Archivos para las entradas con etiqueta: Robótica

unknown

Al parecer, la dignidad de la vida humana no estaba prevista en el plan de globalización
(Ernesto Sábato (1911-2011). Escritor argentino.)

Efectivamente, no se trata del populismo sino de la globalización y de los daños colaterales que lleva asociados. Es más, el populismo es uno de esos daños colaterales.

Ya hace algún tiempo que “las autoridades económicas del mundo” (léase aquel reducido y selecto grupo que maneja los hilos del funcionamiento de la gran máquina mundial) van exhortando a sus empleados de lujo (los líderes políticos) a que mantengan un sistema de libre comercio pero que también dediquen más atención a los damnificados (aquellos pobrecillos que pierden su trabajo o que no logran acceder a él) víctimas de los procesos de globalización. Esa es una de las conclusiones que se han desprendido de la reciente reunión (Abril del 2017) en Berlín de aquél selecto grupo.

Parece que ahora se admite que la globalización se encuentra en un momento crítico debido su impacto negativo sobre el empleo de determinados grupos sociales. La globalización está dejando atrás a demasiados individuos y grupos, en especial en las economías avanzadas. Ya existen evidencias de que el libre comercio produce efectos perniciosos en los puestos de trabajo de sectores manufactureros de Europa y de los USA debido a la “competencia vía importaciones” desde zonas con salarios mucho más bajos. Aunque existen otros factores que también contribuyen a la destrucción de puestos de trabajo y a la depauperación de salarios. Factores como las tecnologías de la información y la robotización están contribuyendo a la eliminación de puestos de trabajo. Y ante estos escenarios no es casualidad que aparezcan lo que llaman “populismos” que hagan bandera de la destrucción laboral en muchas zonas de sus respectivos países y recojan el malestar de sus ciudadanos. He ahí el efecto colateral.

Y, ¿qué hacer al respecto? A mi juicio parece que el selecto grupo sólo propone medidas balsámicas. Es decir, facilitar la movilidad, aumentar las políticas de empleo (programas de formación, asistencia en la búsqueda de empleo), ofrecer prestaciones públicas de empleo, modificar los sistemas educativos para que los futuros trabajadores sean capaces de encararse a unos mercados más cambiantes. Suena a déjà vu ¿no es así?

Sin duda es bueno que el selecto grupo afronte esas realidades. Aunque por otra parte, las afronta porque de las soluciones dependerá su supervivencia y el siempre difícil equilibrio mundial. Tal vez sería mejor hacer un alto en el camino, reflexionar sobre los resultados conseguidos, reflexionar sobre los costes asociados y tomar nuevas rutas con un menor impacto social y humano.

 

Más información:

https://www.wto.org/english/news_e/news17_e/wto_imf_report_07042017.pdf

 

Unknown.jpeg

“Las élites se están dando cuenta de que la desigualdad está convirtiéndose en un hecho políticamente peligroso”

(Guy Standing, University of London (SOAS) & Basic Income Earth Network -BIEN-)

¿Qué está pasando? Pues, por una parte, que la globalización y la robotización amenazan con destruir miles de puestos de trabajo ya sean muy cualificados o poco cualificados. Y, por otra, que la forma desigual en la que se reparten los beneficios de la globalización y de los cambios tecnológicos está angustiando a la sociedad.

Las mismas élites se dan cuenta de que las desigualdades no pueden continuar creciendo. Ya empieza a haber reacciones, no siempre bien encaminadas (los populismos). El sistema actual de protección social genera mucha burocracia y hace que algunas personas en lugar de dedicar su tiempo a actividades generadoras de riqueza lo dediquen a buscar cuantas más ventajas mejor de la red de protección.

Que los cambios tecnológicos afectan al mercado de trabajo es un hecho que ha ocurrido otras veces y, al final, a pesar de las personas que han sufrido durante la transición, el cambio ha sido, en general, positivo. Las máquinas nos han liberado de los trabajos más tediosos y que exigían más esfuerzo físico, la productividad ha aumentado y con ella lo ha hecho el nivel de vida. Ahora, sin embargo, hay expertos que opinan que con el grado de automatización que aporta la inteligencia artificial, el escenario puede ser diferente y se pueden perder muchos puestos de trabajo de forma permanente.

Para intentar paliar esa situación, algunos países están planteando la creación de una renta básica universal, y Finlandia es hoy pionera en ello. Ese país va a hacer una prueba piloto, con horizonte temporal de dos años, con 2000 personas escogidas estadísticamente entre los 25 y los 58 años de edad que ya reciben ayudas públicas no contributivas por su situación de desempleados. Cada una de ellas recibirá una renta básica de 560 €/mes sin condiciones. Es decir no deberán demostrar que buscan un empleo, y podrán trabajar a tiempo parcial como temporeros o como autónomos. Tampoco tendrán la obligación de asistir a cursos de formación o mantener reuniones de control y seguimiento por parte de las oficinas de empleo. Paradójicamente  el primer objetivo de la renta básica a la finlandesa es el de fomentar la ocupación. Lo que ocurre en Finlandia es que los parados tienen una gran protección, pero la pierden si cogen trabajos aunque sea a tiempo parcial. Ahora, por ejemplo, en la ciudad de Oulu, tienen muchos parados profesionalmente muy competentes debido a la crisis de Nokia. Al mismo tiempo, hay empresas start-ups que les podrían dar trabajo, a veces a tiempo parcial, pero las cuentas no salen si el parado puede perder la protección social. Con esta situación salen perdiendo la start-up, el desempleado, el estado finés y la sociedad en general.

Esta nueva situación, en la que las sociedades occidentales se van a ver envueltas, genera muchas dudas y preguntas:

  • Si repartimos una renta básica, ¿habrá más personas que trabajarán o crearán empresas o más personas que dejarán de trabajar y malgastaran el dinero en alcohol o drogas? ¿Habrá gente que dejará trabajos poco interesantes y lo aprovechará para obtener una mejor formación y así poder optar a una mejora profesional?
  • Esa renta básica ¿aumentará la creación de pequeños negocios y se convertirá en un colchón amortiguador que permitirá probar suerte con menos riesgo?
  • Esa renta básica ¿frenará la situación actual en la que los beneficiarios de subsidios esquivan al sistema manteniendo los ingresos justo por debajo del nivel que les permite recibir importantes subsidios (por ejemplo la cobertura del 60% del alquiler de la vivienda en el caso finlandés)?
  • La linea entre la responsabilidad individual y la social ¿se hará más imperceptible? ¿Será más fácil “moverse” dentro del sistema en beneficio propio?
  • ¿Provocará esa renta básica un “efecto llamada”?
  • Esa renta básica ¿es sostenible desde el punto de vista financiero a nivel país? (Unos primeros cálculos estiman que a Finlandia le puede costar el 17% de su PIB. Que extrapolado a España obligaría a elevar la presión fiscal del actual 44% hasta el 65%).
  • Y ¿qué hay de las posibles externalidades? ¿Provocará esa renta básica que una parte de los beneficiarios, al tener unos ingresos garantizados, descarte cualquier forma de ocupación laboral? ¿Fomentará esa renta básica el crecimiento de la economía sumergida?
  • ¿Se perderá la consciencia del trabajo como acto enriquecedor para uno mismo y como un servicio, una colaboración, una contribución, para con la sociedad?

No sólo Finlandia está experimentando con la renta básica universal. Suiza ya se ha manifestado recientemente al respecto mediante un referéndum. El senado francés ha aprobado otro experimento y también los tendrán pronto en Canadá y en Holanda.

En cualquier caso el experimento finlandés merecerá ser tenido en cuenta y estudiados sus resultados. Aunque no debemos olvidar la distancia abismal que, hoy por hoy, existe entre el importantísimo sentido de la responsabilidad colectiva que se tiene en  los países nórdicos y el de los países mediterráneos al norte de África.

Más información en:

 

 

unknown

Una pauta para que enseñanza y escuela puedan responder a las realidades de la sociedad poscapitalista es que tienen que imbuir a los alumnos de todos los niveles y todas las edades la motivación para aprender y la disciplina de una instrucción continuada.

(Peter F. Drucker)

Un buen amigo me remite unos comentarios sobre el impacto en nuestra sociedad de la cuarta revolución industrial. Comentarios que comparto y reproduzco con su permiso:

“Ahora hablamos de industria 4.0 o de la cuarta revolución industrial. Hagamos un pequeño repaso: la primera revolución industrial fue la máquina de vapor; la segunda la de la producción en cadena, simbolizada por la producción del automóvil Ford T; la tercera fue la  de los ordenadores y los robots; y la cuarta es la de la combinación de ciertos artilugios físicos (hardware) con software inteligente y que tiene como algunos de sus componentes la fabricación aditiva, el Cloud, el Big Data, el IoT (Internet of Things), los wereables, la ciberseguridad, la realidad aumentada, la Internet industrial o los robots autónomos.

Según Markus Lorenz (Partner & Managing Director of BGC in Munich) en Alemania se perderán 600.000 puestos de trabajo durante los próximos diez años debido precisamente a la cuarta revolución industrial. Pero ésta, por su parte, generará un millón de nuevos puestos de trabajo. La pregunta que se desprende es ¿si no tenemos las habilidades suficientes para subirnos al carro de esa revolución, tendremos alguna  oportunidad? Y aquí Lorenz es relativamente optimista. De la misma forma que los avances en el software han hecho que hasta un niño pueda manejar un iPad, él cree que las tecnologías harán posible que trabajos muy sofisticados puedan ser llevados a cabo por personal que no disponga de una gran formación. Y pone como ejemplo el poder reparar un helicóptero a kilómetros de distancia gracias a que, con un casco de realidad virtual, un sistema experto (humano o artificial) puede guiar al operario en los pasos precisos a dar.”

Con todo, mi amigo y yo, continuamos pensando que la educación, y su adecuación a estos cambios en la sociedad, será clave si queremos evitar los desequilibrios que esa cuarta revolución industrial va a acarrear. Y, a la vista de los intereses de los responsables de la estrategia educativa en España, no parece que los politicuchos de turno estén por la labor.

Fuente: “Industry 4.0: how intelligent machines will transform everything we know”, Markus Lorenz ( https://www.youtube.com/watch?v=uBZmJOHIN8E&feature=youtu.be ).

Unknown

“El aspecto más triste de la vida actual es que la ciencia gana en conocimiento más rápidamente que la sociedad en sabiduría.”

(Isaac Asimov)

Robot-Era es un proyecto europeo cuyo objetivo es el desarrollar soluciones en servicios basados en la robótica que permitan interacciones con las personas a fin de facilitar la vida independiente de las personas mayores, mejorando su calidad de vida así como incrementando la eficiencia en la atención a aquellas. Recientemente, y en el marco de este proyecto, se ha llevado a cabo la primera prueba piloto de como la robótica puede prestar ayuda a las personas mayores. En la prueba han participado más de un centenar de personas de Italia y Suecia.

https://www.youtube.com/watch?v=lv43z8YVQkY

En los cuatro años de vida del proyecto la Comisión Europea ha invertido 6,5 millones de euros a los que cabe sumar los 2,2 millones facilitados por la empresa italiana Robotech y la empresa tecnológica STMicroelectronics.

Otro proyecto de interés es Acanto, esponsorizado también por la Comisión Europea y con el apoyo de Siemens y Telecom Italia. Este proyecto se inició en Febrero del 2015 y su objetivo es aplicar la tecnología robótica a fin de alentar a las personas mayores a realizar ejercicio físico en compañía de otras y de esta forma mejorar la sociabilidad. El proyecto tiene un deadline previsto para el 2018 y se espera que los prototipos sean probados por un centenar de personas en Italia, España y U.K.

Es alentador comprobar que, en la medida en que seamos capaces de adaptarnos, tal vez podremos gozar de una senectud más cómoda.

Fuentes: 

http://www.robot-era.eu/robotera/

http://www.robotechsrl.com

https://eu-robotics.net

http://www.ict-acanto.eu