia, son regiones que aspiran a su soberanía. Desde luego es comprensible que “los mercados” esten nerviosos y que los Estados tradicionales se opongan, aunque seria bueno que lo hicieran con menos violencia y fiereza. Da la sensación de que esos Estados tradicionales actúan igual como los niños que temen a la oscuridad o a lo incierto. Tampoco a los inversores no les gustan nada ese tipo de tensiones (ya se sabe, el dinero es muy miedoso). Pero con todo algo parece claro, el deseo soberanista regional está ganando cada vez más fuerza. Sólo hay que prestar atención a Lombardía, a Flandes, a Catalunya, a Escocia y hasta a la Baviera alemana. Estos movimientos regionales se enfrentan a una oposición feroz en las capitales de sus estados y en Bruselas.

Es aquí que Lynn apunta: “una Europa formadas por regiones y pequeños Estados sería próspera”. La argumentación es clara. La mayoría de esas regiones son bastante exitosas desde el punto de vista económico. Catalunya es la zona más rica de España y su PIB representa el 20% del de España, Escocia es tan rica como cualquier otra zona del Reino Unido, Lombardía y el Véneto son éxitos comerciales y mercantiles.

Sus ciudadanías están cansadas de tener unos retornos muy inferiores a sus aportaciones, viendo como sus naciones-estado poco o nada hacen para motivar e incentivar al resto de sus territorios. En realidad todas aquellas regiones son viables como Estados independientes. Sólo sería necesario buena voluntad por parte de las naciones-estado a las que pertenecen y algo de ayuda de la Unión Europea para seguir teniendo acceso a sus mercados. En la operación tal vez se pierda un hermano pero se puede ganar un buen y magnifico vecino.

Y Lynn continúa, “muchos mini-Estados formarían una Europa con mucha más diversidad, competitividad y experiencia”. Hay muchas pruebas que demuestran que los países pequeños tienen más éxito, de forma similar a las pequeñas empresas que son más ágiles y crecen más rápido que los gigantes de la economía. Si atendemos al ranking de los países más ricos de Europa está encabezado por Luxemburgo, Suiza, Noruega, Irlanda e Islandia. Y si observamos el ranking global éste está encabezado por Qatar seguido por Luxemburgo y Singapur. Difícilmente se les puede considerar países grandes. Una Lombardía (10 Mns de habitantes) o una Catalunya (7,5 Mns de habitantes) con sus potenciales industrial, comercial y económico, podrían encajar en esos rankings.

Es cierto que algunos países pequeños son ricos en recursos. Pero Luxemburgo, Singapur, Hong Kong o Suiza no son ricos en recursos. Sin embargo lo que si dominan es el arte de centrarse en industrias en las que son potentes, en desarrollar excelentes relaciones comerciales, en crear la clase de economías desrreguladas, con bajos impuestos y libre comercio, que estén bien preparadas para competir en la economía del Siglo XXI, centrarse en las economías del conocimiento y del saber. Todo eso es mucho más fácil hacerlo en un país pequeño que en uno grande.

Europa lleva cincuenta años con un poder progresivamente más centralizado y funcionarial. Y sus resultados como grupo rara vez han sido espectaculares. Europa tiene una economía enferma, un alto desempleo y una moneda que se ha quedado completamente disfuncional. Aspectos estos que han sido reconocidos por pensadores, científicos e investigadores de reputación reconocida internacionalmente, incluidos algunos Premios Nobel. 

El permitir alcanzar la soberanía a muchas de esas regiones podría dar la oportunidad a que surjan Estados más cohesionados y que se pongan a prueba nuevas e innovadoras políticas.

¿Y si fuera cierto lo que Lynn postula? “Una Europa de las regiones sería una Europa más próspera”

Más información: 

http://www.endeavourmedia.co.uk

https://moneyweek.com/europe-should-let-its-regions-break-free/

 

Unknown

“Lo que más odio de la banca es que reduce la gente a cifras”

(Brad Pitt)

En Noviembre de 2017 publicaba un post acerca del nuevo concepto de “Open Banking“, sistema que proporciona a un usuario (terceras empresas) acceder a las bases de datos de clientes de las instituciones financieras (bancos y empresas del sector financiero) mediante APIs (Application Programming Interfaces) que proporcionan las propias entidades financieras. Sistema que se basa en un estándar internacional que define la forma en la que los datos de los perfiles de los clientes de un banco se crean, se comparten y se acceden, de tal forma que esas informaciones sean accesibles por terceros. En definitiva, mediante los denominados TPPs (Third Party Payment Service Providers) se permitirá el acceso de terceros a las cuentas de los clientes de un banco, y el inicio de pagos en su nombre. Eso si, “a priori previa autorización del titular de la cuenta”.

Hoy ese nuevo concepto ya ha tomado forma definitiva. Se trata de la recién aprobada norma europea de medios de pago PSD2 (Payment Service Directive 2). Con ella se pone en manos de los usuarios/clientes/ciudadanos todos sus datos bancarios. Es decir, que éstos, si así lo desean y dan su consentimiento expreso, pueden hacer uso de la información contenida en sus cuentas y tarjetas y compartirla si necesidad de que cada entidad de su consentimiento. Dicho de otra forma, el usuario/cliente/ciudadano puede permitir el acceso y explotación de todos sus datos financieros. Esto es, los saldos y movimientos de sus cuentas incluidas las nóminas o ingresos que percibe, el número de tarjetas que posee, los límites de crédito de sus tarjetas, las compras que ha realizado con sus tarjetas, los recibos que tiene domiciliados, los importes de dichos recibos, los préstamos de los que es titular, las garantías aportadas en dichos préstamos, los seguros contratados, y multitud más de datos que permiten definir con exactitud el perfil financiero/consumidor del usuario/cliente/ciudadano.

En España el primer banco en apuntarse a esta novedad fue Santander con el lanzamiento de su aplicación Money Plan. El segundo mayor banco, el BBVA también ha modificado su aplicación API Market con el fin de permitir la entrada de datos de cuentas y tarjetas que sus clientes tengan en otras entidades. Y CaixaBank acaba de presentar Family Now un servicio que está disponible tanto en aplicación como en web. Su nueva versión incluye la “funcionalidad multientidad” mediante la cual cada cliente puede agregar todas las cuentas y tarjetas de distintos competidores en una misma solución informática  “para tener una visión global de las finanzas personales”.

Sin ninguna duda los datos de los clientes de un banco constituyen un activo importantísimo y son fuente de una clara ventaja competitiva. Y las entidades financieras, y multitud de empresas y start up’s, se están apresurando a entrar en este “nuevo negocio” del mercadeo de “mi perfil bancario y financiero” con la excusa de ofrecerme con rapidez y prontitud productos y servicios basados en el análisis de mi perfil.

Pero con todo subyacen unas cuestiones muy importantes: ¿Qué sucede con mi privacidad? ¿Qué sucede con la confidencialidad de tan importantes informaciones personales? ¿Cuál es la cobertura jurídica tanto nacional como internacional acerca de ello?

Y la más importante, “The million dollar question”: ¿yo/nosotros que soy/somos fuente de tan preciada información, qué gano/ganamos con el mercadeo de nuestros datos?

Cuestiones que, mucho me temo, hoy por hoy todavía no tienen una respuesta clara.

 

Más información:

https://valoradicional.wordpress.com/2017/11/07/open-banking-nuestros-datos-personales-bancarios-y-financieros-van-a-subasta/

http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/?uri=celex:32015L2366

 

Unknownimages

“El proceso mediante el cual los bancos crean dinero, es tan simple, que la mente lo rechaza.”

(John Kenneth Galbraith)

En el mes de Abril del 2016 publiqué una contribución en la que, bajo el titular They want to kill banks, comentaba el caso de una fintech norteamericana (So-Fi) cuyo lema empresarial era “to kill banks”.

Hoy, desde mi humilde posición de conocedor e investigador del sector financiero, me atrevo a hacer algunos comentarios sobre un libro que acaba de publicarse en Febrero del 2018, cuyo título “El Fin de la Banca: el Dinero, el Crédito y la Revolución Digital” encaja a la perfección con aquella contribución. Su autor, Jonathan McMillan, es en realidad un seudónimo detrás del cual hay dos profesionales del mundo de las finanzas. Uno de ellos es un experto en finanzas que trabaja para un gran banco global mientras que el segundo es un académico.

Repasemos primero unos conceptos previos. A grandes rasgos podemos afirmar que el sector financiero contribuye a la actividad económica con dos importantes funciones básicas. La primera de ellas es la provisión de canales a través de los cuales la sociedad ahorra y convierte ese ahorro en inversión. La segunda función básica del sector financiero es la provisión de servicios de pago que permiten un funcionamiento más eficiente de los mercados y del sistema económico. Un banco, como institución de intermediación financiera que es, proporciona el vehículo para que personas, familias y empresas canalicen sus excedentes de ingresos que luego serán invertidos. Desarrollando de esta forma el proceso de canalización del ahorro hacia la inversión. En resumen, un banco es una institución cuyas operaciones corrientes consisten en la concesión de préstamos y la recepción de depósitos provenientes de sus clientes.

Así pues la banca, en general, desarrolla un conjunto de actividades que abarcan desde la captación de depósitos y su colocación en forma de productos de financiación, hasta la gestión de riesgos asociados a dichas operaciones y también la gestión de la información relativa a todos los procesos de intermediación. El análisis de la eficacia en la gestión de esos procesos por parte de la banca permite comprender la evolución de su productividad y, por lo tanto, la posibilidad de sobrevivir en un mercado cada vez más competitivo y más global.

Volviendo al libro de McMillan, éste ofrece una perspectiva novedosa e interesante sobre la razón de ser de la banca. Analizándola desde una primera visión de la banca en la era industrial para luego pasar a la visión de la banca en la era digital. Da un repaso a elementos propios de la actividad bancaria: depósitos, créditos, asimetrías de información, riesgo moral y riesgo crediticio, riesgo de liquidez, pánico bancario, garantía de depósitos, regulación bancaria. Para a continuación analizar la banca en la sombra (shadow  banking), la titulación de activos, la crisis financiera del 2007 y los grandes errores cometidos durante esa crisis.

Con todo ello en el texto se sientan las bases para la tesis central del libro al postular que “la banca tal y como hoy la conocemos ha dejado de ser necesaria“. Utilizando como primer argumento para dicha aseveración el hecho de la irrupción de las TIC en el sector. Lo que han permitido el gran fenómeno de la desintermediación (P2P, directlendingcrowlending, crowfunding, digital currencies, etc.) y la aparición de múltiples nuevos actores en el mercado. Otro argumento utilizado por los autores son los gravísimos errores cometidos durante las crisis y sus amargas consecuencias. Errores que se centran en la titulación de activos tóxicos, el uso de desmesurado de derivados y la politización de los bancos centrales (o el aprovechamiento político de las Cajas de Ahorro en el caso español).

Por mi parte, la afirmación de que la banca deja de ser necesaria me parece un poco desproporcionada. Es claro que el sector financiero está experimentando grandes cambios. Cambiará el papel del sector público en cuanto al sistema financiero, cambiará la forma de hacer de la banca, aparecerán nuevos actores en el mercado, el dinero físico -el papel moneda- caerá en desuso debido a la tecnología y a la mejora en eficiencia. Pero muchas actividades perduraran. Continuará siendo necesarias la regulación y la “vigilancia” de las operaciones, la existencia de mecanismos de protección, de mecanismos mejorados de gestión de la información, actividades todas ellas que son imprescindibles para el buen funcionamiento del sistema. De hecho hoy existen multitud de plataformas en la red que ofrecen “servicios financiero-bancarios”. Plataformas que buscan arañar su trozo de pastel. Pero la liturgia continua siendo la misma: garantía de capital, control y seguimiento de la información y de las operaciones en curso, garantías aportadas, protección de los depositantes e inversores, etc.

Por que la esencia de la actividad bancaria, su core activity, continuará siendo la canalización del ahorro hacia la inversión y la provisión de servicios a la sociedad. Ya sea esta canalización por medio de la banca, de los fondos de inversión o de entidades cooperativas.

Y ante este panorama, ¿qué puede hacer la banca tradicional? La banca tiene una gran baza que es la de poder ser un proveedor global de servicios financieros para sus clientes. Pero para lograrlo tiene que innovar en la oferta de tales servicios utilizando la tecnología que le permita ganar eficiencia, abaratar el coste de los servicios y, sobre todo, acercarlos a los clientes y personalizarlos de acuerdo con sus perfiles.

En cualquier caso, no nos quepa la menor duda de que en un futuro no muy lejano continuaremos asistiendo a grandes cambios en el sector financiero.

Más información:

“The End of Banking” (Jonathan Macmillan. 2018. Penguin Random House)

https://valoradicional.wordpress.com/2016/04/04/they-want-to-kill-banks/

https://www.endofbanking.org

images-3

“Donde hay educación no hay distinción de clases.”
Confucio (551 AC-478 AC) Filósofo chino.

Hagamos un breve repaso a la historia. En 1900, España y Finlandia eran dos países muy parecidos: subdesarrollados, agrarios, con un nivel de alfabetización muy bajo (apenas el 40% de la población) y una renta per cápita similar. En 1950 la renta per cápita en Finlandia duplicaba a la española, se había erradicado el analfabetismo y la educación secundaria empezaba a extenderse a todos los estratos sociales del país. Mientras, en la España de los 1950’s, el analfabetismo todavía era generalizado, y la educación secundaria era una rareza entre los ciudadanos. Hoy, en 2017, sesenta y siete años después, y a pesar del enorme desarrollo económico de España y de las mejoras en el ámbito educativo, la renta per cápita en Finlandia es todavía superior a la española. Y también lo es su nivel educativo. ¿Fueron las mejoras educativas en Finlandia la clave de su éxito? En parte, seguro que sí.

No creo que ninguno de nosotros dudemos de que la educación afecta al crecimiento económico de forma directa, en la medida en que es un elemento clave en la mejora del capital humano (ese maravilloso conjunto de: conocimientos + habilidades + hábitos). Lo que nos lleva a la pregunta: ¿Fueron las mejoras educativas en Finlandia la clave de su éxito? Respuesta: seguro que tuvieron un gran impacto. Un incremento en el nivel educativo de los trabajadores mejora su capital humano, lo que aumenta la productividad de dichos trabajadores y se traduce en un incremento del output de la economía.

Así pues, parece claro que uno de los motores del desarrollo de una sociedad es la educación. Por ello el sistema educativo del siglo XXI no puede enseñar lo mismo, ni de la misma forma, que el del siglo pasado. Sobre todo, debe enseñar a aprender. En este sentido, existen evidencias de la importancia no sólo de las competencias cognitivas, como el lenguaje, la comunicación, el procesamiento de la información, las matemáticas o la lógica, sino también de las habilidades no cognitivas (las llamadas soft skills), como la capacidad de concentración y de planificación, la perseverancia, el autocontrol o las relaciones interpersonales. Se tienen que transmitir conocimientos, pero también fórmulas para trabajar, organizarse y aprender. Y por supuesto se deben transmitir valores.

¿Y donde recae la responsabilidad del éxito del sistema educativo? Pues por una parte en los docentes. Hoy se puede afirmar que, con diferencia, el factor más importante para el éxito de un sistema educativo es la calidad del profesorado. Los países con los mejores sistemas educativos, son capaces de atraer y retener el mejor talento ofreciendo carreras profesionales atractivas, formación continuada y prestigio social a la profesión docente. Pero además de los profesores, también son de suma importancia las familias y, en especial, el tiempo que dedican a sus hijos en actividades como leer o conversar. Existe un amplio consenso en la comunidad educativa y académica internacional en torno a la trascendencia de la familia en la educación de los hijos. Investigaciones apuntan a que entre un 40% y un 60% de los resultados académicos de los alumnos viene explicado por las características de la familia.

Así pues, una vez identificado el problema y afinado el diagnóstico a qué esperan los políticos españoles, de todos los colores, para reconducir de una vez por todas ese desfase educativo que nos aleja cada vez más de los países líderes.

Sabido es que cuanto menor sea el nivel educativo menos competitiva es una sociedad y más dúctiles, maleables y manipulables, desde el punto de vista ideológico y político, se vuelven los ciudadanos. Como lo demuestra la historia reciente de España.

Más información:

https://valoradicional.wordpress.com/2017/09/25/el-nivel-de-educacion-distingue-a-las-personas-y-por-lo-tanto-tambien-a-los-paises-i/

http://www.caixabankresearch.com/sites/default/files/monthly_reports/im_1705_es.pdf

http://www.lavanguardia.com/vida/20170828/43885961277/espana-quinto-pais-ue-menos-gasto-educacion-2015.html

Unknown-1

La esperanza es el peor de los males, pues prolonga el tormento del hombre.

(Friedrich Nietzsche (1844-1900) Filosofo alemán)

Ahora que ya todo es historia, es el momento de reflexionar y de descubrir las falsas verdades. Nos vendían una gran película acerca de la idoneidad de Barcelona y su Torre Agbar (rebautizada como Torre Glories) para albergar la Agencia. Así como el altísimo grado de cumplimiento de los requisitos necesarios para que Barcelona albergara a la EMA. En realidad nos estaban vendiendo la piel del oso antes de cazarlo. O mejor dicho, sin haber hecho nada de provecho para cazarlo.

Nanosegundos después de conocerse que la EMA iva a ir definitivamente a Amsterdam, la verborrea política española desató su ira y lanzó sus dardos sobre Catalunya, sobre su procés y sobre toda la clase política catalana. ¡Qué memos!

Lo cierto es que Barcelona no pasó ni la primera votación por lo que quedó automáticamente eliminada. Quedando por detrás de Bratislava, Copenhague, Amsterdam y Milán. ¿Y porqué quedó desbancada a la primera de cambio? Pues porque no cumplía con los requisitos fundamentales, o cumplía menos que sus competidoras. Entre esos requisitos estaba la excelencia en conexiones aéreas internacionales, la excelencia en transporte público entre la agencia y el aeropuerto (que hoy es claramente mejorable), las condiciones económicas del alquiler del edificio (público vs privado, Amsterdam ofrecía un edificio nuevo y público con un alquiler competitivo mientras que la Torre Agbar es de capital privado y de mayor costos de alquiler), la demografía y el alto nivel de desempleo (en este caso mayor que en Italia y Holanda), la baja inversión en I+D comparada con Holanda, el panorama universitario y el número de publicaciones e investigaciones científicas, el dominio del inglés, en cuanto al ranking de biotecnología Holanda ocupa el lugar 14º según Scientific American Worldview Scoreboard mientras España ocupa el lugar 29º, en cuanto a inversión público-privada en empresas del sector en Holanda es de 450 Mns€ mientras que en España es de 299 Mns€. Y otros muchos aspectos que se encuentran en el informe de KPMG. Otro contratiempo ha sido el posicionamiento de España en el índice de Transparencia Global Anticorrupción. Tema en el que España está hundida en el ostracismo de la corrupción y con con gobierno líder en esa lacra social.

Lo cierto es que la decisión de ubicar la nueva sede de la EMA fue una decisión política que tomaron los ministros de los 27 países el pasado mes de Octubre. Siempre nos quedará la duda de si los políticos españoles estuvieron a la altura de las circunstancias para gestionar de forma correcta la situación y las negociaciones asociadas.

Cada cual saque su corolario particular.

 

 

IMG_1774IMG_1775

 

“Una persona que nunca cometió un error, nunca intentó algo nuevo”

(Albert Einstein)

Es Viernes por la noche, mi esposa y yo cenamos en un pequeño pueblo de nuestro Empordanet. A los postres ella prefiere una infusión y el amigo dueño del local le ofrece una carta de infusiones. Ahí empieza mi sorpresa al comprobar que esa relación de productos corresponde a una microempresa, ubicada muy cerca de nuestra casa, a cuyo frente se encuentra un pequeño empresario gran conocedor y apasionado de las hiervas de la comarca y de sus extraordinarias cualidades. He aquí un claro ejemplo de alguien que valora cuales son sus fortalezas, cuales son sus habilidades y con una visión clara de qué nicho de mercado puede explotar aunque sea en un mercado maduro como lo es el de las infusiones.

Y con ello me viene a la mente la pregunta: ¿dónde está la diferencia entre los países?

A lo que me respondo: donde es seguro que no lo está es en el “que inventen ellos (Miguel de Unamuno)”. Donde es seguro que no lo está es en alargar la palma de la mano esperando que “caiga” una peonada, una falsa prejubilación o una subvención a fondo perdido.

Y concluyo: Pues la diferencia entre los países, entre sus sociedades, está en la actitud de las personas, moldeada a lo largo de los años por una educación y por una cultura. En el amor por el trabajo, en el esfuerzo por el ahorro y la inversión, en el deseo de superación y en la ambición de construir un país, una sociedad, más prósperos.