Archivos para las entradas con etiqueta: Trabajo

Unknown-1desayuno-kh2D--620x349@abc

“El futuro puede ser tanto una gran amenaza como una gran oportunidad, según sea la actitud y la preparación de nuestra sociedad”

(Ángel Bonet Codina)

Desde el 12 de Mayo de 2019 ha entrado en vigor, en España, la nueva legislación sobre el control horario y ya se está convirtiendo en una de las mayores chapuzas que un gobierno puede permitirse. De la noche a la mañana esa España se ha convertido en el país más estricto de Europa en cuanto a control horario presencial de los empleados de las empresas.

Los sindicatos se quejan de que no se respetan las limitaciones sobre la jornada de trabajo ni las garantías del tiempo de descanso. Su gran objetivo es el del control de las horas extraordinarias. Control que, por supuesto, es de gran importancia para evitar posibles abusos. Pero omiten tener en cuenta, por ejemplo, la productividad, el control de las “horas perdidas” o de las “ausencias laborables de difícil justificación” que de forma sutil se producen en las empresas.

Mientras tanto la señora Magdalena Valerio, Ministra de Trabajo en funciones del Gobierno de España, amenaza con que “la Inspección de Trabajo va a actuar contra las empresas que no cumplan el registro de la jornada. Hay que cumplir con las jornadas laborales, hay que cumplir con la legislación vigente”.

Unos y otra no se dan cuenta que esa legislación es algo de la “vieja economía” en la que el cliente pasa a un segundo plano tras el producto. En la que la aversión al riesgo está presente cada día. En la que la jerarquía, los departamentos y el control son los pilares fundamentales. En la que la innovación no forma parte del léxico cotidiano. ¿Donde están el sentido de responsabilidad y el compromiso personal con la actividad y los objetivos de la organización/empresa? ¿Qué deberán hacer médicos, enfermeras/os, consultores, abogados, agentes de inversiones, bomberos (por poner unos ejemplos)? ¿Deberán abandonar a sus pacientes, a sus clientes, a los ciudadanos, cuando se sobrepase la “jornada según convenio”?

Muchas cosas han de cambiar si esa España quiere convertirse en un país competitivo, en un país del siglo XXI. Por cierto la imagen del inicio se corresponde al Ayuntamiento de un pequeño pueblo de la región de Murcia.

Más información:

http://www.expansion.com/economia/2019/05/11/5cd5e907e5fdea3a2d8b45a5.html

https://elpais.com/economia/2019/05/13/actualidad/1557747353_597860.html

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2019/05/11/midinero/1557571104_590395.html

https://www.lavanguardia.com/economia/20190514/462240145406/tjue-registro-horario-horas-extra-registro-jornada.html

https://www.elespanol.com/economia/empresas/20190513/valerio-nadie-tomado-serio-registro-jornada-laboral/398210705_0.html

https://www.abc.es/sociedad/abci-ayuntamiento-murcia-cierra-media-hora-desayuno-funcionarios-201809261344_noticia.html

http://www.expansion.com/economia/2019/05/17/5cddc57b468aebe5798b45bf.html

http://www.expansion.com/economia/2019/05/17/5cddc616468aeb25038b45a7.html

http://www.expansion.com/economia/2019/05/17/5cdea26522601dcd1a8b45a1.html

 

Anuncios

Unknown-1

“Las horas perdidas no tendrían que existir nunca.”

(Montserrat Caballé)

A partir del 12 de Mayo del 2019 las empresas españolas deben registrar cada día las horas de trabajo de sus plantillas. La legislación establece que recae en la empresa la responsabilidad de llevar un registro diario minucioso y guardar durante un periodo de cuatro años esos datos, así como ponerlos a disposición de la plantilla, del comité de empresa si existe y de la Inspección de Trabajo.

Los defensores de la medida argumentan que está en juego la lucha contra el abuso hacia los asalariados que trabajan más allá de la jornada establecida en sus contratos. En cualquier caso, lo que parece claro es que la medida influirá en las relaciones laborales y en las negociaciones colectivas futuras.

El lector me va a perdonar si le revelo mi opinión acerca de tal medida: “Valiente simpleza”.

“El control horario que se plantea es algo viejo, algo de los siglos XVIII y XIX. Es algo asociado a la vieja economía. La empresa del siglo XXI trabaja por proyectos y está orientada a resultados. La empresa del siglo XXI pone al cliente en el centro de sus operaciones. En la empresa del siglo XXI se prima la innovación, el emprendimiento interno, el trabajo en equipo. En la empresa del siglo XXI se tiende a eliminar las jerarquías y se adopta la horizontalidad. La empresa del siglo XXI es escalable, dispone de gente muy buena pero que prefiere trabajar por proyectos o por horas. La empresa del siglo XXI se centra en las personas como entes que aportan valor”.

Cuando una empresa trabaja así, la adopción de controles rigurosos no hace más que poner piedras en su camino. ¿O es que esos controles van a discernir entre el puro presentismo y  las horas realmente productivas? ¿Van a ayudar a aflorar el absentismo encubierto? ¿Van esos controles a aportar luz sobre la contribución de cada uno de los empleados a la cuenta de resultados de la empresa? De hecho de esa aportación depende en gran medida las retribuciones salariales de los empleados.

A la vista de los datos que siguen:

  • En España el paro juvenil entre los menores de 25 años se sitúa en el 33,7% frente al 14,6% de media en la UE.
  • El nivel de productividad en la economía española se sitúa en un -19,2% respecto a la UE.
  • El nivel de desempleo en España es del 14,0% mientras que en la UE28 es del 7,3%.

Definitivamente, a los gobiernos de España más les valdría fomentar medidas que garanticen el incremento de la productividad, la creación de empleo, la responsabilidad del trabajador y su compromiso con los objetivos de la empresa.

P.D. Por cierto ¿será esa medida de control horario también de aplicación a los sectores menos productivos de la economía como las Administraciones locales y públicas?

 

Más información:

https://www.lavanguardia.com/economia/20190511/462179720273/un-sistema-que-arranca-con-muchas-dudas-el-fraude-a-la-baja.html

https://www.lavanguardia.com/economia/20190512/462150247120/jornada-laboral-horario-horas-control-registro-trabajo-video-seo-lv.html

 

Unknownimages

“Sólo hay dos medios de pagar las deudas: por el trabajo y por el ahorro.”
(Thomas Carlyle (1795-1881) Historiador, pensador y ensayista inglés.)

El “agujero” en el sistema de pensiones español, cerró el ejercicio 2017 con un déficit de 18.800 millones de euros (Trescientos millones más que en 2016). Mientras tanto los componentes del Pacto de Toledo se van pintando las uñas pensando en una “fórmula mágica” que garantice la sostenibilidad del sistema a medio y largo plazo.

De todos es sabido que cuando uno tiene deudas a pagar sólo tiene dos caminos: ahorrar y/o incrementar sus ingresos. En el caso del déficit de las pensiones y ante la disyuntiva de reducir gasto o aumentar los ingresos del sistema, miembros del actual Gobierno español de Pedro Sánchez apuestan claramente por la segunda opción. Lo cual está bien, pero …….

Cuando a una familia o a una empresa, no le alcanzan sus ingresos para hacer frente a sus gastos mes tras mes ¿Qué ha de hacer? Pues eso exactamente, racionalizar y reducir sus gastos, es decir, “apretarse el cinturón” y luchar para mantener sus ingresos. A nadie se le ocurriría ir a ver al dueño de la empresa y pedir que le aumenten el sueldo por que no puede llegar a fin de mes. O decir a los clientes que se incrementa el precio de los productos/servicios pues hay que pagar los impuestos, la electricidad, las nóminas. Es claro que también se puede pensar en el pluriempleo o en el incremento de las ventas. Sin embargo puede que estas opciones no sean demasiado fáciles según la coyuntura ¿No es así?

Como hemos dicho, el Gobierno de turno se inclina por aumentar los ingresos. Pero igual que los gobiernos que le precedieron, sólo contemplan “nuevas figuras impositivas” para poder seguir pagando las pensiones. Que si un impuesto a las tecnológicas, que si un impuesto a los automóviles que más contaminen, que si un impuesto a la banca. Medidas todas ellas que no harían más que encarecer los productos y los servicios o lo que es lo mismo, trasladar la medida a los bolsillos de los ciudadanos. En definitiva: TODO SANDECES.

Ante semejante despilfarro y mala gestión por parte de los políticos de turno no hay, por supuesto, una solución única. Pero por algún sitio se debe empezar. Por ejemplo, España tiene unas administraciones (estatales, regionales, comarcales, municipales, …) y empresas públicas sobredimensionadas en todo tipo de recursos. Por lo tanto hay margen para racionalizar ese sobredimensionamiento y forzar la mejora de la productividad en el sector público y a su vez eliminar el gasto público inútil. Ya que es la productividad la que crea la reserva de riqueza con la que se pagan los sueldos, los salarios y las pensiones.

También fomentar la reindustrialización de la economía e incentivar la competitividad entres las distintas zonas geográficas del Estado. No tiene sentido que en muchas zonas no se luche por la implantación de industrias que generen puestos de trabajo y por lo tanto riqueza, y sólo se administre las cuotas recibidas de papá Estado.

Otra alternativa es fomentar el ahorro finalista. Incentivar ese ahorro por parte de los ciudadanos mientras se encuentren en edad laboral activa -guardar para el futuro-. Y  fomentar los fondos de pensiones de empresa, incentivando a empresa y a trabajador.

Y es que el tema de las pensiones es de suma importancia para un estado en el que su población envejece a mayor ritmo del que se procrea. Para un estado con unas alarmantes cifras de desempleo y de empleo precario. Todo ello afectará al nivel de consumo interno de los próximos años y por ende al crecimiento de la economía real. Dando, además, una pésima imagen al mundo de un estado mal gestionado y dependiente del endeudamiento.

Que nadie se engañe, como a menudo me dice una buena amiga: hay que trabajar y recoger la cosecha para luego poder guardar pues el invierno es muy largo y muy duro.

Recuerde el lector la fábula de la Cigarra y la Hormiga !!

Más información:

https://valoradicional.wordpress.com/2017/11/27/pensiones-publicas-en-espana-un-sistema-en-quiebra/

 

Unknown

Mi escepticismo me salvaguarda de volverme un fanático, algo contra lo que ninguna fe ha conseguido nunca proteger.

Karlheinz Deschner (Escrito e historiador alemán)

Las economias del sur de Europa no han avanzado en convergencia real con respecto a la Unión Europea desde la introducción del euro. En el caso de España ésta sólo ha conseguido mantener su distancia, según un informe del BCE (Banco Central Europeo) de Diciembre del 2017. El mismo informe señala que aunque se ha reducido la dispersión en cuanto a tasas de crecimiento del PIB (Producto Interior Bruto), las diferencias de renta entre los distintos países persisten.

El informe indica que la causa de esta situación no ha sido la introducción de la moneda única. En su lugar apuntan a que esas deficiencias en la convergencia entre países proceden de épocas pasadas, tal vez décadas, y responden a condiciones de naturaleza estructural de las distintas economías de los países del sur.

En el caso de España el informe indica que en la década de los 1960’s el PIB per capita creció por encima de la media de los países de la UE. Registrándose una convergencia moderada durante los 1990’s aunque parcialmente contrarrestada por una baja productividad laboral. La tendencia de España de orientar el crecimiento hacia actividades laborales intensivas y relativamente poco cualificadas, como la construcción y los servicios, ha ocasionado un efecto adverso en la productividad. A lo que hay que sumar la menor calificación del capital humano y una baja inversión en I+D, entre otras razones.

En cuanto a la tasa de desempleo, a pesar de que España se encuentra en el club de los “países ricos”, los datos comparativos no son alentadores. España con un 16,4% está justo por delante de Grecia (20,6%) y justo detrás de Italia (11,1%). Mientras que en la eurozona la tasa se  encuentra en el 8,8%. Si ahora prestamos atención al desempleo juvenil entre los menores de 25 años las cifras son preocupantes: los líderes son Grecia (40,2%) y España (38,2%)

Como que siempre una imagen vale más que cien palabras, echar un vistazo a la tabla adjunta puede ser ilustrativo de la “convergencia”, o más bien la “divergencia”, entre los distintos países. Normalmente los políticos, sobre todo los más incultos, se centran en la cifra de PIB y se les llena la boca de alabanzas y de autocomplacencia. Pero lo inteligente es fijarse en cómo se distribuye ese PIB, esa riqueza generada, de acuerdo con la población. Lo inteligente es fijarse en cuál es el salario medio de cada país y fijarse en su tasa de desempleo. Es ahí, justo en esas cifras, donde se aprecia la riqueza y el bienestar de una sociedad.

País Salario medio (€) (2016) PIB (Mns. €) (2016) PIB per cápita (€) (2016) Tasa de desempleo (%)
España 26.710 1.118.522 24.100 16,4
Alemania 47.809 3.144.050 38.100 3,6
UK 44.627 2.393.134 36.500 4,3
Francia 38.049 2.228.857 33.300 9,2
Italia 30.642 1.680.523 27.200 10,8
Austria 44.409 353.297 40.400 5,3
Bélgica 46.750 423.048 37.500 6,3
Dinamarca 55.412 277.339 48.400 5,6
Finlandia 43.816 215.615 30.200 8,7
Irlanda 35.592 275.567 58.800 6,2
Holanda 50.853 702.641 41.300 4,4
Noruega 60.730 351.599 64.100 4,1
Suecia 44.679 465.201 46.900 6,5

Y luego que cada cual saque sus propias conclusiones.

Más información:

http://www.ecb.europa.eu/pub/pdf/scpops/ecb.op203.en.pdf?8ff80dd3a3b58f231105f3e4835b2928

ec.europa.eu/social/BlobServlet?docId=18624&langId=en

http://ec.europa.eu/eurostat/documents/2995521/8631691/3-31012018-BP-EN.pdf/bdc1dbf2-6511-4dc5-ac90-dbadee96f5fb

http://ec.europa.eu/eurostat/statistics-explained/index.php/Minimum_wage_statistics/es

 

 

 

Unknown

“El dinero en el mundo estará siempre mal distribuido, porque nadie piensa en la manera de distribuirlo, sino en la manera de quedárselo.”

(Noel Clarasó Daudí – Escritor)

Durante el segundo semestre del 2017 la economía española recuperó el nivel de PIB previo a la crisis, dando por superados diez años de recesión y de recuperación económica que acarrearon un enorme coste social. No obstante esta recuperación no ha servido para reducir la brecha de la desigualdad que la crisis económica agrandó enormemente y que en los años de crecimiento esa brecha no ha sido atendida. En una sociedad desigual como la española, los beneficios de la recuperación económica se están distribuyendo de forma sumamente injusta. A pesar de ser la española una de las economías de la UE con mayor crecimiento, la mayor parte de los incrementos de renta se están quedando en manos de unos pocos, en detrimento de la mayoría de la población. Hoy España es una sociedad más desigual y más injusta que antes de la crisis. Y la recuperación no está ayudando a revertir esta situación.

El último informe de Oxfam Intermón (“¿Realidad o ficción? La recuperación económica en manos de una minoría”) ayuda a entender esas circunstancias. Con una clase media cada vez más pequeña la fractura social se agranda. Entre los años 2007 y 2016, mientras que el 10% más pobre vio disminuir su participación en la renta nacional en un 17%, el 10% más rico lo ha visto incrementarse un 5%. En el 2016 el 1% de la población más rica capturó el 40% de toda la riqueza creada, mientras que el 50% más pobre apenas capturó el 7%.

Existen otros datos significativos: los beneficios de las compañías en España crecieron en el 2016 un 200% con respecto al ejercicio anterior, mientras que el coste laboral tuvo una variación negativa del -0,1%. La participación de los salarios en la renta disponible bruta ha caído un 0,5% desde 2000 a 2016. En cambio los dividendos han incrementado la participación en un 60%.

En sueldo anual de un trabajador de 26 años es hoy un 33% inferior al del 2008. Algunas voces indican que tal vez esté llegando la hora de premiar el trabajo en lugar del capital.

Y desde el punto de vista fiscal merece la pena tener en cuenta que el 83% de la recaudación fiscal del año 2016 se nutrió del IVA, del IPRF y de otros impuestos pagados por los asalariados bien sea por su renta o por su consumo. Mientras que el Impuesto de Sociedades sólo aportó el 12% del total. Es decir un 10% menos que en el año 2007.

Merece la pena reflexionar sobre todo ello ya que la desigualdad nunca es el camino que lleva al progreso de una sociedad. Y no olvidemos que lo que llamamos “las sociedades occidentales”, y su estado de bienestar, están basadas en sus “clases medias”.

Más información:

https://oxfamintermon.s3.amazonaws.com/sites/default/files/documentos/files/recuperacion-economica-una-minoria.pdf

images

pensionistas 8

“A veces es difícil saber si la jubilación es un premio a toda una vida de trabajo duro o más bien un castigo”

(Terri Guillemets / U.S. Quotation Anthologist (b.1973))

El sistema español de pensiones es lo que se llama un “sistema de reparto“. Es decir es un impuesto y un sistema de transferencias. El impuesto se recauda sobre los que trabajan y se transfiere a los jubilados en forma de pensiones. Los sistemas de reparto no están invertidos en ningún tipo de activos pero, a cambio, cuenta con las “garantías” que ofrece la “capacidad recaudatoria” del Estado. (A modo de ejemplo en Noruega, país rico en petróleo, esas garantías recaen en los beneficios por las ventas de crudo. En países pobres como España esas garantías recaen simplemente en los impuestos que se puedan recaudar). Las pensiones españolas se concentran excesivamente en el sistema de reparto, lo que hace que este sistema sea especialmente vulnerable a las perturbaciones demográficas y económicas.

Y ahi está precisamente el quid de la cuestión. Dado que en épocas como las actuales de bajo empleo, de empleo temporal, de alta tasa de paro y de salarios a la baja el sistema sufre enormemente.

De hecho recientemente, en Noviembre de 2017, el Banco de España ha avisado de que sólo un fuerte crecimiento de la ocupación y una importante caída del paro pueden compensar la presión demográfica sobre las pensiones. Y aún ha sido más contundente: el futuro del sistema de pensiones precisa de “reformas económicas y laborales cruciales” que contribuyan a crear empleo y a mejorar la productividad. En caso contrario, o se suben las cotizaciones sociales o se reduce la “generosidad del sistema” (léase se reducen las prestaciones).

Un dato curioso: Ya en la década de los 1990s el profesor José Barea (q.e.p.d.), Director de la Oficina Presupuestaria del Gobierno nombrado por José Maria Aznar, emitió duras críticas al sistema de pensiones español. Y en un informe público, de Marzo de 1998, puso en duda “el saneado estado oficial” de las cuentas públicas españolas. Sus reflexiones sobre la eficacia en la asignación de los recursos del Estado aparecían sistemáticamente en sus informes en los que periódicamente ponía en duda la evolución de las cuentas del Gobierno. Informes y recomendaciones que no merecieron la más mínima atención por parte de los gobiernos del Partido Popular (PP) y del Partido Socialista Obrero Español (PSOE)

Hoy, la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) indica que, en España, las desigualdades entre personas mayores crecerán en un futuro próximo. El sistema de pensiones español va a estar sometido a una gran presión debido al envejecimiento de la población y al incremento de la esperanza de vida. Lo cual tendrá consecuencias directas en muchos aspectos y muy en especial en la financiación del sistema de pensiones.

Unos datos relevantes: En el mes de Octubre de 2017 habían en España 8.679.378 pensionistas y se pagaron 9.552.302 pensiones (cabe tener en cuenta que una misma persona puede cobrar más de una pensión dependiendo de su estado). A las que hay que sumar 3.732.000 prestaciones por desempleo (16,4% de la población activa). Todo ello con una población activa de 22.781.000 individuos de los cuales 19.049.000 están ocupados y 3.732.000 se encuentra en paro.  Si tenemos en cuenta, por un lado, que la cuantía de las prestaciones por pensión guarda relación directa con las cantidades aportadas y con el periodo de cotización.  Y por otro lado si tenemos en cuenta la “tasa de sustitución”, es decir, el porcentaje de ingresos que tiene un individuo cuando inicia su jubilación comparado con el salario que tenía cuando era un trabajador en activo (en el año 2015 ese porcentaje era en España del 82% mientras que la media de la OCDE era del 52%). Mediante estas informaciones podemos intuir que para un país pobre como la llamada España el sistema es insostenible.

Dato adicional: El Fondo (“hucha”) de Reserva de la Seguridad Social ha pasado de tener 66.815 Mns€ de en el año 2011 a tener 11.602 Mns€ en Julio de 2017. Y con una previsión, según el Gobierno español, de que durante este año se deban sacar 10.500 millones. Con lo que la “hucha” se habrá agotado para el mes de Diciembre de 2017.

¿Y como piensa el Gobierno de la llamada España solucionar el problema? Pues con una de las peores decisiones. La de otorgar a la Seguridad Social un crédito extraordinario por importe de 10.000 millones de euros. Crédito que se incluirá en los Presupuestos Generales para el ejercicio 2018. ¿Y cómo va ese Gobierno a financiar semejante crédito? Pues bien simple, mediante endeudamiento del Estado. Con lo que subyace una nueva pregunta: ¿Cuándo los compradores (léase BCE y otros) de esa deuda se darán cuenta de que ni siquiera está respaldada por el crecimiento económico la llamada España?

Además las cantidades que quedaran en la “hucha” no podrán, según el propio Gobierno, afrontar todas las mensualidades y pagas extras del 2018. Ese Gobierno ha reconocido que las cotizaciones sociales no cubrirán el gasto que van a generar las pensiones durante todo el 2018 ya que el número de puestos de trabajo basura (por días, semanas, meses, trimestres) por un lado, y por otro lado la reducción de 1/3 en los salarios (pues donde había un puesto de trabajo ahora hay tres con el sueldo de uno), todo ello hace pensar que las cotizaciones a la Seguridad Social no sean suficientes para hacer frente a los gastos.

En resumen a la vista de la situación el Gobierno de la llamada España se verá abocado a tensiones de liquidez o a seguir pidiendo préstamos, es decir, a seguir endeudándose. Y ya sabemos todos lo que significa que una empresa tenga que pedir préstamos para pagar la nómina de sus empleados. Y también sabemos en donde desembocan esas situaciones. Además crece la sospecha en los mercados de si se ha estado utilizando el dinero de la “hucha” de las pensiones para financiar otras partidas del presupuesto.

¿SERÁ ESPAÑA EL PRIMER PAÍS EN INCUMPLIR CON LAS PENSIONES DE SUS CIUDADANOS?

Seamos claros y sinceros, nos encontramos ante una más que deficiente gestión financiera de los fondos públicos españoles en el caso de las pensiones. Si ello se diese en el sector privado estaríamos hablando definitivamente de un delito.

El envejecimiento de la población y la creciente desigualdad afectará seriamente a los jóvenes de ahora y a las generaciones futuras. Que además tendrán que pagar el endeudamiento, los préstamos que Gobiernos con poca o ninguna visión tuvieron que pedir.

Y ante esta grave situación no hay ningún partido político español que hable con transparencia y que esté dispuesto a enmendarla y corregirla para evitar la quiebra del estado del bienestar.

Mas información:

https://valoradicional.wordpress.com/2017/05/30/es-sostenible-el-sistema-publico-de-pensiones/

https://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/PublicacionesSeriadas/DocumentosOcasionales/17/Fich/do1701.pdf

https://www.bbva.com/es/pasara-cuando-se-acabe-la-hucha-las-pensiones/

http://www.oecd.org/newsroom/population-ageing-and-rising-inequality-will-hit-younger-generations-hard.htm

http://diario16.com/no-dinero-las-pensiones-credito-urgente-10-000-millones/

https://elpais.com/diario/1996/07/10/economia/836949621_850215.html

http://multimedia2.coev.com/Economistes/econo179/art1.htm

https://elpais.com/economia/2014/09/07/actualidad/1410108563_000535.html

https://www.armstrongeconomics.com/world-news/pension-crisis/will-spain-be-the-first-to-default-on-pensions/

http://www.expansion.com/economia/2017/11/18/5a103f38e2704ee3148b463d.html

 

 

 

 

 

 

 

IMG_1774IMG_1775

 

“Una persona que nunca cometió un error, nunca intentó algo nuevo”

(Albert Einstein)

Es Viernes por la noche, mi esposa y yo cenamos en un pequeño pueblo de nuestro Empordanet. A los postres ella prefiere una infusión y el amigo dueño del local le ofrece una carta de infusiones. Ahí empieza mi sorpresa al comprobar que esa relación de productos corresponde a una microempresa, ubicada muy cerca de nuestra casa, a cuyo frente se encuentra un pequeño empresario gran conocedor y apasionado de las hiervas de la comarca y de sus extraordinarias cualidades. He aquí un claro ejemplo de alguien que valora cuales son sus fortalezas, cuales son sus habilidades y con una visión clara de qué nicho de mercado puede explotar aunque sea en un mercado maduro como lo es el de las infusiones.

Y con ello me viene a la mente la pregunta: ¿dónde está la diferencia entre los países?

A lo que me respondo: donde es seguro que no lo está es en el “que inventen ellos (Miguel de Unamuno)”. Donde es seguro que no lo está es en alargar la palma de la mano esperando que “caiga” una peonada, una falsa prejubilación o una subvención a fondo perdido.

Y concluyo: Pues la diferencia entre los países, entre sus sociedades, está en la actitud de las personas, moldeada a lo largo de los años por una educación y por una cultura. En el amor por el trabajo, en el esfuerzo por el ahorro y la inversión, en el deseo de superación y en la ambición de construir un país, una sociedad, más prósperos.

Unknown

“Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida.”
(Woody Allen)

Pedro Schwartz sentencia: “El número de personas mayores crece de forma constante mientras desciende la natalidad. Al final, para sostener las pensiones todo se reducirá a instaurar un nuevo impuesto”.

Y un humilde ciudadano añade: “Se incrementa el número de personas mayores porque han mejorado las condiciones de vida, se ha mejorado la alimentación, la sanidad ha avanzado, han disminuido las epidemias … Y el número de nacimientos ha disminuido porque la sociedad no facilita puestos de trabajo dignos y estables a sus jóvenes. Y éstos, ante las incertidumbres, tardan más en independizarse, en forjar un hogar y en procrear. Si aceptamos que todo lo dicho antes es previsible y gestionable, nos lleva a concluir que estamos rodeados de políticos inútiles y engañabobos.

Si durante los últimos cuarenta años de la sociedad española los políticos de todos los colores hubieran tenido una visión estratégica en el largo plazo, en lugar de embobarse en el corto plazo, hoy no estaríamos hablando de las pensiones y de como podemos pagarlas. Sino de como gestionar una sociedad próspera y construir un futuro mejor para nuestros hijos.

Como decía la abuela: “Manolo baja y llévatelos a todos !!!”

Más información en:

“El Gobierno admite que las pensiones deberían haber bajado un 3% en 2017″(M.Valverde/ Expansión, Lunes 29 de Mayo de 2017)

“Un sistema público de pensiones insostenible” (Pedro Schwatrz / Expansión Lunes 29 de Mayo de 2017)

http://www.europapress.es/economia/laboral-00346/noticia-gobierno-admite-no-aumentado-pension-viudedad-marca-ley-20170528112454.html

 

 

unknown

Al parecer, la dignidad de la vida humana no estaba prevista en el plan de globalización
(Ernesto Sábato (1911-2011). Escritor argentino.)

Efectivamente, no se trata del populismo sino de la globalización y de los daños colaterales que lleva asociados. Es más, el populismo es uno de esos daños colaterales.

Ya hace algún tiempo que “las autoridades económicas del mundo” (léase aquel reducido y selecto grupo que maneja los hilos del funcionamiento de la gran máquina mundial) van exhortando a sus empleados de lujo (los líderes políticos) a que mantengan un sistema de libre comercio pero que también dediquen más atención a los damnificados (aquellos pobrecillos que pierden su trabajo o que no logran acceder a él) víctimas de los procesos de globalización. Esa es una de las conclusiones que se han desprendido de la reciente reunión (Abril del 2017) en Berlín de aquél selecto grupo.

Parece que ahora se admite que la globalización se encuentra en un momento crítico debido su impacto negativo sobre el empleo de determinados grupos sociales. La globalización está dejando atrás a demasiados individuos y grupos, en especial en las economías avanzadas. Ya existen evidencias de que el libre comercio produce efectos perniciosos en los puestos de trabajo de sectores manufactureros de Europa y de los USA debido a la “competencia vía importaciones” desde zonas con salarios mucho más bajos. Aunque existen otros factores que también contribuyen a la destrucción de puestos de trabajo y a la depauperación de salarios. Factores como las tecnologías de la información y la robotización están contribuyendo a la eliminación de puestos de trabajo. Y ante estos escenarios no es casualidad que aparezcan lo que llaman “populismos” que hagan bandera de la destrucción laboral en muchas zonas de sus respectivos países y recojan el malestar de sus ciudadanos. He ahí el efecto colateral.

Y, ¿qué hacer al respecto? A mi juicio parece que el selecto grupo sólo propone medidas balsámicas. Es decir, facilitar la movilidad, aumentar las políticas de empleo (programas de formación, asistencia en la búsqueda de empleo), ofrecer prestaciones públicas de empleo, modificar los sistemas educativos para que los futuros trabajadores sean capaces de encararse a unos mercados más cambiantes. Suena a déjà vu ¿no es así?

Sin duda es bueno que el selecto grupo afronte esas realidades. Aunque por otra parte, las afronta porque de las soluciones dependerá su supervivencia y el siempre difícil equilibrio mundial. Tal vez sería mejor hacer un alto en el camino, reflexionar sobre los resultados conseguidos, reflexionar sobre los costes asociados y tomar nuevas rutas con un menor impacto social y humano.

 

Más información:

https://www.wto.org/english/news_e/news17_e/wto_imf_report_07042017.pdf

 

UnknownUnknown-1.jpeg

“Las personas son sus principios”

(Bárbara Streisand)

 Empresas como Uber o Airbnb se presentan como plataformas tecnológicas que se limitan a poner en contacto a particulares. Sin embargo la realidad va mucho más allá. Lo cierto es que son empresas que buscan aprovechar vacíos legales en los distintos países, y en distintos sectores de la economía (el transporte de pasajeros o la vivienda), para lucrarse. Estas empresas alardean de que su actividad está basada en unas plataformas electrónicas que se limitan a poner en contacto oferta y demanda cobrando una comisión por cada servicio. De esta forma esas empresas convierten a los usuarios en “empleados”, sin realmente serlo, y ofrecen servicios sin un solo euro de inversión en inmovilizado. (Uber no es propietaria de un solo vehículo y Airbnb no tiene ningún inmueble en propiedad). Aún más, Airbnb sostiene que su actividad no es el alquiler de apartamentos o habitaciones para turistas o foráneos, sino poner en contacto a particulares que quieren alquilar unos días toda o una parte de una vivienda a otros particulares.

Así las cosas, ¿dónde está el negocio? Pues está en lograr un volumen de operaciones suficientemente grande que a través de unas comisiones aparentemente pequeñas (del orden del 3%) permitan ingresos relevantes. Y, ¿donde está el truco? Pues está precisamente en lo dicho con anterioridad. Por una parte en buscar vacíos legales de los que aprovecharse y, por otra, en escoger la más antigua y trivial de las opciones de las técnicas de gestión de riesgos, es decir, traspasar el riesgo a un tercero. En este caso traspasar todo el riesgo a sus usuarios.

Una vez más nos encontramos ante una linea muy fina sobre la que se mueve la ética de los negocios. En cualquier caso la sociedad, a través de sus administraciones, debe actuar y actualizar la legislación y las normativas que evidencian esas actividades hasta ahora no contempladas. En definitiva, las administraciones tienen que garantizar el “juego limpio” y la salvaguarda de la sociedad. Es elemental ver que en esos modelos de negocio no se contemplan aspectos tales como la responsabilidad civil, los controles de seguridad, los controles sanitarios y de salud pública, el control de la fiscalizad (p.e.: IVA, IRPF, Impuesto de Sociedades), o el control de las ingentes cantidades de información de índole personal almacenada y utilizada por esas empresas. Responsabilidades que recaen precisamente en los usuarios, bien formen parte de la oferta o de la demanda. Es muy importante recordar que todos esos aspectos son los que forman parte de la salud del sistema, y permiten el equilibrio y el progreso social.