Archivos para las entradas con etiqueta: riesgo

images

El que trabaja principia bien, el que ahorra termina mejor.

(Anónimo)

Durante los últimos 30 años, y alentadas por unas excepcionales expectativas económicas y de negocio, las rentabilidades de la renta fija y de la renta variable, en los Estados Unidos y en la Europa Occidental han sido considerablemente más altas que lo que mostraba la tendencia del largo plazo. Hoy, esas condiciones se están debilitando o incluso revertiendo. En un informe realizado por McKinsey se apunta a un desplome de la rentabilidad media anual de que disfrutaran los inversores en los países occidentales entre el 2016 y el 2035, comparada con la del periodo 1985-2014.

  • Durante el periodo 1985-2014 , los rendimientos de la renta variables en USA y EU se situaron en el  7,9% lo que representa un incremento de entre 1,4 y 3,0 puntos porcentuales sobre la media de 100 años. En el mismo periodo los rendimientos de la renta fija se situaron en USA en el 5,0%, es decir 3,3 puntos porcentuales por encima de la media de 100 años. Mientras que en EU el rendimiento e situó en el 5,9% (4,2 punto porcentuales por encima de esa media).
  • Diversas causas han influido en esa situación: la reducción de las tasas de inflación y tipos de interés desde los niveles inusualmente altos de la década de los 1970’s y principios de los 1980’s; el crecimiento del PIB mundial impulsado por la demografía, las mejoras en la productividad, el rápido crecimiento de China; el incremento de beneficios empresariales con la apertura de nuevos mercados; y los avances en la automatización y las mejoras en las cadenas de suministros que contribuyen a la contención de costes.
  • Algunas de esas tendencias se mantienen hoy aunque con mayor lentitud. Mientras que  las TIC y las tecnologías disruptivas mejoraran los márgenes futuros de algunas empresas,  las grandes compañías que obtuvieron suculentos beneficios en el pasado deberán hacer frente a la presión competitiva de las nuevas empresas que emergen de la globalización. Los rivales más pequeños y más ágiles, les robarán cuota de mercado. Los gigantes de la tecnología (Amazon, Google, entre otros) entrarán en negocios y mercados hasta ahora privilegio de unos pocos. Sin olvidar que grandes economías como la China, que han crecido con rapidez,  deberán hacer frente al endeudamiento acumulado.
  • Como resultado de ello, la rentabilidad de las inversiones en los próximos 20 años es previsible que caiga por debajo de la que se obtuvo en el periodo 1985-2014. En un escenario de crecimiento global lento la rentabilidad de la bolsa en USA, para los próximos 20 años, se situará entre el 4,0% y el 5,0% (más de 2,5 puntos porcentuales por debajo de la media del periodo 1985-2014). En cuanto a la renta fija, su rentabilidad se situará entre el 0,0% y el 1,0% (4,0 puntos porcentuales de la del periodo 1985-2014). Aún en un escenario de mayor crecimiento basado en un incremento de la productividad, las rentabilidades seguirán estando por debajo de la media de los últimos 30 años. Con caídas de entre el 1,4% y el 2,4% para la renta variable, y caídas de entre el 3,0% y el 4,0% para la renta fija, tanto en USA como en EU.

La mayoría de los inversores de hoy -los baby boomers– han pasado toda su vida laboral durante esa edad de oro del periodo 1985-2014. Para ellos un largo periodo de rentabilidades muy bajas les representará tener que afrontar ajustes muy dolorosos. Se hará absolutamente necesario incrementar el ahorro para la jubilación, jubilarse más tarde o reducir el consumo durante la jubilación, lo que representará un lastre adicional para las economías.

En cuanto a la generación de los hoy treintañeros –la generación Y–  para poder compensar una caída del 2,0% de la rentabilidad de sus ahorros de jubilación deberán alargar en 7 años su edad de jubilación o doblar las cantidades periódicas que destinen a ese ahorro.

Con estos escenarios los fondos de pensiones, bien sean públicos o privados, deberán hacer frente a situaciones tales como el déficit de ingresos (menos ahorradores y menos cantidades ahorradas) o los riesgos de insolvencias (¿suena lo de la hucha de las pensiones en España?). Las dotaciones empresariales a fondos de pensiones se verán seriamente afectadas. Por las mismas razones también sufrirán las compañías aseguradoras que administran el ahorro finalista. Los Gobiernos y las Administraciones tendrán que hacer frente en sus presupuestos a demandas crecientes de servicios sociales, de atención a los más mayores y de atención a la pobreza.

Pero que no cunda el pánico, we need be positive !!. Como mínimo tenemos la información que nos marca una tendencia. Ahora nos toca, como individuos y como sociedad, tomar las medidas necesarias para paliar la situación que se avecina. What else can we do ?

Fuente: “Diminishing Returns: Why Investors May Need To Lower Their Expectations”

(Mckinsey Global Institute / May 2016)

Unknown-1Unknown

“La información de hoy es el arma del mañana.”

(Anónimo)

El Partido Comunista Chino ha solicitado a la empresa China Electronics Technology Group, el mayor proveedor de soluciones para la defensa del estado,  el desarrollo de un software que permita cotejar datos de sus ciudadanos (ocupación laboral, hobbies, hábitos de consumo y otros patrones de comportamiento ordinario) con el objetivo de “poder predecir actos terroristas antes de que éstos puedan ocurrir”. Se trata de un proyecto sin precedentes en el que la privacidad de las personas y sus derechos civiles estarían en claro entredicho. Aún más cuando dicho proyecto aprovecha la vasta red de informadores de que dispone el Partido, en los barrios y en los pueblos, para obtener información de sus habitantes acerca de la “planificación familiar” o de conductas “poco ortodoxas”.

Desde la era de Mao, el gobierno chino ha custodiado un archivo secreto, llamado dang’an, sobre los ciudadanos. Ese archivo contiene expedientes escolares y universitarios, información sanitaria, permisos de trabajo, evaluaciones personales y otra mucha información que en otros países serian considerada como privada y confidencial. Es mediante la correlación de esas informaciones que se determina cuando un ciudadano es, por ejemplo, candidato a una promoción o se le puede conceder un permiso de residencia en una ciudad. Es más, se está construyendo una base de datos a nivel nacional con el objetivo de clasificar a los ciudadanos en función de su “integridad personal”.

Y por si fuera poco, la nueva ley antiterrorista china permite a las autoridades acceder a informaciones bancarias, llamadas telefónicas, usos particulares de internet y redes sociales y también a imágenes de las cámaras instaladas en calles, oficinas, centros comerciales. Con lo que es muy fácil construir perfiles de los ciudadanos. Entre las empresas que ya brindan su colaboración en el tema se encuentran Baidu, el buscador lider en China; Tencent, el operador de la popular app de mensajería WeChat; o Sina, el mayor portal chino sobre información y entretenimiento que también posee Weibo el gran portal de microblogging.

No está claro que tal proyecto pueda llegar a predecir la ocurrencia de actos terroristas entre otras cosas porque, por la otra parte, no existe suficiente información acerca de actividades terroristas que permita crear modelos fiables de dichos actos. Pero lo que si está claro es el poder que confiere semejante almacenamiento de información y la cantidad de “subproductos” que, con facilidad, se nos pueden ocurrir.

En cualquier caso el tema ahí está e ilustra que no todo se ha visto y escrito sobre el “high-tech Big Data Brother”.

Fuente: Bloomberg BusinessWeek (March, 13, 2016).

Unknown

“Si piensas que la tecnología puede solucionar tus problemas de seguridad, está claro que ni entiendes los problemas ni entiendes la tecnología”
(Bruce Schneier. Criptógrafo, experto en seguridad informática. USA)

En esta ocasión esta humilde contribución sólo pretende invitar al amable lector a echar una ojeada al artículo que se referencia y sugerirle una posterior reflexión.

http://www.bloomberg.com/features/2016-how-to-hack-an-election/

Parece que no todo lo teníamos visto en el mundo del hacking.

images

” Si alguna vez, ve saltar por la ventana a un banquero suizo, salte detrás. Seguro que hay algo que ganar. ”

(Voltaire ( 1694 – 1778 ) Escritor, historiador y filósofo francés.)

Es viernes por la tarde, en el centro de Manhattan, un numeroso grupo de millenials se dispone a disfrutar de su happiest hour en una fiesta privada a la que han sido invitados. Todos ellos tienen en común que, en un pasado más o menos reciente, han suscrito un préstamo con una sociedad no bancaria de servicios financieros (shadow bank) de nombre Social  Financie, más conocida como SoFi. La organización de la fiesta se enmarca en la campaña iniciada por SoFi bajo el lema:  to kill banks.

SoFi nació hace apenas cinco años ofreciendo la refinanciación de préstamos de estudios a graduados y postgraduados de las universidades top de los USA. Para luego entrar también en el mercado de los préstamos personales, las hipotecas y la gestión de patrimonios. Esta empresa fija su cliente objetivo en los millenials, a los que invita a sentirse miembros de un selecto club con la esperanza de crear una larga relación comercial-financiera con ellos. En lugar de basarse en la clásica evaluación de riesgos y en los ratios de endeudamiento sobre ingresos, el modelo seguido por SoFi se centra en aquellos segmentos de clientes potenciales que ingresan más de lo que gastan, que trabaja en profesiones con altas remuneraciones. Cuando un cliente pierde su empleo, SoFi le ofrece la suspensión temporal de las cuotas de préstamo y le facilita entrevistas con empresas que pueden ser posibles empleadoras. Y si un cliente tiene la intención de iniciar su propio negocio/empresa, SoFi suspende por un semestre los pagos de cuotas del préstamo al tiempo que le facilita contactos con agentes de capital-riesgo que le puedan ayudar en la cristalización de la idea.

SoFi es un claro ejemplo de fin tech y de banca en la sombra, que aprovechan nichos de mercado con la intención de ofrecer un mejor servicio, más adaptado a las necesidades y circunstancias del cliente, y mediante un uso exhaustivo de las TIC y de los dispositivos móviles.

Pero, como siempre, no todo es color de rosa. Este tipo de empresas no captan depósitos lo que les permite esquivar el estar bajo la lupa de los organismos reguladores lo cual, a su vez, les otorga una cierta opacidad. Y es precisamente por no captar depósitos, que actúen como contrapartida de los préstamos que conceden, que les hace necesario captar capital bien sea a través de inversores, de capital riesgo o mediante la emisión de bonos (que no es más que la consabida titulización de la cartera de préstamos (algo deja vu ¿no es así?). Ya que para poder prestar dinero primero hay que disponer de él. Por otra parte, se basan en un modelo que no deja claro que se vaya a obtener una cuenta de resultados apetitosa en cuanto a beneficios. Por no mencionar el riesgo, que esas empresas siempre deben tener presente, de que los Bancos Centrales alteren las políticas de tipos de interés (a la baja) y mermen de forma muy seria su competitividad y rentabilidad de esas empresas.

Además no podemos olvidar que la banca tradicional dispone de mayor músculo financiero y mayores recursos para hacer frente a los vaivenes del mercado y para adaptarse a los cambios en éste. No en vano una de esas empresas en  “la sombra” (OnDeck) ha anunciado haber llegado a un acuerdo con JPMorgan Chase para convertirse en su filial de financiación a pequeñas empresas (si no puedes vencer a tu competidor, alíate con él !!).

En cualquier caso el shadow banking está ahí, luchando por hacerse un hueco en el mercado y habrá que ver con que trozo de tarta se queda y si esa porción es suficientemente apetitosa (léase rentable).

Fuente: 

https://www.sofi.com

Bloomberg BusinessWeek

images

“El interés es la rueda principal de la máquina del mundo.”
(August von Kotzebue (1761-1819) Dramaturgo alemán.)

Pues parece que de hecho, y aunque hay muchos tipos de interés, si son posibles. Pero ante todo hagamos dos apuntes previos. El primero: “el objetivo de cualquier inversión debe ser el de mantener el poder adquisitivo del dinero a invertir o en otras palabras batir a la inflación para que con cada euro podamos comprar cosas equivalentes hoy y en el futuro.” El segundo viene determinado por la siguiente ecuación:

Tipo de interés nominal = Tipo de interés real + Tasa de inflación esperada

Veamos un ejemplo. Si deseo invertir 1000€ en un bono de deuda soberana, es decir deuda de un Gobierno, con vencimiento de un año y un interés nominal del 4%. Es lógico que piense que dentro de un año recibiré 1040€. Ahora bien, si durante ese año la inflación ha sido del 3% entonces el interés real que percibiré será del 1%. Aún más, si la inflación durante ese año fuese del 5% entonces entonces el interés real recibido será del -1%. En este caso los 1040€ que recibo sólo podrán comprar el equivalente a 990 de hoy, y comprobaremos que hemos cometido un error de previsión ya que la inflación ha ido en nuestra contra.

En la actualidad esa situación de interés negativo se ha producido por una parte por las políticas de algunos bancos centrales (como el BCE) con la esperanza de activar las economías. Y por la otra por la gran demanda de deuda, o si se prefiere de activos financieros, de alta calidad (AAA) y solvencia y con bajo riesgo (como el caso de la deuda alemana, la suiza o la danesa por ejemplo). Y esto ¿cómo pasa? Pues una razón es por que las compañías de seguros y los bancos europeos deben aumentar sus reservas de bonos sin riesgo para cumplir con las normas de los reguladores (Solvencia II y Basilea III) con lo que aumenta la demanda de tales bonos y por ello sus rentabilidades caen. Lo cual mete presión a las entidades financieras que deberán sobrevivir en escenarios tan hostiles (comprar deuda soberana de alta calidad a un interés negativo). Sin embargo parece que, en contra de lo esperado, no está claro que la situación tenga un impacto positivo en la economía real, es decir, un impacto positivo sobre sobre el crecimiento y la inflación. Dado que la presión sobre los márgenes amenaza a las cuentas de resultados de la entidades financieras y puede provocar que dejen de dar crédito con lo que se frena el crecimiento.

Así las cosas, las preguntas inmediatas son: ¿Llegará tal situación a las economías domésticas? ¿Deberemos pagar por que nos custodien nuestros ahorros? Existe consenso en que las respuestas son ambas negativas. A nadie le parecería razonable pagar por depositar sus dineros en la cuenta en el banco y tampoco cobrar por el crédito solicitado o por la hipoteca contratada.

Entonces ¿dónde está el gazapo? Está en el propio sector financiero que tendrá que adoptar estrategias y políticas que le permita ensanchar los diferenciales y mejorar márgenes para que el negocio continue siendo rentable y siga jugando el papel tan crucial que tiene en el ciclo económico. Y de forma adicional el sector financiero deberá reestructurar las redes de oficinas y las plantillas a fin de incrementar su eficiencia.

Es probable que en un futuro próximo veamos como se reduce la remuneración de los depósitos  a plazo, se producen trasvases desde esas cuentas hacia productos como los fondos de inversión, y se empieza a cobrar a las grandes empresas por custodiar sus puntas de tesorería cosa que obligará a los tesoreros a evaluar con cautela qué niveles de liquidez conviene mantener. Se encarecerá el crédito mediante el aumento de los diferenciales o por la prolongación del periodo a tipo de interés fijo. Se irán acabando las políticas de comisiones cero, sobre todo para los clientes menos rentables.

En definitiva, se avecinan unos tiempos complejos en el que las entidades financieras deberán extremar las medidas para incrementar la eficiencia y controlar de forma rigurosa los costes. Sin olvidar el cumplimiento obligado de los objetivos de rentabilidad. ¿Y qué pasa con nosotros los clientes? Pues lo dicho, “seat, look and see !! What else?” Ah, y sin olvidar estar bien informados para tomar decisiones sobre nuestras finanzas con un mínimo de rigor, aunque en ocasiones nos dejemos aconsejar.

 

 

UnknownUnknown-1

Si quieres conocer el valor del dinero, trata de pedirlo prestado.
(Benjamin Franklin. Estadista y científico estadounidense)

Una cuarta parte de la población en el mundo no tiene una cuenta bancaria, ni calificación crediticia, ni tan solo una identidad financiera !! Es decir, no dispone de capacidad para pedir un crédito !! Ante este hecho docenas de pequeñas, y no tan pequeñas, start-up intentan atraer a esos 2.000 millones de personas hacia el sistema financiero. Pero ¿cómo lo piensan hacer? Pues sencillo: monitorizando el uso que hacen de sus teléfonos móviles e investigando sus hábitos personales y patrones de comportamiento (consultas a la Web, uso de las redes sociales, uso del correo electrónico, etc.) a fin de identificar posibles prestatarios y poder predecir su solvencia, es decir, su capacidad de devolución de un dinero que se le preste.

Mediante estas técnicas se descubre que las personas que no dejan que la batería de su teléfono se agote tienden a atender con puntualidad las cuotas de sus préstamos. Que las personas que reciben más llamadas que las que ellas hacen tienen mayor riesgo para que se les conceda un préstamo. O que aquellos solicitantes de crédito que lo justifican con pocas palabras son preferibles a los que utilizan largos argumentos. Interesante ¿no es así?

Kreditech, una de esas start-up con base en Hamburgo, ha concedido más de 300 millones de euros en préstamos desde que fue creada en el 2012. Sus algoritmos son capaces de generar decenas de miles de inputs de información que son resultado de acciones como las compras realizadas on-line, la geolocalización de las llamadas realizadas o la historia de uso de las redes sociales.

Sabían que las personas que realizan una compra en el mismo día (p.e. tomar un desayuno) durante todas las semanas son buenos candidatos a ofrecerles un préstamo. Que cuando un teléfono móvil permanece en la misma ubicación geolocalizada a diario y durante el mismo intervalo de tiempo es indicador de que su propietario, presumiblemente, está en su lugar de trabajo y por lo tanto también es candidato a ofrecerle un préstamo. Que hasta nuestros amigos pueden ser predictores de nuestra solvencia, pues las personas cuyos amigos pagan con puntualidad sus deudas son más propensas a ser buenas pagadoras también.

En este contexto, hasta el Presidente del Banco Mundial (Jim Yong Kim) ha impulsado una iniciativa para proporcionar acceso universal a los servicios y productos financieros para el año 2020. Está claro que tanto los actores tradicionales (la banca en general) como lo nuevos actores en el mercado (los llamados shadow banks o las  fintechs) van a usar todas esas nuevas fuentes de información que proporciona “la Red” para la evaluación de riesgos en crédito con el fin de ofrecer servicios financieros al mayor número posible de ciudadanos del mundo.

Y es que el Big Data va a abrir una auténtica mina de oro en el sector financiero internacional.

Fuente: Bloomberg

UnknownUnknown-1

CHICO: Este contrato no sirve para nada. No tiene escapatoria. 

GROUCHO: Usted lo firma y ya le pondremos luego las escapatorias.

(Una noche en la ópera (1935) – Marx Brothers)

El Mecanismo Único de Supervisión (MUS) es el sistema de supervisión bancaria en Europa. Está integrado por el Banco Central Europeo (BCE) y las autoridades supervisoras competentes de los países de la Unión Europea (UE) participantes. Sus objetivos principales son: (i) velar por la seguridad y la solidez del sistema bancario europeo; (ii) potenciar la integración y la estabilidad financieras en Europa, y (iii) asegurar la coherencia de la supervisión

La reciente crisis financiera ha mostrado la rapidez e intensidad con que pueden propagarse los problemas del sector financiero, especialmente en una unión monetaria, y cómo esos problemas pueden afectar directamente a los ciudadanos del conjunto de la zona del euro. En cuanto institución independiente de la UE, el BCE se encarga de la supervisión bancaria desde una perspectiva europea, para ello: establece un enfoque común para la supervisión diaria, adopta medidas de supervisión armonizadas así como medidas correctoras y asegura la aplicación coherente de los reglamentos y normativas en materia de supervisión. Con ello contribuye a restablecer la confianza en el sector bancario europeo.

Pero, ¿En qué consiste la supervisión bancaria? El BCE, en colaboración con los supervisores nacionales, es responsable del funcionamiento eficaz y coherente del MUS. Es competente para: (i) realizar revisiones supervisoras, inspecciones in situ e investigaciones; (ii) conceder o revocar licencias bancarias; (iii) evaluar adquisiciones bancarias y ventas de participaciones cualificadas; (iv) asegurar el cumplimiento de las normas prudenciales de la UE, y (v) aumentar los requerimientos de capital para prevenir riesgos financieros.

Y ¿quien debe someterse a esa supervisión? Pues los bancos cuyos activos superen los 30.000 millones de euros. Y he aquí el gran gazapo. Con esa cifra mágica de activos Alemania dejó fuera de supervisión a 425 de las 426 Cajas de Ahorros alemanas. El problema, o la curiosidad si lo prefiere el lector, radica por un lado en que el volumen de activos de esas 425 entidades que no están sometidas a supervisión alcanza el billón de euros, que viene ser la suma de Santander+BBVA+CaixaBank. Y por otro lado que esas 425 Cajas de Ahorros representan el 20% de los activos locales de la banca alemana. Luego el riesgo intrínseco en esas entidades en elevado. Demasiado elevado, a mi juicio, como para mirar hacia otro lado y hacer la vista gorda.

Así pues, en el contrato de acuerdo para la supervisión bancaria en Europa que en su día se suscribió es claro que en algún momento se fijaron las escapatorias (listón en los 30.000 millones de euros). Y la señora Angela Merkel todavía hoy está riendo.

images

Sólo cerrando las puertas detrás de uno se abren ventanas hacia el porvenir.
(Françoise Sagan)

Allá por el mes de Octubre del 2012 escribí un humilde post acerca de si el empresario debe airear sus opiniones políticas (https://valoradicional.wordpress.com/2012/10/). Contribución que hoy está de plena actualidad.

Sin ninguna duda me reafirmo en mis tesis. El empresario no debe formar parte de la farándula de la política. No debe caer en la trampa de divulgar medias mentiras o falsas verdades, no debe infundir el temor sobre la sociedad acerca de la venida de un hipotético cataclismo, comparable con el fin del mundo, que se cernirá sobre los ciudadanos si estos optan por una u otra opción antes las urnas. No deben alardear de los gravísimos riesgos que podrían producirse sin comentar también los grandes beneficios que se podrían obtener. Y si, esos ilustres empresarios, sólo optan por la propagación del miedo lo que demuestran es que no son tan listos como aparentan y que en realidad están profundamente escorados a estribor con el único objetivo de mantener el status quo sin pensar en cambiar de rumbo hacia una singladura que lleve a la sociedad a mejores y más prósperos destinos.

En lugar de ello, el empresario debería preocuparse por que las infraestructuras ferroviarias de cercanías dejen de ser penosas y esten a la altura del siglo XXI y de las necesidades de los usuarios, entre los que se encuentran muchos de sus empleados o clientes. Preocuparse por que el eje ferroviario mediterráneo de alta velocidad sea ya una realidad para facilitar el tránsito de mercaderías desde el sur hacia el norte de Europa, y viceversa, en lugar de que sea el medio de transporte para ir a ver a los abuelos, que también por supuesto. Preocuparse por que las carreteras N2 y N340 se conviertan en autovías y dejen de ser el hazme reír del mundo entero. Recordemos que fue gracias a la iniciativa privada, y a la gran visión de futuro del mundo empresarial, que se construyó la AP7 que nos une con Europa, ya que de lo contrario todavía haríamos el trayecto atravesando un sin fin de pueblos y ciudades. El empresario debe preocuparse por su empresa y por el beneficio común. Debe preocuparse por que el nivel de educación de la sociedad se convierta en un valor competitivo, por que los niveles de atención social satisfagan las necesidades de los ciudadanos. Debe preocuparse por que exista plena seguridad jurídica para empresas  y particulares en lugar de la incerteza y mediatización actuales. Y felicitarse por que grandes organizaciones transnacionales decidan invertir en nuestro territorio. ¿O es que creen que cuando SEAT, NISSAN, HP y otras muchas empresas, deciden invertir en nuestro territorio no contraponen los grandes beneficios y oportunidades que éste les ofrece frente a los riesgos potenciales? Riesgos que, en definitiva, no son más que riesgos temporales y perecederos. Lo que si perdura es el espíritu y la cultura de trabajo de una sociedad, son los niveles de formación y calificación profesional que la sociedad ofrece. Lo que perdura es la apertura de miras y las esperanzas hacia la construcción del futuro. Esto es lo que el empresario debe analizar y no sembrar temores infundados.

 

images

Cuatro características corresponden al juez: Escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente.
Sócrates (470 AC-399 AC) Filósofo griego.

Efectivamente, la independencia es necesaria y me atrevo a decir que obligada en todos y cada uno de los distintos estamentos de la Justicia. Es bochornoso que los altos Tribunales de un país, de un estado, sean designados por los poderes -partidos- políticos en virtud del gran -falso- argumento de la representatividad de la sociedad. Tanto da que esos tribunales sean de lo civil, de lo penal, de lo mercantil o de lo fiscal. La intromisión de la política en su elección los convierten en meros instrumentos al servicio de unos pocos y en contra de la sociedad a la que, sin ninguna duda, deberían servir con escrupulosa imparcialidad. En la mente del lector están los innumerables casos en los que los tribunales han tomado, y toman, partido o de presidentes de tribunales que militan en partidos políticos.

Todo ello lleva a que demasiado a menudo se legisle en función de argumentos políticos muy lejanos de las necesidades reales o en aras de dar perpetuidad al status quo oficial, dando la espalda a las necesidades de la sociedad para su progreso y desarrollo ¿Donde está la profesionalidad, la ética, la meritocracia, que permitan que los mejores ocupen los más altos peldaños de ese poder -judicial- tan necesario para el progreso social? Mientras no exista INDEPENDENCIA -con mayúsculas- la credibilidad de la justicia está más que en entredicho.

Y lo peor es que con esta situación se crea un caldo de cultivo propicio a la inseguridad jurídica. Y éste es un riesgo al que ningún ciudadano ni ninguna de las empresas que operamos en este territorio, la llamada España, deberíamos estar expuestos ni deberíamos afrontar.

La INDEPENDENCIA en el caso que nos ocupa, así como en muchos otros momentos de la historia de las sociedades, es sinónimo de LIBERTAD.

Unknown“Aceptar nuestra vulnerabilidad en lugar de tratar de ocultarla es la mejor manera de adaptarse a la realidad.”

(David Viscott)

A menudo se nos llena la boca cuando hablamos de las nuevas tecnologías, de sus ventajas, de las oportunidades que nos ofrecen en todos los ámbitos de nuestras vidas y de nuestra empresas. Pero ….

En el centro de operaciones de Delta Air Lines los meteorólogos además de monitorizar los datos más usuales como lo son la velocidad y dirección del viento o la intensidad de las lluvias y las nevadas, también vigilan muy de cerca otros fenómenos menos comunes pero potencialmente mucho más peligrosos, son los conocidos como el space weather. Las erupciones solares  pueden desprender miles de millones de toneladas de gas sobrecalentado, y con una altísima carga eléctrica, que viajan a través del sistema solar. Cuando esas enormes nubes impactan en el campo magnético de la Tierra pueden provocar tormentas geomagnéticas que afecten a las estaciones de suministro de electricidad y a los sistema de comunicaciones. Delta, igual que otras muchas aerolíneas, reprograman las rutas de centenares de vuelos a fin de evitar las áreas afectadas.

Aunque no seamos conscientes de ello el estudio y prevención de las tormentas geomagnéticas forman parte de día a día de muchas industrias y sectores en todo el planeta. Operadores de redes de distribución de electricidad, aerolíneas, multinacionales de la logística, operadores de ferrocarril, compañías de telecomunicaciones, operadores de geolocalización, administraciones públicas, son ejemplos de tales industrias y sectores.

La mayor megatormenta registrada, desde que se tienen datos, fue en 1859. La denominaron Carrington Event y sumió en la más absoluta oscuridad una basta zona desde Hawaii a Australia, inutilizando todos los sistemas de la entonces telegrafía. En 1989 la empresa canadiense Hydro Quebec de distribución de electricidad se vió afectada por una turbulencia geomagnética que dejó sin suministro a seis millones de ciudadanos durante nueve horas. En Octubre del 2003 otra tormenta geomagnética bloqueó el sistema GPS de la Administración Federal de Aviación durante 30 horas y afectó al suministro de electricidad de gran parte de Suecia.

Hoy en día, en Boulder (Colorado, USA) un equipo de la National Oceanic and Atmospheric Administration’s Space Weather Prediction monitoriza las 24 horas del día la actividad solar enviando alertas a industrias y gobiernos acerca de las geotormentas solares que se forman. Los efectos directos e inmediatos de uno de tales eventos geomagnéticos son la afectación a la generación y distribución de electricidad, la interrupción de las comunicaciones vía satélite y de todas las comunicaciones wireless, la alteración de cualquier transporte ferroviario, la afectación a todos los sistemas de control del transporte aéreo y, por supuesto, la alteración de todos los equipos informáticos. En otras palabras, se verian afectados todos los sectores productivos ya fuesen manufactureros, de logística, de transporte, de salud, de banca y finanzas, alimentarios, administraciones o de defensa.

Cuando hablamos de gestión de riesgos hemos de ser conscientes de que no se puede obviar una amenaza y minimizar sus consecuencias. Su probabilidad de ocurrencia puede ser pequeña pero su impacto puede ser devastador para nuestro negocio. Cualquiera de nuestras empresas es dependiente de la energía, de las comunicaciones o del transporte. Así pues, intentemos disponer de nuestros planes de contingencia, pues en realidad somos mucho más vulnerables de lo que creemos y desearíamos.

Fuente: “Who turned out the lights”. Bloomberg Businessweek. July 7-13, 2014

Y para muestra, un botón: http://www.lavanguardia.com/ciencia/20140912/54415892686/tormenta-solar-tierra-telecomunicaciones.html