Unknown

Mi escepticismo me salvaguarda de volverme un fanático, algo contra lo que ninguna fe ha conseguido nunca proteger.

Karlheinz Deschner (Escrito e historiador alemán)

Las economias del sur de Europa no han avanzado en convergencia real con respecto a la Unión Europea desde la introducción del euro. En el caso de España ésta sólo ha conseguido mantener su distancia, según un informe del BCE (Banco Central Europeo) de Diciembre del 2017. El mismo informe señala que aunque se ha reducido la dispersión en cuanto a tasas de crecimiento del PIB (Producto Interior Bruto), las diferencias de renta entre los distintos países persisten.

El informe indica que la causa de esta situación no ha sido la introducción de la moneda única. En su lugar apuntan a que esas deficiencias en la convergencia entre países proceden de épocas pasadas, tal vez décadas, y responden a condiciones de naturaleza estructural de las distintas economías de los países del sur.

En el caso de España el informe indica que en la década de los 1960’s el PIB per capita creció por encima de la media de los países de la UE. Registrándose una convergencia moderada durante los 1990’s aunque parcialmente contrarrestada por una baja productividad laboral. La tendencia de España de orientar el crecimiento hacia actividades laborales intensivas y relativamente poco cualificadas, como la construcción y los servicios, ha ocasionado un efecto adverso en la productividad. A lo que hay que sumar la menor calificación del capital humano y una baja inversión en I+D, entre otras razones.

En cuanto a la tasa de desempleo, a pesar de que España se encuentra en el club de los “países ricos”, los datos comparativos no son alentadores. España con un 16,4% está justo por delante de Grecia (20,6%) y justo detrás de Italia (11,1%). Mientras que en la eurozona la tasa se  encuentra en el 8,8%. Si ahora prestamos atención al desempleo juvenil entre los menores de 25 años las cifras son preocupantes: los líderes son Grecia (40,2%) y España (38,2%)

Como que siempre una imagen vale más que cien palabras, echar un vistazo a la tabla adjunta puede ser ilustrativo de la “convergencia”, o más bien la “divergencia”, entre los distintos países. Normalmente los políticos, sobre todo los más incultos, se centran en la cifra de PIB y se les llena la boca de alabanzas y de autocomplacencia. Pero lo inteligente es fijarse en cómo se distribuye ese PIB, esa riqueza generada, de acuerdo con la población. Lo inteligente es fijarse en cuál es el salario medio de cada país y fijarse en su tasa de desempleo. Es ahí, justo en esas cifras, donde se aprecia la riqueza y el bienestar de una sociedad.

País Salario medio (€) (2016) PIB (Mns. €) (2016) PIB per cápita (€) (2016) Tasa de desempleo (%)
España 26.710 1.118.522 24.100 16,4
Alemania 47.809 3.144.050 38.100 3,6
UK 44.627 2.393.134 36.500 4,3
Francia 38.049 2.228.857 33.300 9,2
Italia 30.642 1.680.523 27.200 10,8
Austria 44.409 353.297 40.400 5,3
Bélgica 46.750 423.048 37.500 6,3
Dinamarca 55.412 277.339 48.400 5,6
Finlandia 43.816 215.615 30.200 8,7
Irlanda 35.592 275.567 58.800 6,2
Holanda 50.853 702.641 41.300 4,4
Noruega 60.730 351.599 64.100 4,1
Suecia 44.679 465.201 46.900 6,5

Y luego que cada cual saque sus propias conclusiones.

Más información:

http://www.ecb.europa.eu/pub/pdf/scpops/ecb.op203.en.pdf?8ff80dd3a3b58f231105f3e4835b2928

ec.europa.eu/social/BlobServlet?docId=18624&langId=en

http://ec.europa.eu/eurostat/documents/2995521/8631691/3-31012018-BP-EN.pdf/bdc1dbf2-6511-4dc5-ac90-dbadee96f5fb

http://ec.europa.eu/eurostat/statistics-explained/index.php/Minimum_wage_statistics/es