Archivos para las entradas con etiqueta: Regulación

Unknown-1

“La ética es saber la diferencia entre lo que tienes derecho de hacer y lo que es correcto”.

(Potter Stewart)

En el sector bancario español no se gana para sustos. Primero fueron los rescates multimillonarios de entidades, Cajas de Ahorros y Bancos, entre las que no podemos olvidar el caso Bankia que nos lleva costados a los contribuyentes unas decenas de miles de millones de euros. Luego vinieron las operaciones turbias y grises como la de Banco Popular. Y ahora la indecencia del BBVA y sus espionajes.

Ante tal panorama me pregunto: ¿Les importa a esos directivos bancarios la pérdida de reputación? ¿Existe en BBVA un código ético de conducta? ¿Qué hay del seguimiento del cumplimiento? Respecto a esta última pregunta, en BBVA existe una “Comisión de Riesgos y Cumplimiento” que está formada por “nombres ilustres”. Presidida por Juan Pi Llorens, con José Miguel Andrés Torrecillas, Jaime Caruana, Carlos Loring y Susana Rodríguez como vocales. La nueva pregunta es: ¿Tuvo esta Comisión información del tema? Y si la tuvo ¿Cuáles fueron sus actuaciones? Recordemos que el Comisario Villarejo prestó servicios al banco desde 2004 a 2017. Es decir la contratación de Villarejo duró 13 años. Tiempo suficiente para que sus actuaciones no pasaran desapercibidas por la Dirección del Banco. Ah! no olvidemos a los supervisores (BdE y BCE). ¿Tuvieron, en ese periodo de tiempo, constancia del tema? Si la respuesta es afirmativa ¿hicieron algo al respecto?,

Y para más escarnio las declaraciones de Francisco González, presidente de BBVA entre 2000 y 2019, afirmando que se enteró por la prensa en Mayo de 2018 del contrato con Villarejo. Semejantes declaraciones no pueden menos que provocar carcajadas entre todos aquellos que tenemos  algún conocimiento del funcionamiento de una entidad bancaria.

Como puede apreciar el lector nos encontramos ante un nuevo caso sucio que afecta a una de las grandes entidades financieras españolas (BBVA). En cualquier caso más leña al fuego de la pérdida de reputación de las entidades implicadas. Y también la aparición de un enorme peligro para el sector y para una economía que cojea.

Como dice un buen amigo, “banqueros que se creen dioses”. Y yo añado, “banqueros que tienen sus pies hundidos en la ciénaga”.

Más información:

https://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/10019979/07/19/FG-asegura-que-se-entero-por-la-prensa-de-la-contratacion-de-Villarejo.html

https://elpais.com/economia/2019/07/29/actualidad/1564429604_864022.html

https://www.elconfidencial.com/espana/2019-07-30/bbva-contrato-villarejo-espiar-sandokan_2151831/

https://elpais.com/economia/2019/07/30/actualidad/1564501228_689426.html

https://www.lavanguardia.com/economia/20190729/463760573426/bbva-villarejo-imputacion-sacyr-espionaje.html

https://www.expansion.com/empresas/banca/2019/07/29/5d3f0976468aebe0498b4715.html

https://www.expansion.com/empresas/banca/2019/07/29/5d3eeda7e5fdea10778b4589.html

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2019/07/15/companias/1563174171_777765.html

Anuncios

unknown

“Definición de economista: es un experto que mañana sabrá explicar por qué las cosas que predijo ayer no han sucedido hoy”.

(Lawrence J. Peter)

El martes 8 de Enero de este año 2019 se presentó en Barcelona el libro de Ernesto Ekaizer “El libro negro: Cómo falló el Banco de España a sus ciudadanos”. Presentación en la que, además del autor, participaron el periodista Josep Maria Ureta y el catedrático Antón Costas.

Tuve la oportunidad de asistir a dicho acto y comprobar el gran interés que esa herida todavía no cicatrizada, la del rescate del sistema financiero-bancario español, despierta en muchos, muchísimos, ciudadanos. Por ello me permito compartir con el usted lector un resumen de las ideas y cuestiones que los ponentes pusieron sobre la mesa, con la intención de invitar a la reflexión sobre el oscurantismo ligado a aquél rescate.

  • El libro de Ekaizer pone de manifiesto la baja calidad de la democracia española en cuanto a los organismos reguladores y de control del sistema financiero-bancario.
  • Es un libro necesario para llegar a entender la grave situación de aquellos momentos de la crisis financiero-bancaria.
  • En España hay organismos supervisores, el Banco de España (BdE) o la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), como si fueran las Reserva Federal Norteamericana (FED) o la Comisión de Valores Norteamericana (SEC). La diferencia radica en que en España esos organismos están vacíos de contenido.
  • Con la entrada en el Euro el Banco de España fue desposeído del control de la política monetaria y en el año 2014 de la supervisión bancaria.
  • En el año 2006 el equipo de inspectores del Banco de España advierten mediante un escrito formal remitido al entonces VicePresidente económico Pedro Solves, en el gobierno de Rodríguez Zapatero, que existían indicadores que pronosticaban una gran crisis del sistema financiero-bancario provocada por la expansión del crédito, del orden del 22% anual, que alimentaba la burbuja inmobiliaria.
  • La crisis fue una gran crisis económica en España focalizada en el sector financiero.
  • No hubo efecto contagio de las subprime americanas. La crisis empezó en Europa teniendo como protagonistas a algunos fondos de inversión que invertían en Francia.
  • Una parte importante de la crisi en los Estados Unidos procedió de la especulación y la inversión inmobiliaria en Europa.
  • En solo dos años desaparecieron la mayoría de Cajas de Ahorro con una historia de 182 años. Entidades que habían jugado un papel primordial para la inclusión financiera de las clases más desfavorecidas. Dejando a 18.000 municipios sin una oficina bancaria. Las consecuencias de todo ello las veremos en los próximos años.
  • El origen de la desaparición de las Cajas de Ahorro se gestó mucho antes de la crisis. Se gestó con la Ley de Reforma de las Cajas que les permitió actuar e invertir como si fueran bancos pero con unos equipos directivos sin los conocimientos, experiencia y preparación necesarios.
  • Desde las instituciones europeas se presionó de forma indecente a España para que tomase decisiones drásticas. Mientras las mismas instituciones fueron incapaces de presionar a Alemania cuando sus Cajas de Ahorros estaban en igual, o peor, situación que las españolas. Tampoco se atrevieron con Italia y la situación de sus Cajas.
  • Merecen crítica los reguladores públicos, sin embargo no se debe obviar el papel que jugaron los auditores privados (Deloitte) o las agencias Standard & Poors, Fitch o Moodys (conocidas como las tres “brujas”) que todavía hoy continúan calificando a bancos y países.
  • En aquellos momentos, en los que se le estaba pidiendo a España el rescate bancario, el entonces presidente Mariano Rajoy lanzó una frase antológica: “Somos la cuarta potencia en Europa, no somos Uganda”.
  • Los inspectores del Banco de España dijeron, bien alto y claro, que la salida a bolsa de Bankia iva a representar una nacionalización de pérdidas pues Bankia estaba en quiebra.

En definitiva una gran crónica de cómo, en España, organismos reguladores i organismos políticos han engañado y engañan a los ciudadanos. Sin duda es un mal asunto para la credibilidad y buen funcionamiento de un país.

Con todo, a mi se me quedó una cuestión en el tintero: Continuamos estando en la oscuridad del rescate del sistema financiero-bancario español, pero ¿para cuando se hará la luz y se conocerá todo sobre el “caso Banco Popular”?

Más información:

https://www.ara.cat/etiquetes/ernesto_ekaizer.html

https://www.ara.cat/videos/reportatges/que-pagar-tots-defensa-Rato_3_2158614121.html

https://valoradicional.wordpress.com/2017/11/17/el-caso-banco-popular-huele-mal-muy-mal-mas-bien-apesta/

https://valoradicional.wordpress.com/2017/10/26/no-todo-se-ha-dicho-sobre-el-asunto-banco-popular/

https://valoradicional.wordpress.com/2017/06/10/banco-popular-r-i-p/

https://valoradicional.wordpress.com/2017/05/13/rescate-bancario-en-europa-19-billones-de-euros-en-ayudas/

 

Unknown 18.59.39

“En todas las cosas parece existir como ley un círculo.”
Tácito (55-115) Historiador romano.

El RGPD (también conocido por sus siglas en inglés GDPR –General Data Protection Regulation-) busca devolver el control de los datos a sus propietarios, enfatizando en el consentimiento, derecho de borrado y medidas de seguridad para proteger los datos.

El RGPD aplica a todas las empresas que gestionan datos de ciudadanos de la UE. Entrará en vigor y será de obligado cumplimiento a partir del 25 de Mayo de 2018 y derogará la vigente LOPD (Ley Orgánica 15/1999).

El RGPD es un marco de actuación, que puede ser adaptado y ampliado por los países de la UE, siempre que no entren en contradicción, lo cual implica que cada país puede hacer modificaciones que generalmente serán más restrictivas que lo especificado en el RGPD. En este sentido, es importante resaltar que el Consejo de Ministros español está revisando la LOPD para adaptarla al RGPD.

Sin embargo, dado que, muy presumiblemente, dicha adaptación no estará finalizada y aprobada antes de la fecha de entrada en vigor del RGPD, será éste el que deberá aplicarse, hasta que la nueva LOPD sea aprobada y sea efectiva.

Las principales novedades que el RGPD incluye respecto a la LOPD vigente (Ley Orgánica 15/1999) son: El principio de “Responsabilidad Proactiva”. Este principio implica la necesidad de que el responsable del tratamiento de la información aplique medidas técnicas y organizativas apropiadas, a fin de garantizar y poder demostrar que el tratamiento es conforme al Reglamento. Y el principio de “Enfoque al riesgo” por lo que las medidas dirigidas a garantizar el cumplimiento han de tener en cuenta la naturaleza, ámbito, contexto y finalidades del tratamiento de los datos, así como los riesgos para los derechos y libertades de las personas.

En Income Projects creemos que las micro, pequeñas y medianas empresas tienen las mismas necesidades y problemas que las grandes corporaciones. La diferencia está en la escala y en los recursos disponibles para hacerles frente. Por ello nos centramos en la realización de proyectos para PYMEs y microempresas con el objetivo de ayudar, acompañar y aportar valor al cliente. Un equipo pluridisciplinar experimentado proporciona a cada cliente un servicio flexible y personalizado, adaptado a sus necesidades específicas. Características de nuestros servicios son la Confidencialidad y compromiso, la alta calidad y profesionalidad y la orientación a la obtención de resultados.

http://www.ip-incomeprojects.com

info@ip-incomeprojects.com

Unknownimages

“El proceso mediante el cual los bancos crean dinero, es tan simple, que la mente lo rechaza.”

(John Kenneth Galbraith)

En el mes de Abril del 2016 publiqué una contribución en la que, bajo el titular They want to kill banks, comentaba el caso de una fintech norteamericana (So-Fi) cuyo lema empresarial era “to kill banks”.

Hoy, desde mi humilde posición de conocedor e investigador del sector financiero, me atrevo a hacer algunos comentarios sobre un libro que acaba de publicarse en Febrero del 2018, cuyo título “El Fin de la Banca: el Dinero, el Crédito y la Revolución Digital” encaja a la perfección con aquella contribución. Su autor, Jonathan McMillan, es en realidad un seudónimo detrás del cual hay dos profesionales del mundo de las finanzas. Uno de ellos es un experto en finanzas que trabaja para un gran banco global mientras que el segundo es un académico.

Repasemos primero unos conceptos previos. A grandes rasgos podemos afirmar que el sector financiero contribuye a la actividad económica con dos importantes funciones básicas. La primera de ellas es la provisión de canales a través de los cuales la sociedad ahorra y convierte ese ahorro en inversión. La segunda función básica del sector financiero es la provisión de servicios de pago que permiten un funcionamiento más eficiente de los mercados y del sistema económico. Un banco, como institución de intermediación financiera que es, proporciona el vehículo para que personas, familias y empresas canalicen sus excedentes de ingresos que luego serán invertidos. Desarrollando de esta forma el proceso de canalización del ahorro hacia la inversión. En resumen, un banco es una institución cuyas operaciones corrientes consisten en la concesión de préstamos y la recepción de depósitos provenientes de sus clientes.

Así pues la banca, en general, desarrolla un conjunto de actividades que abarcan desde la captación de depósitos y su colocación en forma de productos de financiación, hasta la gestión de riesgos asociados a dichas operaciones y también la gestión de la información relativa a todos los procesos de intermediación. El análisis de la eficacia en la gestión de esos procesos por parte de la banca permite comprender la evolución de su productividad y, por lo tanto, la posibilidad de sobrevivir en un mercado cada vez más competitivo y más global.

Volviendo al libro de McMillan, éste ofrece una perspectiva novedosa e interesante sobre la razón de ser de la banca. Analizándola desde una primera visión de la banca en la era industrial para luego pasar a la visión de la banca en la era digital. Da un repaso a elementos propios de la actividad bancaria: depósitos, créditos, asimetrías de información, riesgo moral y riesgo crediticio, riesgo de liquidez, pánico bancario, garantía de depósitos, regulación bancaria. Para a continuación analizar la banca en la sombra (shadow  banking), la titulación de activos, la crisis financiera del 2007 y los grandes errores cometidos durante esa crisis.

Con todo ello en el texto se sientan las bases para la tesis central del libro al postular que “la banca tal y como hoy la conocemos ha dejado de ser necesaria“. Utilizando como primer argumento para dicha aseveración el hecho de la irrupción de las TIC en el sector. Lo que han permitido el gran fenómeno de la desintermediación (P2P, directlendingcrowlending, crowfunding, digital currencies, etc.) y la aparición de múltiples nuevos actores en el mercado. Otro argumento utilizado por los autores son los gravísimos errores cometidos durante las crisis y sus amargas consecuencias. Errores que se centran en la titulación de activos tóxicos, el uso de desmesurado de derivados y la politización de los bancos centrales (o el aprovechamiento político de las Cajas de Ahorro en el caso español).

Por mi parte, la afirmación de que la banca deja de ser necesaria me parece un poco desproporcionada. Es claro que el sector financiero está experimentando grandes cambios. Cambiará el papel del sector público en cuanto al sistema financiero, cambiará la forma de hacer de la banca, aparecerán nuevos actores en el mercado, el dinero físico -el papel moneda- caerá en desuso debido a la tecnología y a la mejora en eficiencia. Pero muchas actividades perduraran. Continuará siendo necesarias la regulación y la “vigilancia” de las operaciones, la existencia de mecanismos de protección, de mecanismos mejorados de gestión de la información, actividades todas ellas que son imprescindibles para el buen funcionamiento del sistema. De hecho hoy existen multitud de plataformas en la red que ofrecen “servicios financiero-bancarios”. Plataformas que buscan arañar su trozo de pastel. Pero la liturgia continua siendo la misma: garantía de capital, control y seguimiento de la información y de las operaciones en curso, garantías aportadas, protección de los depositantes e inversores, etc.

Por que la esencia de la actividad bancaria, su core activity, continuará siendo la canalización del ahorro hacia la inversión y la provisión de servicios a la sociedad. Ya sea esta canalización por medio de la banca, de los fondos de inversión o de entidades cooperativas.

Y ante este panorama, ¿qué puede hacer la banca tradicional? La banca tiene una gran baza que es la de poder ser un proveedor global de servicios financieros para sus clientes. Pero para lograrlo tiene que innovar en la oferta de tales servicios utilizando la tecnología que le permita ganar eficiencia, abaratar el coste de los servicios y, sobre todo, acercarlos a los clientes y personalizarlos de acuerdo con sus perfiles.

En cualquier caso, no nos quepa la menor duda de que en un futuro no muy lejano continuaremos asistiendo a grandes cambios en el sector financiero.

Más información:

“The End of Banking” (Jonathan Macmillan. 2018. Penguin Random House)

https://valoradicional.wordpress.com/2016/04/04/they-want-to-kill-banks/

https://www.endofbanking.org

Unknown

“El celo normativo merma la capacidad de crear valor”

En Junio de 2017 entrará en vigor la nueva regulación del roaming en Europa. Aunque sea una situación esperada por muchos usuarios, es de temer que vaya a acarrear importantes peligros (económicos) para ellos y para las compañías operadoras de telecomunicaciones.

¿Qué puede suceder? Pues que se puedan producir transferencias de rentas de los países más pobres a los países más ricos. ¿Cómo? Por la existencia de un riesgo, no nulo, de que los operadores de aquellos países que sean receptores netos de roamers entren en pérdidas económicas al prestar servicios a los ciudadanos extranjeros que visiten dichos paires a unos precios mayoristas dictados desde la Unión Europea. ¿Y qué puede pasar si eso ocurre? Fácil respuesta: pues que los operadores afectados tengan la tentación de recuperar los ingresos perdidos mediante el incremento de tarifas a sus clientes domésticos.

¿Qué otros peligros pueden darse? Pues que aparezcan prácticas anormales (¿alegales?) dentro de la Unión Europea para usar tarifas de datos de aquellos países con precios muy bajos y que se usen de forma continuada en otros países, como España, que son receptores masivos de ciudadanos extranjeros/turistas. Y también cabe mencionar el riesgo de que los operadores de países como España pierdan dinero al suministrar el servicio a los turistas procedentes de países más ricos y con mayores niveles de renta, lo cual podría producir una transferencia de renta entre países.

A la vista de todo ello deberemos estar atentos a los posibles aumentos de nuestras tarifas domésticas y a la justificación que se nos ofrezca.

Más información: 

http://www.altran.es/formularios/registro/descargue-el-informe-altran-zero-roaming.html#.WN6A28ccgvw

 

UnknownUnknown-1.jpeg

“Las personas son sus principios”

(Bárbara Streisand)

 Empresas como Uber o Airbnb se presentan como plataformas tecnológicas que se limitan a poner en contacto a particulares. Sin embargo la realidad va mucho más allá. Lo cierto es que son empresas que buscan aprovechar vacíos legales en los distintos países, y en distintos sectores de la economía (el transporte de pasajeros o la vivienda), para lucrarse. Estas empresas alardean de que su actividad está basada en unas plataformas electrónicas que se limitan a poner en contacto oferta y demanda cobrando una comisión por cada servicio. De esta forma esas empresas convierten a los usuarios en “empleados”, sin realmente serlo, y ofrecen servicios sin un solo euro de inversión en inmovilizado. (Uber no es propietaria de un solo vehículo y Airbnb no tiene ningún inmueble en propiedad). Aún más, Airbnb sostiene que su actividad no es el alquiler de apartamentos o habitaciones para turistas o foráneos, sino poner en contacto a particulares que quieren alquilar unos días toda o una parte de una vivienda a otros particulares.

Así las cosas, ¿dónde está el negocio? Pues está en lograr un volumen de operaciones suficientemente grande que a través de unas comisiones aparentemente pequeñas (del orden del 3%) permitan ingresos relevantes. Y, ¿donde está el truco? Pues está precisamente en lo dicho con anterioridad. Por una parte en buscar vacíos legales de los que aprovecharse y, por otra, en escoger la más antigua y trivial de las opciones de las técnicas de gestión de riesgos, es decir, traspasar el riesgo a un tercero. En este caso traspasar todo el riesgo a sus usuarios.

Una vez más nos encontramos ante una linea muy fina sobre la que se mueve la ética de los negocios. En cualquier caso la sociedad, a través de sus administraciones, debe actuar y actualizar la legislación y las normativas que evidencian esas actividades hasta ahora no contempladas. En definitiva, las administraciones tienen que garantizar el “juego limpio” y la salvaguarda de la sociedad. Es elemental ver que en esos modelos de negocio no se contemplan aspectos tales como la responsabilidad civil, los controles de seguridad, los controles sanitarios y de salud pública, el control de la fiscalizad (p.e.: IVA, IRPF, Impuesto de Sociedades), o el control de las ingentes cantidades de información de índole personal almacenada y utilizada por esas empresas. Responsabilidades que recaen precisamente en los usuarios, bien formen parte de la oferta o de la demanda. Es muy importante recordar que todos esos aspectos son los que forman parte de la salud del sistema, y permiten el equilibrio y el progreso social.